Por qué tu auto va a ser el próximo espacio que conquisten los anuncios 

POSTED ON octubre 2nd  - POSTED IN Sin categoría

Los fabricantes de vehículos ya escuchan los audios consumidos en la ruta para segmentar mejor a los conductores 

Uno de los cambios que iba a imponer el hogar inteligente – o al menos eso era lo que siempre se traía a colación cuando se hablaba de la revolución que suponía para la industria – era que iba a hacer que muchos elementos de la vida cotidiana estuvieran conectados. Y esto no solo hacía que estuviesen en la red y que se pudiesen ofrecer muchos nuevos servicios a los consumidores, sino que además hacía que todo el hogar se convirtiese en una especie de fuente de información, en un manantial de datos del que las empresas podrían sacar muchas cosas en limpio.

Pero lo cierto es que el cambio no era exclusivo del hogar. A medida que cada vez más espacios de la vida cotidiana se conectaban a la red y se convertían en smart, se podía aplicar el mismo principio. Uno de ellos ha sido los medios de transporte y, de forma concreta, los vehículos. Los autos están conectados a la red, usan internet para cada vez más cosas y se han convertido así en una fuente de información a la que las empresas pueden echar mano para cada vez más cosas.

Una de las tradicionales ideas que se vendían era la de emplear los vehículos, internet y los datos para segmentar mucho mejor la publicidad. Era la idea de ofrecer anuncios que se ajustasen al dónde se estaba en ese momento y al qué se hacía entonces. Por ejemplo, era la idea de que si se pasaba cerca de una tienda, pudiesen enviarnos ofertas relacionadas.

Sin embargo, el potencial de los datos en los vehículos y su aplicación en publicidad puede ir mucho más allá de eso, abriendo muchas posibilidades más y también haciendo que se cuestionen muchas más cosas en términos de privacidad.
De hecho, no solo se están abriendo posibilidades sino también el abanico de quienes pueden sacar tajada de ello. Los fabricantes de automóviles están empezando a ver el potencial de la publicidad y la posición en la que se encuentran para sacar beneficios de ello.

El auto que escucha lo que oyes

General Motors acaba de anunciar que empezará a estudiar cómo sus conductores escuchan la radio y otros audios para así ser capaces de recopilar datos que ayuden a hacer mejores anuncios. “La industria de la radio y la de los autos han existido de forma paralela. Pero, ciertamente, no ha habido mucha interacción entre las dos”, señalaba uno de los directivos del fabricante de automóviles. Ahora, buscarán hacerlo y aplicarlo a la publicidad.
El fabricante de vehículos ha ya estudiado en pruebas los hábitos de 90.000 conductores de dos áreas metropolitanas estadounidenses entre finales de 2017 y principios de 2018 para analizar los audios que escuchaban (los conductores dieron permiso para ello). Gracias a estos primeros tests ya han sido capaces de crear perfiles psicológicos de los oyentes en base a qué escuchan y qué auto conducen. Los conductores muestran pautas de comportamiento en la escucha y General Motors quiere usarlo para la publicidad.
Por el momento, no tienen muy claro cómo ocurrirá esto y cómo le sacarán provecho, pero siguen investigando.

La próxima frontera, el interior del vehículo

En general, una de las próximas fronteras a conquistar por parte de la publicidad va a ser el interior de los vehículos. Algunos fabricantes de autos están intentando cambiar incluso la naturaleza de los espacios del auto, para convertirlos en zonas publicitarias. Una de ellas es el parabrisas, en el que trabajan para que sea una pantalla más y usarla para servir información y también publicidad.

La idea del parabrisas-pantalla parece algo de ciencia ficción, pero sin embargo en otras áreas ya parece claro qué se hará y cómo. Los anuncios del futuro, en lo que a autos se refiere, irán integrados en los diferentes sistemas del vehículo. Sus sistemas de navegación, las pantallas integradas o los sistemas a bordo, así como los sistemas de audio, son los terrenos de juego a conquistar y donde fabricantes y anunciantes concentran sus esfuerzos.

La idea tiene mucha lógica. El auto es una parte crucial del día a día de una gran parte de los consumidores y es además un espacio en el que la audiencia está cautiva. Usarlo bien podría ser una jugada maestra de los anunciantes.
Fuente: Puromarketing.com

Si quieres ganarte al consumidor, lo emocional tiene que ir con lo funcional

POSTED ON septiembre 24th  - POSTED IN Sin categoría

El consumidor es fiel a aquellas marcas que le hacen la vida más fácil 

Competir por lograr que el consumidor se convierta en un aliado siempre fiel de la compañía, que la prefiera no solo para consumir sino como referente recurrente y que sea incluso quien acaba hablando de ella a los demás potenciales compradores es uno de los recurrentes objetivos de las compañías. Lograr que el consumidor se convierta en fiel y leal ayuda a mejorar resultados, a conseguir mejores números y a tener a una audiencia más entregada.

Para ello, los analistas han ido identificando varios elementos y varios puntos que las empresas tienen que cuidar y que necesitan posicionar de forma destacada en su estrategia para conectar con estas potenciales audiencias. Entre ellos, todos los puntos relacionados con las emociones suelen posicionarse de un modo especialmente destacado.

Los sentimientos son la vía para conectar de un modo mucho más profundo con las audiencias, han ido demostrando diferentes estudios.

Pero en esta carrera por establecer vínculos las emociones han cogido posiciones destacadas y han eclipsado a otros elementos, que también son muy importantes y también resultan destacados para conectar con las audiencias. Es lo que ocurre con lo tangible y con lo funcional. Los consumidores quieren más que emociones y sentimientos y las marcas tienen que tenerlo en cuenta cuando perfilan su estrategia.

La importancia de lo funcional

Eso es lo que acaba de demostrar un estudio británico. Las emociones y las campañas de recompensa funcionan mucho y son muy útiles pero ni son todo ni son lo único que hay que usar para llegar a los consumidores. Los elementos funcionales son también muy importantes y ayudan – y mucho – a crear un ambiente de confianza y lealtad entre los consumidores. “Lo que es interesante sobre estas conclusiones”, explica el responsable del estudio, “es el grado en el que los principales factores que han ido llevando a un declive en la fidelidad han sido muy funcionales: precio, opciones, calidad”.
Las cifras lo dejan claro. Preguntados por aquello que había hecho que se sintiesen menos leales a la marca, los consumidores dieron cuestiones muy tangibles como respuesta. Un 23% lo habían hecho por el precio, un 22% por la competencia/las opciones, un 17% por la falta de confianza, un 16% por una necesidad en su presupuesto, un 13% por la falta de recompensa, un 12% por la calidad en descenso y un 4% por la mala publicidad de la marca.

No solo eso: cuando se pregunta de forma clara a los consumidores lo que hace que sean más leales a una marca o se mantengan con ella, las respuestas suelen ser funcionales. Un 88% de los encuestados escogían cuestiones funcionales. A esto se suma además que las marcas que mejor se posicionan en términos de fidelidad son aquellas que los consumidores asocian a lo útil. Una cadena de supermercados, una de grandes almacenes y Amazon eran las que se posicionaron mejor en lealtad. Son funcionales, son cómodas y son, por tanto, material para la lealtad.

Por tanto, la estrategia para conectar con el consumidor tiene que tener muchas capas y no puede olvidar la importancia de la atención al cliente. Hay que lograr que el consumidor te ame, cierto, pero también que sienta que le estás haciendo la vida más sencilla.
Fuente: Puromarketing.com

La nueva edad de oro de la Publicidad contextual ya ha comenzado

POSTED ON septiembre 19th  - POSTED IN Sin categoría

Los anunciantes apuestan cada vez más por este clásico formato porque es más seguro y permite solucionar algunos de los problemas de la publicidad online 

Cuando internet estaba empezando y cuando la publicidad online estaba creciendo, apareció un formato publicitario que tuvo rápidamente muchísimo éxito. Era la publicidad contextual, que usaba el contenido que la página en cuestión estaba sirviendo para determinar qué iba a mostrar a los consumidores en lo que a anuncios se refiere.

La idea era que los anuncios estarían relacionados con lo que el internauta estaba mirando en ese momento, tema en el que tenía que estar interesado, y que por tanto lograrían un mejor eco. Si un consumidor estaba buscando información sobre un viaje, por ejemplo, la publicidad que vería estaría vinculada con ello y le impulsaría a acceder al contenido que el anuncio estaba proponiendo.

La publicidad contextual creció mucho y tuvo su gran momento de gloria, hasta que llegó el boom de la personalización y el adecuar los anuncios a lo que el consumidor había hecho, leído o buscado. Partiendo de los datos de los consumidores, la publicidad se ajustada de un modo personalizado a ellos.

¿Tenía la publicidad contextual todavía nicho de mercado en este entorno?

Puede que en el momento en el que la publicidad personalizada estaba pasando sus tiempos de gloria la respuesta a esa pregunta hubiese sido una. Lo cierto es que ahora, que la personalización está enfrentándose a ciertas dudas, la respuesta es más bien otra. La publicidad contextual no solo tiene todavía su mercado, sino que además sigue despertando mucho entusiasmo.

Como explican en el análisis de las conclusiones de un estudio que publican en MarTechToday, la publicidad contextual ha vuelto de nuevo y no solo no ha sucumbido a la personalización sino que además tiene su nuevo gran momento. Eso es lo que apunta el estudio sobre la materia de GumGum, que se centra en el mercado estadounidense y británico (pero ese es, no olvidemos, los pioneros en estas cosas).

Según sus datos, son más los anunciantes que emplean publicidad contextual o basada en el contenido de los que emplean publicidad segmentada. El análisis no solo ha descubierto eso, también ha concluido que los anunciantes están redescubriendo el potencial de este tipo de publicidad.

Así, en EEUU el 49% de los responsables de marketing está empleando publicidad contextual, convirtiéndola en la más popular. En Reino Unido este tipo de anuncios son los segundos más populares, con el 32% de responsables de marketing señalando que los emplean, pero el mercado podría cambiar.

La aplicación de la normativa europea de protección de datos podría hacer que los marketeros cambiaran su estrategia y el uso que hacen de las herramientas publicitarias online. Ante los nuevos retos de la ley europea y del terreno de juego que impone, la publicidad contextual se convierte en una potencial solución a los problemas.

Solucionando riesgos

De hecho, lo interesante de los datos del estudio no es solo que demuestre que la publicidad contextual nunca desapareció del mercado, sino más bien la tendencia a redescubrir su potencial y sobre todo a verla como a una solución a los grandes retos a los que se enfrentan ahora los anunciantes.

La publicidad contextual no es solo vista como un antídoto ante las crecientes leyes de protección de datos (la europea y la que se ha aplicado en California). Estas normativas limitan el uso que se hace de la información de los consumidores y también hace mucho más difícil la publicidad segmentada (y menos efectiva). Los anuncios contextuales permiten evitar los problemas que seguir la ley implica.

A eso se suma este tipo de anuncios online se ven también como menos arriesgados en lo que a riesgos para seguridad de la imagen de la marca toca, porque la propia naturaleza del formato limita dónde aparecen los contenidos publicitarios.

Los valores de esta publicidad

Los responsables de marketing no valoran además únicamente el potencial de estos anuncios como herramienta para solucionar los problemas a los que se enfrentan, sino que también ven su parte positiva en otras áreas.
Así, por ejemplo, creen que son anuncios que resultan relevantes. Un 44% de los encuestados considera que este tipo de formato publicitario ayuda a hacer más relevantes los anuncios. A ellos se suman quienes creen que ayudan a que aparezcan en entornos de calidad, lo que mejora la credibilidad de la publicidad.

Por ello, no sorprende que un 31% de los encuestados planee en aumentar su gasto en publicidad contextual el año próximo. En la edición anterior del estudio, solo un 24% planeaba aumentar su gasto.
Fuente: Puromarketing.com

Se vienen los smartphones flexibles: estas son las razones por las que los gigantes de la telefonía compiten por ellos

POSTED ON septiembre 13th  - POSTED IN Sin categoría

Huawei presentaría su primer celular flexible a principios de 2019. Samsung podría mostrar un avance durante su conferencia de desarrolladores. Las dudas

Parece que la era de los teléfonos flexibles está más cerca de ser realidad. Huawei podría convertirse en la primera compañía en desarrollar smartphones con pantallas flexibles o plegables destinadas a transportarse más fácilmente en el bolsillo del caballero y la cartera de la dama.

Si bien varios fabricantes vienen desarrollando diferentes tecnologías, la compañía china podría presentar su primer celular flexible a principios del año próximo. Y se adelantaría, así, a sus máximos rivales, como Samsung y Apple.

De hecho, el presidente ejecutivo de la división móvil de la compañía coreana, DJKoh, dijo a la cadena CNBC que este año lanzarían la primera pantalla flexible, hecho que podría ocurrir en los primeros días de noviembre cuando Samsung realice su Conferencia de Desarrolladores en San Francisco, California.
El ejecutivo admitió que el proceso de fabricación es complicado pero que en el caso particular de la compañía estaba prácticamente en la etapa final.
Antes, sostuvo que hay que pensar muy bien por qué se compraría un teléfono de pantalla flexible. Porque cada innovación, cada producto, debe tener un mensaje significativo para el cliente final.

Las pantallas flexibles ya se han visto en varias ferias de tecnología en los últimos años. LG, Philips, Sony, Nokia y Sharp ya mostraron sus respectivos modelos.
El secreto pasa por las pantallas OLED que han sido usadas tanto por Samsung como por Apple.

La complejidad del proceso pasa porque no alcanza con que la pantalla sea flexible sino que también deberían serlo la batería, la carcaza y otros componentes.
Pero las dudas sobre la verdadera utilidad de una pantalla flexible cruza a todos los fabricantes. Lixin Cheng, jefe de la división de móviles de ZTE, también señaló que“los consumidores merecen tener mejores productos, que sean significativos y útiles para ellos”.
Por lo visto, no alcanza con poder doblar la pantalla como si fuese un viejo diario. Hay que encontrar la utilidad de tal flexibilidad. Y, luego, saber si el público estará dispuesto a pagar por ello.
Fuente: Iprofesional.com

Busca en su móvil, compara y si lo encuentra más barato, lo compra:  Así es el nuevo consumidor

POSTED ON septiembre 10th  - POSTED IN Sin categoría

Internet ha hecho que el consumidor acceda a muchísima más información sobre lo que compra 

Hubo un tiempo, hace unas décadas, en el que el camino del consumidor hasta los productos pasaba por estar un poco al día de lo que estaba de moda – y que publicaban los medios por tanto sobre el tema – y en darse un paseo por la calle comercial de la ciudad en cuestión buscando lo que se quería comprar. Para algunas cosas, como productos especializados, acababa casi de forma recurrente en el vendedor ‘de siempre’ del tema en cuestión, esperando a que este le ofreciese lo que se buscaba. Si se quería comprar una nevera, por ejemplo, se iba a acabar en la tienda de electrodomésticos donde se había comprado los anteriores.

Pero las cosas han ido cambiando. Quizás el primer cambio llegó con la aparición de las grandes superficies y las grandes cadenas y su competencia vía publicidad masiva. Sin duda, el gran cambio vino marcado por internet y la popularización de la misma. Internet no solo amplió de forma masiva la oferta de productos y de potenciales puntos de venta, haciendo que las cosas crecieran y crecieran y que los consumidores pudiesen comprar en muchísimas tiendas, sino que también amplió las posibilidades en lo que a saber qué se compra y por qué. De pronto, los consumidores no solo tenían frente a ellos una avalancha de opciones de compra, sino también de información para investigar.

El nuevo consumidor ya no compra simplemente paseando por la calle comercial. Ahora, para hacerse con un producto, pasa antes por una investigación previa. El consumidor de hoy en día empieza sus procesos de compra investigando, viendo lo que hay, comparando y, con los datos en la mano (y sobre todo con los precios en la mano), decide dónde y a quién lo compra.

De hecho, los estudios ya demuestran que los consumidores han integrado el buscar antes de comprar de forma recurrente en sus procesos de compra. Como explican en las conclusiones de un estudio de Tiendas.com, “el consumidor online, busca y compara antes de comprar”. Dado que cada vez es más exigente en sus procesos de compra y en lo que le lleva a tomar decisiones de compra, ahora también ha hecho que la investigación previa sea mucho más ambiciosa.
Ya no se miran precios en una única tienda online o en su sitio de compra concreto, sino que se hace ya una suerte de investigación más amplia. “El consumidor online ya ha adquirido el hábito de consultar antes de comprar cualquier producto”, explican. Los procesos de compra han cambiado, por tanto, y han empezado a estar marcados por esta migración en los comportamientos.

El omnipresente móvil

De hecho, comprar ya no es un proceso lineal, como era en el pasado, sino cada vez más complejo y en el que se va y viene de un punto a otro. El móvil, además, no ha hecho más que complicar las cosas. Más de la mitad de los consumidores españoles, según los datos de la compañía, ya compra en ocasiones desde el móvil.

Si a eso se suma que el móvil se emplea de forma paralela a los procesos de compra en general, se puede tener una visión más completa de su impacto en las decisiones de compra. Según otro estudio, en este caso el último Shopper-First Retailing de Salesforce, un 71% de los compradores emplea cuando está en tiendas físicas el móvil al mismo tiempo.

Un comprador más exigente

El consumidor se ha vuelto, en general, más exigente. Siguiendo con los datos del estudio de Salesforce, un 69% de los consumidores quiere que cada vez que visita una tienda haya cosas nuevas. Un 75% de las búsquedas que los consumidores realizan cada mes es sobre productos nuevos: esto es, lo que interesaba el mes pasado ya no interesa al mes siguiente.

Los compradores quieren que los vendedores les conozcan y que las ofertas que les ofrecen se ajusten a ellos, aunque aseguran que eso no es lo que ocurre. Un 64% cree que los vendedores no los conocen. Estos datos no son solo una suerte de curiosidad, sino que pueden tener un impacto muy importante en las ventas y en los procesos de compra de los consumidores, ya que estos conectan mucho mejor con aquellas compañías y tiendas en las que se sienten conocidos y reconocidos. Cada vez es más importante mostrar empatía y sobre todo mostrar que se está ‘en la misma onda’.

Jugar bien con esas bazas puede resultar crucial además para las tiendas físicas para mantener su liderazgo en aquellas áreas en las que a los consumidores les resulta todavía más complicado comprar online. Para ciertos productos, especialmente aquellos en los que la atención al cliente es más importante o el consumidor lo siente así, las tiendas de siempre juegan con una baza todavía a su favor.
Fuente: Puromarketing.com

Cómo Disneyland usa la Psicología para lograr que consumas más

POSTED ON septiembre 6th  - POSTED IN Sin categoría

El diseño de los parques de Disney está milimetrado para maximizar las oportunidades de consumo

Quien haya estado en un parque temático, tendrá muy claro cómo funciona la experiencia. El recorrido empieza siempre en el mismo lugar, una puerta de entrada que es la única manera de acceder al parque y en la que en no pocos casos espera ya un primer fotógrafo para inmortalizar la experiencia (y generar una primera oportunidad de consumo).

Una vez que el consumidor y su familia están dentro del parque, después de haber pagado su ticket de entrada y haber cruzado las puertas principales, toca el momento de decidir qué hacer, qué ver y por dónde ir, una experiencia que no pocas veces resulta abrumadora. Al otro lado hay muchísimas opciones, muchas oportunidades y muchas cosas y se suele tener por un lado la sensación de que no va a dar tiempo a verlo todo y que mejor, por otro, seguir las recomendaciones que hacen en el propio parque. Habitualmente tenemos un mapa a mano, muchas indicaciones y recorridos temáticos que ayudan a ver y a hacer todo lo que queremos hacer. El día en el parque temático empieza.

Cuando llegue al final se sentirá que se han hecho muchas cosas, que se tiene que volver (siempre queda algo que no se consigue) y que se lo ha pasado uno muy bien. Y, por supuesto, cuando se abandone el parque se habrá dejado atrás un buen reguero de gasto, uno que va mucho más allá del simple momento de compra de la entrada que se hizo a primera hora de la jornada.
Porque los parques temáticos y los parques de atracciones están pensados para entretener, para entusiasmar y sobre todo para hacernos consumir más y más.
Y, posiblemente, uno de los ejemplos clave para comprender cómo funciona esto esté en los parques de Disneyland, que Disney tiene por todo el mundo y que han sido diseñados de forma meticulosa para hacer que el consumidor gaste y gaste una vez que cruce la puerta de entrada.

Disneyland, una fábrica de dinero

Los parques de atracciones y los resorts asociados de Disney son una máquina de hacer dinero. Como recuerdan en Fast Company, solo en el último trimestre hicieron la friolera de 5.200 millones de dólares en ingresos. La clave para su éxito no está solo en la popularidad de la marca y en su tirón entre los consumidores sino también en su diseño. Desde el principio de los parques, allá por los años 50, el diseño de los mismos ha estado cuidado hasta el extremo.

Detrás de los parques hay un trabajo de diseño urbano y de uso de la psicología para posicionar no solo el espacio sino también para hacer que el consumidor conecte con él de la forma más adecuada y más efectiva posible. Los parques logran, como apuntan en el análisis, ser familiares a la vez que llamativos y llenos de fantasía, ser fácilmente comprensibles para los visitantes y lograr que estos sientan que tienen el control de hacia dónde van y qué hacen (cuando en realidad todo está pensado para lograr que gasten la mayor cantidad de dinero posible). El diseño de los parques parte de ciertos principios y de ciertas ideas de psicología para lograr su objetivo.

La psicología del paraíso de la fantasía

La primera cuestión de la que echan mano es la sensación de familiaridad. El visitante tiene la sensación de que conoce lo que está viendo y de que está vinculado a ello, por mucho que lo que se nos esté mostrando sea un mundo de cuentos de hadas o, ya en los últimos años, elementos vinculados a historias de ciencia ficción o futuristas. Disney ha empleado este principio desde la apertura de su primer parque y ha logrado que le funcione.

Pero la clave no está solo en que el visitante conozca lo que ve, sino también en que sea el protagonista. El segundo punto crucial en el diseño del espacio está en cómo hicieron que fuese ‘user-centered’. Las cosas estaban diseñadas para que el consumidor se sienta el rey del espacio y de la experiencia. Por ejemplo, en las atracciones se tienen en cuenta las cosas que harán que el visitante sienta que todo está vinculado a él.

En la atracción Peter Pan’s Flight (El vuelo de Peter Pan) no hay una figura de Peter Pan al principio del recorrido. Es una decisión que permite que el visitante sienta que él es Peter Pan. Todo está pensado para seducir al consumidor y sobre todo para sentir que son experiencias únicas, que nadie más o ningún otro lugar podría darle. La importancia de la experiencia de usuario va además mucho más allá y se aplica a más elementos y más ideas. Disney trabaja para lograr simplificar los procesos, lo que también permite hacer más fácil caer en el consumo extra.

El tercer punto, y el posiblemente más importante en términos de hacer caja, está en cómo se aprovechan las oportunidades de venta. El diseño del espacio aprovecha para vender lo más posible y para meter espacios de ventas en todos los lugares posibles. Pero consiguen hacerlo sin que eso parezca forzado. Se mire donde se mire y se vaya donde se vaya, hay un espacio en el que se puede comprar algo, pero lo han hecho sin que el parque parezca un centro comercial. Han aprovechado las oportunidades y con ello consiguen que el consumidor pique y compre.
Fuente: Puromarketing.com

Back to Top