Archive : Author

Por qué las empresas están eliminando el plástico de su packaging

POSTED ON marzo 15th  - POSTED IN Sin categoría

Compañías de diferentes sectores toman la decisión, mientras el plástico se convierte en un activo de marca tóxico

Si un material se ha convertido en una especie de icono del siglo XX y de cómo han cambiado las relaciones entre los consumidores y los productos (y la huella que estos generan), ha sido el plástico. El plástico se empezó a producir de forma masiva tras la II Guerra Mundial y se convirtió en el elemento que se empleaba para todo. Los productos eran de plástico, el plástico servía para todo y el packaging se llenaba también de plástico. Las empresas lo empleaban de forma masiva y crearon una cultura en la que el plástico se convertía en un material de usar y tirar. Una vez empleado, acababa en la basura.

El frenesí del plástico no ha terminado, pero sí la visión del material como una especie de solución mágica a todos los problemas. Cada vez se es más consciente del impacto que tiene en el entorno y la visibilización de problemas, como las grandes islas de plástico que flotan a la deriva en el océano, han ido mostrando la cara menos glamurosa del plástico.

Por tanto, en los últimos años el plástico se ha convertido en un activo tóxico. Lo ha hecho en la visión que los consumidores tienen del mismo, siendo cada vez más conscientes de su huella medioambiental, pero también a nivel legislativo. Los estados están aprobando cada vez más leyes que restringen el uso del plástico, como ha ocurrido con las bolsas de plástico y la ley que prohíbe su distribución gratuita. El plástico es ahora un problema más para las empresas.

Carlsberg ha eliminado las anillas plásticas

El plástico desaparece

Las empresas han ido anunciando medidas para reducir o eliminar el uso de elementos de plástico. Las pajitas, omnipresentes en las cadenas de comida rápida, fueron uno de los grandes temas del verano, a medida que grandes compañías iban anunciado que abandonaban su uso. Disney prevé erradicarlas en sus parques este año y Starbucks señaló que lo hará a partir de 2020.
Pero donde el peso de la nueva imagen negativa del plástico se está notando más es en el packaging. Las grandes compañías están empezando a cambiar cómo presentan sus productos, pero también lo hacen las pequeñas. El plástico – o más bien su ausencia – es uno de los temas candentes en diseño de packaging.
Hace unos meses, Carlsberg presentaba un nuevo pack de cervezas que eliminaba la anilla plástica que las unía y empleaba un adhesivo diseñado a medida.

La campaña de Carrefour para evitar los envases plásticos

Las cadenas de supermercados también están reduciendo el plástico o usando alternativas, como las bolsas de papel que usan ahora cadenas como Gadis o como Lidl. Otras, como Carrefour, están ensayando alternativas. La multinacional va a permitir en sus centros de España que los clientes “usen sus propios recipientes y bolsas para realizar sus compras en carnicería, charcutería, pescadería y frutería”, como explicaban en una nota de prensa. Los recipientes para el uso tendrán que ser transparentes y con tapa o, en el caso de la frutería, una bolsa o malla transparente.

Pero lo cierto es que la penalización del plástico no solo se centra en elementos puntuales. Algunas compañías han directamente suprimido su presencia de forma total. Samsung es una de las empresas que anunció que iba a eliminar el plástico de todo su packaging.

En una nota de prensa, hace unas semanas, apuntaba que desde ya la primera mitad del año iba a sustituir el plástico de todo el empaquetado de sus productos por “materiales ambientalmente responsables, como elementos reciclados, bioplásticos y papel”. La compañía se convertía así en una más de las que se sumaban a la llamada economía circular.

El nuevo packaging sin plástico de Samsung

Una bomba a punto de estallar

Lo interesante del movimiento de Samsung no es solo el salto al packaging libre de plástico, sino también lo que la compañía dijo cuando presentó la decisión. “Adoptaremos materiales más sostenibles para el medio ambiente, incluso si esto supone un incremento de costes”, explicaba en la nota de prensa del lanzamiento Gyeong-bin Jeon, director de Samsung’s Global Customer Satisfaction Center.

Este dato es importante porque permite comprender cómo han cambiado las cosas para las empresas y cómo el plástico se ha convertido en la bestia a eliminar. El coste en términos de imagen de seguir empleando plástico en exceso se ha convertido en demasiado elevado.

Un estudio de Greenpeace apuntaba hace unos días que España solo recicla el 25,4% de los envases plásticos que consume. En el análisis que la ONG hacía de los datos culpaba a las empresas de la situación, señalando que no se cumplía la obligación de “empresas envasadoras, distribuidoras y grandes superficies” de recuperar y reciclar el plástico y poniendo directamente el dedo de acusación en compañías concretas.

“Debemos cambiar radicalmente nuestro consumo”, declaraba en la nota de prensa de presentación de los datos Julio Barea, responsable de la campaña de plásticos de Greenpeace. “La responsabilidad de este problema recae en las grandes compañías contaminantes, como Coca-Cola, Pepsi o Nestlé, que deben adoptar soluciones sostenibles y sistemas para detener esta crisis”, acusaba.
El plástico es por tanto una bomba de relojería para las marcas.
Fuente: Puromarketing.com

Por qué las empresas quieren ahora outsiders para sus equipos de marketing

POSTED ON marzo 12th  - POSTED IN Sin categoría

En vez de buscar a alguien que lleve muchos años en el sector, quieren a alguien que aporte una nueva visión

Uno de los tradicionales puntos clave cuando se buscaba un trabajo (desde un lado) y cuando se captaba talento (desde otro) estaba en analizar la trayectoria de los trabajadores. El contar con experiencia resultaba clave, especialmente cuando se intentaba llegar a puestos con cierto nivel de control. Alcanzar una posición más o menos senior dentro de la organización de una empresa sin contar antes con una trayectoria en esa industria era algo que más bien parecía imposible. Las compañías necesitaban saber que ibas a saber qué estabas haciendo.

Pero, sorprendentemente, una nueva tendencia está cambiando las cosas, al menos en la construcción de los equipos de marketing. En lugar de buscar a alguien con muchos años en el sector y con un importante conocimiento de lo que se hace en esa industria, ahora las empresas están buscando perfiles un tanto diferentes.

Quieren outsiders, personal que llegue desde fuera y que, con eso, se posicione de un modo distinto. Quieren savia nueva, porque esperan que con ello logren ver las cosas de otra manera y posicionarse ante los consumidores de un modo completamente diferente.

Eso es lo que acaba de demostrar Marketing Week en un análisis de los últimos movimientos del mercado laboral en marketing. No es que las empresas contraten a profesionales sin experiencia para puestos clave, pero sí que están valorando que la experiencia llegue desde otras vías y que el trabajador, por muy experto que sea, sea un outsider dentro de la industria para la que va a trabajar.

Lo hacen por varias razones. En primer lugar, está el que este trabajador pensará de una manera completamente diferente y aportará una nueva manera de ser creativo. En segundo lugar, el propio mercado hace que el movimiento tenga cada vez más lógica.

En la industria, sea cual sea la industria en cuestión que se esté analizando, las barreras y los límites son cada vez más difusos, como también los elementos que los separan de otros sectores y de otras áreas.
Al mismo tiempo, llegar al consumidor es cada vez más complicado. Cada vez hay más canales y más plataformas y cada vez más hay que competir con más mensajes y con más ruido de marca. Mientras, los consumidores buscan experiencias y que las marcas y empresas les ofrezcan cosas más sofisticadas.

Por qué fichar a alguien de otra industria

Esto hace que el universo en el que las marcas tienen que moverse sea más complejo que nunca y también que lo que se aprende en un sector pueda servir para comprender qué se puede hacer en otro.

Como explican en al análisis de Marketing Week, traer a profesionales de otros sectores puede ayudar a transmitir mejores prácticas de una industria a otra y también a romper con la inercia de lo que se está haciendo. Puede ser la clave que haga que, dentro de su industria, una empresa se diferencie de sus competidores. Y, al fin y al cabo, el marketing es en esencia marketing sin que importe en que entorno se esté aplicando.

“Simplemente abre tus ojos a maneras diferentes de hacer las cosas”, como explica al medio británico una marketera que pasó de una industria a otra.
Por tanto, el marketero carece de los conocimientos y del peso de ser una voz experta en el terreno en el que tendrá que aplicarse ahora, pero aporta su capacidad de ver las cosas de un modo completamente diferente y de llegar a ellas de una manera que no es la habitual en ese mercado.

Por qué pasarse a otro sector

Para los marketeros, además, el movimiento de un sector a otro y el cambio pueden servir para romper con algunos de los problemas a los que se enfrenta la industria del marketing a nivel recursos humanos.
Los trabajadores de marketing suelen estar frustrados en sus trabajos y lo están por muchas y muy variadas razones. Una de ellas es la sensación de estancamiento, de que han llegado ya a lo que pueden hacer y que no pueden ir mucho más allá. El cambio hace se empiecen cosas nuevas, que se entre en culturas corporativas diferentes y que se hagan cosas diferentes.
FUente: Puromarketing.com

Las tendencias que marcan el presente y el futuro inmediato del marketing móvil

POSTED ON marzo 7th  - POSTED IN Sin categoría

Cada vez estamos más conectados y eso cambia lo que las marcas deben hacer como estrategia

Las nuevas presentaciones de tecnología y los cambios que el mercado está viviendo tienen un impacto directo en lo que ocurre en el entorno móvil y en los servicios que están recibiendo los consumidores. Por supuesto, también tienen un impacto en lo que los marketeros deben hacer y en cómo se deben perfilar las estrategias de marketing y de publicidad. Las novedades en este terreno marcan hacia dónde van las cosas y cómo se deben cambiar los pasos que se están dando para conectar con los consumidores.

Cada vez estamos más conectados y cada vez el entorno móvil es más importante, lo que implica que los máximos responsables de marketing tienen que estar más atentos que nunca a lo que ocurre en este entorno.
Como apuntan en Chief Marketing, los CMOs tienen que estar más atentos que nunca a los cambios para poder responder a ellos y para blindarse ante cómo les afectarán en el futuro inmediato. De su análisis, se pueden extraer cuatro líneas maestras que marcan por dónde va la agenda.

El 5G ha dejado de ser una de esas cosas que “llegarán en el futuro”

Tras años en los que el 5G era una de esas cosas que se esperaban para el futuro inmediato y que parecían que se iban a asentar en algún momento del futuro (pero que todavía no estaban listas para aparecer en el mercado), se ha cruzado ya la frontera del elemento a futuro para que se convierta en la próxima gran cosa.

En el último Mobile World Congress ya se han presentado teléfonos con capacidades de conexión 5G y algunos mercados ya están trabajando para implementar las redes. En Estados Unidos, por ejemplo, ya se espera que en 2025 el 50% de las conexiones sean por 5G. Esto implicará cambios tecnológicos, por supuesto, pero también una revolución en cómo se hace el marketing y la publicidad móviles. Las empresas no pueden esperar hasta el último momento al cambio. Tienen que empezar a trabajar ya en ello.

El coche ya es un nuevo espacio para el marketing móvil

Los vehículos empiezan a incluir tecnologías como el reconocimiento de gestos, pero eso es solo el pico de un iceberg sobre cómo están cambiando las cosas y cómo se están incorporando las nuevas tecnologías también a este espacio. El reconocimiento de voz y los asistentes de voz ya están integrados en los nuevos modelos de vehículos y están generando nuevas oportunidades y nuevos espacios para el marketing móvil. Además, no todo está hecho y se espera que en el futuro el móvil sea una poderosa fuente de datos sobre los consumidores.

El m-commerce ya no estará limitado solo al móvil

Uno de los grandes momentos de conquista que las marcas y las empresas tuvieron que apuntalar en lo que a la revolución del comercio electrónico toca fue el de conseguir que sus consumidores se sintiesen tan cómodos comprando desde el móvil (en el que cada vez pasaban más y más tiempo) que desde su escritorio. Lo lograron, pero esa frontera no es la única que tendrán que conquistar porque el comercio electrónico móvil va a ir más allá del propio smartphone.

A medida que la conectividad mejora más y más (algo que el boom del 5G implementará todavía más) también crecerán las oportunidades de conexión y la cantidad de dispositivos conectados, dispositivos que podrán ser una ventana más de ventas. Por ejemplo, los espejos con realidad virtual se convertirán no solo en una experiencia en un espacio de compra sino en una posible ventana para hacer una venta. Como señalan en el análisis, los límites entre lo que es comercio online y offline se están haciendo cada vez más borrosos.
La preocupación por la ética se irá posicionando de forma más destacada
En los últimos meses, ética se ha convertido en una palabra clave en la industria del marketing y de la publicidad. Cada vez se menta más porque cada vez es más importante. A medida que los consumidores se sienten más y más preocupados por lo que ocurre con su información personal y con lo que las marcas saben de ellos (y cómo lo emplean), el debate se ha ido orientando de forma más destacada hacia cómo se debe emplear la ética y cuáles son los comportamientos que no cumplen con ella.

De hecho, empieza a hablarse de la necesidad de crear una cultura de ética de los datos en las compañías y en sus ecosistemas y de cómo vigilar estos puntos se ha convertido en un elemento cada vez más importante en la actividad del CMO. En un mundo móvil cada vez más conectado, esto solo se hace más evidente.
Fuente: Puromarketing.com

Los sectores que protagonizarán los próximos grandes bombazos del ecommerce

POSTED ON marzo 1st  - POSTED IN Sin categoría

La alimentación será una de las grandes protagonistas en crecimiento en comercio electrónico en el futuro inmediato

Una de las claves más importantes para triunfar en el mercado está en saber de dónde van a venir los próximos grandes booms de consumo. La estrategia de las compañías se basa en una parte muy importante en adivinar no solo qué quieren ahora mismo los consumidores sino también qué querrán en el futuro inmediato. Necesitan adelantarse a sus necesidades para diseñar, comercializar y vender lo que los consumidores van a querer comprar.

El boom de internet y el peso creciente que la red tiene en los hábitos de consumo – y en los procesos de compra a todos los niveles – ha hecho que las empresas tengan que empezar a trabajar en otra cuestión determinante. Tienen que posicionarse de un modo destacado de cara al futuro. Tienen que adelantarse a lo que los consumidores querrán y tienen que hacerlo antes de que sean los nuevos players quienes se hagan con ese mercado, esa información y esa conexión con los consumidores.

Dado que en los últimos años han sido muchas empresas nacidas dentro ya de la red las que han encontrado los nuevos filones del mercado y las que se han adelantado a los cambios, resulta más crucial que nunca para las empresas ‘de siempre’ que sean capaces de posicionarse de un modo sólido en este emergente terreno.

¿Y cuáles van a ser esos escenarios de consumo futuros? ¿Qué dominará el mercado y qué será lo que consuman cada vez más de un modo distinto los potenciales clientes? El comercio electrónico llega cada vez a más áreas y consigue que los consumidores se hagan a través de la red con cada vez más y más cosas. En esa carrera por el consumo y por posicionarse de un modo destacado en los procesos de compra, las compañías tendrán ahora que asumir que el abanico de consumo online es cada vez más amplio y que la “próxima gran cosa” puede estar en uno de esos sectores que tradicionalmente se pensaban que no iban a entrar en la venta electrónica.

Así pues, los mercados con más potencial para el futuro del comercio electrónico son bastante llamativos. Como apuntan en un análisis de eMarketer, los productos de cuidado personal, los de automoción y la comida y bebida se han quedado un tanto desmarcados en el boom del comercio electrónico. Sin embargo, si se analiza con cuidado su presente y potencial futuro se puede ver un amplio margen de crecimiento potencial. Es donde puede estar el próximo bombazo del ecommerce.

Las claves del bombazo futuro

Al fin y al cabo, el 50.8% del mercado de las ventas de libros, música y vídeo (en EEUU) está ya en manos de la red y el 39,3% de la venta de electrónica. Frente a ello, los productos de automoción están en el 4,2%, los de cuidado personal en el 9,6 y la comida y bebida en el 2%. Son los datos que manejan en eMarketer y los que creen que cambiarán en el futuro próximo.
En el mercado del cuidado personal, por ejemplo, los cambios de tendencia en consumo están impactando en el modo de vender las cosas. Hasta ahora, dominaban los gigantes de los productos de consumo, que estaban siendo lentos a la hora de llevar el consumo a la red. Si las cosas se vendían en sus redes tradicionales, la industria simplemente las dejaba ahí. Sin embargo, el boom de las marcas directas al consumidor, que están pegando fuerte en este mercado, está cambiando las cosas.

Esas marcas se venden empleando internet como la vía para llegar a los consumidores y se están posicionando empleando esa herramienta. Esto es, la clave de su éxito ha estado en usar internet para posicionarse y para vender, lo que tiene un impacto directo en lo que ocurre en el mercado a nivel generalizado. A medida que se han ido convirtiendo en emergentes y luego en las marcas que estaban marcando la agenda, también han traído consigo el crecimiento del mercado en ecommerce.

El ejemplo de la alimentación

Pero sin duda el cambio más notable se puede ver en el mercado de la alimentación. El consumo de productos de este terreno estaba muy vinculado a las tiendas físicas. Hacer la compra implicaba ir al supermercado y ver qué se estaba comprando. ¿Podían los supermercados online cambiar las cosas?
Lo cierto es que los cambios generacionales han hecho que el supermercado online no sea una idea tan lejana y que su conexión con el público vaya creciendo.
El análisis de eMarketer no es el primero en apuntar en esta dirección. Un estudio de Kantar Worldpanel ya apuntaba hace unos meses que, aunque las ventas online de alimentación y bienes de consumo siguen siendo bajas, el crecimiento del ecommerce estaba por encima del crecimiento general del sector. Las ventas generales en el mercado de la alimentación y los bienes de consumo subían en un 1,6%. Las del ecommerce lo hacían, sin embargo, en un 13%. Algunos mercados concretos, como el chino o el estadounidense, estaban además creciendo de forma masiva y mucho más rápido.

Por qué están creciendo ahora

La clave de este crecimiento estaba, indicaban en el informe de Kantar, en la entrada de los gigantes del ecommerce tradicional en el nicho. Alibaba y Amazon estaban apostando por su supermercados online y eso se notaba.
Lo mismo señala el análisis de eMarketer. Los gigantes de los supermercados, señalan, están haciendo grandes inversiones en venta online. Walmart, el gigante estadounidense, está gastando mucho dinero en desarrollo ecommerce, pero ha visto como sus ventas en ecommerce subían en un 40% en un año. En el caso de los gigantes del ecommerce, también hay movimientos millonarios para lograr crear el músculo necesario para posicionarse en el mercado de la alimentación. Es lo que ocurrió con la compra de Whole Foods por parte de Amazon.

Para posicionarse en la industria, tienen que tener una gran infraestructura online y comprender cómo funciona el ecommerce (lo que les falta a los gigantes de los súpers de siempre) y deben contar con la red necesaria para hacer entregas rápidas en un territorio amplio (lo que le falla a los gigantes del ecommerce, que no tienen una cadena de supermercados físicos que apoye su trabajo).

Los consumidores son mucho más receptivos a comprar alimentación online, en parte porque el ecommerce está más presente que antes en sus vidas y en parte porque ya lo están haciendo a otros niveles. El boom de la comida online, los pedidos a restaurantes, podría haber roto esa primera barrera de entrada.
Fuente: Puromarketing.com

¿Quién marca en realidad los precios de lo que compramos?

POSTED ON febrero 25th  - POSTED IN Sin categoría

El efecto Amazon llega ya a cómo se fijan los precios de los productos en todas partes, incluso en el supermercado, apuntalando los precios dinámicos. 

Una de las grandes novedades que las grandes galerías comerciales

incorporaron cuando aparecieron en el siglo XIX, y que se convirtió en uno de los elementos clave para conectar con las nuevas audiencias de consumidores, fue el poner precios fijos. Los productos costaban siempre lo mismo y el comprador sabía de antemano lo que iba a tener que pagar por las cosas. Poco importaba qué día fuera y cómo se dirigiese a los vendedores, el comprador iba a tener una tarifa clara e igual a la que recibiría cualquier otro comprador o en cualquier otro momento.

Esa idea se asentó como una de las claves del consumo moderno y pervivió durante todo el siglo XX. Era la esencia del consumo. Para tener precios diferentes, habría que esperar a las rebajas.

Eso hasta que llegaron internet, el big data, los algoritmos, la personalización y Amazon. De pronto, los precios ya no fueron un elemento estable e invariable, sino que volvieron a un punto similar al anterior al boom de las galerías comerciales del XIX, aunque con el toque de sofistificación de la tecnología del siglo XXI.

Los precios ya no son fijos y ya no se han convertido en un elemento estable y sólido. Ahora cambian, se adaptan a los momentos del mercado, fluctúan y se usan para intentar llegar a las audiencias de la manera más eficiente posible. De hecho, hay ya muchas empresas (y de todos los sectores) que cuentan con un Director of Pricing and Analytics en sus organigramas. Este profesional es un analista de precios y tarifas, que señala por dónde van las cosas y cómo y cuánto están dispuestos a pagar los consumidores. El precio fluctúa y se adapta al mercado.

La idea fue una de esas que primero adoptaron las compañías de comercio electrónico de todo el mundo, pero que ahora está llegando también al retail. Los precios de las cosas van a dejar de ser fijos y estables y se irán adaptando a las fluctuaciones del mercado.

Los precios dinámicos llegan al hipermercado

De hecho, el retail está empezando a experimentar con los precios como la vía para llegar a los consumidores de un modo mucho más eficiente. Los gigantes del mercado estadounidense en hipermercados, Target y Walmart, están ya lanzando estrategias de precio por canal. Aunque los consumidores dan por sentado que van a tener los mismos precios si compran en la tienda física o si lo hacen en la red siempre que estén en el mismo entorno de marca, las cosas son en realidad diferentes.

Los precios varían según los canales de compra, como explican en un análisis en Didigay, porque el peso del mercado, las nuevas tecnologías y el impacto de Amazon hacen que tengan que hacer una estrategia de precios dinámicos. Sus precios están en manos de algoritmos, que tienen en cuenta el momento del día, la demanda, la ubicación o las pautas de comportamiento pasadas del consumidor para ponerle un precio de ventas de producto. Es decir, el precio ya no es una cosa sólida y estable. Es lo que el algoritmo dice que sea.

En cierto modo, para comprender cómo están cambiando las cosas, se puede echar mano a las aerolíneas y a los precios de los billetes de avión. Los precios no son siempre los mismos y entrar en momentos diferentes del día, haber visitado antes la página de la compañía o mostrar ciertas pautas de comportamiento online pueden hacer que los precios de los billetes varíen.
Ahora, volviendo a las conclusiones de Digiday, a los gigantes del consumo y del retail no les queda más remedio que hacer lo mismo. Tienen que cambiar cómo venden las cosas y cómo les ponen precio para conseguir conectar con el mercado. Target o Walmart ya cambian los precios de forma regular cada día de muchísimos productos, sobre todo en su versión ecommerce.

El impacto de Amazon

Y, como en otras grandes tendencias en el mercado, Amazon es responsable de forma bastante notable por este cambio de estrategia. A los retailers en cierto modo nos les queda más remedio que jugar con estas armas porque Amazon ya las está empleando. Los precios en Amazon están en constante cambio. Amazon los cambia en todo momento (o al menos puede hacerlo) y sus tarifas van fluctuando a lo largo del día, para ajustarse a muchos y muy variados criterios.

Para competir con Amazon, a los demás vendedores no les queda más remedio que hacer un trabajo similar. También tienen que jugar con los precios y también tienen que posicionarse usándolos, aunque eso implique romper con algunas de sus características básicas (como tener los mismos precios en todo el mercado o prometer “siempre los precios más bajos”). Eso sí, tienen que jugar con estas cuestiones de una forma bastante delicada, porque se enfrentan a una posible crisis de imagen si no lo hacen bien. A los consumidores puede que no les guste que cambien de un día para otro las reglas.
Fuente: Puromarketing.com

¿Será el Podcast el nuevo elemento estrella del marketing de contenidos?

POSTED ON febrero 19th  - POSTED IN Sin categoría

La industria de la moda se convierte en un ejemplo para comprender cómo se les puede sacar partido

El primer intento de los podcasts por posicionarse en el mercado online fracasó. Internet no estaba preparada para ellos y no tuvieron el impacto que luego, cuando volvieron años más tarde, encontraron. Años más tarde, los smartphones habían hecho que fuese mucho más fácil acceder a esos contenidos, el internet móvil de alta velocidad simplificó la descarga y las mejoras tech hicieron que fuese más fácil producir y compartir contenidos. Todo ello supuso un cambio en la distribución y popularización de estos contenidos, creando una emergente industria de los podcasts.

Las marcas y las empresas empezaron a mostrarse interesadas por el podcast desde que este emergió y a verlo como un posible activo en el mercado publicitario. Los primeros estudios apuntaban que el CPM que lograban los podcasts era mucho más elevado que la media online y también que la conexión de los consumidores con estos anuncios era más cercana y por tanto mostraba un potencial más elevado en lo que a resultados tocaba. A las compañías el podcast les interesaba porque les permitía hablar en cierto modo de un modo mucho más directo con sus potenciales consumidores. El nuevo mercado de los contenidos tenía, por tanto, una potencial buena recepción entre los anunciantes.

Pero ¿pueden las marcas contentarse solo con ser el anuncio o deberían ir un paso más allá? ¿Es el podcast el nuevo elemento estrella del marketing de contenidos? Una de las últimas previsiones sobre el mercado publicitario ya adelantaba que el audio online iba a ganar peso en la inversión publicitaria. El boom de los podcasts y la creciente presencia de los altavoces inteligentes harían que el audio pasase de ser el 4,5% de toda la inversión publicitaria en la red a llegar al 6,8% en unos meses. Las marcas, sin embargo, podrían no solo posicionarse en los contenidos de otros sino también crear sus propios contenidos. El podcast de marca podría estar a la vuelta de la esquina.

El ejemplo de la industria de la moda

La industria de la moda ya lo está haciendo, a pesar de que los podcasts son muy poco visuales (y la industria de la moda juega mucho con lo visual). Como apuntaban en un medio especializado en la industria de la moda, las marcas de lujo y las galerías comerciales de gama media-alta ya están lanzando sus propios podcasts y viendo en algunos casos como funcionan muy bien. Uno de los últimos de Saks se convirtió, de hecho, en uno de los contenidos más escuchados en el ranking especializado de Apple Podcast de belleza y moda.

Barneys, Sephora e incluso las marcas de lujo (que suelen ser muy conservadoras en términos de marketing) están lanzando sus propios podcasts. Chanel tiene un podcast temático, Gucci otro en el que se centra en la creación dentro de la marca o Maison Margiela uno en el que analiza la inspiración detrás de la colección y los productos.
“El formato nos permite llegar a una audiencia más amplia, tanto in-store como a nivel nacional”, señala Kate Oldham, una de las responsables de marketing de Saks. “Los podcasts nos cuentan una historia más larga y más íntima”, señala, apuntando que la conductora del podcast logra conectar de un modo personal con los invitados. Como añade una directiva de una empresa de comunicación, los podcasts se han convertido en la manera en la que las marcas de esta industria pueden contar historias en profundidad sobre sus productos, su historia y su marca, algo que los medios ya no están haciendo.
Además, y dado que producir podcasts es de entrada barato y tiene costes bastante bajos en lo que supone el presupuesto de marketing, las empresas están experimentando con ellos de forma más abierta. Es decir, las barreras del coste son menores y hacen que probar cueste menos. El problema, apuntan los expertos, es que pueden llegar a una audiencia muy limitada, aunque aquella a la que logran llegar se mostrará mucho más conectada y con más engagement que la media.

Lo que puede enseñar a otras empresas

Algunas compañías B2B muy especializadas, como pueden ser las consultoras y analistas de mercado, también cuentan con podcasts, con los que quieren asentar su imagen de expertas en el mercado.

Lo cierto es que el potencial de los podcasts es muy elevado y puede llegar a un público muy diverso. Esto es, cualquier sector y cualquier marca podría emplear los podcasts. Solo tiene que saber qué es lo que su público quiere escuchar y cómo ella se lo puede ofrecer.
Fuente: Puromarketing.com

Los consumidores demandan marcas transparentes, con impacto positivo en la sociedad y el entorno

POSTED ON febrero 15th  - POSTED IN Sin categoría

Los consumidores quieren saber de las marcas en qué creen, cuál es su aportación al consumidor, a su empleados, a la sociedad y al entorno

IPSOS, el instituto independiente de investigación de mercados, ha presentado hoy en Madrid “Inside Out Brands, tus valores son tu marca”. Un coloquio donde la compañía ha profundizado en las tendencias más actuales del sector, y cómo las marcas deben transformarse si quieren realmente sobrevivir a esta nueva era del Marketing 4.0.

IPSOS ha puesto de manifiesto que nos encontramos ante una evolución del Marketing de Valores que, junto a la digitalización, están revolucionando la forma en la que el consumidor se relaciona con las marcas, y lo que realmente espera de ellas.

“Hacer un buen producto u ofrecer un buen servicio ya no es suficiente para que te elijan. Los consumidores quieren saber de las marcas en qué creen, cuál es su aportación al consumidor, a su empleados, a la sociedad y al entorno. Por lo tanto, las marcas tienen que dirigirse a las personas, ya no solo en su faceta de consumidor, sino a nivel humano, conectar con sus valores y sus preocupaciones de una manera genuina, distinta a como se ha hecho hasta ahora”, señala Louise Morrisey, experta en Comportamiento del Consumidor de IPSOS.

Cambio de paradigma

Para comprender este cambio de paradigma, es preciso analizar el entorno actual. Hay 4 realidades que explican la catalización de las Inside Out Brands. Por un lado, un consumidor empoderado, a quien ya no le sirve solo conocer los valores y principios de las marcas, sino que se le exige que todo lo que hagan esté alineado con ellos, tanto de puertas para adentro en la organización, como de cara al público. Las marcas son cajas de cristal y los consumidores quieren ver qué hay dentro con total transparencia.
Este empoderamiento se enmarca, además, dentro de un mercado hiper-saturado, donde hay muchas opciones donde poder elegir, más aún con la evolución del E-Commerce, que hace accesibles productos y marcas de cualquier parte del mundo a un solo click. Muchas de las nuevas marcas de e-commerce nacen siendo Inside Out Brands y hablan claramente de sus valores y aportaciones a la sociedad.

A esto hay que sumar el auge de las Fake News, que han contribuido a que el consumidor se sienta cada vez más engañado y desconfiado, de ahí que el nivel de exigencia y transparencia que les pide a las marcas sea cada vez mayor; y el fenómeno de las redes sociales, con un enorme poder de viralización y capacidad de dar visibilidad a cualquier injusticia o engaño, las convierten en un canal que desnuda a las marcas, están totalmente expuestas como nunca antes.

“Nos encontramos más que nunca ante un consumidor que no solo desea, sino que exige a las marcas la máxima transparencia, honestidad y ética, y que se materialice en acciones concretas y reales. Las marcas tienen ahora paredes de cristal y el consumidor tiene poder, y quiere saber cuáles son sus valores y principios. Cualquier abuso, irregularidad o ilegalidad se convierte en viral con un solo clic. No se trata de buenismo, sino de supervivencia”, afirma Louise Morrisey.

Qué es una marca Inside Out y la rentabilidad de serlo

“Ya no vale con acciones puntuales, se trata de una filosofía de marca. Deben mostrarse como son, y es algo que ha de ser transversal a la empresa, con todos los stakeholders alineados. Y sobre todo, tienen que ser genuinas, porque quedarse a medio camino puede ser muy peligroso”, matiza Morrisey.
Para ello, las marcas necesitan trabajar en 3 ejes: identificar bien un ámbito coherente con la marca, de manera que las iniciativas sean honestas, tengan continuidad en el tiempo, y estén alineadas con sus valores; implicar a toda la empresa, y que todos los que forman parte de ella y la representen estén alineados con dichos valores; y mostrar al mundo aquello en lo que creen y los valores que representan, en forma de acciones o mensajes de manera genuina.

Ser Inside Out Brands coloca a las marcas en una posición por delante de la competencia a ojos de los consumidores. Las marcas que den un paso hacia adelante en este sentido, se convertirán en referentes.
Fuente: Puromarketing.com

¿Es el boom de los influencers otra burbuja que acabará explotando como la de los Community Manager de las redes sociales?

POSTED ON febrero 5th  - POSTED IN Sin categoría

Los influencers están en todas partes, pero posiblemente solo sea hype esperando a pinchar 

Aparecieron como tantos elementos que se acaban poniendo de moda en el mundo del marketing. Algunos casos de éxito notables mostraron cómo para algunas empresas el uso de estrellas de las redes sociales en sus campañas les había permitido conectar con sus audiencias de un modo más destacado y llegar a ellos de una manera especialmente destacada. Habían nacido los influencers y había nacido también la obsesión de las empresas con ellos.

De pronto, las compañías se encontraban con la aparente solución a sus problemas en social media marketing. Habían visto una manera de saltarse los bloqueos que imponían los algoritmos de las redes sociales, cada vez menos amistosos con las cuentas de empresa, pero también una de capturar la atención de los consumidores, que estaban manteniéndose cada vez más al margen de los mensajes de las marcas. Era el primer paso de un boom.

Porque, como ocurre cada vez que la industria del marketing y de la publicidad descubre algo que les fascina y que aparentemente les funciona, todo el mundo empezó a hablar de los influencers, estos comenzaron a estar en todas partes y los casos de éxito que se comunicaban y se ponían como ejemplo no paraban de sucederse. Los influencers se habían convertido, de un día para otro, en la varita mágica que cambiaría las cosas y en la solución a todos los problemas.

Pero ¿lo eran realmente? ¿O esta era una más de las burbujas del marketing? ¿Eran los influencers simplemente una nueva versión de los diferentes hypes que han ido creando las nuevas tecnologías?

Cuando hace unos años las redes sociales se convirtieron en un espacio para las marcas y las empresas y para sus mensajes, los community managers empezaron a ser, de la noche para la mañana, los profesionales más buscados y también los que se veían como los próximos grandes héroes de la industria, si no lo eran ya. Fue el momento en el que en todas partes aparecían cursos de community manager y en el que, como tuvieses una formación o una trayectoria en alguna profesión del mundo de la comunicación y estuvieses en paro, tenías que escuchar a todo el mundo y su abuelo recomendándote que te hicieses community manager. ¿Está ocurriendo lo mismo ahora con los influencers?

Porque sí, esos casos de éxito mostraban, como su nombre indica, éxitos, pero ¿no se nos habrá ido de las manos el boom de los influencers y la concienciación de que son la manera de llegar a unos consumidores que no quieren ser alcanzados ya más por los mensajes publicitarios?

Las cuestionables fuentes del éxito influencer

No se trata de negar por completo que los influencers funcionan. Si los primeros casos de éxito tuvieron este elevado impacto en los responsables de estrategia fue porque conseguían lograr un buen eco entre los consumidores. Compañías independientes de análisis y sólidas se han ocupado de los influencers. Forrester o Gartner han lanzado estudios, recomendaciones y análisis sobre la cuestión. Otros analistas de peso en sectores más concretos también lo han hecho. Cuando el río suena, agua lleva, dice el refrán.

La cuestión es – y aquí es muy fácil volver a hacer paralelismos con la fiebre de los community managers – cuánta agua lleva el río. Porque en base a todo lo que se escucha y a todo el hype que ahora mismo se está generando sobre los influencers, se podría pensar que el río lleva agua como el Amazonas, cuando es probable que se quede más en el río Tambre.

Por eso, habría que hacer un trabajo de autocrítica cuando se piensa qué estudios creemos cuando se habla de los influencers y del impacto que el marketing de influencers tiene en el mercado. Uno reciente apuntaba que el 84% de los anunciantes creía que el marketing con influencers era efectivo, pero detrás de ese estudio estaba una compañía especializada en el mercado, la responsable de una plataforma que unía a influencers y al mercado.

Y así se podría seguir y seguir. Muchos de los estudios que han aparecido en los últimos tiempos están vinculados de una manera o de otra con la propia industria del marketing con influencers, que obviamente ve el mercado de una manera positiva y que obviamente quiere que la industria del marketing en general también lo haga.

Volviendo al paralelismo original, es como cuando todo el mundo sentía que ser community manager era el trabajo del futuro. Lo sentía porque estaba por todas partes: los propios omnipresentes cursos para ser gestor de comunidad creaban una visión un tanto inflada de lo que se avecinaba.

Si a eso se suma que los influencers se han puesto de moda de una manera que va más allá de la industria y que están apareciendo ya de un modo recurrente en la prensa generalista, se ven las cosas de un modo más claro.

No es solo un juego de humo y espejos

Pero el estado de las cosas en el marketing de influencers y los elementos que nos deben llevar a meditar sobre lo que son, lo que ocurre y su potencial no deben limitarse únicamente al hecho de si la percepción que tenemos de ellos está modificada por el hype informativo y por las visiones de la propia industria.

La crítica a lo que los influencers son y a lo que están ofreciendo a las empresas tiene que ir más allá, porque en los últimos años ha quedado claro que influencer puede ser cualquiera (y eso poco vale) y que todo el boom ha creado figuras tóxicas para la industria, como es el caso del influencer gorrón.
Los influencers gorrones, esos que en realidad no son relevantes pero que aprovechan para exprimir a las marcas, son altamente tóxicos, pero también lo es el hecho de que las compañías quieran meter dinero como sea en esta industria y piensen muy poco cómo y dónde lo están haciendo. El estudio de una agencia norteamericana que logró no solo un año sino dos seguidos que las marcas se creyesen que la influencer que se habían inventado de la nada, echando mano de fotos de stock y de mensajes vacíos, era real y una manera de llegar a los consumidores muestra esta realidad.

El boom de los community managers y aquella obsesión por hacer cursos para encontrar el trabajo de moda acabaron pinchando. Llegó un momento en el que quedó claro que no todo el mundo podía ser community manager (y que un curso de tres días no servía para tener los secretos de la profesión) pero también que su papel tenía que ir en medio de un trabajo más amplio. ¿Será lo que ocurra también con los influencers?
Fuente: Puromarketing.com

Las grandes marcas muestran sus anuncios más impactantes del año en el Super Bowl

POSTED ON enero 30th  - POSTED IN Sin categoría

Más de 188 millones de personas estarán pegadas a sus televisores el próximo 3 de febrero para ver la Super Bowl, el mayor acontecimiento deportivo en Estados Unidos

La emisión de un spot de 30 segundos cuesta cinco millones de dólares. En 2018, el 22% de los anunciantes de la Super Bowl destinaron el 10% de su presupuesto publicitario anual al spot durante el partido.

Los anuncios son la parte más interesante de la Super Bowl para el 24% de la audiencia, que recibe los spots como parte del entretenimiento y no como una acción publicitaria más.

Se estima que más de 188 millones de personas estarán pegadas a sus televisores el próximo 3 de febrero para ver la Super Bowl, el mayor acontecimiento deportivo en Estados Unidos. Es uno de los pocos espectáculos seguido de manera masiva en los hogares: el 68% de las personas que tienen una televisión en casa verán el partido.

Este primer domingo de febrero, los New England Patriots se enfrentarán a Los Ángeles Rams en el Mercedes Benz Stadium de Atlanta en la final de la Liga Nacional de Fútbol (NFL por sus siglas en inglés), con entradas que cuestan entre 2.000 y 12.000 dólares.

Pero, más allá del partido, la Super Bowl es un gran espectáculo que dura cerca de cuatro horas, retransmitido enteramente por televisión. Alrededor del tiempo de juego hay actuaciones de superestars (este año será el grupo Maroon5) y se emiten algunos de los anuncios más icónicos del año, que las grandes marcas realizan expresamente para la ocasión, sabiendo que es la gran cita anual para conectar con una gigantesca audiencia televisiva.

La publicidad televisiva está reservada para grandes anunciantes, ya que la emisión de un spot de 30 segundos cuesta cinco millones de dólares. En 2018, el 22% de los anunciantes de la Super Bowl destinaron el 10% de su presupuesto publicitario anual al spot durante el partido; fue el mayor porcentaje de los últimos cinco años.

Los anunciantes saben que es todo un reto sobresalir durante la Super Bowl, pero que la notoriedad que lograrán les compensa y realizan piezas cada vez más elaboradas, que tratan de viralizar a través de las redes sociales. Cuentan, además, con una audiencia “entregada”: para el 24% de las personas que ven el partido, los anuncios son la parte más interesante de la Super Bowl y reciben esta publicidad como parte del entretenimiento y no como una acción publicitaria más.

Este enorme escaparate publicitario genera unos ingresos para la cadena NBC de más de 534 millones de dólares durante el encuentro, a los que hay que sumar otros 115 millones de dólares por los anuncios previos y posteriores a la Super Bowl.

“La Super Bowl es un evento único para la publicidad y ofrece numerosos momentos en los que conectar con la audiencia multipantalla en tiempo real. Es un show en vivo que cada año genera imágenes que se hacen virales en Internet”, recuerda Juan Camilo Bonilla, CEO de Rebold. “Los anunciantes que estén bien preparados, que hayan analizado el mercado y a la audiencia, tendrán ocasión de llegar a los consumidores participando en las conversaciones de los aficionados en redes sociales y alcanzando con su publicidad a la audiencia adecuada a través de acciones programáticas”.

Conocer el mercado

Aunque los altos precios impiden a la mayoría de las marcas aspirar a mostrar sus anuncios en televisión durante la Super Bowl, conocer el mercado y cómo se comporta la audiencia les ayudará a encontrar otros momentos y canales antes, durante y tras el encuentro para hacer impactar con sus anuncios en la audiencia. Rebold, ha analizado el comportamiento social durante la Super Bowl.

Por ejemplo, la Super Bowl generó 414 millones de interacciones en redes sociales en 2018. Sólo en Twitter, Facebook e Instagram hubo 107,7 millones de interacciones alrededor del partido.

Facebook registró 122 millones de interacciones orgánicas y el 62% fueron realizadas por mujeres. El 90% de esas interacciones tuvieron lugar desde dispositivos móviles.
En You Tube, los anuncios de la Super Bowl fueron vistos un 16% más en 2018 que el año anterior.

La audiencia de estos anuncios a través de dispositivos domésticos de smart tv’s creció un 52% el año pasado. Uno de cada ocho anuncios de la Super Bowl en YouTube se vio a través de una plataforma OTT (Over The Top, de tv a la carta).

Los cinco principales anuncios del año pasado representaron la mayoría (56%) de todos los anuncios de video compartidos en Internet durante la Super Bowl. Las otras 129 creatividades de anuncios representaron el 44% restante.

Hábitos de compra antes del partido

El 74% de los hombres en Estados Unidos y el 69% de las mujeres siguen la Super Bowl. Lo hacen:
• 75%, en casas: (TV + mobile);
• 7%, en bares, pubs y otros establecimientos.

Los estadounidenses gastarán una media de 81,17 dólares durante el encuentro, aunque la cifra sube hasta los 118,43 dólares entre los fans de 25-34 años. Esto sumará un total de cerca de 15.500 millones de dólares en actividades relacionadas con el partido.

Es una ocasión idónea para una parte del comercio estadounidense, si son capaces de relacionar el uso de sus productos con el encuentro. Pero han de tener en cuenta que la manera de consumir es diferente a otros momentos festivos: el 30% de las personas empiezan a comprar al menos una semana antes del juego y que el 69% completa sus compras solo uno o dos días antes o incluso el mismo día del Super Bowl.

Los tres capítulos de gasto más importantes serán:
• El 82% comprará comida y bebida.
• El 11%, ropa y merchandising de su equipo.
• El 8% comprará una nueva televisión. Otro 8% gastará su dinero en decorar la casa para el partido; 45 millones de personas organizarán una fiesta en casa este año para ver la Super Bowl con familiares o amigos.

Entre los fans, el consumo será de:
• El 59% tomará vino. Se estiman unas ventas de 597 millones de dólares.
• El 55% tomará cerveza. Se estiman unas ventas de 1.300 millones de dólares de cerveza.
• El 49% tomará alguna bebida alcohólica (whisky, ginebra, ron, vodka, etc.). Se prevén unas ventas de 405 millones de dólares directamente relacionadas con la Super Bowl.

En cuanto a comida y picoteo, los estadounidenses gastarán:
• 979 millones de dólares en refrescos
• 348 millones de dólares en agua embotellada
• 278 millones de dólares en patatas fritas.
• 224 millones de dólares en nachos.
• 198 millones de dólares en pizzas preparadas.
• 81 millones de dólares en ensaladas.
• 80 millones de dólares en alitas de pollo.
• 62 millones de dólares en aguacates para preparar guacamole.
• 60 millones de dólares en sándwiches.

En España, los aficionados podrán ver el encuentro a partir de las 00:30 horas a través del canal Movistar Deportes. Diversos medios generalistas y especializados van a realizar un seguimiento especial de la gran final de fútbol americano
Fuente: Puromarketing.com

La psicología del consumo y lo que dice sobre los nuevos tipos de consumidores

POSTED ON enero 28th  - POSTED IN Sin categoría

Ahora la ética es más importante, pero también el comprar para sentirnos mejor con nosotros mismos

El comprador no es un perfil estanco. Igual que no todos los compradores son iguales y que no todos actúan partiendo de las mismas motivaciones, tampoco se convierten en un elemento inmutable. Los cambios sociales, el paso del tiempo o las nuevas necesidades que imponen los nuevos tiempos hacen que los compradores cambien, que empiecen a necesitar otros productos y otras experiencias de compra y que lo que hace que conecten con las marcas y las empresas sean otras cosas.

Los consumidores han, de hecho, cambiado. Algunos tipos de comportamientos que antes estaban limitados a nichos concretos de consumidores, ahora están asociados a los grupos mucho más amplios de compradores, como también han aparecido nuevos elementos que motivan el consumo o impactan en las decisiones de compra.

Para comprender qué hace que se venda hoy en día, hay que ser capaz de comprender por tanto esos cambios y esas modificaciones. Un estudio de Criteo ayuda a identificar a nuevos perfiles de consumidores y también lo que hace que esos compradores conecten con las marcas.

Los compradores virtuosos

El nuevo perfil de consumidores es lo que en inglés y en el análisis han bautizado como “virtuous circlers”, que podríamos adaptar como los compradores virtuosos. El “circler” viene de la idea del círculo, que en este caso sería el modo en el que las compras que realizan impactan en el entorno. Según los datos del análisis de Criteo, esta idea es una de las más emergentes en el consumo, ya que cada vez el mercado de lo sostenible y de los productos con conciencia está creciendo más y más. Solo en Reino Unido, por ejemplo, el mercado de la comida y de la bebida sostenible creció en un 9,7% interanual en el último año y el 40% de los consumidores en general asegura que se siente más positivo ante las marcas que publican sus estándares éticos.

Pata este tipo de consumidores, lo que resulta crucial es la ética de lo que consumen y de las marcas que producen esos productos y servicios. Quieren que sean respetuosos con el entorno, tanto a nivel de producción como en relación con las personas. Es lo que hace que, a pesar de la tendencia a los bajos precios de los últimos años, las tiendas tengan cada vez más (en los supermercados se podría decir que es siempre) productos de proximidad o de comercio justo.

El capitalista social

O lo que es lo mismo, a pesar de los anuncios que señalaban que las calles comerciales de las ciudades estaban en crisis, los consumidores siguen queriendo comprar de forma social. Un 24% de los consumidores quiere ir de compras con sus amigos, pero los datos son todavía más elevados en la franja más joven de los consumidores. Entre los 18 y los 24 años, es el 46% de los consumidores los que quieren comprar como acto social.
Para estos consumidores, las compañías tienen que ser capaces de crear una experiencia de compra que ayude y se vincule a lo social. Es decir, tienen no solo que vender, sino también crear lo que el análisis llama “stop spots”, espacios en los que los consumidores se pueden parar, vivir experiencias y descubrir cosas. La experiencia en general de compra también tiene que ser mejor para conectar con estos consumidores. Por ejemplo, hay que aligerar las compras.

El comprador de la era del autocuidado

No es el único cambio social que está impactando en cómo son los consumidores y cómo hay que llegar hasta ellos. En los últimos años ha aparecido con fuerza el boom del self-care, el autocuidado. En el análisis apuntan que es uno de los puntos que de una manera más sutil han cambiado las cosas, ya que los vendedores y las marcas los siguen vinculando a procesos que ya estaban en marcha. Y, sí, unos y otros son parecidos, pero no son exactamente iguales.

Los consumidores de este nuevo perfil disfrutan sintiendo que se han ganado la compra. Es lo que hace que funcionen los procesos de compra de buscar gangas y grandes ofertas o los rituales de compras vinculados a días específicos (como el Black Friday). Pero también ha cambiado la psicología detrás de este proceso de consumo. No es comprar a modo de autoindulgencia ni tampoco comprar porque se necesitan, sino más bien comprar como una manera de autopremiarse, de sentirse mejor. Los vendedores y las marcas necesitan comprender, echando mano de los datos y del análisis de los consumidores, cómo estos están cambiando y qué es lo que hace ahora que se sientan bien para así conseguir conectar con ellos.

Además, no hay que olvidar que todo el boom del autocuidado ha creado nuevas industrias paralelas y nuevas necesidades de consumo.
Fuente: Puromarketing.com

Back to Top