Archive : Month

El positivo impacto ambiental que ha dejado el coronavirus

POSTED ON marzo 24th  - POSTED IN Sin categoría

La recuperación de ecosistemas, la reducción de gases de efecto invernadero y la disminución del tráfico ilegal de fauna salvaje son algunos de los beneficios medioambientales que deja hasta ahora esta pandemia…
 

La pandemia del coronavirus paradójicamente le ha generado un respiro al planeta. La parálisis industrial en países como China, la reducción del número y la frecuencia de vuelos entre distintos destinos, así como del tráfico vehicular interno y el encierro obligado en el que se encuentran miles de personas en varias ciudades del mundo, han permitido que se reduzca el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero.
Aunque el alivio será momentáneo y no resolverá de fondo la crisis climática existente, tal y como lo indicó Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas (ONU), lo cierto es que el coronavirus sí le ha dejado buenas noticias al medioambiente.

La cuarentena en la que se encuentran algunos países como Italia que ha hecho que la calles permanezcan solas, y ha propiciado el retorno de los animales. En Venecia, el agua de los canales luce mucho más clara debido a la nula presencia de turistas y de tráfico de góndolas. Su calma ha permitido que cardúmenes de peces de varias especies salgan de sus escondites. Además, ha incrementado el número de cisnes recorriendo los caños.

Lauri Myllyvirta, integrante del Centro de Investigación en Energía y Aire Limpio (CREA), en Estados Unidos, indicó que el cierre de fábricas y comercios en China, al igual que las restricciones de viaje impuestas para hacerle frente a la pandemia, produjo una disminución en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de, por lo menos, un 25%, esto debido a la baja sustancial en el consumo de combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón, entre otros). Esta cifra representa, a su vez, una reducción del 6% a nivel global.

«La demanda de electricidad y la producción industrial de China permanecen muy por debajo de sus niveles habituales, según varios indicadores», afirmó Myllyvirta en un análisis publicado en el portal especializado Carbon Brief. La experta agregó que esta tendencia se ha mantenido. Calcula, de hecho, que durante las últimas tres semanas el gigante asiático emitió 150 millones de toneladas métricas (mtm) de CO2 menos que durante el mismo período del año pasado, el equivalente a todo el dióxido de carbono que una ciudad como Nueva York emite durante un año.

Sin embargo, se teme que las medidas que adoptadas por las autoridades y las fábricas para estimular la economía y el regreso de los trabajadores a las fábricas vuelvan a aumentar las emisiones contaminantes por encima de los promedios históricos en su afán de recuperación financiera.

A pesar de esto, el impacto del coronavirus en la naturaleza, al parecer, por factores como la cancelación de los vuelos comerciales entre países de la Unión Europea y Estados Unidos. El 5% de la contaminación del mundo pertenece a los vuelos de aviones. El grupo de aerolíneas Lufthansa informó, por ejemplo, sobre la cancelación 7.100 vuelos hasta finales de marzo debido a la caída de la demanda por la propagación de la pandemia. El mayor porcentaje de estos viajes eran a Alemania, al norte de Italia e Israel, debido a que esta última nación prohibió el ingreso de viajeros de Austria, Suiza y Alemania.
Lufthansa hace parte del grupo de aerolíneas, junto a la suiza Swiss y la austriaca Austrian Airlines, que también cancelaron sus vuelos hacia China hasta el próximo 24 de abril. Adicionalmente, hay viajes suspendidos a Hong Kong y Corea del Sur.

Por otro lado, la aerolínea estadounidense American Airlines dio a conocer hace unos días que suspendería sus vuelos diarios desde Nueva York y Miami hacia Milán, debido a la reducción en la demanda. Así mismo, Ryanair, British Airways, Latam y TAP han anunciado cancelaciones en sus viajes, especialmente hacia Italia.

Se estima que un avión que recorre ida y vuelta entre Madrid y Nueva York emite entre 2 y 3 toneladas de dióxido de carbono (CO2) por pasajero, lo que significa si la aeronave transporta entre 150 y 300 pasajeros, la contaminación sería de entre 900 y 1.350 toneladas.

Un avión Airbus A380, con capacidad máxima de combustible de 323.546 litros, emplea la cantidad de energía que equivaldría al combustible usado por 3.500 automóviles.

Una bendición para los animales salvajes

La prohibición temporal del comercio de fauna silvestre impuesta por China para combatir el coronavirus se ha convertido en la tabla de salvación para muchos animales amenazados, en vista de que ese país por tradición tiene gusto por los productos con base en especies consideradas exóticas.

Por eso en esa nación se pueden encontrar desde sopas hechas con murciélago, testículos de tigre o partes del cuerpo de la civeta de palma, hasta cobra frita y la pata de oso estofada. Y es que según la idiosincrasia china este tipo de alimentos son considerados un privilegio, manjares. Otros los consumen como medicina tradicional (pangolines) sin importar el grado de vulnerabilidad en el que se encuentren en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y si pueden o no representar un riesgo para la salud pública.

Frente a este panorama, la iniciativa de ley para prohibir tanto el consumo como el tráfico de animales salvajes que cursa en el Comité del Parlamento chino, podría constituirse en su bendición.

Se estima que más del 70% de las infecciones emergentes en humanos provienen de animales, particularmente de animales salvajes. «Estamos entrando en contacto con especies de vida silvestre y sus hábitats con los que no estábamos antes. Por lo tanto, tenemos una serie de nuevas enfermedades vinculadas a nuevos contactos entre virus, bacterias y parásitos humanos y previamente desconocidos», dijo a la BBC Ben Embarek, del Departamento de Nutrición y Seguridad Alimentaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El tráfico ilegal de fauna silvestre mueve alrededor de 20.000 millones de dólares al año y es el cuarto comercio ilegal más grande después de las drogas, el contrabando de personas y falsificación.
«Esta crisis de salud debe servir como una llamada de atención», expuso el World Wide Fund for Nature (WWF) en un comunicado. Y así debe ser. Esta pandemia debe servir, además, para generar una mayor conciencia social frente al cuidado del planeta y el uso racional de los recursos naturales.
Fuente: Sostenible

¿Cómo afrontar el aislamiento por coronavirus?

POSTED ON marzo 20th  - POSTED IN Sin categoría

Comprender la situación. Las indicaciones del estado de alarma y las recomendaciones generales las sabemos al dedillo, puesto que no paran de informar de ellas por los medios de comunicación. Tenemos por delante una cantidad de tiempo incierta en la que vamos a estar con limitación de tránsito, teniendo que estar en casa, cambiando nuestras costumbres, y con miedo al contagio. De momento sabemos que serán 15 días, pero es más que probable que esos 15 días tengan que alargarse por más tiempo.

No sólo han cambiado nuestras costumbres, se ha restringido nuestra libertad. Pero tenemos que ser comprensivos y conscientes de que está más que justificado, pues el bien para todos es quedarse en casa, y evitar así un colapso de los servicios sanitarios.

Dicho esto, ya sabemos pautas de limpieza, de tránsito y demás, pero ¿qué podemos hacer para llevar mejor la situación de aislamiento?

Una situación especial de aislamiento es cuando se tienen menores de edad en casa, cuando son muy pequeños les resulta difícil comprender por qué no hay guardería o colegio, por qué no se puede ir al parque o simplemente por qué mamá o papá no van a trabajar. Lo importante es intentar adaptar la información a la edad que tiene el menor, asegurarnos de que lo comprende, pero sin ser excesivamente detallistas, puesto que los pequeños de la casa para lo que no comprenden buscan explicaciones en su imaginación, y esto puede ser peligroso. Para asegurarnos de que lo hayan entendido podemos preguntarles o pedirles que se lo expliquen a otro familiar, a un muñeco, al perro, etc.

Cuando son niños de edad más avanzada, a partir de los 5 años, tenemos que atender a la situación desde la calma, tener mucho cuidado de la manera que hablamos sobre el virus, puesto que somos el espejo en el que se miran, y si actuamos con descontrol, podemos favorecer que tengan ansiedad y miedo sobre la situación.

Los primeros 14 días serán claves, puesto que será en este tiempo cuando comiencen a aparecer la sintomatología del virus que pudo ser transmitido antes del aislamiento. Lo que nos han dicho es que estemos en casa, que salgamos lo imprescindible y que nos observemos, pero cuidado con observarse demasiado. El miedo ante lo desconocido y ante lo incontrolable hace que mecanismos irracionales se pongan en marcha, comencemos a notar síntomas y entremos en pánico.

Hay que tener bien claro que la sintomatología preocupante del COVID-19 consta principalmente de: Tos seca, fiebre alta y persistente (por encima de 38 grados) y dificultad para respirar. La mente es muy poderosa, y ante niveles altos de ansiedad se produce un efecto que se llama “somatización”, por el cual nuestro cuerpo empieza a experimentar síntomas debido al nivel alto de ansiedad, como por ejemplo hiperventilación (con sensación de ahogo), problemas digestivos de cualquier tipo, taquicardia, o incluso febrícula.

Hay que estar pendientes más que de los síntomas, de la evolución que tienen, y si nos encontramos en situación de duda con otro problema de salud, ponerlo a prueba de la siguiente manera para no dejar que la ansiedad gane la batalla: ¿qué otra explicación tendrían mis síntomas que no estén relacionados con el coronavirus? ¿he tenido contactos de riesgo? ¿estoy focalizándome mucho en mis síntomas y los estoy amplificando? Busca una medida objetiva de los síntomas, por ejemplo, si mi termómetro marca 37 grados son 37, no depende de cómo yo los interprete. Hay que evitar el continuo escaneo de nuestro cuerpo.

Evitar la sobreinformación, y si quieres estar informado, trata que sea por fuentes oficiales.

Ahora mismo hay un bombardeo de información, además es una información que se actualiza cada poco tiempo. En nuestro país la curva va en ascenso, y hace que se tenga el alma en vilo pues contagios y fallecimientos van subiendo en cada actualización. Hay que evitar pasar todo el día pendientes de cada actualización, pues crea sensación de impotencia y miedo. Evitar también en la medida de lo posible, el creer y dar difusión de noticias relacionadas con la pandemia de fuentes poco fiables.

Nuestro estado psicológico y emocional también irá evolucionando y cambiando a lo largo del período de aislamiento. Al inicio será un período de adaptación, será relajado e incluso descansaremos lo que habitualmente no podemos por cuestión de trabajo, responsabilidades, etc. Pero esta situación de inicio cambiará, y las horas pesarán mucho si no hacemos algo para manejar todo este tiempo.

Organiza el día. Puede ser útil escribir en un folio una lista de cosas que se puede y/o quiere hacer. De hecho, se pueden confeccionar dos listas, una de cosas que hacer en la casa, esas pequeñas cosas que siempre vamos dejando porque no tenemos tiempo (ordenar los armarios, limpieza de zonas concretas, pequeños arreglos, etc.), y otra lista de actividades agradables y de relajación como leer un libro, ver esas películas o series archivadas para momentos en familia, pintar, escribir, o tocar ese instrumento que tenemos abandonado.

Mantén tu mente ocupada, desafíos mentales. Algunas personas estarán haciendo teletrabajo, es importante mantener un horario y una exigencia sobre el trabajo que se haga en casa. También ayuda el simple hecho de vestirse y no quedarse en pijama mientras se trabaja. Si no puedes trabajar desde casa y sigues yendo a tu lugar de trabajo, hay que aprender a manejar la ansiedad que puede despertar la situación de estar exponiéndose constantemente al exterior y volver a casa, sobre todo en el caso del personal que trabaja en los servicios de salud.

Si eres de los que ya no puede ni teletrabajar ni salir a trabajar, es importante encontrar actividades en las que se pongan en práctica actividad cognitiva, que supongan un desafío para seguir entrenando nuestro cerebro y mantenerlo activo, pueden ser simples como la lectura o más activos como hacer sudokus, estudiar alguna materia que tengamos en casa, practicar inglés o repasar cosas relacionadas con nuestro trabajo. En la era de la tecnología en la que vivimos tenemos muchos recursos para esto, aplicaciones móviles, vídeos y recursos en internet, etc.

No descuides tu cuerpo. Generalmente tenemos algo de actividad, pero con esta reclusión nuestros músculos pueden atrofiarse y aparecer lesiones. Por eso tenemos que tratar de hacer alguna actividad física dentro de casa, por ejemplo, caminando por la casa si es posible, ejercicios con pesas (o paquetes de comida de 1 kilo). También es una buena opción hacer actividades aeróbicas o de estiramiento siguiendo vídeos de los que tenemos en las plataformas digitales, que hay para elegir.

Aprovecha para disfrutar los momentos de los que no puedes cuando estás trabajando. Creo que lo más importante que tenemos que tener en cuenta es que siempre podemos buscar el lado bueno de todas las circunstancias que nos rodean, y en este caso tenemos que sacarle partido a tener que estar en casa recluidos durante un largo período de tiempo, así que tendremos que intentar darle la vuelta y disfrutar de lo que normalmente no podemos. A veces escuchamos en consulta las lamentaciones por problemas familiares por no poder pasar tiempo juntos, la tristeza de llegar a casa, ver ya a los niños durmiendo y no disfrutar ningún momento con ellos. Si estamos en familia podemos aprovechar la situación para hacer todas esas cosas que no podemos hacer, jugar con los niños, estar todos juntos, ver películas, etc.
Si miramos más partes positivas encontramos que podemos cuidar más nuestro descanso, no tenemos que madrugar, aunque es importante fijar una hora prudente para despertarnos cada día, y así no modificar nuestros ritmos circadianos, que puede traernos otros problemas.

Siempre nos quejamos del tiempo que no tenemos, lanzamos al aire y a la imaginación las cosas que querríamos o podríamos hacer si tuviéramos tiempo, como cocinar ese bizcocho que llevamos con la receta guardada 2 meses, pintar esa habitación que siempre queda en el olvido, o arreglar ese cajón desastre del mueble del salón en el que metes todo lo que no sabes dónde poner.
Esta es una magnífica oportunidad para dedicarnos a nosotros mismos, a nuestra familia, a nuestra pareja. Es una oportunidad para acercarnos más, para hablar de esas cosas de las que no hablamos cuando tenemos prisas, de darnos cuenta de que las personas con las que convivimos son nuestro mundo, el mundo que elegimos que nos salva del otro mundo.

Este es el momento de darnos cuenta de que nos tenemos, y podemos disfrutarnos.

De hacer mil planes para cuando todo esto termine.

Pero para poder SEGUIR, tenemos que PARAR.
#YOMEQUEDOENCASA
 
Fuente: Ana Bella Vázquez Gento, Psicóloga de ciMa Atención

El coronavirus en España, un reto para el retail: supermercados arrasados y tiendas herméticamente cerradas

POSTED ON marzo 17th  - POSTED IN Sin categoría

La presión sobre los supermercados ha ido en aumento en los últimos días 

El viernes por la mañana, cuando aún no se había anunciado el cierre de todas las tiendas que no fuesen de primera necesidad (que fue anunciado en Madrid y Galicia esa misma tarde, en uno de los supermercados de la cadena Gadis en Vigo se agolpaba la gente y se veían ya lineales bajos de provisiones.

La leche era una de las afectadas, pero, como explicaba una de las trabajadoras del super a una de las clientas que preguntaban por la situación, no era que no tuviesen más leche, era que no les daba tiempo a reponerla. Por la tarde, una consumidora en otra ciudad gallega nos explicaba que había tenido que estar dos horas en un supermercado intentando hacerse con los productos que necesitaba.

Al día siguiente, cuando Galicia ya había cerrado tiendas no indispensables y se daba por sentado que todo el país se iría a la cuarentena en cuestión de horas, los supermercados en Vigo volvían a estar tomados por riadas de consumidores. En un Eroski, faltaban el papel higiénico, los huevos y curiosamente los plátanos. En las pequeñas fruterías del barrio en el que estaba no faltaba nada, sin embargo. Las calles de la ciudad estaban, eso sí, mucho más vacías que un sábado laborable normal, con un tráfico similar al de un festivo en el que todo está cerrado a cal y canto. Y todo lo estaba. La calle Príncipe, una de las calles comerciales principales, tenía todos los negocios cerrados a cal y canto.

La experiencia que pudieron tener los compradores en las tiendas viguesas en los últimos días de la semana pasada y en el fin de semana (el sábado, Galicia es una de las comunidades en las que no hay apertura dominical), es, al final, la misma que se vivía en el resto de España.
Los consumidores se hacían con cantidades muy elevadas de bienes en los supermercados (con especial interés en el papel higiénico, esa compra por pánico) y las tiendas de otros tipos productos iban cerrando.

Lineales de papel higiénico a falta de reponer en un supermercado
Los supermercados gallegos reconocían, después del pico de ventas del viernes, que habían vendido más que en la campaña de Navidad. Y en Madrid, como apuntaban el sábado en el 24H, las ventas en los supermercados habían subido, solo en la comunidad, en un 145%. Según cifras de Kantar, el consumo en productos de supermercado ha crecido en un 154% desde el pasado 10 de marzo. Solo el 11 de marzo había subido en un 180%.

Cierres que arrancaron incluso antes

Durante el viernes y el sábado, muchas cadenas de retail iban enviando a sus clientes campañas de email marketing anunciando que cerraban y otras medidas para la lucha contra el coronavirus. Muchas se adelantaron incluso a los protocolos obligatorios de cierre. Desigual, por ejemplo, enviaba ya una nota de prensa el día 13 señalando a los medios que habían decidido cerrar sus tiendas en España desde ese mismo día y en Portugal a partir del lunes siguiente, siguiendo la campaña del movimiento #YoMeQuedoEnCasa.
Cadenas como la Fnac o El Corte Inglés anunciaban el cierre de sus establecimientos. Esta última compañía anunciaba el domingo en una nota de prensa que iba a mantener abiertas únicamente sus «áreas de alimentación y productos de primera necesidad» en unos 300 establecimientos y que ampliaban la atención telefónica y online, convirtiendo los parkings en zonas de recogida de mercancía. El horario de atención al público también ha cambiado. Ahora los centros de El Corte Inglés cerrarán a las 20 horas. La compañía es un ejemplo de cómo están ajustándose las empresas a la nueva situación.
En general, además, las cadenas de supermercados han estado llamando a la calma, señalando que la cadena de proveedores no se ha roto y que no habrá escasez de productos de primera necesidad.

Un establecimiento de Inditex cerrado el sábado en una vacía calle comercial del centro de Vigo

Un reto para el retail

El brote del coronavirus, los cierres y las nuevas necesidades de los consumidores ponen en una situación complicada al retail. La pandemia es un reto para el retail. Para unos supondrá afrontar una situación complicada en términos económicos, con una reducción o desaparición de las ventas.
Para otros, como los supermercados y las tiendas relacionadas, implica un aumento de la presión, que va desde el stock hasta los trabajadores. Estos están soportando un pico de trabajo y de presión psicológica (son, al fin y al cabo, profesionales siempre expuestos al virus). Mercadona, por ejemplo, subirá este mes el sueldo a sus trabajadores por la situación en la que están trabajando estos días.
Ni la patronal CEOE ni la de las pymes Cepyme han hecho un balance económico del impacto que la situación tendrá sobre las tiendas (al fin y al cabo, este tampoco es exactamente el momento para ello), más allá de dejar claro que apoyan las decisiones del gobierno y de exigir medidas específicas de apoyo para las empresas.
#coronavirus
#retail
#tiendas
#negocios
Fuente: Puromarketing.com

Cómo el coronavirus está cambiando ya los patrones de consumo y cómo afectará a los futuros

POSTED ON marzo 11th  - POSTED IN Sin categoría

Ahora mismo, está motivando que se compren más ciertos productos, pero a la larga podría impulsar el ecommerce y los productos naturales

El pánico al coronavirus se ha convertido en la tendencia dominante entre los consumidores y el virus se ha adueñado de las noticias. El impacto del coronavirus ha llegado también a marcas y a empresas, que han visto cómo se desplomaban sus resultados (véase el caso de las industrias del turismo o de los congresos) o cómo se convertían en daños colaterales (es lo que ocurre con los impuestos publicitarios). El efecto del coronavirus se dejará notar en la economía y, por supuesto, en los patrones de consumo.

La caída de las bolsas en los últimos días (tan abrupta que llevó directamente a cerrar Wall Street de forma preventiva) no solo demuestra el impacto que la crisis sanitaria tiene en la economía, sino también el temor que las empresas tienen ya a que se convierta en un lastre para el consumo.
Algunos expertos ya hablan de que para algunas economías, como la europea, puede ser un golpe brutal y amenazar la recuperación económica post-recesión. Otros dejan claro que los consumidores están perdiendo la confianza en el mercado y con ello están desacelerando el consumo.

Uno de los últimos estudios es el que Morning Consult ha realizado en Estados Unidos. según sus datos, el coronavirus está impactando en la confianza del consumidor y en sus planes de gasto y lo está haciendo de un modo «alarmante». Está desplomándose no solo mucho, sino muy rápido (que es lo que preocupa a los especialistas).

Además, lo que más preocupa a los expertos, como señalan en las conclusiones de Morning Consult, es que la confianza está cayendo en los hogares de más altos ingresos. Es decir, son quienes más tienen – y más gastan – quienes están perdiendo confianza en el mercado.

Lineales de supermercados vacíos de papel higiénico

Uno de los primeros efectos que ha tenido en el consumo ha sido el de impulsar que no pocos consumidores se lancen a una carrera por hacerse con ciertos productos básicos. Es, como han demostrado fotos en redes sociales y comentarios, el momento en el que el papel higiénico desaparece de los supermercados. Pero ¿por qué se lanza la gente a comprar papel higiénico, cuando no parece un producto tan básico como otros?

Los expertos usan la psicología para explicar este primer impacto en el consumo. El ir a toda velocidad al supermercado a comprar todo el papel higiénico posible es una muestra de la compra por pánico. El consumo de papel higiénico se realiza por un efecto de contagio. Los consumidores se van a hacer con sus rollos porque todo el mundo parece estar haciéndolo. No quieren ser quienes se queden sin papel.

Curiosamente, el pánico de consumo de papel higiénico se está registrando de un modo global, incluso en aquellos países en los que el coronavirus aún no ha estallado al nivel de Italia o de China. En Reino Unido, incluso su máximo responsable de sanidad tuvo que llamar a la calma: lo hizo mientras en la televisión pública le preguntaban por la escasez en el país de paracetamol, pasta y, por supuesto, papel higiénico.

La reacción de los consumidores, como apunta un experto en la materia, ha tenido mucho que ver también con la transparencia en la gestión de la crisis. En Singapur, donde el gobierno fue muy transparente desde el primer momento e hizo llamadas a la calma con argumentos, señala, nunca se llegó a agotar el papel higiénico y los consumidores no se pusieron a acumular cosas en casa. En Japón, ocurrió todo lo contrario. El papel higiénico acabó desapareciendo de los supermercados.

Lo que cambió en China

China ha sido la zona cero de la explosión del virus, por lo que comprender cómo ha afectado allí al consumo puede ayudar a visualizar cómo lo hará en otros mercados y en otras zonas. Como señalan en Mintel, más allá de los efectos negativos que puede tener el apagón causado por el virus y sus efectos, la situación también tiene efectos directo en cómo se consume y en qué se asienta en el mercado.

Por ejemplo, ellos estiman que puede ser una de las vías que hagan que el ecommerce llegue a los consumidores de más edad, que aún se están quedando fuera del ecommerce. En la anterior epidemia que acaparó titulares, la del SARS, señalan, la situación se convirtió en un elemento que impulsó el desarrollo del ecommerce. Ahora podría serlo para llevarlo a más grupos de población.

De hecho, y como apuntan también desde Mintel en otro análisis, en las últimas semanas hacer la compra online se ha convertido en «la norma» en China. Incluso aquellas tiendas que estaban al margen del ecommerce lo estaban haciendo: por ejemplo, creaban grupos en WeChat para llegar a los consumidores de más edad y para vender directamente a través de esos espacios.

No es el único elemento que podría ver una emergencia. Dos tendencias de consumo están dominando en China en estas semanas, como señalan en Mintel. Por un lado, el momento está apuntalando una nueva industria, la de las experiencias remotas. Esto es, los consumidores están usando servicios online de deportes, aprendizaje, conferencias o teletrabajo.

Por otro lado, también está creciendo el mercado de productos y experiencias que se asientan en el «feel good». Es algo que ya se notó en crisis anteriores y que ahora está emergiendo en China. En redes sociales, la gente ha estado compartiendo recetas y contenidos que hacen que te sientas mejor.

Nuevos nichos de mercado

Por Twitter circulan no pocos memes y no pocos chistes diciendo que lo que Greta Thunberg no logró, lo va a hacer el coronavirus. El impacto que la epidemia está teniendo de forma indirecta en la relación de los consumidores con el consumo sostenible y con la situación de las industria más contaminantes es notable.

Para la industria de la aviación está siendo un golpe mucho más duro que el flygskam. De hecho, ya se han registrado quiebras de aerolíneas. Y, por supuesto, dado que se han reducido y suspendido vuelos, se ha reducido la contaminación que genera esa industria (aunque en algunos casos, como en Europa, siguen necesitando volar, aunque vacíos, para no perder slots).
El coronavirus y sus efectos podrían tener un impacto en las decisiones futuras de los consumidores. Una de las consecuencias que Kantar ya ha identificado en el mercado chino de la cosmética, perfumería y cuidado personal es, por ejemplo, que los productos «environment friendly», los que son respetuosos con el entorno, se van a convertir en estrellas emergentes. Dado que los consumidores ven la situación como una suerte de venganza de la naturaleza, señalan, es esperable que migren después a productos que son mucho más respetuosos con ella y más sostenible. Lo natural y saludable se convertirán en elementos de venta destacados.

Y aunque los médicos tienen posiblemente muchos peros que poner ante este tipo de productos, la crisis del coronavirus también funcionará como un reclamo para aquellos productos que se venden como un incentivo para la salud y el sistema inmune. Aquellos que nos han convencido de que «protegen las defensas», como los yogures probióticos (aunque casos como el del Actimel han demostrado que el marketing no siempre transmite certezas), verán como aumentan las ventas y la demanda.

Y, finalmente, la crisis está siendo un motor de ventas para aquellos productos que funcionan como desinfectantes, desde los botes de limpiador de manos antibacterias hasta la clásica lavandina. Puede que Wall Street estuviese estos días en pánico, pero Clorox, el fabricante de lavandinas que cotiza en sus índices, no lo estaba notando.

#coronavirus
#consumo
#marketing
#estrategia
#ventas

Fuente: Puromarketing.com

Product placement: las escenas icónicas del cine que son en realidad publicidad de marca

POSTED ON marzo 9th  - POSTED IN Sin categoría

A ET no lo atrajeron con M&M’s porque no quiso pagar por ese momento

El boom del VoD y la migración de los espectadores desde la televisión a las plataformas de streaming ha tenido un efecto directo en cómo funcionan las marcas y cuál es la estrategia de posicionamiento de sus productos. Más que en los anuncios tradicionales, ahora sus esperanzas están puestas en el product placement. Es rentable, es efectivo y los consumidores no podrán evitar verlo.
Pero el product placement no es nada nuevo. De hecho, ha estado siempre presente en las series y en las películas. Tanto que incluso en algunas ocasiones las escenas más míticas del cine y su composición están marcadas por las decisiones de las marcas. Son product placement.
La historia del product placement en el cine arranca prácticamente con la misma historia del cine, como apunta en Buyology Martin Lindstrom. Al fin y al cabo, uno de los trabajadores de los hermanos Lumière, explica, tenía un segundo trabajo como publicista para Lever Brothers, la empresa que hoy es Unilever. En algunos de sus primeros filmes, uno de los productos de la compañía se coló en las imágenes. Los espectadores de los inicios del cine se cruzaron así con el jabón Sunlight.

El catálogo de obras de los hermanos nos permite acceder a más detalles. El jabón se cuela en una imagen en la que unas lavanderas lavan la ropa acompañadas de unos niños. Dos cajas bien visibles muestran los logos de Sunlight Soap y Sunlight Seife. Pero, volviendo a lo que cuenta Lindstrom, el product placement se profesionalizó y se convirtió en una fuente de ingresos en los años 30.

En los años 20 se había vivido el gran boom del cine y en los 30 las películas y sus estrellas eran los influencers del momento. Todos querían ser como las estrellas de Hollywood y el cómo se comportaban, qué hacían o cómo se peinaban funcionaba como una llamada de atención general y prácticamente global. Las estrellas de las películas, por ejemplo, marcaban las modas.
El primer pago del que se tiene noticia fue en 1932, cuando White Owl Cigars pagó 250.000 dólares a los responsables de la película Scarface para que su protagonista apareciese fumando en pantalla sus cigarrillos. A partir de ahí arrancó el product placement tal y como lo conocemos. En las películas de los años 40 de la productora Warner Brothers (que sigue siendo un peso pesado en la industria del cine), las cocinas tenían siempre frigorificos General Electric.

Las películas y los rituales de sus historias de amor, el cierre de la pedida de mano con un anillo de diamantes brillante y esplendoroso, fue una de las razones por las que se hizo popular el diamante como piedra del amor. En realidad, los diamantes nunca fueron la piedra del amor romántico como tal, pero De Beers logró crear esa imagen con una estrategia eficaz de marketing. Escarlata O’Hara aparecía en Lo que el viento se llevó con uno de sus anillos.

Los caramelos que se ganaban a ET

Y a medida que el product placement se fue posicionando como más habitual parecía casi inevitable que se colase en las escenas que el paso del tiempo convertiría en icónicas del mundo del cine. En algunos de los hits de los años 80, los momentos clave tenían product placement. En ET, Elliot, el niño protagonista, usa unos caramelos de Hershey’s para atraer a alienígena fuera de su escondite. Fue la compañía que estaba dispuesta a pagar por aparecer en pantalla (Steven Spielberg, cuenta Lindstrom, lo intentó antes con Mars y sus M&M’s, sin éxito) y la que se llevó el retorno (una semana después del estreno, sus ventas se habían triplicado).

A Ray-Ban el product placement le salvó la vida. Tom Cruise las lleva en Risky Business, un éxito de 1983, después de que la compañía cerrase un acuerdo con el director. Su problema era que las ventas estaban estancadas y la película logró dinamizarlas. Gracias al filme subieron en un 50%. Cruise volvió a llevar gafas Ray-Ban en Top Gun y la empresa volvió a ver un repunte de ventas.

El éxito del emplazamiento de producto en películas de éxito fue tan elevado para el fabricante de gafas que no ha dejado de hacerlo. Si se piensa en Will Smith en Hombres de negro posiblemente se le visualice con unas gafas negras: eran product placement y logró un alcance de 25 millones de dólares en publicidad gratis para la marca en 2002.

Y por supuesto, añadiendo más casos, no hay que olvidar que Tom Hanks hablaba con una pelota en Náufrago, una pelota de una marca concreta.
No es además, ni de lejos, la única relación que Hanks ha mantenido en pantalla con una marca. En Forrest Gump, su personaje, el protagonista, recibe un par de zapatillas de Nike, que aparecen bien visibles en primer plano y que se convierten en un elemento más del persona. Para Nike, la película ayudó a hacer más visible el modelo de zapatillas años después de su llegada al mercado (pero que era la época histórica del filme).El impacto de la película las convirtió en icónicas incluso para quienes no las habían vivido en los 70, tanto como para que Nike haya capitalizado años después del estreno el tirón de la nostalgia. En 2015, lanzó una edición que las recuperaba.
Fuente: Puromarketing.com

Solo una mínima parte de los influencers respeta las normativas publicitarias

POSTED ON marzo 2nd  - POSTED IN Sin categoría

Solo el 14% de los influencers está identificando como publicidad de forma correcta los contenidos que lo son

El crecimiento del peso que el marketing con influencers tiene en la estrategia de social media marketing ha obligado a las empresas a replantearse cómo hacen las cosas y a incorporar ciertos nuevos elementos a sus acciones de marca. También, eso sí, ha abierto la puerta a las compañías para nuevos potenciales problemas y nuevos riesgos para su imagen de marca.
Vincular su imagen a lo que los influencers hacen y dicen les expone a que, en un futuro, una metedura de pata del influencer (que al fin y al cabo es un ser humano) salpique a sus valores de marca y a la percepción que el público tiene de ellos. Igualmente, les expone a ciertos peligros, como que los influencers no estén en realidad jugando con las normas del mercado de la publicidad.

Todo contenido que sea publicitario debe ser identificado como tal. Es lo que indica la normativa referente a la publicidad. Los consumidores deben ser capaces de separar lo que es contenido editorial, orgánico, de aquello que es un mensaje de pago que se ajusta no a lo noticioso sino a lo que la compañía quiere que se diga de sus productos. La realidad de unos y de otros contenidos es completamente diferente. El problema con los influencers es que las fronteras entre unos y otros tipos de contenidos se ha vuelto muy borrosa y que no siempre queda claro qué es publicidad y qué no lo es.

Pocos son, de hecho, los influencers que dejan claro qué contenidos son anuncios y que cumplen con las normativas sobre publicidad en la red. Eso es lo que dejan claro los estudios sobre publicidad online y marketing con influencers.
El último estudio sobre la cuestión es el Influencer Marketing Benchmark Report 2020, de Influencer MarketingHub y Creator IQ, que ha analizado cómo opera el marketing con influencers y qué realidades están marcando la estrategia en este campo en 2020. Entre los puntos que han analizado está el de cómo los influencers cumplen con la normativa en publicidad y sus conclusiones dejan claro que los que lo hacen son una minoría.

Aunque cada vez el marketing con influencers mueve más dinero y aunque cada vez hay más influencers y más empresas especializadas en hacer caja con todo ello, los problemas de transparencia están lejos de haberse terminado. Más allá del fraude en la industria (creciendo, como señalan en el estudio), también se posiciona como elemento problemático la poca identificación de los contenidos publicitarios.

Según las conclusiones del estudio, solo el 14% de los influencers está cumpliendo ahora mismo con la normativa publicitaria. Los responsables del estudio, aunque de ámbito global, usaron como baremo para establecer si se cumplía o no la normativa las que marcan la pauta en Reino Unido y Estados Unidos (las normas de la CMA y de la FTC).

Partiendo de un vaciado de lo que publicaban 1.000 microinfluencers de moda durante un mes de muestra, descubrieron que solo una minoría respeta la normativa. Solo el 14% de los posts eran correctos y cumplían con todos los criterios que imponen estas normativas. Los datos son mejores que en el análisis previo. Las cifras de cumplimiento de la norma son ligeramente superiores al 11% con el que cerraban en la edición de 2019 del estudio.

El siguiente paso: ¿multas y acción?

A pesar de ello, los resultados son negativos y peligrosos. Como señalan en las conclusiones del estudio, «si los influencers no mejoran su comportamiento pronto, existe un peligro real de que la FTC y la CMA empiecen a perseguirlos más que simplemente lanzar avisos y educarlos». Hasta ahora los reguladores de mercado no se han lanzado a una persecución con multas, sino más bien han lanzado avisos a navegantes.

Uno de los últimos avisos a influencers de un organismo regulador fue en España, donde Autocontrol sentenció que una influencer había publicado publicidad encubierta. El movimiento fue un tirón de orejas, sin consecuencias más dramáticas (Autocontrol no impuso una multa y la influencer ni siquiera forma parte del organismo), pero dejó claro que cada vez la industria, las administraciones y los organismos publicitarios están prestando atención a lo que hacen los influencers y a su relación con las normativas publicitarias.
#influencers
#marketing
#normas
#ley
#publicidad
Fuente: Puromarketing.com

Back to Top