Lo que las marcas deben saber sobre cómo son los jóvenes seguidores del fútbol

POSTED ON mayo 24th  - POSTED IN Sin categoría

Emplean más canales para hablar de este deporte y siguen siguiendo los partidos en directo

El fútbol mueve millones. Los mueve de forma directa, con los grandes fichajes de los equipos y los movimientos directos de las compañías del mercado futbolístico, compañías por otra parte con valoraciones millonarias. Los mueve también de forma indirecta, con no solo muchos productos derivados e industrias que hacen caja gracias al mercado del fútbol sino también con todo lo que las marcas y las empresas hacen para posicionarse usando al fútbol para posicionarse.

Este deporte tiene muchos elementos muy positivos para las marcas y para las empresas, al menos si saben jugar bien sus cartas y si en el camino no se le cruzan problemas. Por un lado, está el elemento más obvio. Las audiencias futbolísticas son millonarias y el potencial por tanto de eco que tiene es muy importante. Posicionarse vinculado a todo esto permite llegar a audiencias muy amplias y posibilita una exposición muy importante, como demuestra el interés que las grandes marcas muestran siempre en los grandes eventos futbolísticos (aunque quizás el próximo Mundial no sea el mejor ejemplo).

Por otro lado, el fútbol está muy vinculado a un sentimiento de comunidad. Los seguidores del equipo no son solo fans entusiastas, sino que establecen entre ellos unos vínculos mucho más poderosos. Es casi como una suerte de grupo gigante de amigos. Y, en un terreno en el que las marcas buscan estas conexiones emocionales, esto es un poderoso y nada desdeñable valor.

Los nuevos seguidores del fútbol

Pero, como ocurre con tantas cosas, el fútbol no es un elemento inamovible. La industria ha cambiado, los seguidores de este deporte también lo han hecho y las marcas y las empresas tienen que ajustarse a lo que los fans quieren y hacen para poder seguir conectando con ellos. Y ¿cómo son ahora los seguidores del fútbol?
Un estudio británico acaba de analizar cómo son los seguidores más jóvenes de este deporte (los que tienen entre 16 y 24 años) y cómo se sienten en relación con el juego y los equipos protagonistas. “Nuestro nuevo estudio muestra claramente que los modernos seguidores del fútbol son cosmopolitas, curiosos culturalmente y apasionados”, explica uno de los responsables del estudio.

¿Qué implica esto? De entrada, se podría decir que los seguidores jóvenes ya no viven en una especie de nicho o de burbuja de contenidos, sino que siguen varias fuentes, tienen intereses diversos en el deporte y conectan de forma mucho más masiva.

Redes sociales y fútbol

Por ejemplo, las redes sociales se han convertido en un elemento muy importante en las conversaciones sobre fútbol y el seguimiento del deporte. Un 58% de los jóvenes emplea de forma regular Whatsapp para hablar de fútbol. A ellos se suman el 32% que usa Snapchat y el 24% que emplea Twitter. El fútbol llega hasta a redes sociales que no están de entrada tan claramente asociadas a ella. Por ejemplo, un 15% de los jóvenes también publican contenidos asociados al fútbol en Instagram.

Lo interesante, sin embargo, es la creciente consciencia de lo que se mueve en redes sociales y de cómo esta información puede tener ciertas implicaciones. El estudio ha concluido que los jóvenes son cada vez más conscientes del riesgo de que las redes sociales se conviertan en cámaras de eco para sus contenidos y para sus posiciones, pero también con cómo lo que publican puede afectarles en el futuro. Son más conscientes de cómo los comentarios que publican afectarán en algún momento a su marca personal.
Aun así, las redes sociales son solo el 8,6% del tiempo destinado a consumir fútbol y a hacer cosas relacionadas con el fútbol. Un 34% del tiempo se destina a ver partidos en directo, un 16,6% al gaming, un 13,8% a jugar al fútbol y un 11% a consumir contenidos relacionados con resultados y análisis.
Fuente: PuroMarketing.com

Qué debemos tener en cuenta antes de lanzarnos a hacer marketing con influencers

POSTED ON mayo 22nd  - POSTED IN Sin categoría

Determinar cuánto pagar es complicado, pero las marcas y las empresas pueden partir de ciertas cuestiones para hacer que esa decisión sea más sencilla 

El marketing con influencers se ha convertido en un elemento determinante y decisivo en la estrategia general de marketing. Para las empresas y para las marcas, los influencers se han establecido como la respuesta de moda a algunos de los grandes problemas que tienen en sus campañas.

Los influencers logran saltarse más barreras de las que establecen los consumidores de las que lograr cruzar otros anuncios, sus mensajes suelen ser percibidos como mucho más relevantes que los que ofrecen otros formatos publicitarios y además suelen tener menos problemas para llegar a los consumidores de forma orgánica (no hay que olvidar que los influencers operan en redes sociales) de las que tendrán los mensajes de las marcas en general.

Pero, a pesar del interés que despiertan y de que parece que todas las compañías están intentando trabajar con ellos y emplearlos, los influencers también tienen su punto de complicación. Lo principal es, ahora mismo, que las empresas no saben cuánto o cómo pagarle y qué deben tener en cuenta antes de empezar a trabajar con ellos. Partiendo de un análisis de Warc, se podrían señalar varios puntos clave.

No cualquier influencer vale y no cualquier influencer te querrá

Quizás esta es la primera regla y la básica del marketing con influencers. No hay que dejarse llevar por lo que está haciendo la competencia y no hay que dejarse llevar por lo que se cree que se está viendo en un primer momento o a simple vista. No vale con que la persona con la que se va a trabajar tenga un ‘influencer’ escrito en su bio en la red social de turno. De entrada, el influencer tiene que encajar con la estrategia de la compañía y con sus objetivos. Tiene que servir para cumplir con un fin y para llegar al nicho de mercado al que se quiere llegar.

Pero, además, el influencer tiene que sentirse cómodo trabajando con la marca. Como señalan en el análisis de Warc, un 44% de los influencers necesitan que la marca y sus valores encajen con ellos para poder aceptar el trabajo. Un 73% reconoce, además, que pone más entusiasmo en la creación de contenido para una marca si esta le apasiona.

Sí, negociar la compensación va a ser complicado

Pero ese no será el único punto de partida que resultará complicado. Decidir qué se pagará y cómo se hará también lo es. De entrada, eso sí, hay que tener en cuenta que hay que pagar por el trabajo que hacen los influencers. El tiempo de pensar que simplemente vale con establecer una relación, regalar un producto y que el influencer hablará de ti se ha terminado.

Para el influencer – al menos para el que se dedica en serio a esto – esto es un elemento más de sus ingresos y una cuestión más que facturará. Encontrar cuánto se le pagará no es sencillo, como tampoco lo es determinar qué dirán y cómo lo dirán. Las marcas no pueden esperar que el influencer publique su anuncio sin más.

Hay que tener claro qué valor aporta todo esto

Y, quizás, el primer elemento clave para determinar qué se va a invertir en esto y cómo se pagará el trabajo del influencer está en tener claro qué aporta todo esto y qué se sacará de todo ello. El primero elemento a determinar es el valor que se recibirá, como también qué valor se aportará al influencer más allá de simple y llanamente el pago que se hará por el mensaje.

Este último punto es importante porque impactará en cómo recibirán los consumidores y seguidores del influencer de turno lo que este tenga que decirles. Cuando el mensaje aporta un elemento añadido, algo más para las audiencias, será recibido de un modo mucho más efectivo y con mucho más entusiasmo. Tener claro el valor que la marca espera recibir, por otra parte, hace que sea mucho más sencillo estimar el éxito o el fracaso de la campaña.

Hay que poner objetivos claros

En relación con este último punto, es muy importante tener claro qué se quiere lograr y cómo se va a hacer. Hay que marca claros los objetivos a conseguir pero también lo que se necesitará para lograrlo. ¿Con cuántos influencers se tiene que trabajar? ¿Cuántos mensajes se deben compartir? Solo así se conseguirá cumplir con los que se espera lograr.

Igualmente, es importante tener en cuenta otros elementos derivados y relacionados con lo que está haciendo el influencer y con lo que supone nuestra campaña. Hay que estudiar bien todos los elementos y tenerlos todos en cuenta.
Fuente: Puromarketing.com

Sushi Club elige a Yeah! Argentina como su Central de Medios

POSTED ON mayo 15th  - POSTED IN Sin categoría

A mediados del 2001, cuando se estaba gestando la mayor crisis económica del país, surgió la idea de SushiClub. Dada la situación imperante, el lanzamiento de SushiClub se cristalizó en un pequeño local en el barrio de Martínez, zona por excelencia residencial del Gran Buenos Aires.

La calidad del producto ofrecido, la atención esmerada y familiar brindada al cliente, sumada a una ambientación adecuada y propia, hizo que en muy poco tiempo se impusiera el estilo “SushiClub”, recibiendo en sus mesas a las más famosas figuras de la moda y el espectáculo.

Como consecuencia del éxito logrado, a partir de 2002 comenzó un proceso de expansión que culminó con la apertura de nuevos locales en los polos gastronómicos más distinguidos de la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores. Durante su crecimiento, la marca fue desarrollando un perfeccionamiento de los manuales de procedimientos para dar comienzo a la difusión de franquicias.

Gracias a la afluencia de público de todo el país y turistas extranjeros, SushiClub abrió sus puertas en las ciudades más importantes del país y en los principales puntos turísticos con locales de temporada.

Además de crecer a lo largo de Argentina, SushiClub apuntó a un desarrollo internacional que comenzó con franquicias en España, seguido de Paraguay y México, hasta llegar al país del norte con la apertura de su primer local en una de las zonas más exclusivas de Miami: Coral Gables.

Conciente que su concepto único en el mundo se puede aplicar a una multitud de países, SushiClub cuenta con un plan de expansión ambicioso y sigue analizando nuevas propuestas.

Hoy Sushi Club elige a Yeah! Argentina como su agencia de medios para el desarrollo de su estrategia de marca, planificación y compra de medios on-line, off-line y mobile.

El turismo y el sector viajes ya no pueden concebirse sin internet

POSTED ON mayo 9th  - POSTED IN Sin categoría

Cada vez gastamos más dinero en compras online ligadas a los viajes, aunque lo hacemos más desde escritorio que desde móvil

Internet se ha convertido en un elemento crucial y decisivo en nuestros hábitos de compra y consumo en lo que a turismo toca. Compramos cada vez más y más cosas online y entre ellas han estado desde un primer momento todas las cuestiones ligadas con los viajes. Reservar un billete de avión fue, seguramente, el primer paso que muchos dimos en nuestro camino para adentrarnos en el comercio electrónico.

Pero ¿cómo han cambiado las cosas? ¿Cómo ha impactado la llegada del smartphone al consumo de viajes? Esas son algunas de las preguntas que se plantean en el último estudio de Comscore sobre viajes, turismo y hábitos de compra en Europa ligados a ellos en ecommerce.

Nos gastamos cada vez más dinero en comprar viajes online

La red se ha convertido en uno de los elementos determinantes para consumir de cara a los viajes y cada vez gastamos más dinero en compras online relacionadas con el viaje. Francia es el mercado en el que más aumentado el gasto que se realiza (en un 62%), pero en general en Europa se ha subido en compras de viajes en la red. En España, la media de gasto está en los 402 euros por comprador, una subida del 15% frente a los 351 del año anterior.
Prácticamente toda la población internauta es audiencia de sitios de viajes
Eso es lo que ocurre en España (aunque no en todos los países de Europa analizados en el estudio). En España, la población adulta que está en línea es de 29 millones de personas. De ellas, una gran parte es también audiencia multiplataforma de sitios de viajes. En total, en este último grupo, entran 25 millones de personas.

Existen dos grandes tipos de compradores

En el proceso de compra de viajes online, se pueden definir dos tipos de comportamientos entre lso compradores. Por un lado, están aquellos consumidores que hacen pocas visitas a los sites de viajes pero que pasan mucho tiempo en cada una de ellas. Este perfil de viajeros suele además preferir sites de su propio país y hasta operadores ligados al mismo (como pueden ser los operadores públicos de tren).

Por otro lado, está el perfil opuesto. Son consumidores que dedican poco tiempo a sus visitas. Las visitas que hacen a las páginas de viajes son cortas, pero, por el contrario, son mucho más frecuentes que en el caso anterior. Reino Unido y España son los mercados que encajan en este nicho. En España se dedican 40 minutos por persona a visitar páginas de viajes, pero cada visita tiene una duración media de 5 minutos. De media, se hacen unas 8 visitas al mes.

Seguimos accediendo más desde escritorio a la información y servicios de los viajes que hacemos

Aunque el móvil tiene un margen bastante elevado de mercado y es en general el escenario al alza en consumo global online, en los viajes seguimos prefiriendo comprar desde el escritorio. Los minutos que dedicamos a navegar desde el móvil en webs de viajes está en la horquilla de entre el 20 al 35% del tiempo de uso. En España, la separación entre un escenario y otro es más baja. Se le dedican al mes una media de 37,9 minutos de navegación, frente a los 20,3 del móvil.

Quizás muy relacionado con esto está el hecho de que a las aplicaciones les está costando más alcanzar un peso crítico en el mercado. 51 webs tuvieron en enero más de un millón de visitantes únicos, mientras que solo 12 aplicaciones lograron conseguir lo mismo.

El móvil sirve para buscar, pero no tanto para comprar

Y, de hecho, hay una especie de separación entre lo que hacemos en el móvil y lo que hacemos en escritorio. En general, el móvil es el canal que se usa para buscar información y para encontrar datos, pero no el canal que se emplea para tomar decisiones de compra. La búsqueda de dónde ir a comer se puede hacer usando el móvil, pero la de pagar el hotel se deja para el escritorio. En España, 5,7 millones de visitantes únicos han visitado sitios de viajes, pero solo 800.000 han comprado transporte, 200.000 han comprado billetes de avión y 800.000 han pagado el hotel.
Fuente: PuroMarketing.com

¿Estamos ya en el camino de quejarnos más de los anuncios de internet que de los de la tele?

POSTED ON mayo 7th  - POSTED IN Sin categoría

Los anuncios de la red despiertan ya más quejas que los de la televisión 

Durante años, décadas incluso, los anuncios de la tele han sido uno de esos elementos que a los consumidores les encanta odiar y que encabezaban las listas de las cosas que las marcas hacen para llegar a ellos y que los consumidores no acababan de recibir exactamente bien. La publicidad en la tele resultaba molesta porque era larga, insistente y lastraba la experiencia de ver los programas favoritos. Las pausas publicitarias se hacían demasiado largas y los consumidores acaban hastiados de la experiencia publicitaria.

La cuestión no es que haya mejorado mucho. Los espectadores se siguen quejando de la publicidad de la televisión, especialmente ahora que han empezado a acostumbrarse a la experiencia de ver contenidos en plataformas de streaming en las que no hay anuncios (o, en el caso de las de algunas teles de pago, un breve anuncio al principio) y, por lo tanto, no tienen que someterse a las largas pausas de publicidad de la tele.

Pero, aunque los anuncios de la tele siguen logrando respuestas muy negativas entre los consumidores, quizás ya no sean solo los únicos anuncios que los espectadores odian y quizás no sean tampoco los únicos que consiguen despertar sus quejas. La publicidad en internet está empezando a posicionarse en puestos bastante destacados en las listas de odio, lo que invita a preguntarse si no estará cruzando la línea y si no estará a punto de convertirse en un formato mucho más odiado que la publicidad en la televisión.

Además, a medida que se dedica más tiempo a consumir contenidos en internet y a medida que se está expuesto más y más a los anuncios de la red, mayores son las posibilidades de que los internautas se saturen con la publicidad.

Más quejas formales sobre internet

Y, de hecho, los anuncios en internet ya despiertan más quejas y protestas que los de la tele. El último de los estudios que permiten llegar a semejantes conclusiones llega desde Reino Unido, donde los datos de la Advertising Standards Authority (ASA), el regulador de la publicidad.

Las conclusiones del estudio señalan que en 2017 (el año del que acaban de dar datos) no solo recibieron más quejas de los consumidores sobre los anuncios en general (un 14% más de quejas) sino que además los anuncios que protagonizaron más quejas fueron ya los anuncios de internet. Sobre la publicidad online se presentaron 10.932 quejas (sobre 9.951 anuncios), mientras que sobre la televisión se presentaron 9.466 quejas (de 4.666 anuncios).

La mayoría de las quejas son sobre anuncios que invitan a creer cosas que no son ciertas, aunque, como explica un portavoz del organismo a Marketing Week, las quejas también aumentan a medida que dan a conocer más el mecanismo entre los consumidores y a medida que se producen escándalos como el de Cambridge Analytica. De forma periférica, tienen un impacto en que los consumidores sean más abiertos a la hora de quejarse de los anuncios. A todo ello se suma que también estuvieron más alerta ante la publicidad de los influencers y su falta de transparencia.

Los anuncios de internet que nos encanta odiar

La red ha logrado crecer muy rápido, convertirse en muy atractiva para los anunciantes y también lograr un odio creciente sobre ciertos formatos publicitarios. Y se podría decir que la culpa es del propio medio. Los productores de contenidos ponen anuncios en todas partes (no hay más que pensar en el formato de publicidad oculta en el texto) para poder hacer caja sea como sea, lastrados por unos precios demasiado bajos de la publicidad online. Los anunciantes han intentado repicar online lo que hacen en otros medios, lo que obviamente no funciona.

Por ello, han aparecido muchos formatos de anuncios y muchos de ellos son odiados con pasión por los internautas. No hay más que pensar en los anuncios antes de los vídeos. Un 65% de los consumidores se salta los anuncios pre-roll en cuanto puede hacerlo y un 76% de todos ellos reconoce que es algo que han interiorizado. Es decir, cuando empieza el anuncio están ya alerta para ver cuando aparece el botón para saltarlo sin pensar mucho más en ello. Es lo que tienen que hacer.

Y estos solo son una muestra de la situación. Los consumidores también odian los interstititials, los desplegables o los anuncios que ocupan toda la pantalla.
Fuente: PuroMarketing.com

Dos de cada tres consumidores dejarían su marca favorita después de una mala experiencia de cliente

POSTED ON mayo 4th  - POSTED IN Sin categoría

Las malas experiencias alejan a los clientes, más rápido de lo que piensas

La experiencia de cliente es el tercer factor más importante a la hora de tomar una decisión de compra, después del precio y de la calidad del producto. Es una de las principales conclusiones del informe Experience is everything: Here is how to get right, que hemos realizado en PwC a partir encuestas con 15.000 consumidores en doce países. A continuación, algunas las principales

Las malas experiencias alejan a los clientes, más rápido de lo que piensas
Si crees que tendrás mucho tiempo para hacerlo bien porque eres una marca querida, piénsalo de nuevo. Imagine perder un cuarto de sus clientes en un solo día y para siempre. Eso es exactamente lo que podría suceder después de una mala experiencia con el cliente. En los Estados Unidos, incluso cuando las personas aman a una empresa o producto, el 59% las abandonaría por completo tras diferentes malas experiencias, el 17% después de una sola experiencia negativa. El 32% de todos los clientes dejarían de hacer negocios con una marca que amaban después de una mala experiencia. En América Latina, el 49% dice que se alejará de una marca después de una mala experiencia.

El alto coste del mal rato

El estudio revela lo nocivo que una mala experiencia puede ser en términos de pérdida de clientes para las empresas. Dos de cada tres consumidores aseguran que dejarían su marca favorita después de una experiencia negativa y casi la mitad (el 48%) después de varias.

Dispuestos a pagar más

Los más los 15.000 consumidores entrevistados en nuestro estudio aseguran que, en términos generales, estarían dispuestos a pagar hasta un 16% más por tener una experiencia diferencial. A la hora, por ejemplo, de tomar un café (16%), de dormir en un hotel (14%), de comprar una entrada para un espectáculo deportivo (13%) o de pagar una cena (12%).

Rapidez, facilidad de pago, y conocimiento

El informe concluye que la ecuación perfecta hacia la experiencia cliente ideal es un cóctel de distintos elementos, que se sitúan a medio camino entre le tecnología y las personas. Los consumidores valoran -en este orden de prioridades- factores como la rapidez (80%), la facilidad de pago (78), el conocimiento (78%) y el trato (77%)de nuestros empleados, la comodidad (77%), que contemos con las últimas tecnologías (73%) y la interacción humana (68%).

Tecnología, sí, pero también factor humano

En esta cesta, el valor de la tecnología es evidente. De hecho, el estudio incluye una relación de actividades en las que los consumidores esperan una mayor experiencia digital, como a la hora de cerrar una cita con el médico, de votar, de reservar un hotel, de hacer el check-in del equipaje. Pero la tecnología sola es insuficiente y no debe ser vista como una solución en sí misma, sino como un facilitador. Los consumidores reclaman, cada vez más, el factor humano y la interacción de las personas. El 75% de los entrevistados piden una mayor interacción con las personas en su experiencia como cliente en los próximos años. O lo que es igual, quieren disfrutar de las ventajas de la automatización y del desarrollo tecnológico pero, también, quiere tener a una persona cerca si la necesitan.

Aerolíneas, salud, farma y retail, las peores en ‘customer experience’
En un mercado tan sofisticado como Estados Unidos, solo el 49% de los consumidores asegura que las empresas les proponen una buena costumer experience. Este gap de expectativas, entre lo que esperan los consumidores y lo que reciben, es especialmente significativo, según el informe, en sectores como los de las líneas aéreas, salud, farmacéutico, retail y banca, entre otros.
Fuente: Puromarketing.com

Back to Top