Transformación Digital: 5 profesiones que desaparecerán o se reinventarán en 2019

POSTED ON enero 15th  - POSTED IN Sin categoría

El desarrollo y normalización del uso de robots, combinados con el uso del Internet de las cosas o el aprendizaje automático son los principales motivos de la desaparición de algunas profesiones y la creación de otras nuevas. De hecho, el 47% del empleo total se encuentra en alto riesgo de ser automatizado, como señala el informe realizado por la Universidad de Oxford, The future o employment.

Aunque para 2020 se estima que unos 7 millones de empleos habrán desaparecido debido a la transformación digital, según cifras de la investigación del Foro Económico Mundial, el cambio comenzará a notarse este año. Para Carlos Martínez, presidente de IMF Business School, “No cabe duda de que el mercado laboral está cambiando rápidamente. Profesiones que hace tan sólo unos años eran estables, hoy han desaparecido. La idea de una profesión asegurada para toda la vida es cada vez más improbable y, ante esta situación, la mejor defensa es la formación continua y la actualización constante.” Por este motivo, la escuela de negocios han analizado cuáles son las 5 profesiones que tenderán a desaparecer o reinventarse durante este 2019.

Community Manager

El uso de redes sociales es cada vez más común, por lo que es raro encontrar personas que no hagan uso de al menos una de ellas. Por ese motivo, en los próximos años la demanda de estos perfiles se basará ya no tanto en aquellos que cuenten con un conocimiento básico (nivel usuario) sino en expertos más especializados y con un nivel mayor de conocimiento del sector.

Traductores

Esta profesión se ve amenazada debido a la proliferación cada vez mayor de aplicaciones que actúan como traductores automáticos. En cualquier lugar, a cualquier hora y de forma gratuita en la mayoría de los casos. Cómo captar el humor y la traducción instantánea son los grandes retos de estas apps que muchos confían en que serán resueltos durante 2019.

Cajeros de banco o supermercados

Desde hace unos años es habitual encontrar cajeros de banco automático cuya función va más allá de la retirada en efectivo de dinero, nos permiten hacer gestiones como el pago de recibos o ingresos. Además, las tareas del personal de banco están cada vez más limitadas por el desarrollo de apps en las que se pueden llevar a cabo casi cualquier gestión de manera mucho más cómoda y sin necesidad de acudir a una sucursal bancaria. Lo mismo sucede con los cajeros de supermercado. Cada vez es más común encontrar sistemas de autoservicio de pago con el fin de librarnos de largas colas. Además, muchas entidades han comenzado a poner en marcha asistentes digitales disponibles 24/7 a través del chat en su app.

Personal de limpieza

En los últimos años, el desarrollo de robots cuya función es simplificar las tareas de limpieza ha ido en aumento. Por lo que se espera que sean ellos los que se encarguen de las labores de limpieza a partir de ahora. No es raro encontrar en cualquier hogar pequeños robots que se encargan de dejar el suelo reluciente. Hay que destacar que el mercado de robots de servicios personales y domésticos ha crecido un 20% en el último año, como asegura el informe realizado por la Universidad antes mencionado.

Call Center

La atención al cliente es uno de los aspectos que más cambiará. El personal de call center será remplazado por chatbots, los cuales han evolucionado de manera notoria mostrando un lenguaje casi humano. Además, en poco tiempo los robots encargados de solucionar nuestros problemas serán capaces de captar nuestro estado de ánimo y darnos un trato personalizado.
Pero como en todo, los cambios tienen dos caras. La transformación digital no solo acabará con muchos puestos de trabajo, sino que también los creará. Hay estudios que hablan de que en España en la próxima década se crearán más de 3 millones de empleos relacionados con el mundo digital, especialmente en los relacionaos con la robótica, drones, ciberseguridad, big data e inteligencia artificial.
Fuente: Puromarketing.com

Cómo los cambios generacionales también impactan en la atención al cliente

POSTED ON enero 7th  - POSTED IN Sin categoría

El teléfono es un claro ejemplo de cómo cambian las cosas: era el método favorito para conectar con las marcas, pero está en proceso de decadencia

Los cambios generacionales han ido impactando en los hábitos de consumo, en las decisiones que tienen que tomar las compañías o hasta en el tipo de producto que tienen que lanzar al mercado. Los consumidores del presente no quieren los mismos productos que interesaban o importaban a los consumidores del pasado y, al mismo tiempo, no se pueden usar los mismos reclamos que se usaban para vender a los padres para vender los mismos productos a sus hijos. Las cosas tienen que cambiar, que ajustarse a los nuevos tiempos y que tener en cuenta lo que importa – y lo que no – a los nuevos tipos de consumidores.

Pero lo cierto es que no solo tiene que cambiar el cómo se hacen las cosas y el modo en el que se posicionan sino que además también hay que comprender cómo están cambiando las vías que conectan a los consumidores y cómo están llegando a las audiencias de un modo diferente.

Posiblemente, uno de los ejemplos más claros para comprender cómo sucede esto está en ver lo que ha ocurrido con la televisión en los últimos años. La tele pasó de ser el medio de comunicación por excelencia y el de moda, el que había que tener en cuenta para conectar con las audiencias y para llegar a los potenciales consumidores, a convertirse en un medio en crisis por culpa del empuje de la red. Los consumidores ya no estaban echando mano de la tele para ver contenidos como hacían en el pasado, ya que los contenidos bajo demanda habían empezado a comerles terreno. Lo mismo que ocurre con la tele sucede con muchos otros elementos.

Así, las marcas y las empresas no solo tienen que tener en cuenta cómo cambian los consumidores en los tiempos modernos sino también cómo esos cambios afectan a la atención al cliente que deben ofrecer y a la experiencia de consumo. Las compañías tienen que adaptarse a los nuevos tiempos y tienen que tener en cuenta lo que esto supone. Y esos nuevos tiempos implican, muchas veces, que lo que antes parecía más cómodo o más recomendable haya dejado de serlo.

El teléfono, estrella en decadencia

El teléfono, la forma favorita de conectar con las marcas y las empresas y de recibir una buena atención al cliente, ha dejado de ser el modo preferido por los consumidores. Como apuntan en las conclusiones de un estudio de The Northridge Group, basado en una muestra estadounidense, el teléfono sigue siendo el servicio de atención al consumidor más empleado – en números generales – pero ha empezado también a ser el que presenta un mayor declive en la comparativa interanual. Más interesante todavía, el teléfono es la vía que los consumidores más jóvenes favorecen menos a la hora de conectar con las compañías.

Los números dejan ver claramente este cambio. En 2015, el 49% de los encuestados apuntaba que el teléfono era su canal favorito para conectar con atención al cliente. En 2018, el último año del que se tienen datos, el porcentaje era ya solo del 43%. Al mismo tiempo también caen los beneficios que se atribuyen al teléfono. Un 54% de los encuestados asegura que es el canal más rápido y un 48% el más fácil de usar. En 2015 eran el 65 y el 56% respectivamente.

Si se analizan los datos desde un punto de vista generacional se ve mucho más clara la fractura. Para los millennials, el canal preferido de atención al cliente es el digital, con un 44%, adelantando al teléfono (34%) y al email (20%). Frente a ellos, los miembros de la generación X se quedan con el teléfono (41%) por encima de lo digital (35%) como también hacen los baby boomers (55% teléfono y 22% digital, ellos prefieren a este último canal incluso el email, con un 23%).

Atención al cliente adaptada a los nuevos tiempos

Por ello, a las empresas no les queda más remedio que comprender con quién trabajan y a quién quieren llegar. Para que la atención al cliente funcione y para que los consumidores se sientan cómodos con ella, tienen que pensar en cómo han cambiado sus consumidores y lo que estos esperan de los nuevos tiempos. Tienen que buscar con qué canales se siente más cómodos y ofrecérselos.
Fuente: Puromarketing.com

Poniendo al consumidor en el centro de la marca, ¡pero de verdad!

POSTED ON enero 3rd  - POSTED IN Sin categoría

Ya no vale con tener claro que es algo que marcará el futuro, sino que es ya el momento de actuar

Una de las cuestiones que se han ido repitiendo en los últimos meses y que ha ido protagonizando análisis, recomendaciones e historias de éxito ha sido la de la importancia del consumidor. Una empresa que quisiese triunfar en este tiempo y hora tendría que trabajar en este terreno y debía posicionarse de un modo destacado en esta área. El consumidor no debía ser simplemente el objetivo final, sino que tenía que convertirse en el epicentro de las cosas.

En inglés se acuñó un término para ello. Era el de hacer que las empresas se convirtiesen en customer-centric, centradas en el consumidor. El potencial comprador era quien funcionaría como epicentro de las decisiones y de la estrategia de la compañía.

De hecho, muchas de las cuestiones que se convertían en elementos clave en la estrategia de la marca y en elementos al alza en lo que los responsables de marketing priorizaban (y en lo que metían dinero) estaban muy relacionados con esto. Si de pronto todo el mundo parecía estar mimando la experiencia de usuario y dedicando recursos y soluciones a la atención al cliente, era porque estaban muy influidos ya por esta nueva visión de cómo debían ser las compañías.

Que las empresas y las marcas deberían centrarse y orientarse alrededor del consumidor empezó a parecer por tanto claro, el elemento recurrente al que echaban mano y en el que se centraban a la hora de pensar por dónde deberían ir en el futuro próximo. Pero, a pesar de todos los análisis y estudios, lo de convertirse “de verdad” en una compañía orientada al consumidor y customer-centric no ha pasado de la teoría. Los responsables de las compañías saben la historia, pero no están implementando estas cuestiones en la práctica.

Tener lo tienen claro

Como recuerdan en un análisis en Marketing Week, las empresas y sus responsables de marca hablan mucho de ser customer-centric, pero hacen poco en realidad sobre el tema. Uno de los estudios del medio británico había desvelado de hecho que, aunque un 42,4% de los responsables de marketing estaba convencido de que su empresa debería estructurarse alrededor del consumidor (es decir, debería ponerlo en el epicentro de las cosas), solo un 5,8% de las compañías estaba haciéndolo realmente.

La verdad era que la mayoría de las marcas y de las compañías estaban centradas alrededor del producto o se estructuraban partiendo de alguna estrategia de marketing. Las marcas están obsesionadas con el consumidor y con lo que tienen que hacer a su respeto, pero no están haciendo nada tangible con ello.

Esto ocurre a pesar de que en el universo de la alta dirección de marketing de las compañías se está produciendo una migración. Los números de chief customer officers han ido en aumento y, de hecho, en algunas compañías se ha producido el cambio. Han pasado de tener un chief marketing officer a contar con un chief customer officer. En Reino Unido, entre 2014 a 2017 se pasó de 14 chief customer officers a 90 en las empresas. La tendencia es además de cuño nuevo: el 46% de estos fichajes se hicieron en los últimos doce meses del período analizado.

No vale con hablar de ello, hay que hacerlo

Pero se podría decir que el tiempo de la verdad ha llegado: ya no se puede simplemente hablar de ser customer-centric. Ahora hay que serlo realmente. Y tampoco vale ya esperar que las cosas acaben encajando. Las marcas tienen que tomar decisiones y marcar agendas de acciones para empezar a serlo. Hay que dar el cambio de la teoría a la práctica.

La clave está en que hacerlo y serlo han empezado a ser ya completamente necesarios. Todo es pico de interés por poner al consumidor en el epicentro de las cosas viene por una realidad clara y es la de que los consumidores son cada vez más exigentes, buscan más experiencias y tienen más que nunca dónde escoger. Las marcas han comprendido que ese es el estado de las cosas y ahora tienen que actuar acorde con ello.

No hacerlo puede ser un riesgo brutal para su supervivencia, especialmente para aquellas compañías que llevan ya un tiempo en el mercado y han integrado los ritmos, las preocupaciones y las estrategias del pasado.

Porque, aunque las empresas de siempre no estén haciendo estas cosas (aunque sí viéndolas), las de nuevo cuño sí han asumido que deben actuar de un modo customer-centric. Con ello pueden convertirse en las pirañas que se coman el mercado de las otras.
Fuente: Puromarketing.com

 Los 10 mejores destinos para celebrar Fin de Año 

POSTED ON diciembre 31st  - POSTED IN Sin categoría

Empieza bien el año nuevo con alguna de estas increíbles celebraciones alrededor del mundo y, de paso, descubre dónde celebrar una Nochevieja épica.
Este año sí. El 2016 lo acabarás también comiendo las tradicionales 12 uvas típicas de España pero cambia el escenario y hazlo en un lugar tan especial que el año que viene no pueda más que comenzar con buen pie.

La Nochevieja de este 31 de diciembre va a ser de todo menos aburrida si tomas en cuenta las recomendaciones que te damos. Corre, no pierdas más tiempo, sigue leyendo y empieza a planificar dónde descorchar el champán con los 10 mejores destinos para celebrar fin de año alrededor del mundo.

1. Madrid, España

“En la Puerta del Sol, como el año que fue…”, eso cantaba el conocido grupo musical Mecano recordando todas las Nocheviejas que se han celebrado en tan célebre plaza madrileña. El reloj de la Puerta del Sol es el mecanismo más famoso de España, el que marca para la gran mayoría de los españoles el inicio de un año nuevo, ya que gran parte de las televisiones del país se sitúan allí para retransmitir las doce campanadas. Pero no es solo eso, la fiesta que se monta en la Puerta del Sol es una de las más animadas de Europa y tanto madrileños como visitantes se congregan para brindar y celebrar por todo lo alto antes y después de que suene el peculiar carrillón, la bola que baja en lo alto del reloj unos segundos antes de las doce. Un consejo: prepara tu bolsa de cotillón y llega con tiempo para coger un buen sitio y no perderte ni un solo detalle.

2. Nueva York, Estados Unidos

Desde 1907 la gran “bola” de la neoyorkina plaza de Times Square desciende marcando el inicio de un nuevo año para quienes siguen con fervor la mayor celebración de Estados Unidos. El fiestón para despedir el año que se va comienza nada más y nada menos que siete horas antes durante las cuales podrás ver actuaciones musicales de celebrities de primer nivel antes de que una lluvia de casi una tonelada de confeti caiga sobre las cabezas de casi el millón de personas que se congregan en la plaza. Reserva ya tu vuelo porque la celebración de Times Square es algo que tienes que vivir una vez en tu vida y 2016 no puede acabar de mejor manera que en la ciudad de los rascacielos.

3. Londres, Inglaterra

Sabes que ir a Londres en Navidad siempre es un auténtico placer, así que aprovecha que lo tienes a la vuelta de la esquina para rematar este 2016 a lo grande. Desde el South Bank, junto al conocido London Eye, podrás contemplar junto a más de 500.000 personas el increíble espectáculo de fuegos artificiales sobre el Támesis y el Big Ben cuando el nuevo año haya comenzado. La fiesta de fin de año en la capital británica dura hasta altas horas de la noche pero si decides comenzar 2016 sin parar de celebrar, no puedes perderte la New Year’s Day Parade, un gran desfile de Año Nuevo en el que los mejores músicos, bailarines y acróbatas recorren las calles de la ciudad.

4. Sídney, Australia

¡Deja ya de verlo por el telediario y corre a Sídney para celebrar en directo una de las primeras entradas al año 2016! El espectáculo de fuegos artificiales de la ciudad australiana es uno de los más impresionantes del planeta y la imagen de la celebración del Año Nuevo con una iluminada Opera House y una preciosa bahía como telón de fondo ha dado la vuelta al mundo en muchísimas ocasiones. Aunque hay varias sesiones pirotécnicas previas, la más espectacular es la que despide el año y que dura unos quince minutos adornando el cielo de Sídney con todo tipo de figuras de fuego. Ve muy preparado si quieres coger sitio, ya que es común que la gente haga colas desde primera hora del día 31 de diciembre para tener su espacio en los mejores lugares de la ciudad como los Botanic Gardens, donde la entrada es gratuita.

5. Budapest, Hungría

Las celebraciones de Año Nuevo en la capital de Hungría no se ciñen a la noche del 31 de diciembre y a la mañana del día 1 de enero. Los húngaros son unos auténticos fiesteros y cuando pongas el pie en la ciudad del Danubio ya llevarán varios días de juerga. Así que si quieres un Fin de Año completo, vuela a Budapest y sigue paso a paso el plan que te hemos diseñado: abrígate bien y coge sitio frente al Puente de las Cadenas para ver los fuegos artificiales sobre el Castillo de Buda; brinda con pálinkapor el comienzo de 2016 y corre a disfrutar de los mejores ruin bars que se animan hasta altas horas de la noche; empieza el año con buena música en el concierto del día 1 de enero de la majestuosa Ópera; y, por último, sácate la resaca con un relajante baño en el balneario al aire libre de Széchenyi.

6. Tokio, Japón

La celebración del Año Nuevo en Japón está llena de simbolismo y rituales que debes cumplir incluso tres días después del shōgatsu, es decir, la principal festividad japonesa. Despide 2016 comiendo unos toshikoshi-soba, los tradicionales fideos que simbolizan la esperanza de una vida larga, y visita el Meiji Jingu, uno de los templos más importantes de Tokio, para tocar la campana, hacer las plegarias a los dioses y beber amazaki, un sake dulce que te hará entrar en calor. Lo mejor para recibir el 2016 es que te dirijas al famosísimo cruce de Shibuya, donde se dan cita los tokiotas para hacer la cuenta atrás y continuar con la fiesta en alguno de los karaokes de una de las ciudades más apasionantes del mundo. Por último, en la mañana de Año Nuevo zámpate el osechi ryōri, la comida típica de este día en Japón, que consiste en una delicada mezcla de alimentos colocados en recipientes solamente utilizados en este día.

7. Edimburgo, Escocia

No te preocupes por el frío, abrígate y descubre el sorprendente Fin de Año de Edimburgo, una ciudad que nos enamora cada vez más. El Hogmanay (como lo llaman los escoceses) es la mayor fiesta de Nochevieja del mundo, ya que durante tres días consecutivos tienen lugar por sus calles bailes, desfiles de vikingos con antorchas y un montón de conciertos de grandes grupos musicales como Kaiser Chiefs, que este año actuará en el gran festival que se celebra en la calle el día 31 de diciembre. Celebra el Año Nuevo a las 12 de la noche cantando la conmovedora Auld Lang Syne y comienza con buen pie 2016 lanzándote al mar en el tradicional baño en el Firth of Forth del Loony Dook, la mañana del 1 de enero.

8. Río de Janeiro, Brasil

Más de dos millones de personas se concentran en la mundialmente famosa playa de Copacabana para celebrar la Nochevieja y darle la bienvenida al nuevo año con una macrofiesta al ritmo de samba. Vístete de blanco (el color de la suerte) y lánzate a la playa para danzar al son de los tambores en el aclamado Reveillon, la multitudinaria fiesta carioca en la que espectaculares fuegos artificiales y buena música están más que asegurados. Haz como manda la tradición: come siete uvas esta vez, arroja flores al mar, entra en él y salta tres olas consecutivas para que el próximo 2016 venga cargado de boa sorte.

9. París, Francia

Uno de tus propósitos de Año Nuevo debería haber sido despedir el 2016 en uno de los rincones más especiales del mundo, los Campos Elíseos de París. A lo largo de los 2,4 kilómetros que van desde el Arco del Triunfo a la Plaza de la Concordia, un montón de parisinos y visitantes de todo el planeta se dan cita para brindar con champagne y dar la bienvenida al año con los papillotes, unos bombones de chocolate típicos cubiertos con un envoltorio brillante. Culmina tu Nochevieja diferente en la Fiesta de San Silvestre, coronada por la icónica Torre Eiffel, que hoy luce más bonita

10. Viena, Austria

Viena en Navidad es simplemente una maravilla, la ciudad imperial se viste de fiesta con sus luces y mercadillos y la nieve cubre sus calles dándole un toque especial. Además, el centro histórico de esta ciudad austriaca se convierte en una gran fiesta el día 31 de diciembre, cuando se llena de puestecitos para comer y beber antes de que todo el mundo se lance a bailar el vals cuando dan las 12 de la noche en los alrededores de la plaza del Ayuntamiento, donde un grupo en directo toca el precioso Danubio Azul. Ya que has venido hasta aquí, no deberías perderte el concierto de música clásica más famoso del mundo, el concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena, que podrás seguir en directo junto a los vieneses en una pantalla gigante en la Rathausplatz.

Las 6 ciudades más Navideñas del mundo

POSTED ON diciembre 25th  - POSTED IN Sin categoría

Hay ciudades a las que les sienta especialmente bien la Navidad. Paisajes y decorados de cuento, los mejores mercadillos, auroras boreales, fuegos artificiales o los mejores recitales de música en directo son algunos de los atractivos turísticos para estas fechas. Si estas navidades tienes unos ahorros o simplemente quieres saber cómo y dónde se celebran las navidades más pintorescas, echa un vistazo a nuestra lista.

AUSTRIA
Viena

Viena cuenta con más de 10 pintorescos mercados navideños. El Mercado Christkindlmarkt de la Rathausplatz que aparece en la foto es uno de los más emblemáticos de la ciudad. Si a ello le añades la nieve, la pista de patinaje junto al ayuntamiento, o los tradicionales edificios como el Belvedere, el  Palacio de Schönbrunn, la Karlskirche,  tenemos el mejor escenario posible para disfrutar de unas navidades de cuento.

SUECIA
Estocolmo

Pasar la Navidad en escandinavia es algo que todo el mundo debería hacer una vez en la vida. No existe mejor escenario navideño que la ciudad de Estocolmo, con los mercaditos navideños en el casco antiguo de Gamla Stan, la nieve en los parques decorados para la ocasión, o los villancicos sonando en las calles. Y para combatir el frío nada mejor que vino caliente y las famosas galletitas de jengibre.    

ESTADOS UNIDOS
Nueva York

Si lo que quieres hacer es una apuesta segura, visita Nueva York en Navidad, patina sobre hielo, pasa una tarde de compras en uno de los muchos centros comerciales, o simplemente piérdete por sus calles repletas de una magia navideña propia de película.  

AUSTRALIA
Sidney

Pero en Navidades hay para todos los gustos. Con temperaturas próximas a los 30º, disfrutar de espectáculos de surfistas vestidos de Papá Noel en las playas de Sidney, o asistir a uno de los mejores espectáculos de fuegos artificiales del mundo puede ser un gran plan para aquellos que hayan ahorrado durante el año.    

AUSTRIA
Salzburgo

Una de las estampas más navideñas y pintorescas es la que encontramos Salzburgo. La ciudad austriaca te atrapará con los increíbles decorados de sus calles, los famosos pasacalles de los Krampus-personajes diabólicos que azotan a los niños que se han portado mal durante el año- pero sobre todo por la música y recitales. No podía ser de otra forma, siendo está la ciudad en la que nació Mozart. Así que, si decides visitar Salzburgo en Navidad preparate para cantar, porque los villancicos no dejarán de sonar.  

LAPONIA
Rovaciemi

Pero si lo que quieres de verdad es sentir el espíritu navideño por excelencia, deberías visitar Rovaciemi, el pueblo de Papá Noel. Situado en el Círculo Polar Ártico, en la laponia finlandesa, Rovaciemi te encantará por sus auroras boreales, paseos en reno, bosques nevados y sus impresionantes ríos de hielo. Además, qué mejor que llevarle en mano la carta a Santa Claus. Así, seguro que no se pierde.

La reputación de una marca no es solo una cuestión de imagen, es también clave en el precio del producto

POSTED ON diciembre 17th  - POSTED IN Sin categoría

Los consumidores están dispuestos a pagar más por aquellos productos de marcas con mejor reputación corporativa

Siempre que se habla de la reputación de las marcas y de las empresas, un tema de moda en los últimos tiempos, se aborda desde el punto de vista de los intangibles. La reputación es algo emocional, que tiene un impacto en los vínculos subjetivos que se establecen entre el consumidor y la marca. La reputación impacta en la elección de producto, en los sentimientos que esa marca despierta, en la fidelidad o en la resistencia a los problemas. Sin embargo, la reputación se puede traducir también de un modo mucho más concreto en términos económicos.

La reputación tiene además un efecto directo en los ingresos de las compañías y en el valor en mercado de sus productos. No se trata solo de que se establezcan relaciones de valor entre los consumidores y las marcas, sino que además la confianza abre el abanico a los pagos y al margen de maniobra que en ese terreno tienen las compañías.

Como acaban de concluir en un estudio investigadores de la University of Technology Sydney, los consumidores están, simplemente, dispuestos a pagar más por aquellos productos de empresas con una buena reputación. Cuando una empresa es vista por los consumidores como mejor que sus competidores en términos de reputación, también es más fácil que se pague más por sus productos. La estimación de los investigadores es que se llegue a pagar un premium del 9% por los productos de la compañía en cuestión.

El poder de la reputación como añadido en términos de valor es tan elevado que llega a tener un impacto similar a las funcionalidades premium o especiales a la hora de establecer cuánto extra se está dispuesto a pagar por las cosas. “El impacto de la reputación corporativa en las elecciones de los consumidores es sustancial comparado con la ventaja competitiva que ofrece el variar las características de los productos”, señala uno de los responsables del estudio.

Los investigadores señalan que además de lograr generar confianza y fidelidad, el tener una sólida reputación corporativa también hace que las características de los productos se vean de un modo más valioso. Estamos dispuestos a pagar más por esas cosas no tanto por lo que esas cosas son sino porque la confianza que la marca genera hace que las veamos con más valor.

Lo que ha apuntado el estudio

Los investigadores llegaron a estas conclusiones después de realizar varias pruebas de consumo con un grupo de consumidores. Primero, les pedían que hiciesen juicios de valor sobre diferentes marcas de fabricantes de televisores.

Luego, en un cuestionario separado, tenían que escoger entre diferentes televisiones en el mercado de esas marcas, con características bastante similares. Los investigadores querían analizar si podían encontrar paralelismos entre las respuestas de un cuestionario y las de otro: las conclusiones fueron las de eso era lo que sucedía.

Aquellas compañías que habían logrado buenos datos en el primer análisis eran las que lograban una mejor respuesta entre los consumidores. Estos estaban dispuestos a pagar más por los productos de esas compañías. Los sujetos del estudio estaban de hecho más dispuestos a pagar por aquellos productos con buenas características y con una buena reputación de marca de lo que estaban por pagar productos con novedosas características, sin que la reputación entrase en juego.

Por ello, y aunque los investigadores comprenden que la reputación es un intangible difícil de gestionar, se ha convertido en un elemento crucial en la estrategia de marketing y en la de producto. Las compañías tienen que ser capaces de establecer una buena reputación si quieren lograr ya no destacar en el mercado o empatizar con sus consumidores, sino directamente vender sus productos a un buen precio.
Fuente: Puromarketing.com

Back to Top