Archive : Category

Los tres elementos a trabajar para convencer al consumidor de que el producto vale la pena

POSTED ON marzo 26th  - POSTED IN Sin categoría

La relación con los consumidores es cada vez más complicada. No se trata solo de que cada vez haya más elementos en juego y que, por tanto, haya que esforzarse más para lograr la estrategia final que permitirá llegar a los consumidores, sino que además los consumidores son también más difíciles de convencer. Llegar a ellos y llamar su atención es complicado. Lograr que se queden con la marca y que compren lo es también.

Los propios consumidores han cambiado. Como recuerdan desde Mintel, “los consumidores están valorando con más cuidado el valor de un producto o de un servicio”. Lo hacen desde el punto de vista del precio, pero también teniendo en cuenta la calidad. Antes de gastar, ahora, queremos tener más claro que nunca que el producto merece la pena.

Esto hace que haya que tener más cuidado con cómo se presenta el producto y con cómo se cumplen las expectativas de los consumidores. Para crear un buen equilibrio de precio y calidad, según el análisis de Mintel hay que trabajar en ciertos elementos.

Se está compitiendo en todas y cada una de las categorías

Los consumidores quieren cada vez más y tienen expectativas más elevadas de las cosas. De hecho, no hay más que darse un paseo por las cadenas de supermercado ‘descuento’, las que se hicieron famosas por sus precios ultrabajos, para comprender el cambio. La última vez que entre en un Lidl no solo había productos gourmet, sino también fruta de cultivo ecológico y otros productos que habitualmente asociamos a la gama alta.

Como señalan en el análisis de Mintel, dado que los consumidores están esperando cada vez más de los precios bajos, las marcas tienen que competir más en todas las categorías. Las grandes cadenas de supermercados, por ejemplo, ya no tienen más remedio que contar con sus propias gamas de productos premium e incluso entrar en nuevos terrenos con esa filosofía. Walmart, la cadena estadounidense, ha lanzado productos de decoración. McDonald’s está probando en sus restaurantes de EEUU una iniciativa de ‘carne fresca’.

Déjales probar antes de comprar

Se podría decir que no gusta comprar a ciegas. Los consumidores quieren saber que lo que van a comprar cumple con sus expectativas y encaja con lo que esperan y eso implica que las cosas no pueden estar en una caja esperando a que te las lleves a casa. Los vendedores y las marcas tienen que permitir al potencial comprador probar el producto y valorar su les interesa. Una marca de zapatos de Brasil, por ejemplo, permite a los compradores testar sus zapatos antes de comprarlos. Puedes andar con ellos dos horas y ver si te resultan cómodos antes de llevártelos.

Da prueba de valor

En un mercado en el que cada vez nos preocupa más cómo gastamos y en qué gastamos, las marcas y las empresas no solo tienen que convencernos de que nos llevemos el producto sino también asegurarnos después de que hemos tomado la buena decisión. Se necesita la confirmación de que la compra ha sido lo más acertada. Y ahí es donde las compañías tienen que trabajar: tienen que dar a sus consumidores pruebas de valor, pruebas que además en ocasiones les convencerán de pagar más dinero. Algunas marcas, como Neutrogena, lo hacen creando apps que ayudan en el uso de sus productos.
Fuente: Puromarketing.com

Marcas argentinas cambian ante el “new normal” del consumo: cuidado personal, compra racional y “permitidos”

POSTED ON marzo 23rd  - POSTED IN Sin categoría

Conceptos como “bajas calorías”, “light” o “diet” ya son percibidos como obsoletos por parte de los consumidores. Las nuevas tendencias tienen que ver con un concepto más amplio de “cuidado”. Las empresas que producen alimentos, ante una nueva oportunidad

El concepto de “nuevo normal” viene de su versión en inglés “new normal” que alude a todo aquello que comienza por ser una novedad y luego se va transformando en un estándar de comportamiento.
Supone que una conducta, que en un principio se concentra y desarrolla en una élite, alcanza un grado de masificación importante como para convertirse en un parámetro de amplio espectro, o sea, se “normaliza”. 

El tema de las marcas propias, es decir, las que promueven las propias cadenas de retail, también está siendo una cuestión fundamental para los nuevos parámetros de consumo.

Ya no se trata de considerarlas como opciones baratas de ocasión para los tiempos de crisis sino como alternativas inteligentes para esquivar los gastos superfluos que se suponen están implícitos en las marcas tradicionales de consumo masivo.

Es una tendencia que se plantea fuerte en los mercados maduros de Europa, donde se trata de evitar cualquier cuestión que se asocie a lo excesivo.
Las empresas argentinas empiezan a sentir que esos hábitos, que antes correspondían a minorías, ahora pasaron a ser el comportamiento promedio.
Esto plantea un desafío a sus estrategias de planificación, de posicionamiento y de marketing. Para ello, se está analizando con lupa la experiencia en aquellos países que lideraron la tendencia.

Según detalla la consultora Nielsen hay un gran proceso de cambio en marcha a nivel global.

“Existe una revolución en el consumo y esto va a afectar a la industria de la alimentación en todo el mundo por los próximos cinco años de un modo nunca visto. Nos referimos al desarrollo de marcas propias del retail y al desafío que esto representa para los fabricantes tradicionales”, afirma. 

A nivel local, aún en contextos de crisis, se suelen adoptar tendencias propias de economías más desarrolladas, porque el consumidor local es permeable a las prácticas más maduras.

Según un informe de Kantar Worldpanel “un tercio de los argentinos están muy preocupados por su salud y recientemente cambiaron sus hábitos nutricionales y este fenómeno ocupa el cuarto lugar de las preocupaciones, justo después de la inseguridad y la inflación”. 

En este sentido, ya deja de ser un tema “de moda” y pasa a ser una cuestión prioritaria. Y las marcas no pueden estar ajenas.

Ya no se trata de una cuestión de si un producto es “light” o “dietético”, un concepto surgido en la década de los ’80 más bien ligado a un interés de combatir el sobrepeso, y que ahora parece superado. La nueva tendencia tiene que ver con un concepto más amplio de “cuidado”. 

En este contexto, el paradigma de “cuidarse” dejó de ser algo restrictivo y amplificó su sentido. Es cuidar el cuerpo, cuidar la billetera, cuidar el bienestar logrado, cuidar el medio ambiente, cuidarse uno y cuidar al prójimo -al menos al más cercano-. En definitiva, cuidar la propia vida. 

En este contexto, los expertos empiezan a detectar que los cambios de hábitos de los consumidores ya no pueden explicarse apenas por los altibajos coyunturales del ciclo económico, sino que obedecen a tendencias más profundas y de largo plazo.

De hecho, un dato que surge de las investigaciones es que esta “nueva normalidad” va ganando terreno en todos los sectores sociales y crece aun a contrapelo de las posibles recesiones. Son valores que se van abriendo camino y cosechan adeptos de modo transversal y horizontal en la sociedad. 

Así, cuidarse es buscar la eficiencia pero no de manera mezquina, sinosiendo inteligentes en la racionalidad del consumo.
En este nuevo escenario ya se consolidan algunos comportamientos:
-Los alimentos cuanto más saludables mejor, porque hay que cuidar el propio cuerpo.

Te puede interesar

La era del consumo “low cost” en la Argentina: un primer pronóstico prevé suba de 0,7% y más cambio de hábitos
-Las marcas propias de los supermercados son bienvenidas, porque pueden ser una buena alternativa, no tan costosas en relación a las llamadas “primeras marcas” pero igualmente de calidad. 

Y por otra parte, también hay lugar para “darse el gusto”, para lo que se conoce como “los permitidos”, esos espacios donde se prioriza el placer por sobre todo y esto también tiene que ver con la consciencia de finitud, con la premisa de que “la vida es ahora” y también es importante disfrutarla en el presente.

Fuente: Iprofesional.com

Los 10 aspectos más relevantes para comunicar con éxito con los consumidores de la Generación Z

POSTED ON marzo 21st  - POSTED IN Sin categoría

Las marcas han invertido muchos recursos durante los últimos años en aprender cómo son y cómo contactar con la “Generación del Milenio”. Representaban la primera oleada de ciudadanos muy digitalizados, altamente preparados, estaban provocando la explosión de las redes sociales y se habían incorporado al mercado de consumo.

En cambio, la orientación ha sido mucho menor hacia la “Generación Z”, aunque en países como Estados Unidos ya suponen casi el 26% de la población (el mayor segmento) y se estima que el 40% de los consumidores allí tendrán menos de 22 años en 2020, según un estudio de Fastco. La cifra está muy próxima en España, donde representan el 24,5%.

Los GenZers, las personas que forman parte de la “Generación Z”, tienen diferentes hábitos y los anunciantes necesitan identificar cómo llegar hasta ellas de manera eficaz, ya que son los consumidores inmediatos. Además, son “hiperemisores” de comunicación, de manera que su influencia en el mercado y su capacidad de generar tendencias es enorme.

“Más que una franja de edad se trata de una nueva actitud, un nuevo modo de vida”, define Juan Camilo Bonilla, Managing Director de Digilant en España. “Lo relevante no es tanto que definamos el segmento demográfico al que pertenecen, como se ha hecho tradicionalmente. El reto está en identificar su forma de ser y los valores que se están convirtiendo en prioritarios para un parte cada vez mayor de nuestra sociedad. Son diferentes y se comunican de un modo diferente, y además tenemos la posibilidad de analizar su comportamiento en tiempo real para optimizar las campañas de publicidad programática”. La compañía, ha analizado los 10 aspectos más relevantes para comunicar con éxito con los jóvenes que forman parte de la “Generación Z”:
Entre redes y multitarea

Entre Instagram y Snapchat

El 83% de los usuarios es fan de alguna marca a través de las redes sociales y en torno al 50% afirma que han influido en sus compras, según datos de iab Spain. Así, los anunciantes que abordan de manera programática la compra de medios dirigida a los GenZers tienen que identificar qué les gusta y qué rechazan, para poder desarrollar acciones específicas y eficaces a través de este canal.

En este sentido, los GenZers, que “viven” en las redes sociales, demandan formatos muy visuales para mantenerse vinculados a estas redes; resulta esencial incorporar funciones como fotos, vídeos, ilustraciones, infografías e incluso memes para mantener su atención. Las publicaciones con imágenes logran un engagement un 650% más alto.

El 45% utiliza Instagram, frente al 7% que está en Snapchat. Aunque las marcas globales deben tener en cuenta que Snapchat es la red preferida a escala internacional por los jóvenes que tienen menos de 25 años, según un reciente estudio de eMarketer.

Frente a ellas, Facebook pierde peso progresivamente entre los usuarios menores de 24 años. Sin embargo, la “guerra” entre redes para ganarse a los GenZers está por decidir. Ante su pérdida de influencia entre los jóvenes, Facebook reaccionó comprando Instagram e integrando en su propia red muchas funcionalidades de Snapchat.

“Microinfluencers”

Las referencias de la “Generación Z” están en YouTube y entre influencersen los que confían y a los que siguen, más que en las webs informativas tradicionales.

El 72% de los GenZers admiten que sus decisiones de compra están muy condicionadas por los influencers, según Google Trends. Otro dato importante: el ROI (retorno de la inversión) que se obtiene a través de marketing deinfluencers es 11 veces mayor que el marketing onlinetradicional, según un estudio de la empresa TapInfluence.

Las marcas buscan ahora “microinfluencers”, que cuentan con una reputación muy sólida en sus respectivos nichos y el coste de relacionarse con ellos es mucho menor que con influencers con millones de fans. Además, ofrecen una elevada rentabilidad.

Más nativo

Los GenZers se ven menos atraídos hacia la publicidad online que las generaciones anteriores (el 59% hacen clic en un anuncio, frente al 71% en el caso de los millennials). Esto hace que la publicidad nativa sea una vía más eficaz para llegar a ellos que otros formatos.

El native adversiting ofrece a las marcas hasta el doble de CTR (click-through rate) que el banner tradicional y es una manera de evitar los bloqueadores de publicidad. Los mensajes deberán ser personalizados, ágiles y socialmente significativos para atraer a esta audiencia.

Autenticidad

Además, las marcas aumentarán el éxito de su comunicación si se apoyan en personas reales, en lugar de usar modelos en los anuncios, como venía haciendo la publicidad tradicional. Los GenZers buscan autenticidad y gente que refleje sus propias vidas; incluso, poder conocer a quien está detrás del contenido.

También son más receptivos si se ven involucrados en la generación de los mensajes, más allá de ser meros receptores. Eso implica que las marcas tienen que lograr que los GenZers compartan su experiencia en las redes sociales.

Independientes

Algo muy importante para las marcas es que esta franja demográfica quiere su independencia. No están interesados en los programas de fidelización. No son tan fieles a las marcas; desean interactuar con el anunciante y sentirse libres. Tampoco les gusta verse como parte de un target sino que les hagan sentir únicos y que se les contacte de manera individual. Los anunciantes pueden aprovechar las ventajas de la publicidad programática a través de campañas creativas para obtener mejores resultados.

Como están hipervinculados a los dispositivos, las marcas necesitan conocer cómo es cada uno de los GenZers, para establecer a partir de ahí esa comunicación personalizada y duradera. Eso está impulsando la inversión para identificar al usuario multidispositivo, a la vez que el análisis de todo el data generado a través de la voz (mediante asistentes).

Experienciales

Dan más valor a la experiencia que a poseer un producto: quieren disfrutar de los objetos pero no les importa tanto poseerlos. A la vez, se preocupan mucho menos que sus hermanos mayores por el precio de las cosas, no son tan bidders (“cazadores de ofertas”). Frente al 67% de los millennials que buscan en Internet hasta lograr el mejor precio de un producto, el porcentaje baja al 46% entre los GenZers.

Compradores físicos

A pesar de que son nativos digitales, no hacen sus compras en Internet sino preferentemente en establecimientos físicos. El 81% de estos jóvenes prefiere comprar en tiendas; y el 60% de los GenZers eligen los grandes centros comerciales para realizar sus compras, según un estudio realizado por PwC en Estados Unidos. Este análisis de la consultora revela que los centros comerciales son tres veces más populares para la “Generación Z” que otros tipos de comercios.

De este modo, las acciones de marketing deberían de ir orientadas a lograr conversiones en tienda.

Las marcas tienen la oportunidad de aprovechar los datos que obtienen a través de Internet para mejorar la experiencia del cliente en la tienda física, incluso implementando Inteligencia Artificial y Realidad Aumentada, y para comprender y comunicarse mejor con los usuarios de la “Generación Z”. A la vez, marcas estrictamente de eCommerce pueden asociarse con comercios tradicionales para llegar a consumidores que prefieren las compras offline.

Multitasking

Los GenZers tienen una capacidad de concentración de ocho segundos y generalmente cambian entre al menos cinco pantallas diferentes en cada sesión. Eso significa que las marcas tienen cada vez menos tiempo para captar el interés de estos consumidores. Además, estos jóvenes se han acostumbrado a una “vida virtual” en tiempo real y quieren ver satisfechas sus necesidades de manera inmediata.

También tienen una gran facilidad para realizar varias tareas a la vez (multitasking) desde diferentes dispositivos en microinteracciones. En casa pueden estar viendo un vídeo en su portátil, mientras que intercambian mensajes o juegan desde su smartphone y hacen a la vez una videollamada desde su tablet. Son capaces de hacerlo de manera rápida y eficaz.

De espaldas a la televisión

La “Generación Z” no es la audiencia a la que apuntar a través de la televisión tradicional, a la que dedican menos de un tercio de su tiempo. Además de videojuegos, consumen series y otros contenidos en streaming a través de sus dispositivos móviles en plataformas de pago y abiertas, tanto de vídeo como de música, como Netflix, YouTube o Spotify.

Reputación de marca

Por último, pero no menos importante, las marcas tienen que construir una reputación sólida para conectar con estos consumidores. Su estrategia de comunicación debe dar relevancia a un compromiso social auténtico en cuestiones como la igualdad de género, romper brechas salariales, integración, respeto al medio ambiente, etc.

Esa buena reputación debe incluir la seguridad de los datos que manejen, algo que preocupa a los GenZers más que a sus “hermanos mayores” -los millennials-, en cuanto a la gestión de sus datos, la protección de su identidad o la seguridad de las transacciones online.

Millenials vs. GenZers

La “Generación del Milenio” está formada por personas nacidas entre 1980 y el año 1995; es decir, que tienen desde la veintena hasta casi 40 años. La “Generación Z” es la posterior, los jóvenes que han nacido con el siglo XXI, nativos digitales, y que tienen menos de 22 años.
Fuente: PuroMarketing.com

Mito o Realidad: ¿Están los adolescentes hartándose ya de todas las redes sociales?

POSTED ON marzo 19th  - POSTED IN Sin categoría

Cuando la Unión Europea eliminó las tasas de roaming, no todo el mundo estuvo completamente feliz con la idea. Como me comentaba una amiga, en cierto modo le daba pena, porque eliminar los costes del roaming iba a hacer que estuviese siempre conectada y que, por tanto, estuviese recibiendo en todo momento mensajes de lo que ocurría en apps de mensajería y redes sociales. Siempre conectada era imposible desconectar y, en cierto modo, era muy fácil comprender lo que decía. Al fin y al cabo, solo había que coger un tren hasta Portugal antes del cambio para comprender la paz que podría aportar el desconectar todo del móvil que no era fundamental. Era cruzar la frontera y poder permitirse una suerte de vuelta al pasado.

Pero, cuando se hacían esas observaciones y se buscaba esa paz de no estar recibiendo siempre notificaciones, se solía pensar que era en cierto modo algo de la edad, por muy ‘millennials viejos’ que se fuese. Los adolescentes siempre están pegados a una pantalla móvil y para ellos cruzar una frontera sin roaming no parecía algo que fuese a ser cómodo y placentero.

Y, sin embargo, quizás lo fuese. Quizás para ellos también el poder apagar las redes sociales sea una cosa a buscar y una cosa que valoran, porque en realidad ellos también empiezan a sentir el hartazgo de estar siempre conectados.

Eso es lo que acaba de demostrar un estudio realizado en EEUU por Hill Holiday y Origin. Los miembros de la Generación Z empiezan a distanciarse de las redes sociales porque necesitan un espacio de respiro. Empiezan a estar hartos de tener que dar una imagen perfecta en todo momento en sus perfiles. Los datos no son aún mayoritarios. Un 91% es activo en las redes sociales y un 51% las emplea a lo largo del día, pero sí es una llamada de atención y sobre todo un aviso a navegantes para ciertas redes sociales. Porque, según los datos del estudio, Facebook es quien están protagonizando el apagón total o parcial social.

De entrada, un 34% de los miembros de la Generación Z reconoce que está dejando de forma permanente las redes sociales. Un 64% asegura que se está tomando un descanso de las misma. Y aunque los responsables del estudio reconocen que “no hay razón para el pánico” porque lo que se hace es más bien parar un poco y no abandonarla del todo, viendo los datos sí se puede llegar a la conclusión de que la tendencia no es nada positiva para algunas redes sociales.

A estos datos se suman los específicos. Así, un 64.9% reconoció que había parado su uso de Facebook en algún momento, seguido por el 43,9% que lo ha hecho con Instagram y el 33,6% que lo ha hecho con Snapchat. A eso se suma que Facebook es la red social que los encuestados están más dispuestos a olvidar para siempre. Un 43% reconoce que no volverá a ella.

Por qué dejar las redes sociales

Las razones por las que se dejan las redes sociales son variadas, pero están bastante ligadas con el tiempo, la presión y el modo en el que afectan a su bienestar. Un 41% lo hace porque estaba perdiendo mucho tiempo con ellas, un 35% porque había mucha negatividad en ellas, un 31% porque no las usaba en realidad tan a menudo, un 26% porque el contenido no les interesaba, un 22% porque quería más privacidad, un 18% porque había mucha presión para llamar la atención, otro 18% porque la veía demasiado comercializada y un 17% porque le hacía sentirse mal consigo mismo.

Algunos de estos puntos están además muy relacionados con cómo es la generación y con las cosas que les preocupan. Los Z son bastante críticos con las marcas y las empresas como corporaciones.

Los datos van en paralelo con otros estudios, como el que demostraba recientemente que Facebook está perdiendo a los usuarios más jóvenes en masa. Facebook está viendo desaparecer a sus usuarios de 12 a 17 años más rápido que nunca, ya que estos ya no la ven como el destino cool que podría haber sido en el pasado.
Fuente: Puromarketing.com

Cómo el uso de los colores cambia la percepción que tenemos de los productos

POSTED ON marzo 13th  - POSTED IN Sin categoría

Nos gusta creer que tomamos decisiones de compra de un modo completamente objetivo, que las pensamos ‘en serio’ y que nada nos influye más allá de la información sobre el producto y nuestros propios deseos. Y, sin embargo, nuestras decisiones de compra están muy afectadas por no pocos elementos que se escapan a nuestro control racional. Entre esos elementos que influyen en cómo y en qué compramos se encuentran los colores.

Los colores son un elemento que las marcas y las empresas emplean en el diseño, en la creación de la imagen de marca o en el packaging de productos, por poner solo unos cuantos ejemplos, ya que los consumidores los asocian a ciertos valores. Los colores transmiten información y hacen que nuestro cerebro asocie ciertas cuestiones a las marcas que los emplean. Por ejemplo, el uso del color verde hace que pensemos que las cosas son más naturales y más ecológicas, como también se ve como más fresco y más saludable. Esto hace que el verde esté muy presente en los supermercados, pero también en algunos nichos de mercado que quieren venderse como más naturales, como pueden ser las tiendas ‘verdes’.

Pero el color afecta no solo ligado de un modo directo a la marca o empresa, sino también cuando lo está de un modo un tanto más indirecto.

El modo en el que se presenta la información que rodea al producto también impacta en cómo se percibe al mismo y cómo se toman las decisiones de compra. Esto es, no solo importa el color que se asocia a la marca y al producto, sino también el que se sitúa de un modo, por así decirlo, paralelo. Eso es lo que acaba de demostrar un estudio que ha analizado cómo cambia la relación de los consumidores con los productos partiendo de los colores que se emplean para mostrar la información relacionada con ellos.

La conclusión es que cambiar el color de base puede cambiar el modo en el que lo perciben los consumidores, como han demostrado los expertos de la Auckland University of Technology y de la Bond University. Los consumidores pueden cambiar su percepción del producto en base a si buscan algo único o no. Los analistas decidieron realizar varias pruebas para ver cómo se comportaban los consumidores ante diferentes opciones de color.

Lo que dicen los estudios

Uno de los estudios se centró en comprobar cómo cambiaban las pautas de consumo de los clientes de una tienda de sushi. El color de fondo de la carta era cambiado, pero la carta en sí no. Cuando el color de fondo era blanco, los consumidores escogían los extremos de la carta, que se consideraban más únicos. Cuando la carta era de colores, la compra era más variada entre los platos del medio de la carta, porque se percibían que todo era más único.
Algo similar ocurrió cuando se probó a cambiar el color de las cajas de caramelos durante Halloween. Los niños escogían diferentes opciones cuando las cajas eran blancas que cuando lo eran de colores.

Cuando se metía color a la base sobre la que se asentaba la información todo parecía más único y diferente y menos del montón, lo que llevaba a que la percepción del producto fuese diferente. Y, sin embargo, el producto siempre era el mismo.
Fuente: Puromarketing.com

Las 5 claves vitales en las que hay que trabajar en marketing de contenidos

POSTED ON marzo 5th  - POSTED IN Sin categoría

De ser uno de esos términos de moda de los que todo el mundo parece estar hablando y de los que se esperan grandes cosas a futuro o para las empresas innovadoras que sepan asumirlo, el marketing de contenidos se ha convertido en una especie de elemento ya básico en el trabajo de las empresas y en la estrategia de marketing de las mismas. El marketing de contenidos ya no es una novedad con elevado potencial, sino una cuestión básica de la estrategia con la que hay que cumplir.

Pero el hecho de que esto sea ya una parte básica y crucial de la estrategia de marketing no implica que las cosas no estén en constante evolución y que las compañías no tengan que adaptarse a las modificaciones que impone el mercado. De hecho, ahora que el marketing de contenidos se ha asentado, lo que los responsables de marketing tienen que trabajar es el llevarlo un paso más allá y el solucionar los problemas que han lastrado las cosas en los últimos tiempos. En general, y como apuntan en un análisis, deberían trabajar en 5 grandes cuestiones.

Los datos sirven como punto de partida para el marketing de contenidos
Los datos y el análisis de los mismos se emplean para muchas cosas, pero lo cierto es que también pueden ser usados en la estrategia de marketing de contenidos. Los datos pueden ayudar a comprender mejor a los consumidores también aquí y a ofrecer así por tanto el contenido más adecuado en el momento exacto en el que debería servirse. Además, y gracias al uso eficiente de la información, se puede ir un paso más allá y personalizar el contenido y hacerlo más único, más ligado a lo que el consumidor realmente quiere y necesita.

El contenido debe integrarse en el proceso de compra

El marketing de contenidos se ha visto de forma recurrente en los últimos años como la manera para conseguir llegar a los consumidores en medio de todo el ruido publicitario y, sobre todo, hacerlo de un modo que estos apreciasen.
Pero el potencial de los contenidos va mucho más allá y ahora que los marketeros empiezan a tener claro su poder, deben ser capaces de usarlos de un modo más ambicioso. El marketing de contenidos tiene que cumplir ya con funcionalidades de ventas y debe integrarse mejor en el proceso de compra de los consumidores. Así, por ejemplo, puede ayudar a mejorar las conversiones, llegar a nuevas audiencias y dar más confianza en los procesos de compra.

El contenido debe tener una estrategia clara y bien documentada

El marketing de contenidos ya no es una novedad y por tanto debería de dejar de ser una cuestión experimental. Los marketeros tienen que trabajar de una forma seria y rigurosa, como hacen con su estrategia de marketing en general. El marketing de contenidos tiene que tener una estrategia clara y documentada, que ayude a saber hacia dónde se va y por qué y qué se quiere conseguir con ello.

El contenido conversacional es una oportunidad que ya no se puede dejar escapar

Las herramientas de mensajería tienen cada vez más usuarios y más tiempo de uso y las marcas y empresas ya no pueden dejar escapar por más tiempo esa oportunidad de conexión con sus audiencias. Entrar en Whatsapp o Messenger va a requerir que se generen contenidos adecuados y la estrategia de marketing de contenidos tendrá que crear una pata a mayores para ellos. Los marketeros tienen que crear contenidos a medida y ajustados a esos canales.

El contenido tiene que tener detrás una tecnología a medida

O lo que es lo mismo: para ser más eficientes en contenidos, las empresas tendrán que empezar a asumir las tecnologías necesarias para desarrollar una estrategia digita eficaz y a emplear las herramientas que se han desarrollado específicas para el marketing de contenidos.
Fuente: PuroMarketing.com

El 91% de las empresas usa y apuesta por el Marketing de Contenidos

POSTED ON marzo 2nd  - POSTED IN Sin categoría

La satisfacción de los encuestados con respecto al marketing de contenidos es muy alta. Un 74% la puntúan con notable o sobresaliente.

La utilización de herramientas y acciones de marketing de contenidos se ha asentado y su uso se ha extendido, aunque existe un porcentaje de profesionales que no las identifican como tal. Los objetivos y, por tanto, el mix de contenidos ha evolucionado, y las redes sociales se han establecido como reinas y piezas clave de las estrategias de todas las empresas y profesionales.

Con este escenario, la compañía Hoyreka ha presentado el III Informe de Marketing de Contenidos en España 2017 para actualizar y ampliar la información que nos han brindado sus predecesores que tan buena acogida tuvieron tanto por medios como por profesionales. Como en años anteriores, el objetivo principal de este estudio es proporcionar una valoración general sobre la situación del marketing de contenidos en España, evaluar las acciones que mejores resultados aportan y, sobre todo, analizar la satisfacción de las empresas y negocios españoles respecto al uso de esta modalidad de estrategia de marketing.

Algunos de los datos relevantes este Informe revelan como el 91% de los encuestados utilizan acciones de marketing de contenidos pero la cifra real de empresas que las aplican es mayor. Existe un problema de identificación de estas acciones con el content marketing. Sin embargo, aunque la satisfacción de los encuestados con respecto al marketing de contenidos es muy alta, la medición del retorno de la inversión (ROI) es una tarea pendiente. Un 48% de los encuestados no realizan miden el ROI.

El marketing de contenidos es una realidad en nuestro país, pero se ha instaurado de manera tan natural que hay una parte de las empresas que lo incorporan y lo utilizan sin ser plenamente conscientes de ello, lo que puede derivar en una mala gestión de estas estrategias al no tratarlas como un conjunto, sino como entes separados.

La aplicación de estas estrategias reporta buenos resultados a las empresas y profesionales que las llevan a cabo, así lo pone de manifiesto el 75% de encuestados/as que califica como notable o sobresaliente la efectividad del marketing de contenidos. Sin embargo, estos resultados no se ven reflejados en un incremento del presupuesto invertido en ellas: el 60% dedica menos de 1.000 € mensuales.

SITUACIÓN ACTUAL

El pilar base del content marketing es la creación y la oferta de contenido de valor a tu audiencia con el fin de llamar su atención. La creación de contenidos útiles y relevantes harán que un primer contacto tenga mayores probabilidades de convertirse en un usuario fidelizado de tu marca.
Cualquier negocio con presencia online necesita tener una estrategia de contenidos clara y definida si quiere conseguir diferenciarse de su competencia y estar presente en la mente de los consumidores.
El primer paso es ser conscientes de la influencia que la información online sobre un producto, servicio y sector tiene sobre los usuarios. Antes de adquirir cualquier producto, buscarán las referencias de otros usuarios por este medio y es fundamental estar presentes y ser parte activa como fuente de información fiable y de calidad.

La planificación estratégica de acciones de marketing de contenidos es clave para la consecución de los objetivos, la mejora de resultados y el aumento del número de leads (contactos cualificados). Las empresas deben analizarse y fijar metas adecuadas a su situación y presupuesto, además de asegurar su medición, no solo cuantitativa sino cualitativa. La monitorización, medición y análisis de datos darán a las empresas una visión clara de su situación para crear respuestas a los posibles problemas y reforzar sus puntos fuertes.
A esta monitorización interna se le tiene que añadir un análisis de los contenidos de actualidad para no perder las posibles oportunidades que se presentan o quedarse al margen de las tendencias. La creación de contenidos sobre temas de actualidad incrementará la interacción con tus audiencias, además de afectar muy positivamente a tu posicionamiento web (SEO).
En 2018, se espera una continuación de las tendencias que han ido tomando fuerza a lo largo de 2017 entre los que destacan el uso de influencers y la creación de contenido en vivo y efímero.

La fuerte apuesta de las redes sociales por el formato efímero que empezó Snapchat hace necesario que las empresas adopten la generación de este tipo de contenido para la promoción de sus productos y servicios.
Por su parte, el uso de blogueros e influencers para llegar al público millennial se ha incrementado debido a su efectividad. La creación de una estrategia específica para este tipo de colaboraciones se ha transformado en un deber de casi todas las empresas para sacar el máximo partido a la inversión y evitar problemas derivados en su aplicación.

El contenido se ha convertido en el rey del marketing, las empresas son conscientes de la importancia de crear una imagen de marca sólida y coherente con una estrategia de contenidos adecuada, pero sigue habiendo una necesidad de incremento de la inversión en ella.

RESULTADOS

Un 91% de los encuestados afirma que realiza acciones de marketing de contenidos. Esta cifra es ligeramente inferior a la obtenida en el anterior informe, pero si miramos las acciones y estrategias llevadas a cabo por las personas encuestadas llegamos a la conclusión de que se debe a una no identificación de las acciones puestas en marcha con el marketing de contenido.

A la hora de crear y poner en marcha la estrategia de marketing de contenidos, un 68% de los encuestados afirma que lo hacen de manera interna.
Sólo el 11% confía en agencias y empresas externas para llevar a cabo esta labor, un porcentaje bajo en comparación con el nivel de externalización de otros servicios como la publicidad o la organización de eventos.
Tomando como referencia nuestros informes anteriores, comprobamos que ha habido una evolución en los objetivos de la estrategia de marketing de contenidos.

El aumento de las ventas y la mejora de los ingresos (21%) desbanca a la generación de leads o nuevos clientes (16%) que se relega a un segundo puesto compartido con el aumento de la visibilidad online (16%).

Las empresas han adquirido una mayor conciencia del poder de este tipo de estrategias para la fidelización de los clientes y la creación de imagen de marca, y han redirigido sus objetivos para transformar este poder en ventas.
Las redes sociales se alzan con el primer puesto a la hora de conseguir leads para las empresas. Le siguen de lejos el posicionamiento SEO y los blogs.
Un 27% de los encuestados afirma que los medios sociales son el origen principal de los leads que les llegan. La importancia de los community manager y una buena estrategia de social media queda clara, y se convierten en claves fundamentales dentro de la estrategia de comunicación de una empresa

Un 45% de los encuestados señala a Facebook como la red social que mayor cantidad de leads genera a su empresa. LinkedIn le sigue de lejos con un 15%.
Como en años anteriores, Youtube se queda en el último puesto del ranking de redes sociales para generar leads, esto se puede deber a que el uso de esta red no está enfocado a ese fin. La mayoría de las empresas lo usan como videoteca y no tiene un mantenimiento tan periódico como otras redes sociales.

Una cifra muy elevada de los encuestados (48%) no llevan a cabo una medición del retorno de la inversión en marketing de contenidos, teniendo en cuenta el número de empresas que afirma realizar estrategias de content marketing.
Cualquier esfuerzo e inversión se verá velado si no se realiza un análisis posterior de los resultados, y ésta es la tarea pendiente de las empresas españolas. Debemos establecer controles de las estrategias puestas en marcha, no solo para comprobar su efectividad, sino para aprender, mejorar y crecer.
De las empresas que realizan una medición, un 67% lo hacen con un plazo de 6 meses y un 29% a los 12 meses.

Si nos fijamos en los tipos de contenidos creados, los actuales se llevan el premio con un 58% de los encuestados, marcándolos como los contenidos con mayor éxito, pero existe un equilibrio con el rendimiento de los contenidos atemporales.

Es decir, podemos deducir que las empresas están haciendo un buen uso de los dos tipos de contenidos, de manera que se complementan entre sí.
Los reportajes (29%) y las fotografías propias (24%) son los contenidos más utilizados por los encuestados en la estrategia de contenidos. Datos que no sorprenden si tenemos en cuenta que la combinación de ambos es lo que mejor funciona y califica en redes sociales que, como ya hemos visto, son las reinas de este sector.

Los contenidos de vídeo generados son principalmente informativos
Un 15% de los encuestados no utiliza este formato y sólo un 11% los utiliza dentro de sus promociones. Como hemos dicho anteriormente, esto está directamente relacionado con el número de leads que van a generar las redes sociales centradas en este formato.

Con el cambio del objetivo principal perseguido por las empresas, el KPI con más relevancia también se ha modificado. Un 24% de las empresas y personas encuestadas le dan una mayor importancia a la generación de tráfico cualificado que a la generación de lead cualificados o al posicionamiento orgánico, que en el informe de 2016 encabezaban la lista con un 21% y un 16% respectivamente.

Como no es de extrañar, las redes sociales y el blog propio se reparten la mayor parte de los contenidos generados dentro de las estrategias de las empresas.

El 26% de los encuestados no realiza colaboraciones con blogs externos. Los que sí lo hacen ven los resultados de estas colaboraciones principalmente en la mejora de la visibilidad de su marca (34% vs 50% en 2016) y el posicionamiento SEO (21%, misma cifra que en 2016).

La mayoría de los encuestados son trabajadores en PYMES o autónomos profesionales del sector, lo que puede verse directamente relacionado con la capacidad de inversión en este tipo de estrategias.

Como adelantamos en el resumen de este informe, la inversión mensual en marketing de contenidos es muy modesta: un 59% de las empresas encuestadas dedica menos de 1.000 € al mes. Y aunque esta cifra es más alentadora que la del año pasado (más del 70% invertía entre 0 y 999 €) sigue siendo una inversión muy baja teniendo en cuenta los beneficios que aporta.

El tamaño de las empresas influye, pero ciertamente una dedicación de presupuesto tan bajo no encaja con los beneficios que se perciben. Esto puede deberse a la falta de medición del ROI que hemos visto anteriormente que hace que las empresas no sean plenamente conscientes de su importancia.

3 de cada 4 encuestados califican con notable o sobresaliente la efectividad del marketing de contenidos.

Los resultados son visibles, y quizá por ello, no se hace un estudio más en profundidad. Si las empresas pueden apreciar que son efectivos a simple vista, ¿por qué no realizan un análisis más exhaustivo? Tendremos que hacer hincapié en esta cuestión en nuestro informe de 2018 para saber el motivo y poder entender mejor las necesidades de las empresas en este aspecto.
Fuente: Puromarketing.com

El auto conectado: la nueva fuente de datos que las marcas usarán para conocer al usuario

POSTED ON febrero 28th  - POSTED IN Sin categoría

La lista de cosas que se están convirtiendo en inteligentes es cada vez mayor. En los últimos años, la tecnología ha dotado de nuevas capacidades a cada vez más elementos y a cada vez más herramientas de nuestra vida cotidiana. Si hace unos años se hablaba de la hipotética nevera que se iba a encargar de hacernos la lista de la compra y de avisarnos cuando nos estuviésemos quedando sin ciertas cosas y de otros ejemplos llamativos y vistosos, ahora en realidad ya podemos hablar de cosas concretas y de servicios específicos en un mundo en el que todo está conectado. Y en esa lista de cosas conectadas también empiezan a estarlo los autos, lo que los convierte en un nuevo y potencial escenario para servir publicidad o, al menos, para conocer mucho mejor a los consumidores y ser mucho más eficientes en la relación que se establece con ellos.

“Tus hábitos de conducción, tu localización, tiene un valor monetario, como ocurre con tu historial de búsqueda”, apunta a Bloomberg un analista especializado. El auto es el nuevo campo de batalla potencial para la industria de la publicidad y el marketing y para el aprovechamiento de la información sobre los consumidores.

Lo cierto es que, como recuerdan en el medio estadounidense, los autos llevan ya décadas acumulando información. Los fabricantes de vehículos ya habían empezado a instalar sensores para capturar datos relacionados con la conducción, aunque el para lo que los utilizaban era un poco diferente. Las cosas han cambiado por dos razones básicas. Por un lado, cada vez hay más sensores y por tanto cada vez hay más vehículos recuperando y acumulando información. Por otro lado, el potencial de esos datos se ha convertido en algo mayor. Ya no se trata solo de información interna o relevante para los fabricantes, sino que se puede convertir en un nuevo elemento con el que hacer caja si se logra hacer que sea atractiva y útil para los anunciantes.
El futuro podría convertirse por tanto en un espacio en el que el auto fuese un poco como nuestro ordenador, en el que mientras navegamos vamos recibiendo información promocional. Mientras se conduce, por ejemplo, el auto puede hacer sugerencias como ofertas en la pizzería de la esquina o recomendaciones de consumo. Serán, por supuesto, mensajes patrocinados.

La idea va además muy en línea con otra gran tendencia que se está ya viendo en el mundo de los vehículos y es el de establecer el potencial que podrán tener las pantallas interiores de los vehículos (a lo que se suma ya también el parabrisas) como soportes para los mensajes publicitarios. Todas estas pantallas podrían servir para emitir más anuncios.

Otros usos de los datos

A eso se suma que los datos no solo pueden servir para lanzar ofertas y anuncios relacionados, sino también como una llave para comprender mucho mejor a los consumidores. Los bancos y la industria de la finanza son uno de esos nichos que están interesados en hacerse con esos datos para poder cruzarlos con su información y descubrir mejor cómo son sus consumidores. El potencial de estos datos es abrumador (y un tanto inquietante).
Los ejemplos que manejan en el análisis así lo muestran. Los bancos podrían usar la información para determinar si has dejado de ir en auto al trabajo y establecer si has perdido seguridad financiera y los analistas podrían usar la información para establecer si estás yendo o no mucho a los centros comerciales y extrapolarlo a sentimiento de consumo (algo que ahora hacen recurriendo a las fotos satélite).

Pero, por supuesto, conseguir todos estos datos tiene su cara compleja también, ya que supone tener que afrontar nuevos controles en lo que a privacidad se refiere. Por un lado tendrán que enfrentarse al escrutinio de las autoridades y por otro a las cuestiones de los consumidores. Los fabricantes de vehículos ya están dejando claro que los consumidores podrán optar por no dar sus datos en absoluto, pero a pesar de ello tendrán que convencerlos de que las contrapartidas por usar esta información para fines comerciales serán lo suficientemente atractivas como para que les compense.
Fuente: PuroMarketing.com

Cómo la felicidad y el optimismo general nos lleva a comprar y gastar más

POSTED ON febrero 23rd  - POSTED IN Sin categoría

Cuando estamos tristes compramos más, ya que la compras se ven como una suerte de ‘terapia’. Al menos eso es lo que nos dice la cultura popular y lo que se puede ver en tantas series y películas en las que sus protagonistas se van de compras tras un momento malo para sentirse mejor y lo que han demostrado algunos estudios y algunos analistas. Pero, a pesar de ello, no habría que establecer un único vínculo directo entre estar triste y comprar, porque en realidad también el estar felices tiene un efecto directo sobre ello. Cuando estamos contentos, también compramos más.

La cuestión es que el nivel al que se gestionan esas emociones es diferente. Cuando compramos más porque estamos tristes, lo hacemos porque estamos tristes nosotros. Es el sentimiento personal el que nos hace dedicarnos a comprar. Pero cuando el sentimiento es generalizado y afecta a la población de forma completa, son las emociones positivas las que nos llevan a gastar más.

De entrada, los estudios demuestran que, cuando nos sentimos relajados, estamos dispuestos incluso a pagar más por las cosas. Un estudio que estudió cómo consumían los participantes tras haber estado expuestos a técnicas de relajación llegó a esa conclusión. Los participantes estaban dispuestos a pagar un 12% más.

Y cuando nuestro entorno es más optimista y positivo posiblemente nos sintamos mucho más relajados. Aun así, sí es fácil ver un paralelismo entre optimismo en la sociedad e intención de compra. De hecho, no hay más que mirar lo que ocurrió con los hábitos de gasto y consumo durante la crisis económica. En los momentos más duros de la crisis, cuando el sentimiento generalizado era negativo y los consumidores estaban en un momento de pesimismo general, la intención de consumo cayó de forma general.

Lo que muestran los números

De hecho, los datos del consumo en los años duros de la crisis económica en España mostraban justo ese retroceso. Entre 2007 y 2014 el gasto en los hogares españoles cayó en un 8,6%, con caídas por encima de la media en comunidades como Baleares (-16%), Canarias (-15%) o Murcia (otro -15%).Otra estadística apuntaba que entre el primer trimestre de 2008, justo antes del estallido de la crisis, y el primer trimestre de 013, el punto más bajo, el consumo privado había retrocedido en un 12,6%.

La crisis había complicado la situación económica de los consumidores, lo que llevaba a obviamente no gastar, pero también había creado un clima de preocupación, pesimismo y nerviosismo, lo que hacía que se tuviese mucho más cuidado con cómo se gastaba y en qué se gastaba. En cuanto la crisis empezó a ser menos grave y a mostrar signos de recuperación, los consumidores afrontaron las cosas de un modo más optimista y acabaron comprando más.
Solo hay que ver uno de los últimos barómetros del Observatorio Cetelem sobre consumo en Navidad: desde 2014 el gasto ha crecido en un 15% y en la última campaña un 57,4% de los españoles señaló que su presupuesto iba a ser mayor que en el año precedente.

Pero no solo hay que quedarse con los datos de la crisis y su efecto en el gasto para verlo: los países felices gastan mucho más. Dinamarca, que se ha encaramado entre los países más felices del mundo en los rankings de la ONU, va a gastar este año más que lo ha hecho en una década. Los daneses se sienten más felices que nunca, lo que hace que sean más optimistas y lo que empuja a que gasten más. De hecho, los economistas ya empiezan a hablar de una ‘carrera de gasto’.

Lo que marcas y empresas pueden aprender de cómo las Apps nos mantienen enganchados

POSTED ON febrero 19th  - POSTED IN Sin categoría

Nuestros móviles se han convertido en un elemento que nos mantiene atrapados y que logra que le dediquemos tiempo y más tiempo a lo que ocurre en sus pantallas. Y no hay más que ver los titulares de muchas noticias y pararse a escuchar los comentarios que hacen no pocas personas para descubrir que en cierto modo se cree que nos estamos enganchando a nuestros smartphones. Somos adictos a la pantalla de nuestros móviles, o eso estamos creyendo cada vez más.

Como explica un experto a Business Insider, todo el tiempo que dedicamos a nuestros smartphones no implica, necesariamente, que nos estemos convirtiendo en adictos a nuestros móviles. Simplemente, estamos cambiando de hábitos. El móvil es una manera de ‘perder el tiempo’ y lo que ha cambiado ahora no es tanto que perdamos más el tiempo sino que ahora lo hacemos con el móvil y no con otras cosas. Se trata de un tiempo desplazado. Hemos reducido nuestro tiempo en otros espacios y en otros contenidos para dedicarlo a nuestros terminales móviles. “Creo que lo que está pasando es que la gente está pasando mucho tiempo del que habrían pasado en la tele a sus teléfonos”, explica el medio Jonathan Kay, chief operating officer en Apptopia. “No se trata de tiempo añadido, es tiempo desplazado de un medio a otro”.

Pero que el móvil suponga tiempo robado a otras cosas y no tiempo nuevo perdido no implica que el móvil no suponga cambios en el consumo de contenidos y que los responsables de las apps más de moda no hayan hecho un trabajo muy bueno a la hora de capturar la atención de los consumidores, porque en realidad ambas cosas son también ciertas.

De entrada, el móvil está canibalizando el tiempo que antes perdíamos con otras cosas y, para continuar, lo está haciendo con contenidos en los que tenemos mucho más poder. A diferencia de los medios tradicionales, como podría ser la tele, donde no tenemos más remedio que escoger entre lo que ofrecen, en el móvil hemos sido nosotros quienes hemos escogido la base de los contenidos que tenemos disponibles. Esto hace que el móvil resulte mucho más atractivo.

Pero el móvil y sus contenidos no solo resultan atractivos para el consumidor porque haya sido él quien haya sentado las bases de lo que va a encontrar en la pantalla de su móvil, sino también porque los principales jugadores del mercado son muy hábiles a la hora de posicionar sus contenidos y de llegar a los internautas. Las apps que tienen más éxito, como es el caso de las redes sociales, tienen múltiples artimañas para capturar la atención del usuario y para mantenerlo atrapado. Usan colores que destacan cosas o nos hacen esperar de forma recurrente ciertas recompensas, como apuntan en el análisis de Business Insider en el que han analizado cómo logran mantener nuestra atención y del que se pueden aprender unas cuantas cosas para la estrategia general de marcas y empresas en dispositivos móviles.

Los trucos que siguen todas estas apps están basados en elementos psicológicos que juegan con el contenido. Los contenidos se convierten en la llave para conectar con el internauta y para posicionarse mucho mejor a la hora de llegar hasta ellos y recordarles que tienen que acceder.
El poder de la notificación push
Es lo que ocurre con Instagram. La red social de fotografía emplea las notificaciones push (manda docenas a la semana, como recuerdan en el análisis) para hacer que el usuario entre una y otra vez. Con esto completa los puntos adictivos que ya tiene la app de por sí (como es el hecho de que su base de actividad está en algo que es casi un hábito – como es el caso de hacer fotos – y que tiene una recompensa inmediata, la de los filtros). La app notifica, a menos que se ajusten las condiciones que vienen de fábrica, de prácticamente todo lo que pasa en el perfil del usuario, haciendo que este tenga muchísimas excusas para volver a entrar e Instagram para capturar su atención de nuevo.

El truco de la máquina tragaperras

¿Por qué atraen las máquinas tragaperras y por qué se prueba la suerte una y otra vez? La clave está en que nunca se sabe cuándo va a salir el premio y siempre esperamos que vaya a aparecer algo en algún momento. Es la misma filosofía que emplean algunas apps, como la de Twitter. Cuando se actualiza el feed, no se sabe qué va a aparecer y mientras se ve la rueda que muestra que se está cargando el nuevo contenido las expectativas del cerebro son las mismas que en el juego. 

¿Estará esperando una gran noticia o solo una actualización sin mucho interés? De hecho, Twitter juega con este concepto – y en este punto lo hacen también muchas otras apps sociales – haciendo que cada vez que se entre en la app haya que esperar un poco en una pantalla que muestra su logo. No es que el móvil o el tablet vaya lento, es que la app está jugando a crear expectativas.

Explotar el FoMO

El miedo a quedarse fuera y a perder cosas (el FoMO) es uno de los elementos que más se usan en internet a la hora de conectar con los consumidores y empujarles a hacer cosas. Es otro de los que emplean de forma recurrente las apps de más éxito y una de las causas que nos hacen estar mirando todo el tiempo nuestras pantallas y lo que en ellas espera. Las redes sociales parecen un ejemplo claro, pero lo cierto es que el FoMO se puede usar en todos los mercados y de todas las maneras. Una de las que lo usa es, por ejemplo, la app de aprendizaje de lenguas Duolingo, que hace que los usuarios pierdan recompensas si no se conectan todos los días y consigue, así, generar cierta tensión y miedo a lo que se puede perder si no se actúa.

El truco de la reciprocacidad social

O lo que es lo mismo: haces cosas porque te sientes obligado a hacerlas. Es lo que ocurre en LinkedIn, por ejemplo, cuando tras recibir una invitación te muestran una pantalla de gente que pueda que conozcas. Hacen que sientas que tienes que pagar con la misma moneda el hecho de que te acaben de invitar a unirte.

Convertir las cosas en un juego

La gamificación es una de las herramientas que permiten llegar a muchos consumidores, capturar su atención y mantenerlos activos. Es lo que usan las apps de aprendizaje, pero también las apps de relaciones como Tinder. Como explican en el análisis, lo que hace que la gente siga usando Tinder es su formato, el tener que deslizar hacia un lado o hacia el otro para lograr conectar con una persona o con otra. 

Parece un juego y es, en realidad, un juego, lo que hace que el usuario se acabe enganchando. Si eso se cruza con otros elementos, como el hecho de que la app también usa los trucos de las máquinas tragaperras para generar cierta tensión dramática, se pueden ver las cosas de un modo mucho más claro.
Fuente: Puromarketing.com

Back to Top