El turismo y el sector viajes ya no pueden concebirse sin internet

POSTED ON mayo 9th  - POSTED IN Sin categoría

Cada vez gastamos más dinero en compras online ligadas a los viajes, aunque lo hacemos más desde escritorio que desde móvil

Internet se ha convertido en un elemento crucial y decisivo en nuestros hábitos de compra y consumo en lo que a turismo toca. Compramos cada vez más y más cosas online y entre ellas han estado desde un primer momento todas las cuestiones ligadas con los viajes. Reservar un billete de avión fue, seguramente, el primer paso que muchos dimos en nuestro camino para adentrarnos en el comercio electrónico.

Pero ¿cómo han cambiado las cosas? ¿Cómo ha impactado la llegada del smartphone al consumo de viajes? Esas son algunas de las preguntas que se plantean en el último estudio de Comscore sobre viajes, turismo y hábitos de compra en Europa ligados a ellos en ecommerce.

Nos gastamos cada vez más dinero en comprar viajes online

La red se ha convertido en uno de los elementos determinantes para consumir de cara a los viajes y cada vez gastamos más dinero en compras online relacionadas con el viaje. Francia es el mercado en el que más aumentado el gasto que se realiza (en un 62%), pero en general en Europa se ha subido en compras de viajes en la red. En España, la media de gasto está en los 402 euros por comprador, una subida del 15% frente a los 351 del año anterior.
Prácticamente toda la población internauta es audiencia de sitios de viajes
Eso es lo que ocurre en España (aunque no en todos los países de Europa analizados en el estudio). En España, la población adulta que está en línea es de 29 millones de personas. De ellas, una gran parte es también audiencia multiplataforma de sitios de viajes. En total, en este último grupo, entran 25 millones de personas.

Existen dos grandes tipos de compradores

En el proceso de compra de viajes online, se pueden definir dos tipos de comportamientos entre lso compradores. Por un lado, están aquellos consumidores que hacen pocas visitas a los sites de viajes pero que pasan mucho tiempo en cada una de ellas. Este perfil de viajeros suele además preferir sites de su propio país y hasta operadores ligados al mismo (como pueden ser los operadores públicos de tren).

Por otro lado, está el perfil opuesto. Son consumidores que dedican poco tiempo a sus visitas. Las visitas que hacen a las páginas de viajes son cortas, pero, por el contrario, son mucho más frecuentes que en el caso anterior. Reino Unido y España son los mercados que encajan en este nicho. En España se dedican 40 minutos por persona a visitar páginas de viajes, pero cada visita tiene una duración media de 5 minutos. De media, se hacen unas 8 visitas al mes.

Seguimos accediendo más desde escritorio a la información y servicios de los viajes que hacemos

Aunque el móvil tiene un margen bastante elevado de mercado y es en general el escenario al alza en consumo global online, en los viajes seguimos prefiriendo comprar desde el escritorio. Los minutos que dedicamos a navegar desde el móvil en webs de viajes está en la horquilla de entre el 20 al 35% del tiempo de uso. En España, la separación entre un escenario y otro es más baja. Se le dedican al mes una media de 37,9 minutos de navegación, frente a los 20,3 del móvil.

Quizás muy relacionado con esto está el hecho de que a las aplicaciones les está costando más alcanzar un peso crítico en el mercado. 51 webs tuvieron en enero más de un millón de visitantes únicos, mientras que solo 12 aplicaciones lograron conseguir lo mismo.

El móvil sirve para buscar, pero no tanto para comprar

Y, de hecho, hay una especie de separación entre lo que hacemos en el móvil y lo que hacemos en escritorio. En general, el móvil es el canal que se usa para buscar información y para encontrar datos, pero no el canal que se emplea para tomar decisiones de compra. La búsqueda de dónde ir a comer se puede hacer usando el móvil, pero la de pagar el hotel se deja para el escritorio. En España, 5,7 millones de visitantes únicos han visitado sitios de viajes, pero solo 800.000 han comprado transporte, 200.000 han comprado billetes de avión y 800.000 han pagado el hotel.
Fuente: PuroMarketing.com

¿Estamos ya en el camino de quejarnos más de los anuncios de internet que de los de la tele?

POSTED ON mayo 7th  - POSTED IN Sin categoría

Los anuncios de la red despiertan ya más quejas que los de la televisión 

Durante años, décadas incluso, los anuncios de la tele han sido uno de esos elementos que a los consumidores les encanta odiar y que encabezaban las listas de las cosas que las marcas hacen para llegar a ellos y que los consumidores no acababan de recibir exactamente bien. La publicidad en la tele resultaba molesta porque era larga, insistente y lastraba la experiencia de ver los programas favoritos. Las pausas publicitarias se hacían demasiado largas y los consumidores acaban hastiados de la experiencia publicitaria.

La cuestión no es que haya mejorado mucho. Los espectadores se siguen quejando de la publicidad de la televisión, especialmente ahora que han empezado a acostumbrarse a la experiencia de ver contenidos en plataformas de streaming en las que no hay anuncios (o, en el caso de las de algunas teles de pago, un breve anuncio al principio) y, por lo tanto, no tienen que someterse a las largas pausas de publicidad de la tele.

Pero, aunque los anuncios de la tele siguen logrando respuestas muy negativas entre los consumidores, quizás ya no sean solo los únicos anuncios que los espectadores odian y quizás no sean tampoco los únicos que consiguen despertar sus quejas. La publicidad en internet está empezando a posicionarse en puestos bastante destacados en las listas de odio, lo que invita a preguntarse si no estará cruzando la línea y si no estará a punto de convertirse en un formato mucho más odiado que la publicidad en la televisión.

Además, a medida que se dedica más tiempo a consumir contenidos en internet y a medida que se está expuesto más y más a los anuncios de la red, mayores son las posibilidades de que los internautas se saturen con la publicidad.

Más quejas formales sobre internet

Y, de hecho, los anuncios en internet ya despiertan más quejas y protestas que los de la tele. El último de los estudios que permiten llegar a semejantes conclusiones llega desde Reino Unido, donde los datos de la Advertising Standards Authority (ASA), el regulador de la publicidad.

Las conclusiones del estudio señalan que en 2017 (el año del que acaban de dar datos) no solo recibieron más quejas de los consumidores sobre los anuncios en general (un 14% más de quejas) sino que además los anuncios que protagonizaron más quejas fueron ya los anuncios de internet. Sobre la publicidad online se presentaron 10.932 quejas (sobre 9.951 anuncios), mientras que sobre la televisión se presentaron 9.466 quejas (de 4.666 anuncios).

La mayoría de las quejas son sobre anuncios que invitan a creer cosas que no son ciertas, aunque, como explica un portavoz del organismo a Marketing Week, las quejas también aumentan a medida que dan a conocer más el mecanismo entre los consumidores y a medida que se producen escándalos como el de Cambridge Analytica. De forma periférica, tienen un impacto en que los consumidores sean más abiertos a la hora de quejarse de los anuncios. A todo ello se suma que también estuvieron más alerta ante la publicidad de los influencers y su falta de transparencia.

Los anuncios de internet que nos encanta odiar

La red ha logrado crecer muy rápido, convertirse en muy atractiva para los anunciantes y también lograr un odio creciente sobre ciertos formatos publicitarios. Y se podría decir que la culpa es del propio medio. Los productores de contenidos ponen anuncios en todas partes (no hay más que pensar en el formato de publicidad oculta en el texto) para poder hacer caja sea como sea, lastrados por unos precios demasiado bajos de la publicidad online. Los anunciantes han intentado repicar online lo que hacen en otros medios, lo que obviamente no funciona.

Por ello, han aparecido muchos formatos de anuncios y muchos de ellos son odiados con pasión por los internautas. No hay más que pensar en los anuncios antes de los vídeos. Un 65% de los consumidores se salta los anuncios pre-roll en cuanto puede hacerlo y un 76% de todos ellos reconoce que es algo que han interiorizado. Es decir, cuando empieza el anuncio están ya alerta para ver cuando aparece el botón para saltarlo sin pensar mucho más en ello. Es lo que tienen que hacer.

Y estos solo son una muestra de la situación. Los consumidores también odian los interstititials, los desplegables o los anuncios que ocupan toda la pantalla.
Fuente: PuroMarketing.com

Dos de cada tres consumidores dejarían su marca favorita después de una mala experiencia de cliente

POSTED ON mayo 4th  - POSTED IN Sin categoría

Las malas experiencias alejan a los clientes, más rápido de lo que piensas

La experiencia de cliente es el tercer factor más importante a la hora de tomar una decisión de compra, después del precio y de la calidad del producto. Es una de las principales conclusiones del informe Experience is everything: Here is how to get right, que hemos realizado en PwC a partir encuestas con 15.000 consumidores en doce países. A continuación, algunas las principales

Las malas experiencias alejan a los clientes, más rápido de lo que piensas
Si crees que tendrás mucho tiempo para hacerlo bien porque eres una marca querida, piénsalo de nuevo. Imagine perder un cuarto de sus clientes en un solo día y para siempre. Eso es exactamente lo que podría suceder después de una mala experiencia con el cliente. En los Estados Unidos, incluso cuando las personas aman a una empresa o producto, el 59% las abandonaría por completo tras diferentes malas experiencias, el 17% después de una sola experiencia negativa. El 32% de todos los clientes dejarían de hacer negocios con una marca que amaban después de una mala experiencia. En América Latina, el 49% dice que se alejará de una marca después de una mala experiencia.

El alto coste del mal rato

El estudio revela lo nocivo que una mala experiencia puede ser en términos de pérdida de clientes para las empresas. Dos de cada tres consumidores aseguran que dejarían su marca favorita después de una experiencia negativa y casi la mitad (el 48%) después de varias.

Dispuestos a pagar más

Los más los 15.000 consumidores entrevistados en nuestro estudio aseguran que, en términos generales, estarían dispuestos a pagar hasta un 16% más por tener una experiencia diferencial. A la hora, por ejemplo, de tomar un café (16%), de dormir en un hotel (14%), de comprar una entrada para un espectáculo deportivo (13%) o de pagar una cena (12%).

Rapidez, facilidad de pago, y conocimiento

El informe concluye que la ecuación perfecta hacia la experiencia cliente ideal es un cóctel de distintos elementos, que se sitúan a medio camino entre le tecnología y las personas. Los consumidores valoran -en este orden de prioridades- factores como la rapidez (80%), la facilidad de pago (78), el conocimiento (78%) y el trato (77%)de nuestros empleados, la comodidad (77%), que contemos con las últimas tecnologías (73%) y la interacción humana (68%).

Tecnología, sí, pero también factor humano

En esta cesta, el valor de la tecnología es evidente. De hecho, el estudio incluye una relación de actividades en las que los consumidores esperan una mayor experiencia digital, como a la hora de cerrar una cita con el médico, de votar, de reservar un hotel, de hacer el check-in del equipaje. Pero la tecnología sola es insuficiente y no debe ser vista como una solución en sí misma, sino como un facilitador. Los consumidores reclaman, cada vez más, el factor humano y la interacción de las personas. El 75% de los entrevistados piden una mayor interacción con las personas en su experiencia como cliente en los próximos años. O lo que es igual, quieren disfrutar de las ventajas de la automatización y del desarrollo tecnológico pero, también, quiere tener a una persona cerca si la necesitan.

Aerolíneas, salud, farma y retail, las peores en ‘customer experience’
En un mercado tan sofisticado como Estados Unidos, solo el 49% de los consumidores asegura que las empresas les proponen una buena costumer experience. Este gap de expectativas, entre lo que esperan los consumidores y lo que reciben, es especialmente significativo, según el informe, en sectores como los de las líneas aéreas, salud, farmacéutico, retail y banca, entre otros.
Fuente: Puromarketing.com

Por qué los anunciantes deberían asumir su parte de culpa en los problemas de la Publicidad  programática

POSTED ON abril 25th  - POSTED IN Sin categoría

Su obsesión por conseguir anuncios y espacios más baratos los acaba exponiendo al riesgo

Una de las cuestiones que se han convertido en cruciales y decisivas para las marcas y las empresas es cómo los elementos del exterior amenazan a su imagen y a su reputación. En la era de internet, las marcas y las compañías no solo se tienen que preocupar por lo que ellas hacen y por el modo en el que lo hacen, sino también por lo que hacen otros y cómo les puede afectar a ellos.
Es lo que lleva, por ejemplo, a que sean especialmente cuidadosas con los influencers que escogen en sus campañas (nada peor que una campaña con alguien que después hace algo muy negativo) o que a seleccionen muy bien lo que ellas mismas publican en redes sociales.

Pero en el terreno de las amenazas de marca hay también un elemento muy peligroso, aunque aparentemente no lo parezca tanto, el de la publicidad programática. La publicidad programática deja en manos de un algoritmo las decisiones de con quién salen los anuncios y dónde se ubicarán. La marca o la empresa no tiene control alguno sobre el espacio final en el que sus mensajes aparecen, lo que hace que aumente el riesgo de que ocurran situaciones delicadas.

Como bien ha demostrado toda la saga de YouTube – en la que el último movimiento llegó hace nada y demostró que a pesar de todo no se habían corregido los problemas – la publicidad programática expone a los anunciantes a que sus mensajes aparezcan asociados a contenidos muy negativos.

Y ante este problema las grandes culpables suelen ser – o al menos eso es lo que se suele acusar – las plataformas publicitarias y los algoritmos en manos de los que dejan la selección de contenidos y de mensajes. El algoritmo escoge y el algoritmo lastra por tanto a la marca a la que mete al lado de un contenido extremista o negativo. Pero ¿no deberían asumir también las propias marcas y las propias empresas su responsabilidad como anunciantes?

Los anunciantes también tienen su parte de culpa

Y es que los anunciantes también están propiciando las situaciones de riesgo en las que se encuentran cuando ellos toman decisiones motivadas únicamente por cuestiones económicas. Es la versión universo publicitario del refrán popular que dice que nadie da duros a cuatro pesetas.

Los anunciantes siguen buscando un inventario que sea barato y siguen intentando que posicionar la publicidad les salga de la manera más económica posible. Eso es lo que buscan muchas compañías y por ello acaban echando mano de la publicidad programática. El precio hace que se olviden de los riesgos, aunque los últimos años y los escándalos que la programática ha protagonizado en este período hayan dejado claro que esos riesgos están bien presentes.

Como explica un directivo en un análisis en Warc, “los clientes prefieren el inventario barato: no el más barato, pero hay mucha presión en el precio”.

“Si quieres medios baratos, están es un entorno mucho más arriesgado”, añade.
Por tanto, en la crisis de la publicidad programática y en la de los mensajes polémicos que sostienen los anuncios, las marcas y las empresas no están por completo exentas de culpa y deberían hacer su propio examen de consciencia.

Si no se quiere pagar un precio ya ni siquiera premium sino más bien uno por encima de lo barato, hay que asumir que se cruzará la línea del peligro.
Fuente: Puromarketing.com

Los 10 Hoteles más Lujosos del Mundo

POSTED ON abril 23rd  - POSTED IN Sin categoría

En cada uno de los cinco continentes existen hoteles de ensueño al alcance de muy pocos bolsillos. Estos hoteles son sin duda los protagonistas principales de muchas de nuestras fantasías. En este artículo os contaré cuales son los 10 hoteles más lujosos del mundo.
 

1- HOTEL BURJ AL ARAB

Situado en el Golfo Pérsico, a 17 Km. al sur de Dubai, es uno de los hoteles más lujosos del mundo y el único hotel de siete estrellas del planeta. También es el más alto y uno de los más caros y lujosos del mundo.
El Burj Al Arab no tiene habitaciones normales, sino que cuenta con 202 suites dobles. La más pequeña de estas suites ocupa un área de 169 m², mientras que la mayor cubre un área de 780 m². La suite Real cuesta más de 28.000 dólares la noche.
Posee nueve restaurantes, entre ellos un restaurante submarino y uno panorámico situado a 200 metros de altura sobre un voladizo de 27 metros. Tiene también una cancha de tenis situada sobre un helipuerto, una cancha de golf, spa y piscina. Cuenta con una altura de 321 metros, está situado en el mar, sobre una isla artificial localizada a 280 metros de la playa y está conectado con tierra firme mediante una carretera. Sin duda un auténtico paraíso de la ostentación.
 
 
2- FOUR SEASON HOTEL GEORGE V

Ubicado en los Campos Elíseos en París, es unos de los hoteles más lujosos del mundo. Se caracteriza por tener unas instalaciones siempre en perfecto orden con distintos salones donde se llevan a cabo diferentes eventos. Sus habitaciones no tienen nada que envidiar a las del Palacio de Versalles; tapices, muebles antiguos y mármol son componentes indispensables de este hotel.
Cuenta con un restaurante certificado por la guía Michelin, lo que lo hace uno de los mejores del mundo.
Hospedarse en este hotel cuesta desde 16.000 dólares la noche.

3- GALLERY HOTEL ART

Ubicado en las cercanías del Ponte Vecchio en Florencia, es sin duda uno de los hoteles más lujosos del mundo. En su interior alberga auténticas obras de arte. El diseño del hotel fue concebido para ser un espacio de relajación donde predomina la elegancia. Sin duda, es un hotel que le hace honor a la cultura que se respira en Florencia.Disfrutar de este hotel puede costar desde 7.000 dólares la noche.

4- HOTEL DE GLACE

Situado en Québec (Canadá), el Hotel fue construido en su totalidad en hielo y nieve. Tiene 3.000 metros cuadrados y se necesitaron 11 mil toneladas de nieve y 350 toneladas de hielo para su construcción. Durante el día te deslumbra por la pureza de la nieve y la transparencia del hielo, por la noche, los juegos de luces tiñen el hielo de diferentes colores para ofrecerte decorados que te dejarán con la boca abierta.
Cuenta con todos los servicios de primer nivel para hospedarte. Con sus bóvedas de nieve de más de cinco metros de altura y sus cristalinas esculturas de hielo cercanas a los fuegos de las hogueras, es el único Hotel de Hielo en América.
Las paredes están totalmente recubiertas de obras de arte. Con numerosas habitaciones y suites temáticas, dos salones de exposiciones, un majestuoso vestíbulo, un cine, una magnífica capilla, un gran salón, cabañas de madera, tina caliente y un célebre bar de hielo Absolut.

5- PALMS CASINO RESORT

Es un lujoso complejo turístico localizado al oeste del Strip de Las Vegas. El hotel cuenta con 702 habitaciones y un enorme casino, un estudio de grabación y un salón de shows con 2.200 asientos, es propiedad y mayoritariamente operado por la Familia Maloof.
La suite decorada al estilo Playboy dispone de un jacuzzi que flota por encima del Strip de Las Vegas. Los 10.000 metros cuadrados y dos pisos de la suite cuentan con servicio de mayordomo las veinticuatro horas del día y una cama giratoria bajo un techo de espejos.
El resort se ha convertido en un destino popular de miles de turistas, especialmente con las celebridades jóvenes de Hollywood ya que es uno de los hoteles más lujosos del mundo.

6- MANDARIN ORIENTAL

Este hotel, ubicado en el piso 35 del prestigioso Times Warner Centeren el Columbus Centre de Nueva York (EEUU). Es uno de los hoteles más lujosos del mundo en el que se combina el lujo, servicio y rejuvenecimiento. Tiene un total de 204 habitaciones, todas decoradas con matices asiáticos brillantes y ofrecen vistas inigualables de la Gran Manzana.

7- THE FAIRMONT KEA LANI MAUI

Situado en la playa virgen de Wailea, es un resort de lujo frente al mar en Hawaii, considerado uno de los hoteles más lujosos del mundo. Un refugio de lujo en uno de los lugares más pintorescos en la tierra, a sólo 17 km del aeropuerto de Kahului, pero a un mundo de distancia del ajetreo y el bullicio de la ciudad.

Las 37 villas de dos y tres dormitorios están a sólo unos pasos de la espectacular playa de Polo, Wailea. La villa de dos dormitorios es de 1800 metros cuadrados y la villa de tres dormitorios incorpora 2.200 metros cuadrados.

8- PRESIDENT WILSON HOTEL

Situado en Ginebra (Suiza), es considerado uno de los hoteles más caros y lujosos del mundo.  La suite de cuatro dormitorios tiene capacidad para 40 personas y un salón de cócteles. Este lujoso e impresionante hotel es utilizado por los dirigentes mundiales que llegan a la ciudad ya que cuenta con muchísima seguridad, como cristales antibala y puertas blindadas.

9- THE ATLANTIS

Este espectacular complejo situado en Paradise Island (Bahamas), podría ser considerado no solo como uno de los hoteles más lujosos del mundo, sino también como un singular parque de atracciones. Posee una impresionante arquitectura y es famoso en todo el mundo sobre todo por su acuario que contiene casi 50.000 especies marinas, entre ellas numerosos tiburones, distribuidas en diferentes estanques en torno al edificio principal.
Posee 2.317 habitaciones, 11 piscinas, una laguna artificial con playa en la que puedes realizar buceo, 17 restaurantes y cafeterías, un casino inmenso (el mayor del Caribe), un puerto deportivo, un golf con 18 hoyos, una discoteca, una galería comercial  y hasta un cine con 400 asientos. No ofrece un entorno íntimo pero si innumerables servicios e increíbles instalaciones.

10- PARK HYATT HOTEL 

Estratégicamente situado en la prestigiosa calle Rue de la Paix, el Park Hyatt París, ofrece un lujoso lugar de retiro a escasos pasos de las mejores atracciones turísticas de París. Su elegante vestíbulo cuenta con una amplia colección de arte contemporáneo. Lujo y tecnología son las dos principales características de este hotel. Sus habitaciones fueron diseñadas por Ed Tuttle. Su Suite Imperial tiene 750 metros cuadrados, techos altos, una sala comedor, cocina y bar.

Los pilares fundamentales sobre los que debe construirse una marca online

POSTED ON abril 20th  - POSTED IN Sin categoría

Las marcas deberían olvidar su obsesión con los clics y centrarse en elementos con mayor alcance 

Internet se ha convertido en una parte muy importante de nuestras vidas diarias y también en uno de los escenarios clave en los que tienen que moverse las empresas. La red es, por tanto, un elemento más en la estrategia de posicionamiento y a la hora de llegar a los consumidores y debe ser una de las piezas clave a la hora de construir imagen de marca.

Pero construir marca en internet no es tan fácil, o al menos no parece que las marcas que la están empleando para ello lo estén haciendo del todo bien, como se puede desprender del análisis que acaban de publicar en Warc.

De entrada, las compañías se enfrentan a un problema en lo que a la red se refiere. El modo en el que se está midiendo el éxito y la respuesta de los consumidores a los contenidos que se publican online ha hecho que los responsables de estrategia digital se centren, sobre todo, en elementos que son inmediatos. En la medición del éxito en la red, ha ganado el corto plazo.

La obsesión con el clic

Y así es como los marketeros se obsesionan con los clics que consiguen las cosas, que como recuerdan en el análisis no hay necesariamente una relación directa entre conseguir una alta cantidad de clics y que esto realmente importe en términos de imagen de marca. La obsesión por lograr un pico de tráfico ha hecho que los directivos pierdan un poco de vista la importancia de construir marca, de trabajar para asentar una imagen de marca sólida y atractiva, alerta el experto.

Porque la marca no se construye con un pico de clics, sino más bien con un mix de elementos. La fama es importante, pero también el que la narrativa empleada sea atrayente, que se distinga de lo que hay en el mercado o que se creen asociaciones emocionales entre los receptores del mensaje y los creadores del mismo.

Para ello, las marcas no deben centrarse en los premios inmediatos, como los clics logrados, sino más bien en un panorama mucho más amplio. Tienen que comprender la complejidad de la red y necesitan asumir qué es lo que funciona y qué es lo que no lo hace en la misma, para así posicionarse de un modo que funcione ante los consumidores.

Los cuatro pilares

¿En qué tienen que trabajar los responsables de marca? En el análisis se señalan cuatro puntos clave, que deben funcionar como una suerte de pilares sobre los que asentar el trabajo y sobre los que hacer esa actividad de construcción de imagen de marca.

El primero es poco sorprendente: la clave está en el móvil. Los responsables de estrategia tienen que trabajar en los contenidos y tienen que comprender cómo estos se perciben y se reciben en un entorno dominado por las pantallas móviles. El móvil no solo ha cambiado el modo en el que se ve el contenido, sino también el tipo de mensajes que triunfan y el modo en el que los procesamos. Por ejemplo, según algunos estudios, el 70% del contenido que ahora consumimos online desde el móvil es contenido de consumo inmediato (esas cosas que se pueden leer/ver rápido), pero un 30% es contenido más inmersivo, aquellas cosas que necesitan más calma.

El segundo punto clave es la creatividad. No solo hay que presentar el contenido más adecuado, sino también hacerlo de la forma más correcta posible. En el mundo en el que ahora tienen que moverse las marcas esto requiere, apunta el experto, que sea lo más ‘feed-friendly’ posible.

A esto se suma el tercer punto destacado, el de la distribución. Distribuir el mensaje es una tarea compleja, que requiere poner en juego muchos elementos, desde lo que se trabaja de forma orgánica a lo que se comparte de forma de pago pasando por lo que se puede conseguir con una campaña de comunicación en medios. Y, posiblemente, las marcas deberían olvidar de una vez por todas la idea del viral como varita mágica que lo conseguirá todo.

Y, finalmente, hay que trabajar los sistemas de medición de resultados, que deben ir mucho más allá de lo básico e inmediato. Tienen que ser capaces de medir no solo lo que ocurre ahora mismo, sino también como eso afectará al largo plazo.
Fuente: Puromarketing.com

Back to Top