Archive : Category

¿Cómo desarrollar la productividad digital en Teletrabajo con herramientas y metodologías ágiles?

POSTED ON mayo 20th  - POSTED IN Sin categoría

Cómo gestionar a tu equipo de trabajo en teletrabajo y potenciar su productividad digital. 

En momentos donde es crítico permanecer en casa y que las empresas de todos los tamaños han tenido que migrar aceleradamente a mecanismos de teletrabajo o trabajo desde el hogar, aparecen dudas sobre cómo potenciar la productividad desde el entorno digital de forma remota y virtual.

Lo cierto es que el trabajo virtual desde el hogar trae consigo algunos retos y se requiere nuevos hábitos que faciliten su asimilación y permitan potenciar la productividad digital:

Establecer horarios para las actividades del hogar y las actividades del trabajo

Es necesario definir acuerdos de gestión donde haya rutinas definidas que permitan al empleado tener un equilibrio adecuado entre el trabajo remoto y las actividades del hogar. Por ejemplo, la preparación de alimentos para el almuerzo, servir el almuerzo y dejar limpiando la cocina es una actividad que puede quedar relegada si el trabajo es muy demandante, o, por otro lado, el cuidado de los hijos puede desenfocar de los objetivos del trabajo si no se trata con cuidado. Es conveniente que cada empleado defina horarios que permitan combinar adecuadamente las actividades del hogar y del trabajo. Establecer horarios para iniciar las tareas del trabajo y para finalizarlas, así como para las actividades del hogar y comunicarlo al equipo.

Mantener la conexión

Cuando se está trabajando desde el hogar, algunas personas pueden sentirse desconectadas de su equipo, ya sea porque no las ve o porque piensa que no están en contacto. Mantener reuniones virtuales con frecuencia con el equipo de trabajo permite mantener la conexión y el sentido de pertenencia, así como saber lo que se está haciendo como equipo. Este tipo de reuniones disminuye la tensión que puede generarse por una sensación de desconexión.
Reglas claras
Establecer reglas de convivencia en gestión remota es clave, tales como, cuando debe finalizar una actividad, qué objetivo de sebe cumplir, cómo van a ser la entrega de tareas, por qué medio se puede enviar requerimientos de trabajo, etc. Mantener claridad sobre lo que se espera y la forma de gestión del trabajo es importante para que el equipo conozca las condiciones de juego.

Minimizar la ansiedad

El trabajo remoto o virtual puede traer consigo dudas y ansiedad para el equipo de trabajo. Es responsabilidad del líder conocer y disipar las dudas y ansiedad del equipo para que éste pueda mantenerse concentrado en sus objetivos.

Los líderes deben ayudar en la organización del teletrabajo
Los lideres deben ayudar en el proceso de organización del teletrabajo de su equipo, estableciendo las reglas y ayudando a que el equipo mantenga un equilibrio que potencie su productividad. Si esto significa generar carpetas compartidas para que todos puedan tener información necesaria para el trabajo, así como establecer cronogramas de actividades y mecanismos de comunicación efectivos, esto es algo que el líder debe realizar para su equipo.

Adicionalmente a esto, es conveniente establecer herramientas y metodologías ágiles que mejoren la comunicación, permitan mayor entendimiento de la gestión productiva del equipo y faciliten la entrega de resultados. Dentro de esto es conveniente pensar en:

Metodologías ágiles

La primera metodología ágil para gestión del teletrabajo que recomiendo es KANBAN, un término japones, que hoy es sinónimo de agilidad. Básicamente se enfoca en establecer de forma visual un flujo de pasos distribuidos en columnas para desarrollar cualquier y pasar los requerimientos siguiendo el flujo hasta que llegue a su resultado final. Este flujo de pasos puede ser tan sencillo como establecer las columnas: Entradas, Haciendo y Hecho; o tan complejo donde haya una cantidad de columnas de un proceso. Este tipo de metodología permite visualizar de forma gráfica el avance de actividades, proyectos o desarrollo de nuevos productos.

Herramienta ágil

Una herramienta que se basa en KANBAN y que permite tener un registro de absolutamente toda la gestión que se ha hecho sobre una tarea en particular se llama Trello. Es una aplicación freemium que en su versión libre permite gestionar adecuadamente las actividades de un equipo de trabajo virtual. A través de esta herramienta es fácil saber si la tarea a avanzado dentro del flujo. Esta herramienta permite configurar el tablero del proceso o proyecto de forma flexible para que se adapte al flujo que se requiera.

En mi caso yo recomiendo tener un flujo de columnas que sean:

1. Entradas: Donde inician las tareas que se piden.

2. En espera: Donde se colocan las tareas que por uno u otro motivo han quedado en pausa.

3. Recurrente mes: Donde estan las actividades que deben desarrollarse de forma mensual.

4. Haciendo: Donde estarán las actividades que se están gestionando.

5. Revisión: Donde estan las actividades que ya se han hecho, pero dependen de una revisión final.

6. Listo: Donde estan las actividades que ya se hayan finalizado.

Adicionalmente, cada tarea/actividad, tiene un formato para registrar la información necesaria de la misma, se puede seleccionar miembros que deben desarrollar las actividades, adjuntar documentos para mayor información o como evidencia del trabajo, mencionar actualizaciones al equipo de trabajo, establecer fechas de vencimiento, entre muchas otras opciones. Dentro de estas tarjetas se registra todo lo que los diferentes miembros realizan, desde la fecha de creación de la tarea, agregar a un miembro del equipo, hasta quien movió la tarea a su siguiente paso del flujo.

Recomendaciones para la gestión de tarjetas/tareas de gestión

Es recomendable que dentro de las tarjetas se establezca una sola persona como miembro de la misma (el miembro es quien recibe las actualizaciones de los cambios en la tarjeta), así es el miembro quien debe dar seguimiento a la misma hasta que llegue a su paso final. Así mismo es recomendable utilizar las etiquetas para agregar a los demás miembros del equipo que forman parte de la tarea. En la descripción es necesario explicar adecuadamente el detalle de lo que se quiere y comunicar lo que los miembros deben conocer para realizar la tarea. En tareas donde hay varias actividades por desarrollar, es recomendable utilizar la opción de checklist, donde se puede asignar una actividad a cada persona responsable de la misma y cada quien debe llenar el checklist una vez que finalice. También es importante agregar una fecha de vencimiento, ya sea de una fase de las actividades o la fecha final de toda la tarea.

Recomendaciones de uso de documentos adjuntos

Para la gestión de documentos adjuntos que sirvan como evidencia del trabajo realizado o para revisar y aprobar los entregables requeridos, es recomendable siempre adjuntar el link del archivo compartido en la nube. Esto porque permite una mayor facilidad para la edición del mismo, así como menos pasos en caso de que haya observaciones. Cuando se adjuntan archivos, es más complicado realizar revisiones porque requiere descargar el archivo, hacer ajustes y volver a cargar un archivo nuevo, con todo el tiempo que esto conlleva.

Recomendaciones para la gestión del avance del equipo

El avance del equipo y de las tareas propias es muy sencillo de realizar en trello. Sólo se necesita filtrar las tareas por el miembro responsable y podremos saber cuantas tareas tiene en pendientes, cuantas esta realizando y cuántas están hechas. Del mismo modo, si hay una mención para pedir alguna cosa en una tarea, es muy fácil ingresar a la sección de alertas donde se muestran las actualizaciones que se han hecho y todas las menciones que se hayan hecho a tu usuario. De esta forma es fácil gestionar las tareas propias o el avance de las tareas del resto del equipo.

Los acuerdos comunes, una mejor comunicación, el uso de herramientas y metodologías ágiles ayudan a potenciar la productividad digital en entornos de teletrabajo, y permitirán gestionar de mejor manera a equipos de trabajo remotos.

#covid
#teletrabajo
#productividad
#homeoffice
Fuente: Xavier Moreano Puromarketing.com

¿Adiós al dinero en efectivo?: la crisis podría normalizar y asentar las formas de pago alternativas

POSTED ON mayo 11th  - POSTED IN Sin categoría

El uso de tarjetas ha aumentado notablemente, pero también el de soluciones de pago móvil

#pagosmóviles
#pagossincontacto
#efectivo
#experiencia cliente
#tecnología

En la panadería de mi barrio, pre-crisis del coronavirus, no incentivaban el pago con tarjeta. De hecho, ni siquiera era muy consciente de que aceptaban tarjetas y que tenían un datáfono. Cuando estalló la crisis, y por razones obvias, la panadería empezó a permitir pagar con tarjeta cualquier cosa. No solo eso: en los escaparates pegaron dos gigantescos letreros pidiendo que lo hiciésemos. Es lo que han hecho la mayoría de los negocios. En una panadería-confitería de moda un par de calles más allá un letrero en el escaparate avisa: «hemos eliminado el pago mínimo si quieres pagar con tarjeta».

El movimiento es una de las recomendaciones recurrentes durante esta crisis. Para reducir el contacto y la exposición al virus de los vendedores, lo más recomendado es pagar todo con sistemas telemáticos de pago. Cuanto menos contacto mejor, lo que hace que las tarjetas contactless y los sistemas de pago móvil parezcan las opciones más recomendadas.

Y, de hecho, el crecimiento de estos formatos de pago durante estas semanas ha sido muy elevado. Los datos de las compañías de tarjetas y pagos así lo demuestran. Según Mastercard, por ejemplo, los pagos móviles y los pagos sin contacto han crecido en un 40% en la crisis del coronavirus. «Los clientes están buscando una forma rápida de entrar y salir de las tiendas sin intercambiar dinero, tocar terminales o cualquier otra cosa», explicaba su CEO, Ajay Banga, hace unos días.

A eso hay que sumar que la banca ha aumentado por defecto el límite que tenía a los pagos contactless. Hasta ahora, cada compra superior a los 20 euros suponía tener que introducir el número pin de la tarjeta. Ahora, y de forma temporal, eso solo ocurrirá con las compras de más de 50 euros. Con ello la banca espera potenciar que se pague con tarjeta y no con efectivo.
Y a eso se podría añadir que los consumidores y sobre todo los comerciantes están probando formas nuevas de pago que hasta ahora se les resistían o que usaban grupos muy concretos. Por ejemplo, Bizum, la herramienta de pagos móviles que han integrado ya muchos bancos españoles, ha aumentado su números de clientes. Ya tienen 8 millones de usuarios, gracias a las altas que ganaron estos días.

De los 700 establecimientos comerciales que aceptan esta forma de pago en España, 400 se han dado de alta en abril.

¿Un cambio estructural?

La gran pregunta es qué pasará cuando todo esto termine. ¿Ha sido la crisis la puerta de entrada para que los usuarios se acostumbren a no pagar en efectivo todavía más? ¿Y lo será para eliminar las barreras de los comercios? Aunque cada vez hay más soluciones que reducen costes y simplifican el proceso de cobro, no pocos comerciantes siguen siendo reticentes a aceptar pagos con tarjeta o sistemas de pago móviles.
De hecho, los datos de los estudios ya apuntan a que las empresas no están muy conformes con esta tendencia de cambio. Según un estudio de Intrum, dos de cada cinco empresas españolas están convencidas que una sociedad sin efectivo incrementaría sus costes.

Y a eso se suma que un 36% piensa que una sociedad sin efectivo les llevaría a perder clientes. A las empresas les preocupan también los potenciales problemas de seguridad. Cuatro de cada 10 empresas temen que la eliminación del efectivo las exponga a más ciberataques.

Sin embargo, muchos clientes habrán sentido que esta experiencia ha simplificado su día a día y ha mejorado la experiencia de consumo. Quizás, para estos consumidores, volver atrás sea mucho más complicado.
Fuente: Puromarketing.com

CORONAVIRUS: ESTUDIO PROYECTA LAS FECHAS EN QUE TERMINARÁ LA PANDEMIA

POSTED ON abril 29th  - POSTED IN Sin categoría

Una universidad de Singapur que analiza diariamente los casos de coronavirus en los distintos países del mundo, estima que el peor momento del virus estaría pasando precisamente en estos momentos, ya con una leve baja.

Un estudio de la Universidad de Tecnología y Diseño de Singapur, que se dedica a investigar sobre el comportamiento del coronavirus en distintas partes del mundo, pronosticó que el COVID-19 debería ser superado por Chile recién en octubre, aunque ya a fines de junio nuestro país podría considerar como superado el 97 por ciento de la pandemia.
La universidad de Singapur proporciona un monitoreo predictivo del virus, considerando los casos confirmados de cada país, además de los sospechosos y los recuperados. El objetivo es poder estimar las curvas de contagio que se han dado en los distintos lugares del mundo.
Desde el organismo explican que la actualización de la información se realiza diariamente, debido a las situaciones que pueden ocurrir como brotes o un aumento significativo de los contagios, y que los datos son inexactos y pueden contener errores, sin embargo, están basadas en cálculos matemáticos y tiene fines educativos.

AFP

“Los lectores deben tomar cualquier predicción con precaución. El optimismo excesivo basado en algunas fechas de finalización pronosticadas es peligroso porque puede aflojar nuestras disciplina y controles y provocar el cambio del virus y la infección, y debe evitarse”, explican desde el organismo.
De acuerdo al gráfico, el peak de la pandemia la estaríamos viviendo en estos momentos en Chile y durante mayo debería comenzar a bajar la curva de contagios, que a mediados de junio ya debería haber sido superada en un 97 por ciento. Según el estudio, la primera semana de julio, el 99% de la pandemia debería estar superada en Chile, aunque sólo en octubre se podría hablar del fin del virus.

Universidad de Tecnología y Diseño de Singapur

El caso de Argentina por ejemplo, es similar al de Chile, aunque al país trasandino le costaría algunas semanas más recuperarse al cien por ciento del virus. A principios de julio el COVID-19 debería estar superado en un 97 por ciento y recién a fines de octubre sería el fin de la pandemia.

Universidad de Tecnología y Diseño de Singapur

El peor momento a nivel mundial, según el gráfico, estaría pasando precisamente en estos momentos, ya con una leve baja. Según los gráficos a fines de mayo la pandemia debería estar siendo superada en un 97 por ciento, aunque el fin total recién se podría esperar para diciembre.

Universidad de Tecnología y Diseño de Singapur

En el caso particular de Estados Unidos, el país más afectado por el coronavirus y que ha registrado más muertes hasta ahora, el 16 de mayo podría tener superada la pandemia en un 97 por ciento y durante las primeras semanas de septiembre estarían libres del virus.

Universidad de Tecnología y Diseño de Singapur

Italia por su parte, el país europeo más golpeado junto a España, ya pasó por su peor momento y el 9 de mayo debería tener superado un 97 por ciento del virus, mientras que 31 de agosto podría superarlo completamente, considerando que las medidas sanitarias se mantengan y se cumplan.

Estados de ánimo, expectativas y comportamiento de las empresas durante el confinamiento

POSTED ON abril 20th  - POSTED IN Sin categoría

Dato empíricos sobre cómo el COVID-19 puede ir configurando al nuevo consumidor. 

#coronavirus
#confinamiento
#marketing

Están apareciendo una profusa cantidad de artículos de opinión, estudios y análisis que intentan inferir de qué modo el coronavirus y la crisis que nos ha traído está reconfigurando el mundo. Esta crisis está sometiendo a un duro test de resistencia a nuestras sociedades, nuestras economías, nuestra fortaleza mental, nuestras capacidades de resistencia, de adaptación? Puede que para muchos de nosotros sea el escenario de cambio más retador al que nos enfrentaremos jamás.

Y todo parece indicar que el coronavirus ha llegado para quedarse. Lo superaremos, sin duda. Estamos en el mejor momento del a historia para que la humanidad pueda enfrentarse a una pandemia: miles de personas están trabajando duramente en todo el mundo para encontrar los tratamientos y la vacuna que el mundo necesita, y todo el conocimiento agregado y las capacidades tecnológicas disponibles terminarán dando su fruto, esperemos que pronto.

Esta crisis supondrá un coste enorme que aún estamos lejos de poder cuantificar con precisión. Pero si podemos empezar a saber qué efectos está empezando a tener este virus en nuestras vidas y muy especialmente en nuestras expectativas de futuro. Con una perspectiva de al menos una semana desde que entramos en el periodo de confinamiento obligatorio, ya hemos empezado a adaptar hábitos, formas de actuar y hemos tenido tiempo de empezar a reflexionar sobre qué nos espera en el futuro

¿Cómo estamos adaptándonos a este nuevo escenario?

¿cómo nos está afectando a nuestro estado de ánimo? ¿qué nuevos comportamientos estamos adoptando? ¿cuáles se convertirán en hábitos y cuáles serán efímeros una vez acabe el confinamiento? ¿Cómo afrontaremos la nueva realidad post-coronavirus? Lo hemos preguntado en una encuesta realizada entre los días 20 y 25 de marzo mediante cuestionario online a 675 personas entre 16 y 75 años hemos obtenido resultados que exponemos a continuación.
Una de las primeras ideas a evaluar es el estado anímico de las personas. Según la encuesta, el sentimiento mayoritario es la incertidumbre con un 64,3% de personas que responde que siente «bastante o mucha». Este sentimiento, sin embargo, aún no se manifiesta en temor, pese a las noticias de incremento de contagiados y fallecimientos que vamos recibiendo, ya que hasta un 73,5% manifiestan sentido siento algo o nada de temor, frente a un 26,5% que dice sentir bastante o mucho temor. Tampoco es mayoritario el sentimiento de inseguridad, más bien al contrario, un 72,6% no dice sentir inseguridad de forma significativa. Tampoco es la tristeza un sentimiento mayoritario, sólo un 17,5% dice sentirse realmente triste. Es la incertidumbre el estado anímico que realmente prevalece en el sentimiento de la población en España.

¿Qué nivel de información sobre el coronavirus y la situación generada tienen los españoles?

Pues un 53% dicen sentirse en general bien informados. En una valoración en una escala de 1 a 5 sobre el nivel de información, recibida, siendo 1 el nivel inferior y 5 el superior, la puntuación promedio obtenida es de 3,47. Los medios empleados son mayoritariamente la televisión (84,9%), la prensa digital (88,7%), las redes sociales (68,3%), WhatsApp y servicios de mensajería instantánea (65%) y el teléfono (62,7%).

Si pensamos en cómo creemos que afecta y afectará esta crisis a nuestra economía doméstica y a nuestras decisiones de consumo, el estudio arroja resultados muy concluyentes: mucho, y con una importante merca de capacidad económica y de expectativas de consumo. Un 14% de encuestados afirman que es seguro o muy probable que pierdan su empleo. Pero casi un 70% afirman que sufrirá una merma en su capacidad económica (un 29,2% de modo muy considerable) y que ello supondrá que el 75% de encuestados reducirá su consumo en los meses posteriores al periodo de confinamiento.

Una partida que se verá especialmente afectada es la de las vacaciones del próximo verano, que un 70% de encuestados estima que bajará, pero lo más llamativo es que casi un 41% dice que la bajada será considerable. Está por ver si esto se manifestará en no realización de vacaciones, vacaciones más modestas o quizás vacaciones nacionales en detrimento de viajes al extranjero más costosos.

El presupuesto de ocio también se verá afectado, aunque ligeramente menos, con una disminución del 65%, el mismo porcentaje de encuestados que afirma que gastará menos en restauración. Donde se espera un elevado impacto a la baja es en el gasto en artículos premium o de lujo, con un 80% de encuestados que dicen que gastarán menos.

Algunas partidas, si bien se verán también afectadas, lo harán en menor cuantía, como son en el presupuesto para alimentación saludable y en el de actividad deportiva, que la mayoría de encuestados piensan mantener: sólo lo reducirán un 32,1% y 39,7% de los encuestados, respectivamente. Estos datos son coherentes con el elevado sentimiento de incertidumbre que hemos reflejado anteriormente que, como es sabido tiene una fuerte repercusión en los niveles de consumo previstos y en su composición, priorizando lo que se considera básico o irrenunciable.

Otro aspecto clave que está sometido a escrutinio continuado es la forma en que las empresas están actuando durante esta crisis: si están colaborando, aportando sus recursos para paliar las graves carencias detectadas a todos los niveles; si están contribuyendo a que el ciudadano pueda sobrellevar mejor las crisis; cómo están actuando en relación con la preservación de sus negocios y cómo eso se refleja en sus posibles ajustes de plantilla; si están adoptando actitudes o comportamientos que puedan ser interpretados como «aprovecharse» de la crisis, con los juicios éticos y morales que se derivan de ello. Y muy especialmente, cómo todo ello puede beneficiar o perjudicar a la reputación de las empresas y con ello, condicionar las decisiones de compra futuras de los consumidores. ¿Lo tendrán en cuenta en el futuro?
Pues podemos anticipar la respuesta a esta última pregunta con un rotundo sí. Un 72,1% de los encuestados afirman que tendrán bastante o muy en cuenta la actuación de las empresas durante esta crisis en sus futuras actuaciones como consumidor. Un 56,1% afirma sentirse informado sobre qué empresas están contribuyendo. Pero en cuanto a expectativas y qué comportamientos se consideran alineados con el concepto «contribuir» los resultados obtenidos son concluyentes: un 95% de los encuestados reclaman que las empresas privadas contribuyan a la solución a la crisis, no priorizando su cuenta de resultados sino su compromiso por colaborar con sus recursos (un 74% de los encuestados).

Un comportamiento que se considera inaceptable es la subida de precios como consecuencia de la subida enorme experimentada en la demanda de productos especialmente necesarios o escasos (un 78,1% interpreta la subida de precios como «aprovecharse» de la crisis).

Y en relación con la aplicación de ajustes de plantilla, aunque se es más comprensivo ante este tipo de actuaciones, un 57,8% de los encuestados no consideran apropiado el hacer ERTEs masivos durante la crisis, por un 42,2% que sí lo ven razonable.

Todo apunta a que surgirán nuevos tipos de consumidores, con preferencias modificadas, con presupuestos de gasto reformulados y seguramente con una relación con las marcas diferente, fruto del comportamiento que estén demostrando durante esta crisis. El consumidor realizará un juicio moral severo que podrá ser determinante en las decisiones de compra futuras. Y ello debería ser muy tenido en cuenta por las empresas, si quieren preservar las relaciones de confianza, e incluso afectivas construidas durante años. Es una oportunidad de demostrar la realidad de los valores que hay podido ir proclamando en el pasado y que ahora se ponen a prueba.

Son datos que apuntan a cambios probables pero que habrá que ir validando, confirmando o modificando a medida que avanzan los días de confinamiento. Se irán produciendo noticias, acontecimientos, etc. que tendrán su repercusión en los estados de ánimo y expectativas a nivel individual y colectivo. La realidad es tremendamente dinámica y cambiante, y las incertidumbres son máximas. Pero la prudencia, en un tiempo en el que la seguridad y la prevención son valores muy al alza, invita a actuar ya e ir preparándose para el escenario post-confinamiento.

En las próximas semanas realizaremos una segunda oleada de este estudio, más cerca del final del confinamiento a fin de validar las tendencias observadas e introducir nuevos ángulos de análisis pertinentes ya en ese momento.
Datos del estudio
Realizado por Pablo Contreras, fundador de IdeasActionLab y profesor de EAE Business School.
Fuente: Puromarketing.com

Cómo las antiguas experiencias nos ayudan a descifrar las nuevas, según la neurociencia

POSTED ON abril 8th  - POSTED IN Sin categoría

Para el marketing es algo muy importante, ya que demuestra que nuestra reacción a las marcas está marcada por lo que vivimos en el pasado

Todos hemos vivido la experiencia de entrar por primera vez en un nuevo restaurante. Quizás nos lo hayan recomendado, quizás es algo que llevábamos tiempo deseando hacer o quizás sea todo fruto de una total coincidencia y simplemente es el espacio en el que vamos a cubrir una necesidad porque estaba ahí.

La reacción a un espacio nuevo es diferente y posiblemente cada quien tenga ciertas cosas en las que se fija. Lo que no cambia es cómo nuestro cerebro está procesando toda la experiencia. La neurociencia acaba de demostrarlo, en un estudio que puede ayudar a las marcas y a las empresas a comprender cómo los consumidores conectan con ellas cuando interactúan por primera vez.

El estudio, elaborado por neurocientíficos del MIT, ha identificado la parte del cerebro que se encarga de gestionar esas nuevas experiencias. Cuando nos cruzamos con un espacio nuevo y una nueva experiencia, como pasa con un nuevo restaurante en el que estamos comiendo, el cerebro humano no parte de la nada. Usa las experiencias del pasado para comprender qué ocurre y para procesar la información que le rodea.

Usando lo que ya sabes para lo nuevo

De este modo, puede saber qué sucede y prepararse para ese proceso. El cerebro cuenta con lo que los investigadores llaman un «código de evento», que es lo que ayuda a comprender lo nuevo. Cuando se enfrenta a una situación nueva que puede conectar con otra, el cerebro emplea esa misma parte del cerebro que usó para gestionar la primera.
«Cuando encuentras algo nuevo, hay estímulos realmente nuevos y notables, pero ya tienes cierto conocimiento sobre esa experiencia en particular por lo que ya has vivido antes», explica Susumo Tonegawa, líder del estudio.
De este modo, procesamos la información no solo por lo que ocurre en el momento concreto y el espacio en el que estamos, sino también por los conocimientos que ya tenemos provenientes del pasado.

Por ejemplo, cuando cenamos, se activan las mismas áreas de memoria, sin que importe mucho dónde o qué se está cenando. El cerebro tiene su evento de cena, su idea de lo que es, que usa como elemento genérico para comprender en general qué ocurre.

Aplicación en neuromarketing

¿Qué importancia tiene esto para el marketing? Como ocurre con los descubrimientos de la neurociencia, nos ayuda a comprender mucho mejor cómo funciona la mente humana y qué elementos impactan en cómo percibimos las cosas y cómo gestionamos la información. El neuromarketing toma estos descubrimientos y ayuda a perfilar mensajes más efectivos. Este descubrimiento en concreto deja claro que las acciones y las percepciones no parten de cero.

Los investigadores creen que estos descubrimientos también son importantes para entender cómo funciona el aprendizaje por transferencia, transfer learning en inglés, en el que el cerebro usa los conocimientos que ya tiene para poder interpretar lo nuevo o para aprender cosas nuevas. Este sería también el uso más interesante desde el punto de vista del neuromarketing, porque el trabajo en este terreno ayuda a comprender cómo basamos nuestra percepción y conocimiento actual sobre productos y marcas en experiencias ya vividas.

#neurociencia
#neuromarketing
#marketing
Fuente: Puromarketing.com

Solidaridad frente al coronavirus: más empresas y marcas cambian su producción o lanzan iniciativas para luchar contra la pandemia

POSTED ON abril 1st  - POSTED IN Sin categoría

Compañías de perfumería que fabrican gel desinfectante, aerolíneas que crean puentes aéreos sanitarios o pequeñas pymes que fabrican mascarillas: muchos son los que ponen su granito de arena

La crisis del coronavirus ha supuesto un disrupción en la vida cotidiana y un golpe para las empresas, que han visto como su mercado tradicional desaparecía por culpa de la actualidad. Además, en una situación como la que se está viviendo, lo importante ya no es vender o no, sino estar a la altura. Los consumidores esperan de ellas que sean capaces de responder a los retos del momento y muchas empresas lo están haciendo. Han cambiado su producción y su trabajo para lanzarse a crear productos necesarios en estos momentos y responder a las necesidades sanitarias.

En todo el mundo han sido muchas las empresas que se han lanzado a producir elementos contra el coronavirus. Las grandes marcas de lujo en Francia e Italia fueron de las primeras, cambiando sus talleres de moda y sus fábricas de perfumes para producir mascarillas o geles desinfectantes. Pero no son las únicas que han cambiado las cosas y que han empezado a ajustar qué hacen. En España, muchas compañías han modificado su producción o han puesto a disposición del bien común sus recursos.

Una de las empresas que han cambiado producción en España es el Grupo Puig, el gigante de la perfumería que está detrás de los perfumes de marcas populares, como Carolina Herrera, Prada o Shakira, o de clásicos, como la colonia Heno de Pravia. Ahora, como se sabe gracias a una foto que publicó en Instagram Shakira, los laboratorios de Puig no están produciendo perfumes: están creando botellas de gel desinfectante.

No son los únicos que han cambiado su producción de sus fábricas en España para poder responder a la creciente necesidad de ese material. Repsol ha modificado los laboratorios que se dedican a investigar carburante para producirlo, Coty ha empezado a hacerlo en sus fábricas en Cataluña en las que hasta ahora creaba productos de cosmética y perfumería y L’Oreal está produciendo en su fábrica de Burgos, donde habitualmente crea productos de la marca La Roche-Posay.

En Castilla-La Mancha, la empresa del canal farmacéutico Iberfrasa, también se ha sumado con otra iniciativa para fabricar sin descanso geles hidroalcohólicos, tan necesarios en este momento, donándolos a los hospitales públicos de toda Castilla-La Mancha. Esta fábrica manchega situada en la localidad de Quintanar de la Orden, no ha dudado en ayudar a sus vecinos más cercanos y no tanto con la donación de varios palets, llenos de geles hidroalcohólicos que han sido entregados en varias residencias de ancianos y hospitales.

Cantabria Labs, otra compañía de cosmética, está ya produciendo 15.000 frascos de gel desinfectante cada día. Han parado su producción tradicional y la han migrado a estos productos. Sus responsables explican que dado que ya tenían los ingredientes y la fórmula pudieron empezar rápidamente la producción, a pesar de que no era lo que hacen habitualmente.

También las universidades han empezado a participar en el esfuerzo colectivo. La Universidad de Salamanca está fabricando gel en su facultad de Farmacia, dando servicios de atención psicológica e imprimiendo pantallas de protección. La Universidad de Santiago de Compostela ha adaptado una de las plantas de su departamento de ingeniería química para producir también gel desinfectante.

Foto USC
La industria del alcohol y la agroalimentaria están igualmente posicionándose como una de las que puede cambiar producción y donar materiales. Viñaoliva ha donado alcohol sanitario y Hacienda está simplificando las cosas para que las empresas productoras de bebidas alcohólicas puedan cambiar su producción (hasta ahora estaban limitadas por las normas de impuestos sobre el alcohol) y empezar a producir hidroalcohol. Muchos gigantes de ese mercado han mostrado ya su disponibilidad para cambiar sus producciones. Por ejemplo, lLa conocida marca Pastas Gallo ha anunciado la donación de la producción de todo un día a Bancos de Alimentos. 150 toneladas de productos que se entregarán a los Bancos de Alimentos de todo el país con la finalidad de cubrir las necesidades en todo el territorio.
Y, por supuesto, el gran cambio en producción es el que está protagonizando la comunidad maker, que han puesto sus impresoras 3D al servicio del bien común y se han lanzado a producir material sanitario. Producen todo tipo de cosas y lo hacen de forma altruista, para responder a las necesidades inmediatas de los profesionales sanitarios.
Donaciones y redes logísticas
Algunas marcas han optado por hacer donaciones, compartiendo así recursos. Arroz SOS acaba de anunciar la donación de un millón de euros para la compra de «material sanitario crítico», al que sumarán el participar en «iniciativas solidarias» como los foodtrucks que dan servicio en el hospital provisional en Ifema, en Madrid, y el Banco Santander ha donado 4 millones de euros.
Gigantes de la moda, de la tecnología y del ecommerce han donado mascarillas. Mango ha enviado 2 millones a los hospitales españoles. También Inditex ha donado un millón de mascarillas y trajes protectores. Tanto un gigante de la moda como el otro han puesto a disposición de las administraciones su red logística, para usarla como plataforma para gestionar los envíos de material sanitario.
Las redes logísticas son, de hecho, una de las ayudas más importantes durante la crisis, porque se necesitan movilizar recursos a una velocidad muy rápida. Además de la de los gigantes de la moda, también están participando en ella los gigantes de la aviación. Airbus ha creado un puente aéreo entre Francia y España y la compañía de logística DSV entre España y China.
Iberia ha estado realizando vuelos especiales durante estos días para repatriar a españoles atrapados en otros países y es la compañía aérea que está detrás del corredor sanitario que han montado entre China y España en colaboración con la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) y el Grupo Oesía.

Iberia usa aviones de pasajeros que adaptan para poder transportar carga y que está abiertos a todas las compañías que quieran participar, como explicaban en una nota de prensa. Las tripulaciones que vuelan son voluntarias. Entre la ida y la vuelta destinan 24 horas en unir China con España.

También han donado mascarillas Huawei, que ha enviado un millón a España, o Alibaba, que está enviando material sanitario de forma global y también a España.

La colaboración con la creación de hospitales de campaña ha sido otra de las vías que las empresas han empleado para posicionarse contra el coronavirus. En la creación del de Ifema y en el servicio a residencias de mayores, El Corte Inglés e Ikea han donado ropa de cama, al igual que Iberia, que ha entregado material sanitario y de ropa de cama.

Otras líneas de colaboración son las de ofrecer servicios a personal sanitario. Varias compañías, a pesar de ser rivales en el mercado, se han aliado para dar comida a los sanitarios y otro personal de emergencias a través de la plataforma Food4Heroes. Correos se encarga de la distribución.
Repsol, por su parte, ha empezado a ofrecer en sus estaciones de servicio repartidas por España café y bollos a «transportistas, servicios de emergencias y sanitarios, y fuerzas armadas y de seguridad», a los que también abre sus aseos.

Las pymes también están haciendo un esfuerzo

Al esfuerzo no solo se han sumado las grandes empresas, que no son las únicas que han cambiado su producción para hacer geles o mascarillas protectoras. Las pequeñas y medianas empresas también se han lanzado a la creación de materiales sanitarios.

Es lo que han hecho en Fama Sofás, una compañía que fabrica sofás en Yecla, Murcia. Ya al comienzo de la crisis mudaron su producción para fabricar mascarillas, tras recibir una llamada del Servicio Murciano de Salud. Usan para hacerlas el mismo tejido que se emplea para hacer los bajos de los sofás y tienen ya listas de voluntarias en espera para coser. No es la única pyme fabricante de sofás que ha ofrecido sus máquinas y sus conocimientos. En Galicia, Manama se ha ofrecido para la fabricación de mascarillas y otro material sanitario usando la maquinaria que habitualmente emplean para hacer sofás.

La compañía de moda La Condesa ha cambiado también su producción: sus talleres de costura están cosiendo mascarillas, usando gomas donadas por otra empresa. Sus máquinas habitualmente cosen chaquetas.
Tampoco hay que olvidar en este listado los esfuerzos que están haciendo las industrias culturales, que en una gran parte son empresas de reducido tamaño y que están compartiendo contenidos gratis para la población durante estos tiempos. Cierto es que un libro no salva vidas como una mascarilla, pero sí ayuda a mantener la salud mental de la población confinada. Muchas editoriales han compartido libros electrónicos o materiales derivados, como juegos para niños, como también empresas del teatro y de otras áreas de la cultura han ampliado sus servicios a los ciudadanos.
Y, por supuesto, no se debe olvidar aquellas acciones que están haciendo muchas pymes en temas de solidaridad que no tienen nada que ver de forma aparentemente directa con el virus, pero que siguen siendo muy necesarias, como la colaboración con bancos de alimentos.

Acciones globales de marcas multinacionales

Además de lo que están haciendo en España, muchas marcas y empresas están actuando a una escala global o en conexión con acciones de organismos más amplios.

Por ejemplo, la Fundación Lego acaba de donar 50 millones de dólares a Education Cannot Wait, una organización que apoya la educación, y también de lanzar una campaña con ideas de aprendizaje y entretenimiento para los niños que se han quedado encerrados en casa durante la lucha contra la pandemia.
Otras han creado espacios para hacer más fáciles las donaciones, como ha hecho Facebook (mostrando mensajes para incentivar las donaciones en su feed) o Glovo (que ha creado un espacio de donaciones a favor de Unicef). Gucci ha donado 2 millones de euros a diferentes campañas de fondos para la lucha contra el coronavirus.
#coronavirus
#empresas
#producción
#barbijos
#gel
#QuedateEnCasa
Fuente: Puromarketing.com

El positivo impacto ambiental que ha dejado el coronavirus

POSTED ON marzo 24th  - POSTED IN Sin categoría

La recuperación de ecosistemas, la reducción de gases de efecto invernadero y la disminución del tráfico ilegal de fauna salvaje son algunos de los beneficios medioambientales que deja hasta ahora esta pandemia…
 

La pandemia del coronavirus paradójicamente le ha generado un respiro al planeta. La parálisis industrial en países como China, la reducción del número y la frecuencia de vuelos entre distintos destinos, así como del tráfico vehicular interno y el encierro obligado en el que se encuentran miles de personas en varias ciudades del mundo, han permitido que se reduzca el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero.
Aunque el alivio será momentáneo y no resolverá de fondo la crisis climática existente, tal y como lo indicó Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas (ONU), lo cierto es que el coronavirus sí le ha dejado buenas noticias al medioambiente.

La cuarentena en la que se encuentran algunos países como Italia que ha hecho que la calles permanezcan solas, y ha propiciado el retorno de los animales. En Venecia, el agua de los canales luce mucho más clara debido a la nula presencia de turistas y de tráfico de góndolas. Su calma ha permitido que cardúmenes de peces de varias especies salgan de sus escondites. Además, ha incrementado el número de cisnes recorriendo los caños.

Lauri Myllyvirta, integrante del Centro de Investigación en Energía y Aire Limpio (CREA), en Estados Unidos, indicó que el cierre de fábricas y comercios en China, al igual que las restricciones de viaje impuestas para hacerle frente a la pandemia, produjo una disminución en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de, por lo menos, un 25%, esto debido a la baja sustancial en el consumo de combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón, entre otros). Esta cifra representa, a su vez, una reducción del 6% a nivel global.

«La demanda de electricidad y la producción industrial de China permanecen muy por debajo de sus niveles habituales, según varios indicadores», afirmó Myllyvirta en un análisis publicado en el portal especializado Carbon Brief. La experta agregó que esta tendencia se ha mantenido. Calcula, de hecho, que durante las últimas tres semanas el gigante asiático emitió 150 millones de toneladas métricas (mtm) de CO2 menos que durante el mismo período del año pasado, el equivalente a todo el dióxido de carbono que una ciudad como Nueva York emite durante un año.

Sin embargo, se teme que las medidas que adoptadas por las autoridades y las fábricas para estimular la economía y el regreso de los trabajadores a las fábricas vuelvan a aumentar las emisiones contaminantes por encima de los promedios históricos en su afán de recuperación financiera.

A pesar de esto, el impacto del coronavirus en la naturaleza, al parecer, por factores como la cancelación de los vuelos comerciales entre países de la Unión Europea y Estados Unidos. El 5% de la contaminación del mundo pertenece a los vuelos de aviones. El grupo de aerolíneas Lufthansa informó, por ejemplo, sobre la cancelación 7.100 vuelos hasta finales de marzo debido a la caída de la demanda por la propagación de la pandemia. El mayor porcentaje de estos viajes eran a Alemania, al norte de Italia e Israel, debido a que esta última nación prohibió el ingreso de viajeros de Austria, Suiza y Alemania.
Lufthansa hace parte del grupo de aerolíneas, junto a la suiza Swiss y la austriaca Austrian Airlines, que también cancelaron sus vuelos hacia China hasta el próximo 24 de abril. Adicionalmente, hay viajes suspendidos a Hong Kong y Corea del Sur.

Por otro lado, la aerolínea estadounidense American Airlines dio a conocer hace unos días que suspendería sus vuelos diarios desde Nueva York y Miami hacia Milán, debido a la reducción en la demanda. Así mismo, Ryanair, British Airways, Latam y TAP han anunciado cancelaciones en sus viajes, especialmente hacia Italia.

Se estima que un avión que recorre ida y vuelta entre Madrid y Nueva York emite entre 2 y 3 toneladas de dióxido de carbono (CO2) por pasajero, lo que significa si la aeronave transporta entre 150 y 300 pasajeros, la contaminación sería de entre 900 y 1.350 toneladas.

Un avión Airbus A380, con capacidad máxima de combustible de 323.546 litros, emplea la cantidad de energía que equivaldría al combustible usado por 3.500 automóviles.

Una bendición para los animales salvajes

La prohibición temporal del comercio de fauna silvestre impuesta por China para combatir el coronavirus se ha convertido en la tabla de salvación para muchos animales amenazados, en vista de que ese país por tradición tiene gusto por los productos con base en especies consideradas exóticas.

Por eso en esa nación se pueden encontrar desde sopas hechas con murciélago, testículos de tigre o partes del cuerpo de la civeta de palma, hasta cobra frita y la pata de oso estofada. Y es que según la idiosincrasia china este tipo de alimentos son considerados un privilegio, manjares. Otros los consumen como medicina tradicional (pangolines) sin importar el grado de vulnerabilidad en el que se encuentren en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y si pueden o no representar un riesgo para la salud pública.

Frente a este panorama, la iniciativa de ley para prohibir tanto el consumo como el tráfico de animales salvajes que cursa en el Comité del Parlamento chino, podría constituirse en su bendición.

Se estima que más del 70% de las infecciones emergentes en humanos provienen de animales, particularmente de animales salvajes. «Estamos entrando en contacto con especies de vida silvestre y sus hábitats con los que no estábamos antes. Por lo tanto, tenemos una serie de nuevas enfermedades vinculadas a nuevos contactos entre virus, bacterias y parásitos humanos y previamente desconocidos», dijo a la BBC Ben Embarek, del Departamento de Nutrición y Seguridad Alimentaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El tráfico ilegal de fauna silvestre mueve alrededor de 20.000 millones de dólares al año y es el cuarto comercio ilegal más grande después de las drogas, el contrabando de personas y falsificación.
«Esta crisis de salud debe servir como una llamada de atención», expuso el World Wide Fund for Nature (WWF) en un comunicado. Y así debe ser. Esta pandemia debe servir, además, para generar una mayor conciencia social frente al cuidado del planeta y el uso racional de los recursos naturales.
Fuente: Sostenible

¿Cómo afrontar el aislamiento por coronavirus?

POSTED ON marzo 20th  - POSTED IN Sin categoría

Comprender la situación. Las indicaciones del estado de alarma y las recomendaciones generales las sabemos al dedillo, puesto que no paran de informar de ellas por los medios de comunicación. Tenemos por delante una cantidad de tiempo incierta en la que vamos a estar con limitación de tránsito, teniendo que estar en casa, cambiando nuestras costumbres, y con miedo al contagio. De momento sabemos que serán 15 días, pero es más que probable que esos 15 días tengan que alargarse por más tiempo.

No sólo han cambiado nuestras costumbres, se ha restringido nuestra libertad. Pero tenemos que ser comprensivos y conscientes de que está más que justificado, pues el bien para todos es quedarse en casa, y evitar así un colapso de los servicios sanitarios.

Dicho esto, ya sabemos pautas de limpieza, de tránsito y demás, pero ¿qué podemos hacer para llevar mejor la situación de aislamiento?

Una situación especial de aislamiento es cuando se tienen menores de edad en casa, cuando son muy pequeños les resulta difícil comprender por qué no hay guardería o colegio, por qué no se puede ir al parque o simplemente por qué mamá o papá no van a trabajar. Lo importante es intentar adaptar la información a la edad que tiene el menor, asegurarnos de que lo comprende, pero sin ser excesivamente detallistas, puesto que los pequeños de la casa para lo que no comprenden buscan explicaciones en su imaginación, y esto puede ser peligroso. Para asegurarnos de que lo hayan entendido podemos preguntarles o pedirles que se lo expliquen a otro familiar, a un muñeco, al perro, etc.

Cuando son niños de edad más avanzada, a partir de los 5 años, tenemos que atender a la situación desde la calma, tener mucho cuidado de la manera que hablamos sobre el virus, puesto que somos el espejo en el que se miran, y si actuamos con descontrol, podemos favorecer que tengan ansiedad y miedo sobre la situación.

Los primeros 14 días serán claves, puesto que será en este tiempo cuando comiencen a aparecer la sintomatología del virus que pudo ser transmitido antes del aislamiento. Lo que nos han dicho es que estemos en casa, que salgamos lo imprescindible y que nos observemos, pero cuidado con observarse demasiado. El miedo ante lo desconocido y ante lo incontrolable hace que mecanismos irracionales se pongan en marcha, comencemos a notar síntomas y entremos en pánico.

Hay que tener bien claro que la sintomatología preocupante del COVID-19 consta principalmente de: Tos seca, fiebre alta y persistente (por encima de 38 grados) y dificultad para respirar. La mente es muy poderosa, y ante niveles altos de ansiedad se produce un efecto que se llama “somatización”, por el cual nuestro cuerpo empieza a experimentar síntomas debido al nivel alto de ansiedad, como por ejemplo hiperventilación (con sensación de ahogo), problemas digestivos de cualquier tipo, taquicardia, o incluso febrícula.

Hay que estar pendientes más que de los síntomas, de la evolución que tienen, y si nos encontramos en situación de duda con otro problema de salud, ponerlo a prueba de la siguiente manera para no dejar que la ansiedad gane la batalla: ¿qué otra explicación tendrían mis síntomas que no estén relacionados con el coronavirus? ¿he tenido contactos de riesgo? ¿estoy focalizándome mucho en mis síntomas y los estoy amplificando? Busca una medida objetiva de los síntomas, por ejemplo, si mi termómetro marca 37 grados son 37, no depende de cómo yo los interprete. Hay que evitar el continuo escaneo de nuestro cuerpo.

Evitar la sobreinformación, y si quieres estar informado, trata que sea por fuentes oficiales.

Ahora mismo hay un bombardeo de información, además es una información que se actualiza cada poco tiempo. En nuestro país la curva va en ascenso, y hace que se tenga el alma en vilo pues contagios y fallecimientos van subiendo en cada actualización. Hay que evitar pasar todo el día pendientes de cada actualización, pues crea sensación de impotencia y miedo. Evitar también en la medida de lo posible, el creer y dar difusión de noticias relacionadas con la pandemia de fuentes poco fiables.

Nuestro estado psicológico y emocional también irá evolucionando y cambiando a lo largo del período de aislamiento. Al inicio será un período de adaptación, será relajado e incluso descansaremos lo que habitualmente no podemos por cuestión de trabajo, responsabilidades, etc. Pero esta situación de inicio cambiará, y las horas pesarán mucho si no hacemos algo para manejar todo este tiempo.

Organiza el día. Puede ser útil escribir en un folio una lista de cosas que se puede y/o quiere hacer. De hecho, se pueden confeccionar dos listas, una de cosas que hacer en la casa, esas pequeñas cosas que siempre vamos dejando porque no tenemos tiempo (ordenar los armarios, limpieza de zonas concretas, pequeños arreglos, etc.), y otra lista de actividades agradables y de relajación como leer un libro, ver esas películas o series archivadas para momentos en familia, pintar, escribir, o tocar ese instrumento que tenemos abandonado.

Mantén tu mente ocupada, desafíos mentales. Algunas personas estarán haciendo teletrabajo, es importante mantener un horario y una exigencia sobre el trabajo que se haga en casa. También ayuda el simple hecho de vestirse y no quedarse en pijama mientras se trabaja. Si no puedes trabajar desde casa y sigues yendo a tu lugar de trabajo, hay que aprender a manejar la ansiedad que puede despertar la situación de estar exponiéndose constantemente al exterior y volver a casa, sobre todo en el caso del personal que trabaja en los servicios de salud.

Si eres de los que ya no puede ni teletrabajar ni salir a trabajar, es importante encontrar actividades en las que se pongan en práctica actividad cognitiva, que supongan un desafío para seguir entrenando nuestro cerebro y mantenerlo activo, pueden ser simples como la lectura o más activos como hacer sudokus, estudiar alguna materia que tengamos en casa, practicar inglés o repasar cosas relacionadas con nuestro trabajo. En la era de la tecnología en la que vivimos tenemos muchos recursos para esto, aplicaciones móviles, vídeos y recursos en internet, etc.

No descuides tu cuerpo. Generalmente tenemos algo de actividad, pero con esta reclusión nuestros músculos pueden atrofiarse y aparecer lesiones. Por eso tenemos que tratar de hacer alguna actividad física dentro de casa, por ejemplo, caminando por la casa si es posible, ejercicios con pesas (o paquetes de comida de 1 kilo). También es una buena opción hacer actividades aeróbicas o de estiramiento siguiendo vídeos de los que tenemos en las plataformas digitales, que hay para elegir.

Aprovecha para disfrutar los momentos de los que no puedes cuando estás trabajando. Creo que lo más importante que tenemos que tener en cuenta es que siempre podemos buscar el lado bueno de todas las circunstancias que nos rodean, y en este caso tenemos que sacarle partido a tener que estar en casa recluidos durante un largo período de tiempo, así que tendremos que intentar darle la vuelta y disfrutar de lo que normalmente no podemos. A veces escuchamos en consulta las lamentaciones por problemas familiares por no poder pasar tiempo juntos, la tristeza de llegar a casa, ver ya a los niños durmiendo y no disfrutar ningún momento con ellos. Si estamos en familia podemos aprovechar la situación para hacer todas esas cosas que no podemos hacer, jugar con los niños, estar todos juntos, ver películas, etc.
Si miramos más partes positivas encontramos que podemos cuidar más nuestro descanso, no tenemos que madrugar, aunque es importante fijar una hora prudente para despertarnos cada día, y así no modificar nuestros ritmos circadianos, que puede traernos otros problemas.

Siempre nos quejamos del tiempo que no tenemos, lanzamos al aire y a la imaginación las cosas que querríamos o podríamos hacer si tuviéramos tiempo, como cocinar ese bizcocho que llevamos con la receta guardada 2 meses, pintar esa habitación que siempre queda en el olvido, o arreglar ese cajón desastre del mueble del salón en el que metes todo lo que no sabes dónde poner.
Esta es una magnífica oportunidad para dedicarnos a nosotros mismos, a nuestra familia, a nuestra pareja. Es una oportunidad para acercarnos más, para hablar de esas cosas de las que no hablamos cuando tenemos prisas, de darnos cuenta de que las personas con las que convivimos son nuestro mundo, el mundo que elegimos que nos salva del otro mundo.

Este es el momento de darnos cuenta de que nos tenemos, y podemos disfrutarnos.

De hacer mil planes para cuando todo esto termine.

Pero para poder SEGUIR, tenemos que PARAR.
#YOMEQUEDOENCASA
 
Fuente: Ana Bella Vázquez Gento, Psicóloga de ciMa Atención

El coronavirus en España, un reto para el retail: supermercados arrasados y tiendas herméticamente cerradas

POSTED ON marzo 17th  - POSTED IN Sin categoría

La presión sobre los supermercados ha ido en aumento en los últimos días 

El viernes por la mañana, cuando aún no se había anunciado el cierre de todas las tiendas que no fuesen de primera necesidad (que fue anunciado en Madrid y Galicia esa misma tarde, en uno de los supermercados de la cadena Gadis en Vigo se agolpaba la gente y se veían ya lineales bajos de provisiones.

La leche era una de las afectadas, pero, como explicaba una de las trabajadoras del super a una de las clientas que preguntaban por la situación, no era que no tuviesen más leche, era que no les daba tiempo a reponerla. Por la tarde, una consumidora en otra ciudad gallega nos explicaba que había tenido que estar dos horas en un supermercado intentando hacerse con los productos que necesitaba.

Al día siguiente, cuando Galicia ya había cerrado tiendas no indispensables y se daba por sentado que todo el país se iría a la cuarentena en cuestión de horas, los supermercados en Vigo volvían a estar tomados por riadas de consumidores. En un Eroski, faltaban el papel higiénico, los huevos y curiosamente los plátanos. En las pequeñas fruterías del barrio en el que estaba no faltaba nada, sin embargo. Las calles de la ciudad estaban, eso sí, mucho más vacías que un sábado laborable normal, con un tráfico similar al de un festivo en el que todo está cerrado a cal y canto. Y todo lo estaba. La calle Príncipe, una de las calles comerciales principales, tenía todos los negocios cerrados a cal y canto.

La experiencia que pudieron tener los compradores en las tiendas viguesas en los últimos días de la semana pasada y en el fin de semana (el sábado, Galicia es una de las comunidades en las que no hay apertura dominical), es, al final, la misma que se vivía en el resto de España.
Los consumidores se hacían con cantidades muy elevadas de bienes en los supermercados (con especial interés en el papel higiénico, esa compra por pánico) y las tiendas de otros tipos productos iban cerrando.

Lineales de papel higiénico a falta de reponer en un supermercado
Los supermercados gallegos reconocían, después del pico de ventas del viernes, que habían vendido más que en la campaña de Navidad. Y en Madrid, como apuntaban el sábado en el 24H, las ventas en los supermercados habían subido, solo en la comunidad, en un 145%. Según cifras de Kantar, el consumo en productos de supermercado ha crecido en un 154% desde el pasado 10 de marzo. Solo el 11 de marzo había subido en un 180%.

Cierres que arrancaron incluso antes

Durante el viernes y el sábado, muchas cadenas de retail iban enviando a sus clientes campañas de email marketing anunciando que cerraban y otras medidas para la lucha contra el coronavirus. Muchas se adelantaron incluso a los protocolos obligatorios de cierre. Desigual, por ejemplo, enviaba ya una nota de prensa el día 13 señalando a los medios que habían decidido cerrar sus tiendas en España desde ese mismo día y en Portugal a partir del lunes siguiente, siguiendo la campaña del movimiento #YoMeQuedoEnCasa.
Cadenas como la Fnac o El Corte Inglés anunciaban el cierre de sus establecimientos. Esta última compañía anunciaba el domingo en una nota de prensa que iba a mantener abiertas únicamente sus «áreas de alimentación y productos de primera necesidad» en unos 300 establecimientos y que ampliaban la atención telefónica y online, convirtiendo los parkings en zonas de recogida de mercancía. El horario de atención al público también ha cambiado. Ahora los centros de El Corte Inglés cerrarán a las 20 horas. La compañía es un ejemplo de cómo están ajustándose las empresas a la nueva situación.
En general, además, las cadenas de supermercados han estado llamando a la calma, señalando que la cadena de proveedores no se ha roto y que no habrá escasez de productos de primera necesidad.

Un establecimiento de Inditex cerrado el sábado en una vacía calle comercial del centro de Vigo

Un reto para el retail

El brote del coronavirus, los cierres y las nuevas necesidades de los consumidores ponen en una situación complicada al retail. La pandemia es un reto para el retail. Para unos supondrá afrontar una situación complicada en términos económicos, con una reducción o desaparición de las ventas.
Para otros, como los supermercados y las tiendas relacionadas, implica un aumento de la presión, que va desde el stock hasta los trabajadores. Estos están soportando un pico de trabajo y de presión psicológica (son, al fin y al cabo, profesionales siempre expuestos al virus). Mercadona, por ejemplo, subirá este mes el sueldo a sus trabajadores por la situación en la que están trabajando estos días.
Ni la patronal CEOE ni la de las pymes Cepyme han hecho un balance económico del impacto que la situación tendrá sobre las tiendas (al fin y al cabo, este tampoco es exactamente el momento para ello), más allá de dejar claro que apoyan las decisiones del gobierno y de exigir medidas específicas de apoyo para las empresas.
#coronavirus
#retail
#tiendas
#negocios
Fuente: Puromarketing.com

Cómo el coronavirus está cambiando ya los patrones de consumo y cómo afectará a los futuros

POSTED ON marzo 11th  - POSTED IN Sin categoría

Ahora mismo, está motivando que se compren más ciertos productos, pero a la larga podría impulsar el ecommerce y los productos naturales

El pánico al coronavirus se ha convertido en la tendencia dominante entre los consumidores y el virus se ha adueñado de las noticias. El impacto del coronavirus ha llegado también a marcas y a empresas, que han visto cómo se desplomaban sus resultados (véase el caso de las industrias del turismo o de los congresos) o cómo se convertían en daños colaterales (es lo que ocurre con los impuestos publicitarios). El efecto del coronavirus se dejará notar en la economía y, por supuesto, en los patrones de consumo.

La caída de las bolsas en los últimos días (tan abrupta que llevó directamente a cerrar Wall Street de forma preventiva) no solo demuestra el impacto que la crisis sanitaria tiene en la economía, sino también el temor que las empresas tienen ya a que se convierta en un lastre para el consumo.
Algunos expertos ya hablan de que para algunas economías, como la europea, puede ser un golpe brutal y amenazar la recuperación económica post-recesión. Otros dejan claro que los consumidores están perdiendo la confianza en el mercado y con ello están desacelerando el consumo.

Uno de los últimos estudios es el que Morning Consult ha realizado en Estados Unidos. según sus datos, el coronavirus está impactando en la confianza del consumidor y en sus planes de gasto y lo está haciendo de un modo «alarmante». Está desplomándose no solo mucho, sino muy rápido (que es lo que preocupa a los especialistas).

Además, lo que más preocupa a los expertos, como señalan en las conclusiones de Morning Consult, es que la confianza está cayendo en los hogares de más altos ingresos. Es decir, son quienes más tienen – y más gastan – quienes están perdiendo confianza en el mercado.

Lineales de supermercados vacíos de papel higiénico

Uno de los primeros efectos que ha tenido en el consumo ha sido el de impulsar que no pocos consumidores se lancen a una carrera por hacerse con ciertos productos básicos. Es, como han demostrado fotos en redes sociales y comentarios, el momento en el que el papel higiénico desaparece de los supermercados. Pero ¿por qué se lanza la gente a comprar papel higiénico, cuando no parece un producto tan básico como otros?

Los expertos usan la psicología para explicar este primer impacto en el consumo. El ir a toda velocidad al supermercado a comprar todo el papel higiénico posible es una muestra de la compra por pánico. El consumo de papel higiénico se realiza por un efecto de contagio. Los consumidores se van a hacer con sus rollos porque todo el mundo parece estar haciéndolo. No quieren ser quienes se queden sin papel.

Curiosamente, el pánico de consumo de papel higiénico se está registrando de un modo global, incluso en aquellos países en los que el coronavirus aún no ha estallado al nivel de Italia o de China. En Reino Unido, incluso su máximo responsable de sanidad tuvo que llamar a la calma: lo hizo mientras en la televisión pública le preguntaban por la escasez en el país de paracetamol, pasta y, por supuesto, papel higiénico.

La reacción de los consumidores, como apunta un experto en la materia, ha tenido mucho que ver también con la transparencia en la gestión de la crisis. En Singapur, donde el gobierno fue muy transparente desde el primer momento e hizo llamadas a la calma con argumentos, señala, nunca se llegó a agotar el papel higiénico y los consumidores no se pusieron a acumular cosas en casa. En Japón, ocurrió todo lo contrario. El papel higiénico acabó desapareciendo de los supermercados.

Lo que cambió en China

China ha sido la zona cero de la explosión del virus, por lo que comprender cómo ha afectado allí al consumo puede ayudar a visualizar cómo lo hará en otros mercados y en otras zonas. Como señalan en Mintel, más allá de los efectos negativos que puede tener el apagón causado por el virus y sus efectos, la situación también tiene efectos directo en cómo se consume y en qué se asienta en el mercado.

Por ejemplo, ellos estiman que puede ser una de las vías que hagan que el ecommerce llegue a los consumidores de más edad, que aún se están quedando fuera del ecommerce. En la anterior epidemia que acaparó titulares, la del SARS, señalan, la situación se convirtió en un elemento que impulsó el desarrollo del ecommerce. Ahora podría serlo para llevarlo a más grupos de población.

De hecho, y como apuntan también desde Mintel en otro análisis, en las últimas semanas hacer la compra online se ha convertido en «la norma» en China. Incluso aquellas tiendas que estaban al margen del ecommerce lo estaban haciendo: por ejemplo, creaban grupos en WeChat para llegar a los consumidores de más edad y para vender directamente a través de esos espacios.

No es el único elemento que podría ver una emergencia. Dos tendencias de consumo están dominando en China en estas semanas, como señalan en Mintel. Por un lado, el momento está apuntalando una nueva industria, la de las experiencias remotas. Esto es, los consumidores están usando servicios online de deportes, aprendizaje, conferencias o teletrabajo.

Por otro lado, también está creciendo el mercado de productos y experiencias que se asientan en el «feel good». Es algo que ya se notó en crisis anteriores y que ahora está emergiendo en China. En redes sociales, la gente ha estado compartiendo recetas y contenidos que hacen que te sientas mejor.

Nuevos nichos de mercado

Por Twitter circulan no pocos memes y no pocos chistes diciendo que lo que Greta Thunberg no logró, lo va a hacer el coronavirus. El impacto que la epidemia está teniendo de forma indirecta en la relación de los consumidores con el consumo sostenible y con la situación de las industria más contaminantes es notable.

Para la industria de la aviación está siendo un golpe mucho más duro que el flygskam. De hecho, ya se han registrado quiebras de aerolíneas. Y, por supuesto, dado que se han reducido y suspendido vuelos, se ha reducido la contaminación que genera esa industria (aunque en algunos casos, como en Europa, siguen necesitando volar, aunque vacíos, para no perder slots).
El coronavirus y sus efectos podrían tener un impacto en las decisiones futuras de los consumidores. Una de las consecuencias que Kantar ya ha identificado en el mercado chino de la cosmética, perfumería y cuidado personal es, por ejemplo, que los productos «environment friendly», los que son respetuosos con el entorno, se van a convertir en estrellas emergentes. Dado que los consumidores ven la situación como una suerte de venganza de la naturaleza, señalan, es esperable que migren después a productos que son mucho más respetuosos con ella y más sostenible. Lo natural y saludable se convertirán en elementos de venta destacados.

Y aunque los médicos tienen posiblemente muchos peros que poner ante este tipo de productos, la crisis del coronavirus también funcionará como un reclamo para aquellos productos que se venden como un incentivo para la salud y el sistema inmune. Aquellos que nos han convencido de que «protegen las defensas», como los yogures probióticos (aunque casos como el del Actimel han demostrado que el marketing no siempre transmite certezas), verán como aumentan las ventas y la demanda.

Y, finalmente, la crisis está siendo un motor de ventas para aquellos productos que funcionan como desinfectantes, desde los botes de limpiador de manos antibacterias hasta la clásica lavandina. Puede que Wall Street estuviese estos días en pánico, pero Clorox, el fabricante de lavandinas que cotiza en sus índices, no lo estaba notando.

#coronavirus
#consumo
#marketing
#estrategia
#ventas

Fuente: Puromarketing.com

Back to Top