Lo que la neurociencia detrás del consumo de chocolate cuenta de cómo tomamos decisiones de compra

POSTED ON octubre 12th  - POSTED IN Sin categoría

La marca que las consumidoras decían que iba a comprar no era la misma que su cerebro prefería

El chocolate es uno de esos productos en el que los consumidores suelen tener cierta unanimidad. Es algo que ‘sabe bien’ y es un producto de deseo que gusta comprar. De hecho, poco importan los cambios en los hábitos de consumo o hasta en las preocupaciones de los consumidores. De una manera o de otra, el chocolate se mantiene y se sigue comprando. Sigue entrando en las decisiones de compra.

Y, además, el chocolate es uno de esos productos que, a pesar de ciertos cambios, nos acompaña toda la vida. No hay edad en la que comer chocolate deje de estar bien, a diferencia de otros productos de la infancia que se pierden cuando se llega a la edad adulta.

Pero ¿por qué compramos chocolate? Y, sobre todo, ¿qué podemos aprender de esa decisión de compra y aplicar a otros terrenos en los que se toman decisiones de consumo?La neurociencia ha intentado comprender cómo y por qué compramos chocolate y lo que ocurre en nuestro cerebro mientras sucede.

El neuromarketing gana

Un estudio analizó las pautas de compra de un grupo de mujeres en Alemania para comprender qué las convertía en compradoras de chocolate y también si el mensaje y la visión consciente impactaban en cómo tomaban esa decisión. Es decir, ¿tiene las creencias de las consumidores sobre el chocolate el efecto definitivo sobre la compra de chocolate?

Las conclusiones destacaron que es más valioso estudiar el cerebro de las consumidoras que confiar en los mensajes para posicionar a una marca de chocolate. Porque lo que hace que compremos el chocolate es más bien lo que ocurre en nuestro cerebro a un nivel subconsciente. Lo que el estudio del cerebro de las consumidoras decía apuntaba hacia una dirección y lo que las encuestas sobre sus pautas de consumo y decisiones de compra apuntaban hacia otra. Los primeros datos fueron los ganadores.

De hecho, los investigadores decidieron ver cómo esto pasaba de una manera mucho más práctica. Hicieron una encuesta sobre intención de compra previa y luego cruzaron datos con lo que los supermercados asociados a la prueba decían. El chocolate que las consumidoras decían que preferían era el que obtenía peores resultados.

Por tanto, para vender chocolate, hay que apostar por el neuromarketing y hay que ver qué ocurre con el cerebro de quien compra mientras se expone a los mensajes de la marca.

La publicidad del chocolate te hace sentir hambre de dulces
Pero esos no fueron los únicos descubrimientos que lograron los investigadores. El estudio del cerebro de las participantes también permitió descubrir otras cuestiones y asociaciones, como por ejemplo cómo responde el cuerpo a los mensajes de las marcas de chocolate y simplemente pensar en chocolate.

Las participantes en el estudio señalaron tanto antes de la exposición a los mensajes como después de la medición que se sentían hambrientas y que tenían una fuerte necesidad de comer dulces. Pensar en chocolate hace que te entren ganas de comer chocolate.
La conclusión para todos: no hay un botón de compra, hay muchos
Además, el estudio también determinó que las regiones que operaban cuando se analizaban los mensajes de las marcas de chocolate eran varias. La actividad estaba en varias zonas del cerebro, desde la que se relaciona con el precio hasta la que analiza el producto. Los investigadores determinaron por tanto que no existe un ‘botón de compra’ en el cerebro, sino más bien que lo que hace que tomemos las decisiones de compra es el trabajo paralelo de varios botones de compra.

Las marcas tienen que estudiar lo que ocurre en todos ellos para comprender cómo responderán los consumidores a su producto y, sobre todo, cuál acabarán comprando. Como demostraron los investigadores, que algo te guste no implica necesariamente que sea lo que quieres. Lo que realmente quieres a veces, como ocurrió con el chocolate y las marcas ganadoras de la prueba, solo lo sabe tu cerebro.

Fuente: Puromarketing.com

Como no espantar a los consumidores cuando se les está intentando vender algo 

POSTED ON octubre 8th  - POSTED IN Sin categoría

Hay que usar un lenguaje personal y cercano, que haga sentir al cliente que se habla de tú a tú 

Por mucho que las cosas hayan ido cambiando, por mucho que cada vez se dé más importancia a ciertos elementos frente a otros, por mucho que las palabras clave de lo que hay que hacer hayan cambiado, al final las marcas y las empresas quieren una cosa clara. Quieren vender más y quieren hacer cada vez más y más caja. Al fin y al cabo, para eso han nacido y ese es su gran objetivo.

Pero para vender más y para llegar a los consumidores, no solo se necesitan productos, una actividad y una estrategia actualizada que conecte con lo que los consumidores quieren en el mundo y en el mercado en el que se mueven, sino también en saber qué teclas se pueden pulsar y qué teclas no deberían tocarse jamás. Porque para lograr llegar al consumidor y para vender hay que tener en cuenta muchas cosas. Es necesario comprender qué es lo que importa, qué es lo que les llega y qué es lo que hace que actúen.

Y uno de los elementos clave para todo ello es el lenguaje y el modo en el que se usan las palabras para conectar con la audiencia. No se trata solo, como explican en un análisis en Harvard Business Review, de comprender lo que los consumidores están diciendo y ser capaz de transmitir a su vez información, sino que además el lenguaje tiene que llegar mucho más allá que eso.

Tiene que ser capaz de transmitir valores, crear sensaciones o lograr una buena reacción entre los potenciales clientes. Para ello, no hay más remedio que cuidar – y mucho – lo que se dice y cómo se construye el mensaje.
Las palabras no son elementos vacíos y el modo en el que se escogen y se usan no es tampoco gratuito. Las marcas y las empresas tienen que elegir bien los elementos que emplean y, sobre todo, huir de las construcciones vacías que en realidad no aportan nada y que en ocasiones simplemente saturan a los consumidores y los espantan.
Por tanto, ¿qué se debe decir y cómo se debe construir el mensaje? Quizás la primera lección que las marcas y las empresas tienen que aprender en estos nuevos tiempos es que al consumidor cada vez le importa menos y valora menos el lenguaje altamente corporativista. Si los potenciales clientes quieren que las empresas sean cada vez más cercanas y más próximas, eso también se tiene que aplicar al lenguaje que emplean.

Un lenguaje humano

Como recuerdan en el análisis, los estudios han ido demostrando que cada vez más es más importante dar un toque humano a lo que se está diciendo y haciendo. Esto es además todavía más importante en el universo tech. A medida que los consumidores usan más y más la tecnología para conectar con las compañías, se corre el riesgo de que la relación que establecen con ellas se sienta mucho menos personal. Es más fácil olvidar que al otro lado hay una persona leyendo/escuchando lo que decimos y respondiendo.

La clave está en usar ‘trucos’ lingüísticos que hagan que se refuerce la idea de proximidad y de humanidad ante el receptor del mensaje. Esto implica, por ejemplo, cambiar el modo en el que se usan los tiempos verbales. Hablar desde el yo en vez desde el nosotros es mucho más efectivo, en términos de percepción por parte del consumidor, que lo que se hace habitualmente (hablar siempre desde un nosotros y nuestro, reforzando la idea de que quien habla es la empresa como ente). El cómo podemos ayudarte tiene que convertirse en un cómo podemos ayudarte.

Igualmente, el consumidor necesita sentir que la persona que está al otro lado es cómo él mismo. Tiene que sentir una conexión y una identificación. Para ello, es importante usar algunos trucos de psicología del lenguaje. Uno de ellos está en usar el mismo tipo de lenguaje que el consumidor. Tiene que hablar de una manera similar, usando las mismas palabras y el mismo tipo de construcciones. A eso se suma que mostrar empatía, empelando palabras que
potencien esa idea de relación, ayuda a establecer un vínculo más poderoso.

Ir un paso más allá

Una vez que se han establecido esos vínculos y que se ha creado esa poderosa relación es el momento en el que la compañía puede llevar la conversación a su terreno y puede apuntalar aquellas cosas que necesita destacar para que la relación con el consumidor vaya por donde ellos quieren que vaya y que la percepción del consumidor sea la que ellos quieren que sea.

Así, una vez que se ha logrado establecer este tipo de conexión es el momento en el que el lenguaje tiene que convertirse en resolutivo. Es cuando quien habla debe empezar a asumir palabras – especialmente verbos – que transmitan que están trabajando en el problema o en la cuestión y que están avanzando hacia una respuesta.

Además, no se trata solo de parecer resolutivo, hay que ser capaz de trasmitir claramente las cosas. Esto implica no dar muchas vueltas para decir algo y ser específico con las cosas. Describir de forma correcta y concreta es más eficiente.
Fuente: Puromarketing.com

Zara y Santander, las marcas españolas de Best Global Brands. Apple, Google y Amazon las más valiosas del mundo

POSTED ON octubre 4th  - POSTED IN Sin categoría

Zara y Santander, las marcas españolas de Best Global Brands
Amazon es la marca que más crece (56%) y se coloca en tercera posición. Zara y Santander, las marcas españolas de Best Global Brands. Banco Santander se afianza como líder de la eurozona con un aumento del 13%.

Apple, Google y Amazon son las tres marcas más valiosas del mundo, según el informe Best Global Brands 2018, publicado hoy por la consultora estratégica de marca Interbrand. La 19ª edición del informe lleva por título Activating Brave y examina el papel que la fuerza de marca juega en la valiente transformación de los negocios líderes del mundo.

Este año, hay dos nuevas entradas en la lista y tres reincorporaciones.
Entran por primera vez Spotify (#92) y Subaru (#100), con valores de marca de 5.176 y 4.214 millones de dólares, respectivamente. Por su parte, la marca de lujo Chanel (#23) vuelve a la lista -no aparecía desde 2009- con un valor de 20.005 millones de dólares. Hennessy (#98, no aparecía desde 2009) y Nintendo (#99, no aparecía desde 2014) también regresan a Best Global Brands.

“Una década después del estallido de la crisis financiera mundial, las marcas que crecen más rápido son aquellas que entienden intuitivamente a sus clientes y emprenden movimientos valientes y emblemáticos de una forma atractiva e innovadora”, señaló el CEO Global de Interbrand, Charles Trevail.
Por sexto año consecutivo, Apple y Google ocupan las primeras posiciones. El valor de Apple se incrementó un 16%, hasta los 214.480 millones de dólares, mientras que el de Google creció un 10%, hasta los 155.506 millones de dólares. Amazon escala a la tercera posición después de un aumento del 56% en su valor de marca, que alcanza los 100.764 millones de dólares. La marca liderada por Jeff Bezos se convierte en la tercera marca mundial en superar el hito de los 100.000 millones.

Tras Apple, Google y Amazon, siguen Microsoft (#4, 92.715 millones de dólares), Coca-Cola (#5, 66.341 millones de dólares), Samsung (#6, 59.890 millones de dólares), Toyota (#7, 53.404 millones de dólares), Mercedes-Benz (#8, 48.601 millones de dólares), Facebook (#9, 45.168 millones de dólares) y McDonald’s (#10, 43.417 millones de dólares), que regresa al Top 10 tres años después.

Las cinco marcas que más crecen son: Amazon (56%), Netflix (45%), Gucci (30%), Salesforce.com (23%) y Louis Vuitton (23%). Después de cinco años como Top Growing Brand, el valor de Facebook desciende un 6%.

Más de la mitad de las 100 Best Global Brands pertenecen a cinco sectores: Automoción (16), Tecnología (13), Servicios Financieros (12), Lujo (9) y FMCG (9). El sector del Lujo lidera el crecimiento en términos porcentuales (42%) y desbanca al sector del Retail, que aguanta segundo con un crecimiento del 36%, seguido de los sectores de Electrónica (20%), Bienes Deportivos (13%) y Servicios Financieros (10%).

“El crecimiento de sectores como el lujo reivindica la necesidad de dejar de pensar y ponerse a actuar”, afirma el Global Chief Growth Officer de Interbrand, Gonzalo Brujó: “Marcas como Gucci o Louis Vuitton se han centrado en dos aspectos fundamentales: la transformación de dentro hacia fuera y el foco en la experiencia del cliente. Una tendencia en la que una marca como Amazon es líder absoluta y que se refleja en su extraordinario crecimiento”.
La suma total del valor de las 100 marcas del informe alcanza los 2.015.312 millones de dólares, un 7,7% más que en 2017. Se supera, por primera vez en la historia de Best Global Brands, la barrera de los 2 billones de dólares.

Zara y Santander, las marcas españolas de Best Global Brands

España vuelve a obtener representación en el informe gracias a Zara y Santander. “Las marcas españolas que aparecen en Best Global Brands se caracterizan por la valentía con la que han abordado la transformación digital de sus negocios en todo el mundo”, señala la Directora General de Interbrand Madrid, Nancy Villanueva: “Escuchando más que nunca a sus clientes, anticipándose a sus necesidades, las dos marcas españolas más globales siguen reformulando sus respectivos sectores, marcando el camino para muchos competidores”.

Zara (#25) se convierte este año en la primera marca de su sector tras superar a H&M y pese a caer una posición respecto al año pasado; el valor de la enseña de Inditex desciende un 5% hasta los 17.712 millones de dólares. Por su parte, la marca Santander ha aumentado su valor un 13%, hasta los 7.547 millones de dólares. Se coloca en el puesto 69º (uno por debajo del año pasado) y se confirma como el banco de referencia líder en la eurozona.
Para visualizar el informe completo, con el análisis de las tendencias de crecimiento, sectores e industrias, visita la web bestglobalbrands.com

Metodología

La 19ª edición del informe anual de Interbrand lleva por título Activating Brave y analiza cómo las Best Global Brands han logrado transformarse impulsando a su vez de forma duradera su valor económico a través de la fuerza de marca. Las tendencias que se extraen del informe son: foco en el cliente, utilidad en el día a día, el alza del lujo y el éxito de los modelos de negocio basados en la suscripción.La metodología de Interbrand fue el primer método de valoración de marca en obtener el certificado ISO 10668.

Este ranking está basado en tres componentes clave que contribuyen al valor acumulado de una marca: El desempeño financiero de los productos y servicios de marca, El papel que desempeña la marca para influir en la elección del cliente y La fuerza que la marca tiene para imponer un precio premium o asegurar ganancias a la empresa.
Fuente: Puromarketing.com

Por qué tu auto va a ser el próximo espacio que conquisten los anuncios 

POSTED ON octubre 2nd  - POSTED IN Sin categoría

Los fabricantes de vehículos ya escuchan los audios consumidos en la ruta para segmentar mejor a los conductores 

Uno de los cambios que iba a imponer el hogar inteligente – o al menos eso era lo que siempre se traía a colación cuando se hablaba de la revolución que suponía para la industria – era que iba a hacer que muchos elementos de la vida cotidiana estuvieran conectados. Y esto no solo hacía que estuviesen en la red y que se pudiesen ofrecer muchos nuevos servicios a los consumidores, sino que además hacía que todo el hogar se convirtiese en una especie de fuente de información, en un manantial de datos del que las empresas podrían sacar muchas cosas en limpio.

Pero lo cierto es que el cambio no era exclusivo del hogar. A medida que cada vez más espacios de la vida cotidiana se conectaban a la red y se convertían en smart, se podía aplicar el mismo principio. Uno de ellos ha sido los medios de transporte y, de forma concreta, los vehículos. Los autos están conectados a la red, usan internet para cada vez más cosas y se han convertido así en una fuente de información a la que las empresas pueden echar mano para cada vez más cosas.

Una de las tradicionales ideas que se vendían era la de emplear los vehículos, internet y los datos para segmentar mucho mejor la publicidad. Era la idea de ofrecer anuncios que se ajustasen al dónde se estaba en ese momento y al qué se hacía entonces. Por ejemplo, era la idea de que si se pasaba cerca de una tienda, pudiesen enviarnos ofertas relacionadas.

Sin embargo, el potencial de los datos en los vehículos y su aplicación en publicidad puede ir mucho más allá de eso, abriendo muchas posibilidades más y también haciendo que se cuestionen muchas más cosas en términos de privacidad.
De hecho, no solo se están abriendo posibilidades sino también el abanico de quienes pueden sacar tajada de ello. Los fabricantes de automóviles están empezando a ver el potencial de la publicidad y la posición en la que se encuentran para sacar beneficios de ello.

El auto que escucha lo que oyes

General Motors acaba de anunciar que empezará a estudiar cómo sus conductores escuchan la radio y otros audios para así ser capaces de recopilar datos que ayuden a hacer mejores anuncios. “La industria de la radio y la de los autos han existido de forma paralela. Pero, ciertamente, no ha habido mucha interacción entre las dos”, señalaba uno de los directivos del fabricante de automóviles. Ahora, buscarán hacerlo y aplicarlo a la publicidad.
El fabricante de vehículos ha ya estudiado en pruebas los hábitos de 90.000 conductores de dos áreas metropolitanas estadounidenses entre finales de 2017 y principios de 2018 para analizar los audios que escuchaban (los conductores dieron permiso para ello). Gracias a estos primeros tests ya han sido capaces de crear perfiles psicológicos de los oyentes en base a qué escuchan y qué auto conducen. Los conductores muestran pautas de comportamiento en la escucha y General Motors quiere usarlo para la publicidad.
Por el momento, no tienen muy claro cómo ocurrirá esto y cómo le sacarán provecho, pero siguen investigando.

La próxima frontera, el interior del vehículo

En general, una de las próximas fronteras a conquistar por parte de la publicidad va a ser el interior de los vehículos. Algunos fabricantes de autos están intentando cambiar incluso la naturaleza de los espacios del auto, para convertirlos en zonas publicitarias. Una de ellas es el parabrisas, en el que trabajan para que sea una pantalla más y usarla para servir información y también publicidad.

La idea del parabrisas-pantalla parece algo de ciencia ficción, pero sin embargo en otras áreas ya parece claro qué se hará y cómo. Los anuncios del futuro, en lo que a autos se refiere, irán integrados en los diferentes sistemas del vehículo. Sus sistemas de navegación, las pantallas integradas o los sistemas a bordo, así como los sistemas de audio, son los terrenos de juego a conquistar y donde fabricantes y anunciantes concentran sus esfuerzos.

La idea tiene mucha lógica. El auto es una parte crucial del día a día de una gran parte de los consumidores y es además un espacio en el que la audiencia está cautiva. Usarlo bien podría ser una jugada maestra de los anunciantes.
Fuente: Puromarketing.com

Si quieres ganarte al consumidor, lo emocional tiene que ir con lo funcional

POSTED ON septiembre 24th  - POSTED IN Sin categoría

El consumidor es fiel a aquellas marcas que le hacen la vida más fácil 

Competir por lograr que el consumidor se convierta en un aliado siempre fiel de la compañía, que la prefiera no solo para consumir sino como referente recurrente y que sea incluso quien acaba hablando de ella a los demás potenciales compradores es uno de los recurrentes objetivos de las compañías. Lograr que el consumidor se convierta en fiel y leal ayuda a mejorar resultados, a conseguir mejores números y a tener a una audiencia más entregada.

Para ello, los analistas han ido identificando varios elementos y varios puntos que las empresas tienen que cuidar y que necesitan posicionar de forma destacada en su estrategia para conectar con estas potenciales audiencias. Entre ellos, todos los puntos relacionados con las emociones suelen posicionarse de un modo especialmente destacado.

Los sentimientos son la vía para conectar de un modo mucho más profundo con las audiencias, han ido demostrando diferentes estudios.

Pero en esta carrera por establecer vínculos las emociones han cogido posiciones destacadas y han eclipsado a otros elementos, que también son muy importantes y también resultan destacados para conectar con las audiencias. Es lo que ocurre con lo tangible y con lo funcional. Los consumidores quieren más que emociones y sentimientos y las marcas tienen que tenerlo en cuenta cuando perfilan su estrategia.

La importancia de lo funcional

Eso es lo que acaba de demostrar un estudio británico. Las emociones y las campañas de recompensa funcionan mucho y son muy útiles pero ni son todo ni son lo único que hay que usar para llegar a los consumidores. Los elementos funcionales son también muy importantes y ayudan – y mucho – a crear un ambiente de confianza y lealtad entre los consumidores. “Lo que es interesante sobre estas conclusiones”, explica el responsable del estudio, “es el grado en el que los principales factores que han ido llevando a un declive en la fidelidad han sido muy funcionales: precio, opciones, calidad”.
Las cifras lo dejan claro. Preguntados por aquello que había hecho que se sintiesen menos leales a la marca, los consumidores dieron cuestiones muy tangibles como respuesta. Un 23% lo habían hecho por el precio, un 22% por la competencia/las opciones, un 17% por la falta de confianza, un 16% por una necesidad en su presupuesto, un 13% por la falta de recompensa, un 12% por la calidad en descenso y un 4% por la mala publicidad de la marca.

No solo eso: cuando se pregunta de forma clara a los consumidores lo que hace que sean más leales a una marca o se mantengan con ella, las respuestas suelen ser funcionales. Un 88% de los encuestados escogían cuestiones funcionales. A esto se suma además que las marcas que mejor se posicionan en términos de fidelidad son aquellas que los consumidores asocian a lo útil. Una cadena de supermercados, una de grandes almacenes y Amazon eran las que se posicionaron mejor en lealtad. Son funcionales, son cómodas y son, por tanto, material para la lealtad.

Por tanto, la estrategia para conectar con el consumidor tiene que tener muchas capas y no puede olvidar la importancia de la atención al cliente. Hay que lograr que el consumidor te ame, cierto, pero también que sienta que le estás haciendo la vida más sencilla.
Fuente: Puromarketing.com

La nueva edad de oro de la Publicidad contextual ya ha comenzado

POSTED ON septiembre 19th  - POSTED IN Sin categoría

Los anunciantes apuestan cada vez más por este clásico formato porque es más seguro y permite solucionar algunos de los problemas de la publicidad online 

Cuando internet estaba empezando y cuando la publicidad online estaba creciendo, apareció un formato publicitario que tuvo rápidamente muchísimo éxito. Era la publicidad contextual, que usaba el contenido que la página en cuestión estaba sirviendo para determinar qué iba a mostrar a los consumidores en lo que a anuncios se refiere.

La idea era que los anuncios estarían relacionados con lo que el internauta estaba mirando en ese momento, tema en el que tenía que estar interesado, y que por tanto lograrían un mejor eco. Si un consumidor estaba buscando información sobre un viaje, por ejemplo, la publicidad que vería estaría vinculada con ello y le impulsaría a acceder al contenido que el anuncio estaba proponiendo.

La publicidad contextual creció mucho y tuvo su gran momento de gloria, hasta que llegó el boom de la personalización y el adecuar los anuncios a lo que el consumidor había hecho, leído o buscado. Partiendo de los datos de los consumidores, la publicidad se ajustada de un modo personalizado a ellos.

¿Tenía la publicidad contextual todavía nicho de mercado en este entorno?

Puede que en el momento en el que la publicidad personalizada estaba pasando sus tiempos de gloria la respuesta a esa pregunta hubiese sido una. Lo cierto es que ahora, que la personalización está enfrentándose a ciertas dudas, la respuesta es más bien otra. La publicidad contextual no solo tiene todavía su mercado, sino que además sigue despertando mucho entusiasmo.

Como explican en el análisis de las conclusiones de un estudio que publican en MarTechToday, la publicidad contextual ha vuelto de nuevo y no solo no ha sucumbido a la personalización sino que además tiene su nuevo gran momento. Eso es lo que apunta el estudio sobre la materia de GumGum, que se centra en el mercado estadounidense y británico (pero ese es, no olvidemos, los pioneros en estas cosas).

Según sus datos, son más los anunciantes que emplean publicidad contextual o basada en el contenido de los que emplean publicidad segmentada. El análisis no solo ha descubierto eso, también ha concluido que los anunciantes están redescubriendo el potencial de este tipo de publicidad.

Así, en EEUU el 49% de los responsables de marketing está empleando publicidad contextual, convirtiéndola en la más popular. En Reino Unido este tipo de anuncios son los segundos más populares, con el 32% de responsables de marketing señalando que los emplean, pero el mercado podría cambiar.

La aplicación de la normativa europea de protección de datos podría hacer que los marketeros cambiaran su estrategia y el uso que hacen de las herramientas publicitarias online. Ante los nuevos retos de la ley europea y del terreno de juego que impone, la publicidad contextual se convierte en una potencial solución a los problemas.

Solucionando riesgos

De hecho, lo interesante de los datos del estudio no es solo que demuestre que la publicidad contextual nunca desapareció del mercado, sino más bien la tendencia a redescubrir su potencial y sobre todo a verla como a una solución a los grandes retos a los que se enfrentan ahora los anunciantes.

La publicidad contextual no es solo vista como un antídoto ante las crecientes leyes de protección de datos (la europea y la que se ha aplicado en California). Estas normativas limitan el uso que se hace de la información de los consumidores y también hace mucho más difícil la publicidad segmentada (y menos efectiva). Los anuncios contextuales permiten evitar los problemas que seguir la ley implica.

A eso se suma este tipo de anuncios online se ven también como menos arriesgados en lo que a riesgos para seguridad de la imagen de la marca toca, porque la propia naturaleza del formato limita dónde aparecen los contenidos publicitarios.

Los valores de esta publicidad

Los responsables de marketing no valoran además únicamente el potencial de estos anuncios como herramienta para solucionar los problemas a los que se enfrentan, sino que también ven su parte positiva en otras áreas.
Así, por ejemplo, creen que son anuncios que resultan relevantes. Un 44% de los encuestados considera que este tipo de formato publicitario ayuda a hacer más relevantes los anuncios. A ellos se suman quienes creen que ayudan a que aparezcan en entornos de calidad, lo que mejora la credibilidad de la publicidad.

Por ello, no sorprende que un 31% de los encuestados planee en aumentar su gasto en publicidad contextual el año próximo. En la edición anterior del estudio, solo un 24% planeaba aumentar su gasto.
Fuente: Puromarketing.com

Back to Top