Lo que el iPhone ha cambiado en sus 10 años de vida

  by    0   0

Se puede hacer un experimento: uno solo tiene que asomarse a la ventana o bajar a la calle y ponerse en un sitio en el que no moleste. Una vez allí tiene que ponerse a observar a la gente que pasa por delante y mirar qué es lo que está haciendo y a qué está prestando su atención. Puede que unas cuantas personas vayan ‘a lo suyo’, especialmente si es primera hora de una mañana de verano en la que de repente llueve. Tener que centrarse en el paraguas ya hace que sea muy difícil hacer algo más. Pero, a pesar de esas cuantas personas, no será muy difícil localizar a un segundo grupo, uno además bastante masivo. Son aquellos que van pegados a una pequeña pantalla, que prestan atención a lo que ocurre en un dispositivo que llevan en sus manos. Son los usuarios de un smartphone, un grupo que no existiría como tal, posiblemente, si hace ahora justamente 10 años no hubiese pasado algo.

Y es que una década atrás llegaba al mercado el iPhone de Apple. Steve Jobs había presentado el dispositivo unos meses atrás, la culminación de lo que Jobs vio como la solución a un problema. Los móviles ya existían y los teléfonos más o menos inteligentes más o menos también. Al fin y al cabo, era la época en la que los directivos estaban pegados a su BlackBerry y sus PDAs. Era la época en la que los demás teníamos un móvil básico y pensábamos que los SMS era el mejor invento de la historia reciente. Jobs consideraba que los móviles “eran demasiado complicados” con “aplicaciones cuyo funcionamiento nadie podía averiguar”, por lo que impulsó un producto diferente.

El producto era el iPhone, un terminal inteligente en el que había “una app para cada cosa”. Apple no era la primera en realidad en llegar a la categoría pero, como ya había ocurrido antes con otros productos y otros nichos de mercado, fue la primera en lanzar algo atractivo que conectó con el público. El 29 de junio de 2007 el terminal llegaba al mercado, empezando a venderse en Estados Unidos y dando el pistoletazo de salida a un cambio por completo en la situación del mercado. Hoy en día las BlackBerry son un elemento más de nostalgia vintage (y la empresa detrás de ellas, RIM, ha visto como las cosas cambiaban por completo: ha estado en concurso de acreedores, ha cambiado de nombre y ha intentado reinventarse varias veces).
Chicles y trabajos, el iPhone lo cambia todo

El impacto del iPhone en el día a día ha sido muy elevado. Es probable que sea el invento que ha cambiado el siglo XXI, o al menos uno de ellos y uno de los que más ha impactado en la vida cotidiana. Su impacto ha llegado a muchísimas áreas. En una serie de estadísticas sobre cómo ha cambiado las cosas desde que se vendió el primer terminal ese 29 de junio que publican en Recode se pueden encontrar muchísimos cambios y muy diversos. Por ejemplo, ha cambiado por completo cómo nos relacionamos con la fotografía, que ha pasado de ser un hobby e incluso algo para momentos especiales a ser algo del día a día. Según datos de la firma de análisis KeyPoint Intelligence, en 2017 se harán 1,2 billones (españoles, trillones americanos) fotos digitales en todo el mundo. El 85% de ellas se realizarán desde dispositivos móviles. En 2011 solo se hacían en todo el mundo 400.000 millones de fotos.

También ha cambiado la organización del trabajo, haciendo que los trabajos bajo demanda hayan crecido brutalmente en los últimos tiempos. 300.000 personas trabajaban así en 20009 en Estados Unidos, frente a los 7,70 millones que lo hacen hoy. ¿Y podrían servicios como Uber existir si no fuese por los smartphones y por el iPhone? Por impactar hasta ha impactado en cómo compramos chucherías: las ventas de chicles han caído un 15% desde 2007 porque tenemos algo con lo que entretenernos mientras esperamos para pagar y no se nos va la mano hacia los chicles de los estantes.

Y por supuesto el iPhone ha cambiado por completo cómo consumimos información y cómo tanto medios como marcas y empresas pueden conectar con los consumidores.

El boom del internet móvil

El iPhone fue la primera piedra para establecer el boom del internet móvil. Lo que hacía diferente al iPhone era, al fin y al cabo, no solo que fuese un terminal inteligente (o más inteligente) sino todo lo que podía hacer estando conectado a la red. Esa ha sido la idea que ha sostenido a todos los dispositivos de este estilo que han aparecido desde entonces. Internet móvil es la herramienta que ayuda a llegar a todo lo que se quiere poder hacer. Los datos de consumo de voz en todo el mundo se han mantenido más o menos estables en los últimos diez años. Los de consumo de datos sin embargo han pasado de 0 a los 10 teradatas en el mismo período.
A eso se ha ido sumando que cada vez dedicamos más y más tiempo a los terminales móviles. Hoy dedicamos una media de 122 minutos a estar conectados desde nuestros dispositivos (una cifra que se acerca peligrosamente a la tele, que tiene 164 minutos y que ha ido perdiendo peso a favor de internet en los últimos tiempos). Accedemos a redes sociales desde el móvil, buscamos información desde el mismo y dedicamos muchos de nuestros momentos al terminal.

Esto ha hecho que los medios tengan que adaptarse a un nuevo escenario y ha empujado también a que se cree un nuevo espacio de juego. La publicidad no solo se ha adaptado al móvil (tanto que se espera que este año sobrepase a la inversión en escritorio) sino que también ha modificado la lista del quién gana y quién pierde en este terreno. Google y Facebook son cada vez más poderosos en el mercado publicitario y lo son gracias a su dominio en el terreno móvil.

Construir una marca

Por supuesto, el iPhone no solo modificó el panorama de las cosas para los demás, sino que también lo ha hecho para la propia Apple. La compañía ha visto cómo, en estos diez años que han transcurrido, se ha modificado su posición en el mercado y su esencia. Apple se ha convertido en la marca más valiosa del mundo (o en una de las más valiosas cuando Google le roba esa posición) y lo ha logrado gracias al impulso que ha conseguido gracias a su apuesta por estos nuevos mercados. Cuesta de hecho recordar, cuando se ve a la Apple de la actualidad, que no mucho tiempo antes del lanzamiento del iPhone era una empresa en absoluta crisis que intentaba recuperar su posición en el mercado y su esencia.

Apple ha conseguido afianzar su marca y su valor gracias al iPhone y, de hecho, parte del problema en el que se encuentra ahora sumida está muy ligado al terminal. Entre los artículos y análisis que los medios dedican al dispositivo y a su cumpleaños, por ejemplo, no es difícil encontrar quienes hablan de cómo se encuentra, en su décimo cumpleaños, en medio de una cierta crisis de identidad, en la que parece que ya no sabe cómo reinventarse. El terminal ha dejado de ser tan especial como lo era y ha perdido su condición de objeto de deseo para algunos consumidores.
Aunque, antes de que eso pasase, esa consideración le vino muy bien y fue uno de los elementos decisivos a la hora de establecerlo en el mercado. El iPhone fue un producto ultrainnovador que supo llegar al mercado en el momento en el que este estaba preparado para él (no solo los consumidores conocían ya cómo funcionaba internet y estaban dispuestos a usarla de forma extensiva, sino que además la infraestructura de telecomunicaciones podía dar respuesta a lo que el iPhone necesitaba). También fue un producto que supo venderse muy bien. Apple ha empleado de forma maestra el marketing y la comunicación para crear más expectativa y más interés en sus dispositivos.

No hay más que pensar, por ejemplo, en cada una de las presentaciones del iPhone para verlo. Apple hacía que la presentación de su producto fuese un evento, un hito en la agenda que generaba muchísimo interés. Lo lograba jugando con el secretismo (y con las filtraciones bien orquestadas…)y hasta usando agendas muy limitadas de quienes estaban o no invitados a conocer sus productos. Frente a otras grandes compañías que presentaban sus productos en streaming para que cualquiera pudiera verlo, Apple solo se lo permitía a unos pocos elegidos. Todo era tan único, o esa era la sensación que transmitía, que el interés iba en constante aumento. Como bien puede contar cualquier periodista que haya trabajado en tecnología en los últimos años, una presentación de Apple y de un nuevo iPhone acababa suponiendo un pico de visitas que podía incluso llegar a tirar una web.
Fuente: PuroMarketing


Related Posts

Lo que la nueva tienda de Apple enseña sobre cómo está cambiando el retail

No es solo la experiencia de comprar o la experiencia de marca, sino que la tienda es en ella misma una experiencia Que abra una tienda nueva de Apple en un lugar parece, al final, una noticia más de información local de la ubicación en la que el establecimiento abre que otra cosa. Sin embargo, […]

READ MORE →

6 Que Hacer y Que No Hacer en el Marketing Promocional

¿Sabía que agregar productos promocionales en la combinación de sus iniciativas de marketing puede aumentar la efectividad de su marca hasta en un 44%? El uso de productos promocionales es una gran manera de romper el hielo con un cliente potencial, ya que es más probable que escuchen lo que tiene que decir. Si puede […]

READ MORE →

Socialización del consumo: cómo los niños aprenden a ser consumidores

Los niños están expuestos a las marcas, a los productos, a los anuncios y a las decisiones de compra y, de hecho, no en pocas ocasiones ellos mismos son una parte decisiva e importante de todo el proceso que está ligado al consumo. Los estudios han ido señalando cómo, en los últimos años, los deseos […]

READ MORE →

Cómo enamorar al cliente en la era digital: Del enfoque en el cliente al “customer centric”

No es lo mismo estar orientado al cliente que ser una empresa “customer centric”. Y esto repercute en las ventas. Este ha sido el punto de partida de la ponencia “Cómo enamorar al cliente en la era digital” que María Abad, directora de Marketing deTeamleader para España y Portugal, ha expuesto en la feria de eCommerce y […]

READ MORE →

Fin de la polémica: ¿es crucial tener un título universitario para hacer carrera en una empresa?

Una investigación mostró los beneficios que los líderes emocionalmente inteligentes y que pasaron por algún tipo de educación superior traen tanto a las organizaciones como a los equipos que conducen. También se evidencia un vínculo entre la salud mental de los trabajadores y la productividad Como cada año, cuando la revista norteamericana Forbes libera su […]

READ MORE →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top