La destrucción de empleo y de los negocios físicos, algunos falsos mitos de la era digital

POSTED ON abril 18th  - POSTED IN Sin categoría

La revolución digital no sólo está cambiando la experiencia de los usuarios, sino también ha transformado la actividad de las compañías. Así, el desconocimiento en las nuevas formas de trabajo puede dar lugar a falsos mitos sobre la aplicación de la tecnología en las empresas.

Por ejemplo, la digitalización de las compañías no sólo puede promover procesos más eficientes, sino que contribuye a crear empleo. Según un estudio de la consultora Accenture, la inteligencia artificial aumentará los ingresos casi un 40% en los próximos 4 años, creando un 10% más de empleo. Teniendo en cuenta estos datos, se desmonta idea de que la tecnificación provoca la destrucción de puestos de trabajo. Además, no es la única razón que contradice este falso mito.
Los expertos de The Valley han analizado esta y otras falsas creencias para aclarar cómo influye la digitalización en la organización y el trabajo de las empresas:

La tecnología no destruye empleo

Las empresas que se están adaptando a la era digital están generando nuevos puestos de trabajo vinculados a su actividad y marcados por la importancia de los conocimientos tecnológicos. Muchas de ellas lo están haciendo a través de cursos para formar a sus empleados, por lo que no es necesario renovar toda la plantilla. Esto supone la polarización del mercado laboral hacia las nuevas tecnologías, lo que favorece también unas mejores condiciones de trabajo. Por ejemplo, cada vez más, las empresas digitales apuestan por el teletrabajo para facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral de sus trabajadores.

No solo están al alcance de empresas con recursos

En la red, hay herramientas tecnológicas gratuitas (software libre), como OpenOffice, Outright, MetricSpot, que permiten llevar a cabo actividades de ofimática, contabilidad, análisis de la competencia y marketing sin coste alguno. Además, invertir en recursos digitales de pago debe considerarse una apuesta rentable, ya que suele suponer el ahorro de costes a largo plazo.

Tampoco implica la desaparición de los negocios físicos

La digitalización no siempre afecta a toda la actividad de la compañía, por lo que puede ser perfectamente compatible con la presencia de locales físicos. Un ejemplo es el sector del retail, donde se puede compatibilizar la actividad de las tiendas físicas y el ecommerce para sacarle el máximo partido a las ventas derivadas del comercio electrónico y del comercio a pie de calle.

No merma la capacidad mental de los empleados

Es cierto que en la red hay múltiples herramientas que facilitan las operaciones que puedan surgir durante la jornada de trabajo, pero esto no conlleva que los trabajadores se vuelvan más despistados y olvidadizos. La consecuencia real de disponer de esta gran cantidad de recursos es que el cerebro se adapta a ellos, como ya ocurriera con la invención del reloj o el calendario, y se produce un cambio de hábitos a la hora de acceder a las fuentes de información, en este caso, internet.

La transformación digital no es solo una tarea de TI

El proceso de transformación afecta a todos los equipos de la empresa, incluyendo a la alta gerencia, área de marketing, equipo comercial, finanzas, etc. Aunque IT será el eje principal, emprender la transformación digital conlleva decisiones sobre el manejo de clientes, operaciones, colaboradores, idea de negocio, procesos, etc., que no le competen. Avanzar hacia el mundo digital implica un cambio en la cultura empresarial que abarcará a la empresa en su conjunto.

Tampoco crea adicción a los dispositivos móviles

Hacer uso de las TIC durante la jornada laboral no implica una dependencia psicológica a estos dispositivos, en tanto que depende del uso que se haga de ellas. De hecho, el uso moderado del smartphone, la tablet o el portátil puede ser incluso beneficioso si se lleva a cabo con moderación, según un estudio de la Universidad de Essex (Reino Unido). En este sentido, los resultados del informe relacionan las ventajas de usar los dispositivos móviles de forma adecuada con la felicidad, la satisfacción personal y una buena vida social.
Fuente: Puromarketing.com

Aceptación de culpas y balones fuera: lo que dejó el paso de Zuckerberg por el Senado estadounidense

POSTED ON abril 13th  - POSTED IN Sin categoría

El directivo se ha estado preparando durante semanas con un equipo de expertos para ofrecer la mejor imagen pública posible 

Es posible que el mejor resumen que se pueda leer de lo que dio de sí la presencia de Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook, ante una de las comisiones del Senado estadounidense (cinco horas de intervención que empezaron con una avalancha de fotógrafos captando a Zuckerberg y se desarrollaron con una serie de preguntas y respuestas) sean las listas de memes que los medios han empezado a recolectar. Por supuesto, no es nada complicado encontrarlas. Twitter – como se suele decir en estas ocasiones – echaba humo mientras el directivo intervenía en la comisión. Los memes hacen un resumen perfecto de lo que fue: Zuckerberg llegó serio, pero manteniendo cierto aire de no haber roto un plato, mientras luego le hacían preguntas personas que no eran expertas en lo que estaban comentando.

Tras unos cuantos días de entrevistas y declaraciones de la COO de Facebook, Sheryl Sandberg, para cortar daños y recuperar imagen, Facebook ha por fin mandado a uno de sus directivos – el directivo clave, al fin y al cabo – a responder a las peticiones de administraciones públicas de información sobre lo que ha ocurrido. Mark Zuckerberg se ha sentado – en la primera de la que serán dos intervenciones – en la noche de ayer (en términos de hora española) ante una de las comisiones del Senado estadounidense y ha dado por fin las declaraciones que todo el mundo estaba esperando, o más o menos en esa línea.
Como apuntan los análisis de los medios tras la intervención, no todo ha quedado claro y, por otra parte, tampoco ha quedado claro que vayan a cambiar las cosas en el futuro. El subtítulo con el que The Wall Street Journal recogía lo que había pasado no podía ser más claro: Zuckerberg ha estado ante los senadores, pero no ha hecho promesas de cambio radical.
Y eso que Zuckerberg dio una de esas declaraciones que sirven para grandes titulares. “Fue mi error y lo siento”, apuntó. “No hicimos suficiente”, fue otra de sus declaraciones. Zuckerberg también insistió que en el caso de Cambridge Analytica consideraban que era un “caso cerrado”. Con el paso del tiempo pueden concluir que fue “claramente un error”.

Facebook ha dejado claro (y no parece una cuestión al azar sino más bien una declaración con muchas intenciones) que ellos no sienten que sean un monopolio. “Ciertamente no me lo parece”, señalaba el directivo ante las preguntas de los miembros de la comisión. De paso, también han acabado con algunas leyendas urbanas sobre cómo operan. Uno de los miembros le preguntó si espiaban conversaciones a través del teléfono para poder hacer publicidad más eficiente. El directivo dijo que no.

Por otra parte, Facebook también se ha asentado en el poder que podrá tener la inteligencia artificial en el futuro, como herramienta que le ayudará a solucionar sus problemas.

El Facebook de pago no hay que desecharlo

Fue una de las grandes declaraciones de Sheryl Sandberg en una de las muchas entrevistas que ha hecho. Si los consumidores no quieren que se compartan sus datos, entonces deberían pagar por el servicio, ya que el uso de datos para publicidad es la manera en la que se sostiene, indicaba. Tras sus declaraciones se dijo que esto no implicaba que Facebook fuese a lanzar un Facebook de pago. Sin embargo, las respuestas de Zuckerberg abren la puerta a ello. No dijo que fuese a ocurrir, pero sí que era algo que valía la pena pensar y que siempre iba a haber una versión gratis (pero sugiriendo que otra opción podría ser posible).

El caso Rusia es más grave de lo que parece

Otro de los temas que se sacó sobre la mesa – algo bastante esperable teniendo en cuenta dónde estaba – fue el de la interferencia rusa. El tema era, de hecho, uno de los esperados de la intervención. De hecho, una activista intentó incluso asistir a la misma vestida de troll ruso.
El directivo insistió en que el papel de los rusos en la difusión de información (la trama rusa) es una cuestión de alcance amplio, una suerte de nuevo formato de ataque internacional. “La naturaleza de estos ataques es que hay gente en Rusia cuyo trabajo es intentar explotar nuestros sistemas y otros sistemas de Internet, así que esto es una carrera de armamento, debemos invertir en mejorar en esto”, explicaba.

Una perfecta puesta en escena

Y quizás uno de los elementos que deberían quedar como conclusión de todo esto es que Facebook ha hecho una bastante perfecta puesta en escena a la hora de acudir al Senado. No hay más que pensar – volviendo al principio – en los memes y tuits que cubrían con ironía lo que estaba ocurriendo. Muchos de ellos acababan centrándose en esa imagen de Zuckerberg de aparente calma. Al mismo tiempo (y solo hay que mirar los ojos ligeramente enrojecidos que se aprecian en las fotos), el directivo tiene un cierto aire de sufrimiento. Es un ‘sí, lo he hecho mal’ pero ‘yo también soy una víctima de esto’. La suma de las dos imágenes es un arma muy poderosa a la hora de generar una cierta empatía y salir un tanto airoso de la situación.

Y, por supuesto, no es algo que venga de la nada. De entrada, Mark Zuckerberg hizo algo a lo que no nos tiene acostumbrados. Se puso un traje y dejó de lado su uniforme de sudadera y pantalones. Pero, además, el directivo lleva trabajando las últimas semanas para cambiar la imagen que ofrece al mundo. Quería dejar de parecer una persona secreta, desafiante, y parecer arrepentido y abierto a las preguntas.

Para ello, contrató a un equipo de expertos que trabajaron en inyectarle ‘encanto y humildad’, como explican en el artículo de The New York Times en el que desvelan este movimiento. A eso suma el equipo de abogados que ha fichado y el de consultores que lo prepararon para ello. Y, como si fuera el protagonista de algún capítulo de la finalizada The Good Wife, Zuckerberg protagonizó versiones de prueba de la intervención en la que los consultores y su equipo de comunicación lo ponían contra las cuerdas para prepararlo.
Fuente: PuroMarketing.com

El sector del ecommerce y el negocio digital, motores económicos de la próxima década

POSTED ON abril 10th  - POSTED IN Sin categoría

Muchos son los que todavía recuerdan cómo fue su primera experiencia de compra online y las sensaciones y temores que asociaban a ella. Ahora, muchos años después de esa experiencia primera, posiblemente recuerden con cierto humor toda aquella sensación de novedad, de suerte de aventura virtual que suponía comprar online, y el ligero temor a estar haciéndolo todo mal. Ya fuese aquel primer billete de avión que se compró en la red o aquellos libros en edición extranjera que resultaba imposible encontrar en una librería cercana pero que estaban a un par de clics de distancia en la red, la experiencia fue casi de forma segura muy diferente a la que ahora se tiene comprando online.

Ahora, el consumidor medio (y en ese saco entran cada vez más personas y más diversas en términos generacionales y demográficos) compra muchísimas cosas en internet. Solo hay que echar la vista atrás para ver lo que se ha comprado online de forma personal para verlo. Es casi una suerte de juego divertido, el de pensar qué se ha comprado en la red en las últimas – por poner una franja cualquiera – 72 horas. La lista puede incluir la compra en el súper, un pedido de comida online porque no se tenía ganas de cocinar, un par de libros y hasta la nueva cortina para la ducha.
Mucho ha cambiado desde aquel momento en el que nos daba miedo hacer algo mal en el proceso de compra – y un cierto temor a no estar en un site que mereciese nuestra confianza – hasta el presente en el que compramos cualquier cosa en la red y desde cualquier dispositivo y a cualquier lugar. El comercio electrónico se ha convertido en una parte integral de nuestras vidas y de nuestro día a día y ha eliminado muchísimas barreras en el acceso al consumo. Compramos, por ejemplo, en tiendas online de países distantes como si no fuese algo fuera de lo normal y adquirimos productos que antes eran casi imposibles de encontrar tras una simple búsqueda en la red.

Las nuevas obligaciones de las empresas

Pero el ecommerce no solo ha cambiado nuestros hábitos de consumo y posiblemente de vida, sino que se ha convertido también – una consecuencia lógica – en un elemento revolucionario en lo que a las decisiones de las empresas y sus acciones tocan. El comercio electrónico ha llevado a las compañías a crear nuevos servicios, a adaptarse a nuevas realidades o a enfrentarse a nuevos competidores en los últimos años.
Los consumidores han empezado a exigir mayor variedad de catálogo, mayor rapidez en el servicio, más servicios o más facilidades en cambios o recogida de producto tanto fuera como dentro de la red. Y si lo han hecho es porque el ecommerce les ha acostumbrado a ello.

El comercio electrónico ha cambiado las reglas del juego, ha lanzado nuevas dinámicas en la relación con los consumidores y se ha convertido en el motor de crecimiento que marcará lo que las empresas y las marcas tendrán que hacer en los próximos años y en la próxima década.

El ecommerce es un motor de empleo

Sin duda, una de las grandes muestras de cómo el comercio electrónico se está convirtiendo ya en un elemento determinante en el día a día de las compañías y cómo lo será en su supervivencia y en sus buenos resultados en el futuro más inmediato es el analizar la cantidad de empleos que se prevé que genere esta industria. De hecho, solo en España, se espera que la digitalización del mercado – entre lo que están las tiendas online y lo asociado a ellas – se conviertan en la base para la creación de 3,2 millones de puestos de trabajo en la próxima década, según datos del Observatorio para el Análisis y Desarrollo Económico de Internet. Según datos de Eurostat, el 16% de las empresas de la Unión Europa ya emplea a 10 o más trabajadores para recibir y gestionar compras hechas online.

Estos datos pueden contemplarse en comparación con los que el Bureau of Labor Statistics apuntaba recientemente sobre el empleo en EEUU. Las compañías de la economía digital eran las que estaban en 2017 creciendo y contratando a personal en todos los niveles. De hecho, Amazon, el gigante del comercio electrónico, se había convertido ya en la empresa que había logrado alcanzar la cifra de los 300.000 trabajadores más rápido que ninguna otra compañía en la historia de Estados Unidos. Entre 2007 y 2017, el ecommerce como sector había creado 355.000 nuevos puestos de trabajo en EEUU. En el mismo período de tiempo, el retail solo había logrado crear 51.000 trabajos nuevos.

Pero no solo estos datos ayudan a comprender la importancia creciente que el ecommerce tiene y la presencia futura que tendrá en las cuentas de las empresas. El comercio electrónico y la economía digital podrían generar grandes crecimientos en términos de riqueza. Según las estimaciones del estudio del Observatorio ADEI, si se hiciese un trabajo de adaptación a estos terrenos el PIB per cápita podría pasar de los 24.000 euros (la cifra media en España cuando se realizó el estudio) a los 33.000 euros en 2030.

Conectar con el consumidor y generar confianza, obligatorio para sobrevivir
Para posicionarse en la parte ganadora de todas estas cifras, no vale únicamente con comprender cómo el comercio electrónico está cambiando las reglas del juego, sino que es también crucial entender lo que hay que hacer para que los consumidores sean capaces de confiar en la compañía y de conectar con ella. Aunque ahora no tememos tanto como cuando empezamos a comprar en el comercio electrónico el ‘comprar mal’, sí buscamos poder hacer nuestras compras en espacios de confianza y obtener ciertas garantías de que la empresa con la que estamos interactuando es ‘de fiar’, especialmente si a quien compramos no es una gran compañía ya muy conocida.

La mitad de los españoles compró algo en internet en 2017, según datos de Eurostat (una cifra aún por debajo del 57% europeo pero muy superior al 19% de 2008). Cada vez compramos más en la red, porque cada vez nos fiamos más de ella. Esto ocurre porque las tiendas online han ido trabajando en ofrecer un servicio de calidad y en ofrecer garantías de confianza, como el uso de sellos de confianza como Trusted Shops, algo en lo que no se puede dejar de trabajar y en lo que hay que mantenerse siempre al día.
¿Cuáles son los criterios que se deben tener en cuenta para establecer si una tienda online es o no digna de confianza? La clave está en sumar diferentes elementos. Partiendo de los que emplean en el ya mencionado Trusted Shops para determinar la fiabilidad de una tienda online, se podría señalar que la clave está en la suma de los datos de solvencia, la transparencia de los precios, el servicio al cliente o la protección de datos realizada por la tienda.

Ganar la confianza del consumidor es fundamental. Mantenerla resulta también crucial.

Saber qué es lo que marca la agenda es cada vez más necesario
Y, para sobrevivir en todo este universo y mantener siempre una posición destacada (una que permita conectar con los consumidores y fidelizarlos como clientes), no queda más remedio que comprende hacia dónde va el mercado, guardar y mantener su confianza y, por supuesto, estar al día de los últimos cambios, tendencias y novedades. “Los datos asociados al sector ecommerce son muy halagüeños”, explica Jordi Vives, Country Manager de Trusted Shops España, señalando cómo las cifras y previsiones apuntan hacia dónde irá el mercado del comercio y la economía digital pero también recordando que “sin duda, es un ámbito en el que la reinvención es constante”.

Los responsables de comercio electrónico tienen que estar en un proceso de aprendizaje continuo, paralelo al proceso de cambio en el que se encuentra el mercado. El ecommerce está en crecimiento constante y está captando a cada vez más consumidores (solo en el segundo trimestre del último año, por ejemplo y según datos de la CNMC, el ecommerce creció en un 23,4% en facturación en España), lo que hace que las compañías implicadas tengan que estar en un trabajo continuo para comprender a sus nuevos y viejos consumidores y lo que quieren y cómo lo quieren.

A eso hay que sumar que el comercio electrónico no permanece ajeno a los cambios que imponen las crecientes regulaciones sobre internet y sobre lo que las empresas deben hacer. Por ejemplo, la RGPD, el Reglamento General de Protección de Datos que la UE empezará a aplicar el próximo 25 de mayo, obliga a las empresas a aprender nuevas obligaciones y a cumplirlas.
Temas como estos son, por ello, los grandes protagonistas de los eventos profesionales de la industria del ecommerce, como es el caso del eShow que se va a celebrar en Barcelona el próximo 11 de abril. “eShow es, sin duda, uno de los eventos más importantes del sector y toda empresa que quiera aumentar su desarrollo en el ecommerce puede y debe estar presente”, apunta Jordi Vives.
Fuente: Puromarketing.com

Estas son las calles más lindas del mundo

POSTED ON abril 9th  - POSTED IN Sin categoría

Un recorrido que incluye los Campos Elíseos en París, Shirakawa en Kioto y Caminito en Buenos Aires, entre otras.

Champs Elysees, la avenida más emblemática de París, Francia.

Ponerse de acuerdo sobre algo tan subjetivo como es la belleza no resulta fácil. Por este motivo, determinar cuáles son las calles más hermosas del planeta conduce inevitablemente a una discusión con final de pronóstico algo incierto. Es una elección en la que adquieren protagonismo distintas sensaciones, experiencias, gustos y concepciones de la realidad.
Sin embargo, aun a riesgo de generar controversia, seleccionamos diez calles que, a nuestro parecer, están por diversos motivos, entre las más bonitas que hay. Se encuentran en distintos países, pero tienen algo en común: se convirtieron en rincones que no pueden pasarse inadvertidos cuando uno viaja.
Campos Elíseos, París (Francia)
El gran bulevar de París, que nace en el mítico Arco del Triunfo y se prolonga a lo largo de casi dos kilómetros hasta la plaza de la Concordia, ha sido históricamente el marco de los grandes acontecimientos de la ciudad. Y una de las imágenes más evocadoras del final de la Segunda Guerra Mundial, la puesta en escena de la liberación de la ciudad de las tropas nazis en 1944, tiene precisamente como escenario la avenida de los Campos Elíseos.

Domingos peatonales en los Campos Eliseos, la avenida más emblematica de París, Francia.

Y es que la calle más bonita del mundo -como suele ser denominada por los parisinos- cuenta con dos zonas muy diferenciadas. En la parte alta -la más comercial-, la ocupan grandes almacenes, tiendas de lujo y restaurantes, mientras que la inferior -la más elegante- cuenta con numerosos palacios y edificios públicos, rodeados de zonas ajardinadas y con una interesantísima oferta cultural.

Cais da Ribeira, Oporto (Portugal)

Uno de los mayores placeres de la ciudad portuguesa es pasear por las callejuelas del casco antiguo, situado a orillas del Duero. De calles coloridas con edificios revestidos de azulejos, el barrio de Ribeira, declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, es un auténtico tesoro en el que perderse y descubrir la vida real de los portugueses.

A orillas del Duero, se destaca la Cais da Ribeira, Oporto, Portugal (Wikimedia Commons).

La plaza de Ribeira, la calle da Rua da Fonte Taurina, la da Alfandega y, por supuesto -y sobre todo- la Cais da Ribeira rebosan historia y tradición entre viejas cafeterías y terrazas de ambiente bohemio. Además de comer excelentes platos locales, desde este último rincón de Oporto podremos contemplar el emblemático puente de Luis I y Vila Nova de Gaia, situada en la orilla opuesta.

Shirakawa, Kioto (Japón)

Si bien es cierto que Kioto, la antigua capital del imperio nipón, cuenta con numerosos rincones de delicada belleza, nos decantamos por Shirakawa como una de las calles más bonitas no solo de Japón, sino de toda Asia. Situada en Gion, conocido como el barrio de las geishas, es un auténtico regalo para los sentidos.

Cerezos en flor en Shirakawa, Kioto, Japón (Flickr)
Cerezos en flor, canales y casas de madera -algunas de ellas convertidas en ryoteis (restaurantes tradicionales) y ryokan (hoteles cuya concepción arquitectónica mantiene un perfecto equilibrio con la naturaleza) permanecen ajenos a los rascacielos y a un estilo de vida trepidante. Visitar Shirakawa por la noche y especialmente durante la floración resulta, si cabe, aún más espectacular.

Steiner Street, San Francisco (Estados Unidos)

La imagen de las Painted Ladies, las elegantes casas victorianas de colores pastel han convertido Steiner Street -una vía situada junto a Alamo Square- no solo en una de las calles más famosas de San Francisco, sino también en una de las más bellas del mundo. Su clasicismo contrasta con los rascacielos del distrito financiero que se proyectan en el horizonte como si de un decorado se tratara.

Las casas victorianas de Steiner Street, San Francisco (Wikimedia Commons)
Los aficionados al cine, posiblemente la recuerden en Mrs. Doubtfire, el filme protagonizado por Robin Williams y Sally Field en 1993.
Lombard Street, San Francisco (Estados Unidos)

Nos quedamos en San Francisco, pero en esta ocasión nos acercamos hasta Lombard Street, y más concretamente, al tramo que transcurre entre las calles Hyde y Leavenworth, un sinuoso y empinado trazado de ocho curvas y un 27% de desnivel en pleno centro de la ciudad.

La famosa Lombard Street de San Francisco

Diseñado en los años 20 del siglo pasado, el descenso de Russian Hill se ha convertido en toda una experiencia. A pie, por as escaleras laterales o en automóvil, no hay turista que se resista a bajar la colina en un zigzag.
El mejor momento para visitar esta original calle es en primavera y verano, cuando las flores que adornan los parterres están en plenitud y lucen un colorido especial.

La calle Azul de Chefchaouen (Marruecos)

Chefchaouen es, sin lugar a dudas, la ciudad más azul de Marruecos. Situada al norte del país, a poca distancia de Tetuán, se ha convertido en un lugar mágico. Las calles y casas de estilo español y morisco de su medina sorprenden por un azul intenso que lo rodea todo -puertas, ventanas, e incluso fanales-.

Las fachadas con el color que le da nombre a esta calle de Marruecos.
No existe unanimidad a la hora de determinar el origen de su cromatismo, aunque todo indica que tiene raíces judías. Sea como sea no es posible visitar la zona y no perderse por las callejuelas de esta hermosa ciudad sin apenas moscas ¿tendrá alguna cosa que ver con el color?

Portobello Road, Londres (Reino Unido)

Seguramente lo primero que te vendrá a la cabeza al referirnos a Portobello es el popular mercadillo sobre todo de joyas, bisutería y antigüedades que, sábado tras sábado, inunda las calles de Notting Hill, uno de los barrios con más glamour de Londres, cuyas casas de estilo victoriano rebosan elegancia. Este es también el escenario de Notting Hill, la comedia romántica protagonizada por Hugh Grant y Julia Roberts.

Anticuarios y mercados son el principal atractivo de Portobello Road, en Notting Hill. El barrio cobró fama con la película de Julia Roberts y Hugh Grant.

Si quieres acercarte hasta Portobello, la mejor opción es el metro. Encontrarás dos estaciones cercanas: Notting Hill Gate y Ladbroke Grove.

Shan Tang, Suzhou (China)

Algunos se empeñan en llamar a Suzhou, una pequeña y tranquila ciudad de la desembocadura del Yangtsé -a algo más de una hora de Shangai, la Venecia de Oriente. La localidad, una de las más hermosas de China, cuenta con rincones de espectacular belleza, como la calle Shan Tang, una vía flanqueada por construcciones tradicionales.

Una de las formas más recomendables de recorrerla es en una góndola de madera, algo que, además de ofrecerte una visión de la ciudad incomparable, te hará retroceder en el tiempo.

Brouwersgracht, Amsterdam (Holanda)

También en Amsterdam los canales surcan las avenidas más hermosas de la ciudad, por lo que no debe extrañar a nadie que para sus habitantes uno de ellos, el Brouwersgracht (el canal de los cerveceros, en neerlandés) sea considerado su calle más bonita.

Brouwersgracht, Amsterdam (Wikimedia Commons)

Y es que a orillas del Brouwersgracht -que conecta los canales Singel, Herengracht, Keizergracht y Prinsengracht- encontramos numerosos edificios emblemáticos, hoy convertidos en viviendas, que durante siglos fueron fábricas de cerveza. Pasear o navegar por esta zona del barrio de Jordaan se ha convertido en algo habitual para los turistas que visitan Amsterdam.
Caminito, Buenos Aires (Argentina)

El color es el gran protagonista del histórico barrio de La Boca de Buenos Aires, uno de los lugares imprescindibles si uno quiere conocer a fondo la capital argentina. La zona recuerda a los inmigrantes llegados desde Europa a finales del siglo XIX, cuando construyeron sus humildes casas de chapa que posteriormente pintaban con vivos colores.

Restauración de Caminito en la Boca. (Cecilia Profetico)
El tango, el olor a asado y el fútbol inundan un rincón multicultural como pocos, que tiene en Caminito un pasaje de una cuadra de largo convertida en un auténtico museo al aire libre que recrea con precisión las antiguas viviendas originales.

Cuáles son los 10 edificios más altos del mundo

POSTED ON marzo 28th  - POSTED IN Sin categoría

Desde los Emiratos Árabes Unidos hasta China y Estados Unidos, un repaso al top ten de una lista que está en constante mutación. 

Dependiendo de la persona a la que se consulta, los rascacielos alternan entre ser un tributo a la inventiva del hombre hasta un peligroso monumento a su omnipotencia y ego. Más allá de la materia opinable, lo cierto es que la carrera por ser la torre más alta del mundo desvela a arquitectos, ciudades y agencias de turismo por igual, que sienten (posiblemente, con algo de razón) que un lugar en esa lista es el medio con el cual llegar a formar parte de la selecta lista de destinos deseados del mundo. Las cosas han cambiado mucho desde que la Torre Sears (actualmente Willis Tower) fue el edificio más alto del mundo, desde 1973 hasta 1996. De ser una cuestión más bien estática, la competencia pasó a ser ahora una suerte de montaña rusa, en donde los primeros lugares pueden modificarse con meses de diferencia, y a veces hasta más de una vez en el año. De hecho, antes que termine 2015, el top ten se modificará con la inauguración de la Shanghai Tower, en China, de Gensler Architects (632 metros). Entre los más altos pero fuera de la primera decena se terminarán el Marina 101 en Dubai, de National Engineering Bureau (426,5 metros) y 432 Park Avenue, en Nueva York, de Rafael Viñoly, la torre residencial más alta del mundo, con 425 metros de alto.

De los 10 primeros, 4 corresponden a China, 2 a Estados Unidos, 1 a Emiratos Árabes Unidos, 1 a Arabia Saudita, 1 a Taiwan y 1 a Malasia. Si esta lista de países puede ser leída como un indicador de algo, sería una prueba más de la preminencia que ha adquirido el gigante asiático en el nuevo escenario económico mundial. Pero postular interpretaciones sobre qué dice esto acerca del estado de la arquitectura y la construcción en el mundo, requiere un análisis más detallado y minucioso. Podemos, sin embargo, hacer un breve repaso de las características de los 10 edificios más altos del mundo. Como explicación, hay que tener en cuenta que solo se consideraron aquellas obras ya inauguradas, y que la altura final se toma en referencia al último piso o aguja de coronamiento, sin considerar la antena, si la hubiera. 


1 – Burj Khalifa, Dubai, Emiratos Árabes Unidos – 828 metros

Diseñado por el arquitecto Adrian Smith para el estudio Skidmore, Owings & Merrill, la torre Burj Khalifa es la más alta del mundo desde 2010, y por el momento no hay ningún proyecto en marcha que pueda desplazarlo. Cuenta con 211 pisos en total (163 de los cuales son útiles, más 46 de servicio y dos subsuelos de estacionamiento) y casi 310 mil metros cuadrados de superficie. La torre originalmente formaba parte de un emprendimiento que iba a tener 19 rascacielos, los cuales alojarían nueve hoteles, 30 mil viviendas, 3 hectáreas de espacio verde y hasta un lago. Sin embargo, al final solo se construyó Bruj Khalifa. La obra forma parte de la iniciativa del gobierno por diversifar su economía, alejándose de una base petrolera en busca de un perfil que apunta a los servicios y el turismo.

2 – Torres de Abraj Al-Bait, La Meca, Arabia Saudita – 601 metros

El complejo donde se encuentran las Torres de Abraj Al-Bait es un emprendimiento realizado por el gobierno saudita con la intención de modernizar la ciudad donde se encuentra la mezquita más grande del mundo y el mayor símbolo del Islam, la Masjid al-Haram. El conjunto se inaguró en 2012 y fue contruido por la empresa constructora más importante del país, el Saudi Binladin Group. Tiene más de 1,5 millón de metros cuadrados de superficie y cuenta con el reloj más grande del mundo, con 43 metros de diámetro, el cual está iluminado por 2 millones de luces LED.

3 – One World Trade Center, Nueva York, Estados Unidos – 542 metros

El primer edificio en completarse en la zona del Ground Zero, el One World Trade Center es seguramente la obra más esperada de los últimos años. Diseñada por el arquitecto David Childs, también para Skidmore, Owings and Merrill, la torre se inauguró en 2014 y es la más alta del Hemisferio Occidental. Tiene 94 pisos disponibles (104 en total, contando pisos técnicos) y 5 niveles de subsuelos, los cuales suman más de 325 mil metros cuadrados de superficie. Se construirán además tres torres más en el sitio, en donde ya se encuentra el Memorial y el Museo de las Víctimas del 11 de Septiembre.

4 – Taipei 101, Taipei, Taiwan – 508 metros

La torre Taipei 101 es un ícono del país y su silueta ya empieza a ser reconocida gracias a su aparición en películas y guías de turismo. El proyecto es del arquitecto C.Y. Lee, y tiene 101 pisos y 5 subsuelos; cuenta además con 193 mil metros cuadrados de superficie. El diseño sigue incluye motivos de la cultura asiática, tales como la repetición de bloques compuestos por 8 segmentos a lo alto del edificio (el número está asociado con la abundancia, la prosperidad y la buena fortuna), los cuales siguen el el ritmo compositivo de una pagoda asiática. También se afirma que está inspirado en una caña de bambú.

5 – Centro Financiero Internacional de Shanghai, Shanghai, China – 492 metros

La torre cuenta con 101 pisos y 381 mil metros cuadrados de superficie, y fue diseñado por Kohn Pedersen Fox. El Centro Financieron Internacional es un edificio de uso mixto, donde se encuentran espacio de oficina, un hotel, un museo y un sector comercial. La obra se caracteriza por su coronamiento en forma trapezoidal, el cual originalmente fue pensado como un círculo de 46 metros para minimizar las presiones del viento. Se cambió el diseño porque a las autoridades chinas les pareció que la forma era demasiado parecida al sol naciente de la bandera japonesa.

6 – International Commerce Center, Hong Kong, China – 484 metros

El rascacielos cuenta con un Hotel Ritz y un mirador en el piso 100 llamado Sky 100. Cuenta además con 108 pisos, 4 subsuelos y 274 mil metros cuadrados de superficie. El International Commerce Center, de Kohn Pedersen Fox, ha sido un foco de renovación de la zona de Kowloon.

7 – Torres Petronas, Kuala Lumpur, Malasia – 452 metros de alto

La obra del argentino César Pelli fue el edificio más alto del mundo entre 1998 y 2003, y, es un ícono reconocido en todo el mundo, a partir de su presencia como telón de fondo en la película Entrapment, de 1999, la cual fue protagonizada por Sean Connery y Catherine Zeta Jones. Los 395 mil metros cuadrados de superficie de la Torres Petronas se desarrollan a lo largo de 88 pisos y 5 subsuelos. Para proyectar el edificio, Pelli propuso una estrella de doce puntos como planta, y se inspiró en ciertos motivos presentes en el arte islámico para el lenguaje externo.

8 – Torre Zifeng, Nanjing, China – 450 metros

Un edificio mixto que aloja espacio para oficinas y comercios, un hotel y estacionamiento, fue diseñado por Adrian Smith de Sidmore, Owings and Merrill. La Torre Zifeng tiene 66 pisos y 5 subsuelos, y fue concebida con un criterio tanto funcional como simbólico. El diseño se inspira en tres elementos centrales de la historia de Nanjing: el río Yangtze, la verde vegetación de la región, y la iconografía del dragón y la columna de la cultura china. La forma triangular por su parte, les permite a los usuarios visuales de todo el entorno.

9 – Willis Tower, Chicago, Estados Unidos – 442 metros

Conocido por muchos años como la Torre Sears, este edificio de Skidmore, Owings and Merrill se convirtió en el edifico más alto del mundo cuando se completó en 1973, superando a las Torres Gemelas. Mantendría el lugar más alto de la lista por casi 25 años. El rascacielos, que tiene 108 pisos y 3 subsuelos, pasó a llamarse Willis Tower en 2009, cuando el grupo Willis alquiló la mayor parte de los 416 mil metros cuadrados de su superficie.

10 – KK100, Shenzhen, China – 441, 5 metros

Diseñada por el arquitecto Terry Farrell y construida por Arup, la torre KK100 tiene 100 pisos y 220 mil metros cuadrados de superficie. Está ubicada en el distrito financiero de la ciudad, y cuenta con un hotel de la cadena St. Regis, un shopping, espacio comercial y el primer cine IMAX de Shenzhen. 


Los tres elementos a trabajar para convencer al consumidor de que el producto vale la pena

POSTED ON marzo 26th  - POSTED IN Sin categoría

La relación con los consumidores es cada vez más complicada. No se trata solo de que cada vez haya más elementos en juego y que, por tanto, haya que esforzarse más para lograr la estrategia final que permitirá llegar a los consumidores, sino que además los consumidores son también más difíciles de convencer. Llegar a ellos y llamar su atención es complicado. Lograr que se queden con la marca y que compren lo es también.

Los propios consumidores han cambiado. Como recuerdan desde Mintel, “los consumidores están valorando con más cuidado el valor de un producto o de un servicio”. Lo hacen desde el punto de vista del precio, pero también teniendo en cuenta la calidad. Antes de gastar, ahora, queremos tener más claro que nunca que el producto merece la pena.

Esto hace que haya que tener más cuidado con cómo se presenta el producto y con cómo se cumplen las expectativas de los consumidores. Para crear un buen equilibrio de precio y calidad, según el análisis de Mintel hay que trabajar en ciertos elementos.

Se está compitiendo en todas y cada una de las categorías

Los consumidores quieren cada vez más y tienen expectativas más elevadas de las cosas. De hecho, no hay más que darse un paseo por las cadenas de supermercado ‘descuento’, las que se hicieron famosas por sus precios ultrabajos, para comprender el cambio. La última vez que entre en un Lidl no solo había productos gourmet, sino también fruta de cultivo ecológico y otros productos que habitualmente asociamos a la gama alta.

Como señalan en el análisis de Mintel, dado que los consumidores están esperando cada vez más de los precios bajos, las marcas tienen que competir más en todas las categorías. Las grandes cadenas de supermercados, por ejemplo, ya no tienen más remedio que contar con sus propias gamas de productos premium e incluso entrar en nuevos terrenos con esa filosofía. Walmart, la cadena estadounidense, ha lanzado productos de decoración. McDonald’s está probando en sus restaurantes de EEUU una iniciativa de ‘carne fresca’.

Déjales probar antes de comprar

Se podría decir que no gusta comprar a ciegas. Los consumidores quieren saber que lo que van a comprar cumple con sus expectativas y encaja con lo que esperan y eso implica que las cosas no pueden estar en una caja esperando a que te las lleves a casa. Los vendedores y las marcas tienen que permitir al potencial comprador probar el producto y valorar su les interesa. Una marca de zapatos de Brasil, por ejemplo, permite a los compradores testar sus zapatos antes de comprarlos. Puedes andar con ellos dos horas y ver si te resultan cómodos antes de llevártelos.

Da prueba de valor

En un mercado en el que cada vez nos preocupa más cómo gastamos y en qué gastamos, las marcas y las empresas no solo tienen que convencernos de que nos llevemos el producto sino también asegurarnos después de que hemos tomado la buena decisión. Se necesita la confirmación de que la compra ha sido lo más acertada. Y ahí es donde las compañías tienen que trabajar: tienen que dar a sus consumidores pruebas de valor, pruebas que además en ocasiones les convencerán de pagar más dinero. Algunas marcas, como Neutrogena, lo hacen creando apps que ayudan en el uso de sus productos.
Fuente: Puromarketing.com

Back to Top