Economía colaborativa: cómo los millennials han cambiado el consumo

  by    0   0

Muchos son los cambios que internet ha traído al mercado y que han modificado cómo las empresas tienen que operar y trabajar. La red ha hecho que la comunicación cambie, que el modo de acceder a la información también lo haga o que la estrategia de marketing de las empresas se vea a obligada a tener en cuenta muchos más elementos de los que antes tenía en cuenta. Y, por supuesto, la red también ha cambiado por completo el consumo.

De entada, internet propició una modificación entre lo que triunfaba y lo que no. Antes de su existencia, el éxito o el fracaso de una cosa estaba muy ligada al hecho de que pudiese llegar a grandes masas de consumidores y seducirlos. Un producto no se podía considerar un éxito si no vendía masivas cantidades y si no llegaba a muchos consumidores. Los sistemas de producción funcionaban de ese modo. Sin embargo, internet hizo irrumpir el concepto de la economía de la larga cola, esa idea de que, se haga lo que se haga, en algún lugar habrá alguien esperando para comprar eso. Uno de los mejores ejemplos para comprender cómo funciona esta idea está en los libros. Antes de internet, solo los géneros con audiencias masivas eran fáciles de encontrar.

Ahora cualquiera puede leer casi cualquier cosa gracias a la distribución en formato electrónico e, incluso, gracias a la distribución vía papel, ya que ha aparecido el modelo de la impresión bajo demanda.

Pero este fue solo el cambio de entrada en el consumo. Internet impuso muchísimos más. Convirtió al ecommerce en una de las grandes modas y en uno de los elementos de más peso en la economía del siglo XXI, haciendo que los consumidores comiencen a comprar prácticamente todo online. Si primero solo nos atrevíamos a comprar billetes de transporte o entradas a espectáculos a través de la red, ahora lo compramos prácticamente todo, desde libros hasta el mueble estudio que necesitamos hasta comida a domicilio.

Y, finalmente, internet ha desestructurado el consumo y las relaciones entre quien ofrece y quien sirve, gracias al boom de la economía colaborativa, o sharing economy como se la conoce en inglés. La cuestión, que apareció hace unos años como una de las grandes novedades del mercado y como algo innovador que hacían unos pocos, se ha convertido en una fuerza abrumadora de mercado con consecuencias que van mucho más allá de la red. De hecho, no hay más que pensar en el efecto que Airbnb está teniendo ya sobre el centro de las grandes ciudades y el rechazo que está empezando a despertar entre algunos de sus habitantes, desde las manifestaciones en Barcelona o las pintadas en Lisboa, para verlo.

La economía colaborativa nació al abrigo de un contexto concreto, el de la crisis económica. “Con la crisis, tanto la económica como la de confianza en las grandes instituciones y empresas, la gente ha empezado a buscar maneras diferentes de cubrir sus necesidades diarias”, explicaba un experto sobre la cuestión. La red ha hecho que además sea mucho más fácil, más barato y más sencillo acceder a esos bienes. Los propios consumidores (en teoría, en la práctica se ha convertido en un negocio más paralelo) ofrecen sus servicios y sus productos para cubrir las necesidades del día a día, ya sea un viaje en coche a un lugar o una habitación para pasar las vacaciones. A eso se suma que la filosofía detrás de todo esto es diferente a la del consumo tradicional: de entrada, lo que se está comprando es muchas veces la experiencia. La filosofía de Airbnb y sus competidores es la de permitir “vivir como un local”.
La brecha generacional

Pero, por supuesto, este cambio no está únicamente ligado a la irrupción de internet en el consumo, sino también a la del cambio generacional. Quienes usan Uber, Airbnb, BlaBlaCar o las diferentes plataformas de crowsourcing son, sobre todo, consumidores jóvenes. Los millennials han puesto de moda estas herramientas y los millennials son, al final, quienes las emplean. ¿Por qué? Si se pregunta a un millennial que acabe de viajar a algún lugar y se haya quedado en uno de esos apartamentos que se pueden alquilar online, vía plataforma de la sharing economy, seguro que hablará de libertad, de ciertos servicios a los que no accede de otra manera y de experiencias.

Los millennials son quienes más participan en estos servicios y quienes son sus principales consumidores, como demuestra un estudio que acaba de realizar Maru/Matchbox (sobre una muestra estadounidense). Con respecto a los millennials, es tres veces más probable que ellos empleen los servicios de economía colaborativa para lo que sea (desde alquilar espacios a contratar servicios profesionales) que los consumidores de más edad. Así, un 50% de los encuestados entre 18 y 34 años compró bienes, un 32% empleó servicios de coche, otro 32% se hizo con productos artesanos y un 30% alquiló hospedaje en sites con esta filosofía, frente al 36, 12, 11 y 11% respectivos de los consumidores de más de 35 años.

Para estos consumidores, estos servicios se ven de un modo mucho más natural, por lo que tienen menos reticencias a la hora de lanzarse a emplearlos. Para ellos son simplemente una oportunidad más de adquirir lo que quieren.

Como señalaba un estudio de PwC, para los millennials ha cambiado la base de lo que se considera tener algo o ser propietario de algo, lo que implica que igualmente modifiquen como acceden a los bienes de consumo. Para el 57% de los millennials el acceso a los servicios o los productos es la nueva propiedad (lo que explica por ejemplo el éxito de servicios como Spotify) y para el 81% compartir es la manera lógica de que algo sea más barato, frente a la posesión individual.
Fuente: PuroMarketing


Related Posts

La nueva edad de oro de la Publicidad contextual ya ha comenzado

Los anunciantes apuestan cada vez más por este clásico formato porque es más seguro y permite solucionar algunos de los problemas de la publicidad online  Cuando internet estaba empezando y cuando la publicidad online estaba creciendo, apareció un formato publicitario que tuvo rápidamente muchísimo éxito. Era la publicidad contextual, que usaba el contenido que la […]

READ MORE →

Se vienen los smartphones flexibles: estas son las razones por las que los gigantes de la telefonía compiten por ellos

Huawei presentaría su primer celular flexible a principios de 2019. Samsung podría mostrar un avance durante su conferencia de desarrolladores. Las dudas Parece que la era de los teléfonos flexibles está más cerca de ser realidad. Huawei podría convertirse en la primera compañía en desarrollar smartphones con pantallas flexibles o plegables destinadas a transportarse más fácilmente en el bolsillo del caballero y la cartera de la dama. Si bien varios fabricantes vienen desarrollando diferentes tecnologías, la compañía china podría presentar su primer celular flexible a principios del año próximo. Y se adelantaría, así, a sus máximos rivales, como Samsung y Apple. De hecho, el presidente ejecutivo de la división móvil de la compañía coreana, DJKoh, dijo a la cadena CNBC que este año lanzarían la primera pantalla flexible, hecho que podría ocurrir en los primeros días de noviembre cuando Samsung realice su Conferencia de Desarrolladores en San Francisco, California. El ejecutivo admitió que el proceso de fabricación es complicado pero que en el caso particular de la compañía estaba prácticamente en la etapa final.
Antes, sostuvo que hay que pensar muy bien por qué se compraría un teléfono de pantalla flexible. Porque cada innovación, cada producto, debe tener un mensaje significativo para el cliente final. Las pantallas flexibles ya se han visto en varias ferias de tecnología en los últimos años. LG, Philips, Sony, Nokia y Sharp ya mostraron sus respectivos modelos. El secreto pasa por las pantallas OLED que han sido usadas tanto por Samsung como por Apple. La complejidad del proceso pasa porque no alcanza con que la pantalla sea flexible sino que también deberían serlo la batería, la carcaza y otros componentes. Pero las dudas sobre la verdadera utilidad de una pantalla flexible cruza a todos los fabricantes. Lixin Cheng, jefe de la división de móviles de ZTE, también señaló que“los consumidores merecen tener mejores productos, que sean significativos y útiles para ellos”. Por lo visto, no alcanza con poder doblar la pantalla como si fuese un viejo diario. Hay que encontrar la utilidad de tal flexibilidad. Y, luego, saber si el público estará dispuesto a pagar por ello. Fuente: Iprofesional.com

READ MORE →

Busca en su móvil, compara y si lo encuentra más barato, lo compra: Así es el nuevo consumidor

Internet ha hecho que el consumidor acceda a muchísima más información sobre lo que compra  Hubo un tiempo, hace unas décadas, en el que el camino del consumidor hasta los productos pasaba por estar un poco al día de lo que estaba de moda – y que publicaban los medios por tanto sobre el tema […]

READ MORE →

Cómo Disneyland usa la Psicología para lograr que consumas más

El diseño de los parques de Disney está milimetrado para maximizar las oportunidades de consumo Quien haya estado en un parque temático, tendrá muy claro cómo funciona la experiencia. El recorrido empieza siempre en el mismo lugar, una puerta de entrada que es la única manera de acceder al parque y en la que en […]

READ MORE →

Los 20 lugares más espectaculares del Mundo

Los 20 espectáculos naturales más increíbles del planeta en 20 fotos que te darán ganas de verlos en persona. Nuestro mundo está lleno de maravillas: géiseres increíbles, cuevas míticas y formaciones rocosas en un mar de colores… Hemos encontrado los 20 lugares más espectaculares del Mundo. Verdaderos “milagros de la Naturaleza”. 1. Géiser Fly, Nevada, […]

READ MORE →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top