Los 10 mejores destinos para celebrar Fin de Año

POSTED ON diciembre 31st  - POSTED IN Sin categoría

1. Madrid, España

“En la Puerta del Sol, como el año que fue…”, eso cantaba el conocido grupo musical Mecano recordando todas las Nocheviejas que se han celebrado en tan célebre plaza madrileña. El reloj de la Puerta del Sol es el mecanismo más famoso de España, el que marca para la gran mayoría de los españoles el inicio de un año nuevo, ya que gran parte de las televisiones del país se sitúan allí para retransmitir las doce campanadas. Pero no es solo eso, la fiesta que se realiza en la Puerta del Sol es una de las más animadas de Europa y tanto madrileños como visitantes se congregan para brindar y celebrar por todo lo alto antes y después de que suene el peculiar carrillón, la bola que baja en lo alto del reloj unos segundos antes de las doce. Un consejo: prepará tu bolsa de cotillón y llegá con tiempo para elegir un buen lugar y no perderte ni un solo detalle.

2. Nueva York, Estados Unidos

Desde 1907 la gran “bola” de la neoyorkina plaza de Times Square desciende marcando el inicio de un nuevo año para quienes siguen con fervor la mayor celebración de Estados Unidos. El fiestón para despedir el año que se va comienza nada más y nada menos que siete horas antes durante las cuales podrás ver actuaciones musicales de celebrities de primer nivel antes de que una lluvia de casi una tonelada de confeti caiga sobre las cabezas de casi el millón de personas que se congregan en la plaza. Reservá ya tu vuelo porque la celebración de Times Square es algo que tenés que vivir una vez en tu vida y tu año no puede acabar de mejor manera que en la ciudad de los rascacielos.

3. Londres, Inglaterra

Sabes que ir a Londres en Navidad siempre es un auténtico placer, así que aprovecha que lo tenés a la vuelta de la esquina para rematar este 2016 a lo grande. Desde el South Bank, junto al conocido London Eye, podrás contemplar junto a más de 500.000 personas el increíble espectáculo de fuegos artificiales sobre el Támesis y el Big Ben cuando el nuevo año haya comenzado. La fiesta de fin de año en la capital británica dura hasta altas horas de la noche pero si decidís comenzar el año nuevo sin parar de celebrar, no podes perderte la New Year’s Day Parade, un gran desfile de Año Nuevo en el que los mejores músicos, bailarines y acróbatas recorren las calles de la ciudad.

4. Sídney, Australia

¡Dejá ya de verlo por el noticiero y corré a Sídney para celebrar en directo una de las primeras entradas al año nuevo! El espectáculo de fuegos artificiales de la ciudad australiana es uno de los más impresionantes del planeta y la imagen de la celebración del Año Nuevo con una iluminada Opera House y una preciosa bahía como telón de fondo ha dado la vuelta al mundo en muchísimas ocasiones. Aunque hay varias sesiones pirotécnicas previas, la más espectacular es la que despide el año y que dura unos quince minutos adornando el cielo de Sídney con todo tipo de figuras de fuego. Andá muy preparado si quieres tener lugar, ya que es común que la gente haga colas desde primera hora del día 31 de diciembre para tener su espacio en los mejores lugares de la ciudad como los Botanic Gardens, donde la entrada es gratuita.

5. Budapest, Hungría

Las celebraciones de Año Nuevo en la capital de Hungría no se ciñen a la noche del 31 de diciembre y a la mañana del día 1 de enero. Los húngaros son unos auténticos fiesteros y cuando pongas el pie en la ciudad del Danubio ya llevarán varios días de juerga. Así que si querés un Fin de Año completo, volá a Budapest y seguí paso a paso el plan que te hemos diseñado: abrigate bien y buscá un lugar frente al Puente de las Cadenas para ver los fuegos artificiales sobre el Castillo de Buda; brindá con pálinka por el comienzo de año y corre a disfrutar de los mejores ruin bars que se animan hasta altas horas de la noche; empezá el año con buena música en el concierto del día 1 de enero de la majestuosa Ópera; y, por último, sácate la resaca con un relajante baño en el balneario al aire libre de Széchenyi.

6. Tokio, Japón

La celebración del Año Nuevo en Japón está llena de simbolismo y rituales que debes cumplir incluso tres días después del shōgatsu, es decir, la principal festividad japonesa. Despide el año comiendo unos toshikoshi-soba, los tradicionales fideos que simbolizan la esperanza de una vida larga, y visitá el Meiji Jingu, uno de los templos más importantes de Tokio, para tocar la campana, hacer las plegarias a los dioses y tomar amazaki, un sake dulce que te hará entrar en calor. Lo mejor para recibir el año nuevo es que te dirijas al famosísimo cruce de Shibuya, donde se dan cita los tokiotas para hacer la cuenta atrás y continuar con la fiesta en alguno de los karaokes de una de las ciudades más apasionantes del mundo. Por último, en la mañana de Año Nuevo zámpate el osechi ryōri, la comida típica de este día en Japón, que consiste en una delicada mezcla de alimentos colocados en recipientes solamente utilizados en este día.

7. Edimburgo, Escocia

No te preocupes por el frío, abrigate y descubrí el sorprendente Fin de Año de Edimburgo, una ciudad que nos enamora cada vez más. El Hogmanay (como lo llaman los escoceses) es la mayor fiesta de Nochevieja del mundo, ya que durante tres días consecutivos tienen lugar por sus calles bailes, desfiles de vikingos con antorchas y un montón de conciertos de grandes grupos musicales como Kaiser Chiefs, que este año actuará en el gran festival que se celebra en la calle el día 31 de diciembre. Celebra el Año Nuevo a las 12 de la noche cantando la conmovedora Auld Lang Syne y comenzá el año nuevo lanzándote al mar en el tradicional baño en el Firth of Forth del Loony Dook, la mañana del 1 de enero.

8. Río de Janeiro, Brasil

Más de dos millones de personas se concentran en la mundialmente famosa playa de Copacabana para celebrar la Nochevieja y darle la bienvenida al nuevo año con una macrofiesta al ritmo de samba. Vestite de blanco (el color de la suerte) y lanzate a la playa para bailar al son de los tambores en el aclamado Reveillon, la multitudinaria fiesta carioca en la que espectaculares fuegos artificiales y buena música están más que asegurados. Hacé como manda la tradición: come siete uvas esta vez, arroja flores al mar, entrá en él y salta tres olas consecutivas para que el próximo año venga cargado de boa sorte.

9. París, Francia

Uno de tus propósitos de Año Nuevo debería haber sido despedir el año en uno de los rincones más especiales del mundo, los Campos Elíseos de París. A lo largo de los 2,4 kilómetros que van desde el Arco del Triunfo a la Plaza de la Concordia, un montón de parisinos y visitantes de todo el planeta se dan cita para brindar con champagne y dar la bienvenida al año con los papillotes, unos bombones de chocolate típicos cubiertos con un envoltorio brillante. Culmina tu Nochevieja diferente en la Fiesta de San Silvestre, coronada por la icónica Torre Eiffel, que hoy luce más bonita que nunca con los fuegos artificiales de fondo.

10. Viena, Austria

Viena en Navidad es simplemente una maravilla, la ciudad imperial se viste de fiesta con sus luces y mercaditos y la nieve cubre sus calles dándole un toque especial. Además, el centro histórico de esta ciudad austriaca se convierte en una gran fiesta el día 31 de diciembre, cuando se llena de puestitos para comer y beber antes de que todo el mundo se lance a bailar el vals cuando dan las 12 de la noche en los alrededores de la plaza del Ayuntamiento, donde un grupo en directo toca el precioso Danubio Azul. Ya que has venido hasta acá, no deberías perderte el concierto de música clásica más famoso del mundo, el concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena, que podrás seguir en directo junto a los vieneses en una pantalla gigante en la Rathausplatz.

Las 7 playas más lindas del mundo

POSTED ON diciembre 19th  - POSTED IN Sin categoría

De Brasil a Italia, los destinos que enamoran con sus mares infinitos y sus arenas blancas. Éstas son las playas más espectaculares alrededor del planeta
Cuáles son algunas de las playas más impactantes alrededor del planeta

Nada mejor que un destino de playa. Días de tomar sol, tardes para bañarse y jugar en el mar y noches para disfrutar de una buena caminata por la costa.

El mundo ofrece destinos paradisíacos de todo tipo y color: playas de arena blanca finísima y aguas cristalinas, o impactantes acantilados rocosos para los más aventureros. Cuáles son algunas de las más impactantes alrededor del planeta.

Lopes Mendes, Ilha Grande, Brasil

Lopes Mendes está localizada en el sur de Ilha Grande. Son 3 kilómetros de arena blanca y fina. Es un desierto marítimo paradisíaco con aguas cristalinas que enamora a todo aquel que llega al lugar. Acá no hay paradores ni restaurantes, y la naturaleza es protagonista. Para llegar hay que salir desde Río de Janeiro, manejar tres horas hasta Angra dos Reis y tomarse un ferry y un bote, además de una corta caminata por un bosque. Pero vale la pena.

Tema y Teavaro, Moorea, Polinesia Francesa

Son dos increíbles playas que se unen en la costa Este de Moorea, pero son increíblemente diferentes la una de la otra. Teavaro posee aguas no profundas protegidas por un arrecife, por lo que es un lugar ideal para practicar snorkeling. Tema, en cambio, es la preferida de los surfistas.

Horseshoe Bay, Islas Bermudas

Esta playa es una de las más famosas y populares de Bermudas, pero esconde un encantador secreto: Port Royal Cove. Con aguas calmas ideales para una escapada familiar, formaciones rocosas fantásticas, y arenas rosadas y suaves, es un destino para conocer alguna vez en la vida.

Playa de Elia, Mykonos, Grecia

Playa de Elia, con arena dorada y el azul profundo del mar Egeo
Mykonos es mundialmente conocida por ser uno de los destinos más “fiesteros” del planeta. Pero, lejos de las playas ruidosas y llenas de gente determinada a celebrar hasta el amanecer, se encuentra Playa de Elia, con arena dorada y el azul profundo del mar Egeo. Para complementar la experiencia, nada mejor que un plato de pescados locales y un buen cocktail.

Tulum, México

En la frontera norte de la reserva de la biosfera de Sian ka’an, se encuentra la ciudad maya de Tulum, uno de los principales destino turísticos internacionales. Ubicada junto a las famosas ruinas arqueológicas y a 145 km al sur de la cosmopolita Cancún, es la única metrópolis vecina al mar. Está dividido en tres áreas: la zona arqueológica, el pueblo y la zona hotelera.

Scala dei Turchi, Sicilia, Italia

La playa en la base de Scala dei Turchi, un acantilado rocoso de la costa de Realmonte, es increíblemente maravillosa. Sus arenas color bronce crean un contraste excepcional con el océano y las rocas de un gris pálido. Esta zona es una de las bellezas naturales más hermosas de Sicilia.

La Chiva, Vieques, Puerto Rico

Ésta es una de las playas más impactantes del Caribe
Un estrecho fino de arena perfecta e impecable agua cristalina de miles de tonalidades de azul crean una de las playas más impactantes del Caribe. Se accede al lugar a través de una de las 21 salidas de una ruta sin pavimentar en el medio del Refugio Nacional de Vida Silvestre de la isla.

Cómo la idea de “una buena vida” ha cambiado y como las marcas deben jugar con ello

POSTED ON diciembre 15th  - POSTED IN Sin categoría

Si hay algo que las marcas y las empresas han tenido que tradicionalmente hacer ha sido el dar respuesta a las necesidades más profundas de los consumidores. Las cosas que compramos no solo buscamos que nos den una respuesta a nuestras necesidades concretas y cotidianas, sino que nuestros intereses y lo que nos lleva a decidirnos por una marca, producto o empresa o por su competencia es que esta nos de soluciones a un nivel más profundo.

Queremos que lo que consumimos nos ayude a vivir del modo en el que queremos hacerlo.

Y ¿cómo queremos vivir? La respuesta a esta pregunta es que, claramente, queremos vivir mejor. Es lo que nos interesa y lo que buscamos, lo que nos impulsa desde siempre. Es de hecho lo que nos ha motivado e impulsado no solo a nosotros sino también a los consumidores de las generaciones precedentes.

Pero ¿qué es exactamente esa vida mejor? ¿En dónde está esa frontera que hace que lo nuevo resulte mucho más positivo que lo que teníamos antes? Es en la respuesta a esa pregunta donde se puede encontrar la diferencia y donde las marcas y empresas tienen que estar atentas para comprender cómo cambian sus consumidores.

Porque, quizás, tradicionalmente lo mejor y esa vida mejorada estaba ligado a una cierta movilidad social. Es uno de los principios que han impulsado por ejemplo el consumo de productos de lujo entre una parte importante de la sociedad y de sus consumidores. Se compraban los productos en cuestión porque hacían que se viviese de un modo mejor, de una manera como la que tenían aquellos que tenían una vida que desde fuera parecía mejor. El consumo también era en cierto modo una fórmula para entrar en ese grupo o para acercarse a ellos. No hay más que pensar, por ejemplo, en cómo en las novelas de hace cien años se hablaba de los ‘nuevos ricos’ y de sus patrones de consumo.

Lo que ahora se entiende como una buena vida

Las cosas han cambiado, sin embargo. Lo que nos mueve a comprar ya no es necesariamente un deseo aspiracional y lo que nos hacer confiar en una marca ya no es exactamente lo mismo que motivaba a nuestros abuelos.
Un estudio que se acaba de realizar en EEUU ha llegado a la conclusión de que ahora mismo lo que los consumidores quieren son productos que les hagan sentir felices y saludables. Para llegar a esos consumidores, además, las marcas y empresas tienen que ofrecer una cierta simplicidad equilibrada. Quieren que los productos sean sencillos y que se muestren equilibrados en todo lo que les interesa y buscan. Eso es lo que ahora se asocia a la ‘buena vida’.

Los productos y lo que se busca en ellos no son más que una extensión de la vida y de cómo los consumidores ahora quieren vivir de un modo más equilibrado (como demuestra el creciente interés por mejorar la relación entre trabajo y hogar o como cada vez los trabajadores buscan más trabajos que los hagan felices y no tanto ricos). De hecho, y volviendo a los datos del estudio, el dinero y el estatus se quedaron en un punto tercero de cuatro opciones de lo que es importante en la vida.

Una oportunidad para las marcas

Todo ello hace que el contexto en el que las marcas y empresas se mueven sea diferente y que distinto sea también el modo en el que deben posicionarse para llegar a los consumidores. Si antes había que vender apoyándose en los deseos materiales, ahora hay que hacerlo tratando los deseos más profundos y mucho menos tangibles. “Sueñan con una vida más equilibrada, conectada y con significado”, explica a FastCompany la responsable del estudio, hablando de lo que quieren los consumidores, “y esto es una oportunidad para generar más ventas y más fidelidad”.

Sobre todo porque, como recuerda la experta, los consumidores quieren cambiar de vida y quieren lograr conectar con todos esos objetivos vitales, pero no tienen claro cómo hacerlo. Saben que los productos y las marcas no serán la clave de la felicidad, pero ante la falta de un camino claro a seguir estos productos y servicios son el paliativo al que están echando mano.
La cuestión es además una oportunidad para todos los sectores y para todos los nichos de producto, porque este cambio y esta búsqueda de una nueva vida mejor se realiza a todos los niveles. Queremos que desde nuestra comida hasta nueva ropa nos ayuden a encontrar la vía para esa vida mejor.
Fuente: PuroMarketing

La Navidad está en vivirla

POSTED ON diciembre 13th  - POSTED IN Sin categoría

La experiencia, esa es la clave para triunfar durante la campaña de Navidad
La campaña de Navidad es uno de los momentos más importantes del año, ya que es una de las épocas en las que los consumidores gastan más, compran más y son menos críticos y reticentes a la hora de consumir. La Navidad es la época dorada de las compras y, por tanto, uno de esos momentos en los que los responsables de marketing ponen toda la carne en el asador. Es el momento de esforzarse por vender, porque es el momento en el que más se podrá hacer.

Todo este interés por la Navidad y por lo que los consumidores hacen durante este período tiene un efecto multiplicador en la estrategia. Las compañías invierten más y más dinero en hacer campañas de todo tipo para posicionarse frente a los consumidores y para conseguir así conectar mejor con ellos. Es la época de los anuncios millonarios que intentan emocionar y lograr – vía lagrimita – que compremos. También es el momento de despilfarrar en luces y en elementos de decoración o el de ampliar la plantilla en puntos de venta para intentar así no solo llegara a los consumidores sino también evitar que estos se puedan sentir olvidados y tratados no de la forma que deberían.
Pero… ¿están todas las compañías haciéndolo bien y posicionándose del modo más correcto o están en realidad no comprendiendo del todo lo que los consumidores buscan cuando se lanzan a la conquista de la Navidad?

Porque la clave de la Navidad – o al menos la clave de lo que hace que los consumidores se sientan traidos por una marca, empresa o tienda durante el período – no es tanto que se lance una avalancha de cosas navideñas o que se pongan luces y elementos de decoración en cada esquina, sino más bien que se genere una experiencia. La clave para triunfar en la campaña de Navidad y para hacer que la compañía no acabe desdibujada en medio de todo lo que está haciendo todo el mundo durante el período está en la experiencia. Si las empresas son realmente capaces de crear una experiencia logrará un retorno mucho mayor y conseguirá una conexión mucho más poderosa con los consumidores.
La Navidad está en vivirla

Y esto está muy ligado, como explican en una columna en Warc, con lo que es para el consumidor la Navidad propiamente dicha. El corazón de la Navidad y de lo que los consumidores asocian a ello es la “sensación del espíritu festivo”, esto es, sentirse relajado y feliz, la indulgencia y el dar importancia durante el período a familia, amigos y comida. Si la marca o la empresa logra meterse en esa ecuación, conseguirá no ser simplemente una más con un llamativo alumbrado sino ser la compañía que acompaña a los consumidores durante la Navidad.

A eso se suma que para los consumidores lo que los mete en el sentimiento navideño es hacer todas esas cosas ligadas a la Navidad. Según un estudio británico, el 47% de los consumidores pone el comienzo de la temporada navideña en el momento en el que pone el árbol. El día de Navidad se está haciendo además cada vez más importante.

Y en el caso de las compras, los vendedores tienen que ser capaces de transmitir también la magia de la Navidad. Aunque pocos son los consumidores que aseguran que gastan más dinero por culpa de la decoración navideña y del espíritu navideño, las compañías tienen que hacer este trabajo de posicionamiento si realmente quieren conectar con ellos.
Fuente: PuroMarketing.com

Las 9 predicciones sobre lo que será más importante en social media marketing

POSTED ON diciembre 4th  - POSTED IN Sin categoría

¿Cuáles serán las cuestiones que estarán de moda en social media marketing en 2018 y en las que, por tanto, no les quedará más remedio a los responsables de marketing que trabajar? Esa es una de las grandes preguntas que deben responder los analistas y una de las que las marcas y empresas suelen querer controlar antes de que empiece el año.

Según un análisis de Filmora, se podría decir que, de entrada, el vídeo y el uso de la tecnología serán los elementos transversales que dominarán lo que se hace en esas vías, pero lo cierto es que no serán los únicos. Se podría señalar que en 2018 las marcas y empresas tendrán que trabajar en 9 escenarios diferentes.
El vídeo estará en el epicentro de los contenidos ganadores (aún más)

La gran esperanza para los responsables de marketing en la era de las redes sociales (al menos a la altura a la que ahora nos encontramos) es el vídeo. El vídeo es lo que las propias redes sociales están potenciando y, por tanto, lo que pueden usar las marcas para posicionarse mejor en esos entornos. Esa es la lección que hemos aprendido en 2017 y esa será la lección que seguirá importando en 2018. Las previsiones son las de que el 80% del tráfico online de 2020 pueda vincularse al vídeo. El 87% de los marketeros ya está usando el vídeo y para los consumidores esos contenidos son más fáciles de recordar. El 95% del mensaje que recibimos en vídeo ‘se queda’ mientras que si lo recibimos en texto solo lo hace el 10%.

El streaming en directo sigue creciendo y aumentará aun más su popularidad
En los últimos años, ya sea mediante compra o mediante lanzamiento de aplicaciones propias, las diferentes plataformas han empezado a contar con sus propias herramientas de streaming en vídeo. El streaming se va a convertir en algo más habitual y mucho más usado por las marcas. Se espera que el mercado mueva 70.500 millones de dólares en 2021. El 80% de los consumidores ya señala que quiere ver vídeos de sus marcas favoritas en directo y las emisiones en Facebook Live tienen unos tiempos de visionado tres veces más amplios que los vídeos normales.
El boom del contenido efímero

Nace, aparece y rápidamente desaparece: el contenido efímero será cada vez más habitual y será cada vez más recurrente. Se espera de hecho que en 2018 se doble su presencia.
La inminente era dorada de la realidad aumentada

Llevamos un tiempo hablando de la realidad virtual y de la realidad aumentada, pero esta última parece haber cogido la delantera en lo que a previsiones para 2018 toca. Ya se habla del ‘augmented commerce’ como la próxima gran revolución del ecommerce y se espera también que las redes sociales se lancen a la conquista de la misma en breve.
El uso de los chatbots y la inteligencia artficial va en aumento

Ya hay 12.000 bots activos en Facebook Messenger, una cifra que dice mucho de hacia dónde van las cosas. Se espera que el 30% de las conversaciones de chat que mantengamos en 2018 sean con un bot.
El gran momento de la Generación Z

Las marcas y las empresas han estado en los últimos años obsesionadas con los millennials y con todo lo que ellos pueden hacer por ellas, pero ahora las tornas van a cambiar. De hecho, se podría decir que llevan haciéndolo durante ya todo 2017. 2018 será el año en el que el cambio será mucho más claro. La gran obsesión en redes sociales de las marcas será ahora la Generación Z, los adolescentes, considerados los primeros nativos digitales ‘de verdad’.
Más dinero para la saca del influencer

Los influencers tienen buenos resultados. El 94% de las marcas y empresas que los han empleado cree que son una herramienta efectiva para conseguir resultados. A eso se suma que un 49% de los usuarios de Twitter y de Instagram sigue confiando en los influencers como fuentes de recomendaciones valiosas. Los índices de conversión son también más elevados en las campañas con influencers que en otras campañas (10 veces más, de hecho), lo que hace que las marcas vayan a seguir apostando en firme por esto.
Cada vez habrá más contenido móvil

A medida que hay más usuarios móviles y dedicamos más tiempos a conectarnos desde nuestros móviles, también aumenta la cantidad de contenido que se ajusta mejor a esas pantallas. Según las previsiones, cada vez habrá más contenido pensado directamente para el móvil, más teniendo en cuenta que los tiempos ya baten en móvil al escritorio en muchas redes sociales. Según datos (de EEUU) el 68% del tiempo que pasamos en Facebook es móvil, el 92% en Pinterest, el 86% en Twitter o el 98% en Instagram.
Las marcas estarán más presentes en las herramientas de mensajería

Las herramientas de mensajería son uno de los grandes problemas a los que se enfrentan las marcas, ya que son el origen y la esencia del llamado ‘dark social’, links que no pueden ser controlados y de los que no se puede saber por tanto cómo han llegado hasta uno los consumidores. El dark social es ya el 69% de todo lo que se comparte / navega en el mundo y es incluso superior en Europa (77%). Las marcas necesitan, por tanto, entrar en ese terreno y estar más presentes.
Fuente: Puromarketing.com

Los 10 lugares más navideños del mundo

POSTED ON diciembre 1st  - POSTED IN Sin categoría

De parques de diversiones a ferias con más de 800 años, las ciudades y pueblos que se toman más en serio el festejo
Estrasburgo

La ciudad francesa, repleta de paredes cubiertas de vigas de madera , es encantadora por donde se la mire. Además, es la cuna de uno de los mercadosnavideños más antiguos del mundo. El primero se realizó en 1570.
Tetbury

En el condado de Gloucester en Inglaterra está el Westonbirt Arboretum, el arboreto más importante del país. Desde fines de noviembre, celebra la Navidad con un Enchanted Christmas, un show de luces sobre los árboles. El recorrido dura 45 minutos e incluye burbujas y humo que sale de la tierra.
Copenhague

El parque de diversiones Tivoli Gardens en la capital danesa se cubre de lucecitas durante dos meses para celebrar las fiestas. Caen de los árboles y recorren todas las atracciones.
París

Aún en el frío, la capital de Francia puede conquistar a cualquiera. Les Galeries Lafayette es el centro comercial más antiguo e icónico de la ciudad, que en su plaza central siempre tiene un árbol de diseño esperando a los que lo visiten.
Manhattan

Nueva York está llena de esquinas navideñas. Desde las vidrieras a los parques, todo se tiñe de rojo. El ícono es sin dudas el árbol de Rockefeller Center, su pasillo decorado y su vecino Macy’s con decoraciones en movimiento.
Praga

Además de un árbol gigantesco, tiene dos de los mercados navideños más imponentes: Old Town Square y Wenceslas Square. Comida y compras en una de las ciudades más míticas de Europa.
Bath

Frente a una abadía imponente como solo se encuentran en Inglaterra, el mercado navideño de Bath también es un hito. Una de las joyas, también decorada, es el arco que da la bienvenida al mercado y es parte de la iglesia.
Viena

Las decoraciones navideñas del mercado de Viena se colgaron por primera vez en 1298. Toda esa experiencia se siente en sus puestos y sus arreglos. El plus: su pista de patinaje sobre hielo.
Leavenworth

El pueblo ubicado en el estado de Washington, se convierte en diciembre en uno de los destinos más importantes gracias a su festival navideño. Sus casas coloniales se visten de luces y sus plazas albergan a las 25.000 personas que lo visitan en temporada.

Back to Top