Archive : Month

Marketing de contenidos para seguir conectando con el consumidor en 2017

POSTED ON diciembre 29th  - POSTED IN Sin categoría
Los consumidores confían más en los contenidos que crean los demás consumidores y que los valoran como un elemento decisivo para tomar decisiones de compra
El marketing de contenidos se ha convertido en un elemento cada vez más importante en la estrategia de las marcas y a la hora de conectar con los consumidores. Su importancia ha ido al alza en los últimos tiempos dado que los consumidores se han mostrado cada vez más y más cansados de la publicidad tradicional y han empezado a recibir, sin embargo, con mejor cara este tipo de nuevos formatos publicitarios. Las marcas se han lanzado, por tanto, a por ello como si fuese agua de mayo.

Pero este boom de los contenidos y del uso que las marcas hacen de los mismos ha hecho que estos sean cada vez más y más recurrentes y que se conviertan, por tanto, en más y más populares. Cada vez son más las marcas que se lanzan al marketing de contenidos y cada vez son más las que intentan posicionarse en ese terreno de una manera o de otra. A más marcas haciéndolo, más gastada parece la idea. A más contenidos circulando por la red, más complicado que el consumidor acabe conectando con el contenido propio.

¿Cómo se debe por tanto trabajar para lograr posicionarse en la red con los contenidos de una marca? De un análisis publicado en The Next Web, se pueden extraer 5 ideas que funcionan como recomendaciones para posicionarse de forma destacada en marketing de contenidos durante 2017.

Hay que unir contenido por escrito con contenido visual

O lo que es lo mismo: para triunfar no hay que usar solo la palabra escrita y esto no va solo de simplemente lanzar texto. El texto, como recuerdan en el análisis, funciona muy bien porque es muy versátil y porque se puede producir a un coste más bajo de lo que se pueden producir otros tipos de contenidos. Hacer un vídeo tiene un coste más elevado. Sin embargo, para seguir destacando en el marketing de contenidos, las marcas ya no podrán quedarse simplemente con la palabra escrita.

Tendrá que añadir también capas audiovisuales a ese contenido y enriquecerlo, haciéndolo más atractivo. Ha llegado el momento, por tanto, de añadir vídeos, infografías o elementos interactivos, por ejemplo, si se quiere seguir siendo relevante. De hecho, a veces vale simplemente con añadir ciertos toques (como poner a mayor tamaño ciertos elementos del propio texto, para que funcionen como elementos visuales) para darle ese aire que funcionará.

359 Shares

El marketing de contenidos se ha convertido en un elemento cada vez más importante en la estrategia de las marcas y a la hora de conectar con los consumidores. Su importancia ha ido al alza en los últimos tiempos dado que los consumidores se han mostrado cada vez más y más cansados de la publicidad tradicional y han empezado a recibir, sin embargo, con mejor cara este tipo de nuevos formatos publicitarios. Las marcas se han lanzado, por tanto, a por ello como si fuese agua de mayo.

Pero este boom de los contenidos y del uso que las marcas hacen de los mismos ha hecho que estos sean cada vez más y más recurrentes y que se conviertan, por tanto, en más y más populares. Cada vez son más las marcas que se lanzan al marketing de contenidos y cada vez son más las que intentan posicionarse en ese terreno de una manera o de otra. A más marcas haciéndolo, más gastada parece la idea. A más contenidos circulando por la red, más complicado que el consumidor acabe conectando con el contenido propio.

¿Cómo se debe por tanto trabajar para lograr posicionarse en la red con los contenidos de una marca? De un análisis publicado en The Next Web, se pueden extraer 5 ideas que funcionan como recomendaciones para posicionarse de forma destacada en marketing de contenidos durante 2017.

Hay que unir contenido por escrito con contenido visual

O lo que es lo mismo: para triunfar no hay que usar solo la palabra escrita y esto no va solo de simplemente lanzar texto. El texto, como recuerdan en el análisis, funciona muy bien porque es muy versátil y porque se puede producir a un coste más bajo de lo que se pueden producir otros tipos de contenidos. Hacer un vídeo tiene un coste más elevado. Sin embargo, para seguir destacando en el marketing de contenidos, las marcas ya no podrán quedarse simplemente con la palabra escrita.

Tendrá que añadir también capas audiovisuales a ese contenido y enriquecerlo, haciéndolo más atractivo. Ha llegado el momento, por tanto, de añadir vídeos, infografías o elementos interactivos, por ejemplo, si se quiere seguir siendo relevante. De hecho, a veces vale simplemente con añadir ciertos toques (como poner a mayor tamaño ciertos elementos del propio texto, para que funcionen como elementos visuales) para darle ese aire que funcionará.

El contenido tiene que llegar a un nicho concreto

En los últimos tiempos, el contenido se ha disparado. Hay muchísimo contenido. De hecho, se podría decir que hay contenido por todas partes y que lo complicado ya no es encontrarlo sino ser capaz de navegar en medio de esa avalancha de contenidos lo que se necesita y se quiere realmente. Por ello, si se quiere destacar en el mundo de los contenidos en el futuro inmediato la clave no estará tanto en producir contenidos sino más bien en producir contenidos concretos. En lugar de escribir sobre temas generalistas y de forma general, lo mejor es hacerlo sobre algo concreto y específico. Hay que descubrir lo que la audiencia quiere y ofrecérselo.

Hay que centrarse en mantener al lector

Más que intentar captar a nuevos potenciales lectores para esos contenidos, la clave en el marketing de contenidos en el futuro estará mucho más en la fidelidad. Como ocurre con los medios que triunfan, las marcas tienen, en su apuesta por los contenidos, que intentar convertirse en un elemento de referencia, en algo que conecte de forma recurrente. Es decir, más que pensar en llegar a los consumidores de forma general hay que intentar que estos se mantengan como una suerte de constante, que estén atentos a los contenidos que se publican. Publicar contenidos de forma regular y mantener estándares de calidad ayuda a lograr estos objetivos.

Los contenidos creados por los propios consumidores tienen que entrar dentro de la estrategia

Es un paso necesario si se tiene en cuenta cómo funciona el mercado y qué es lo que los consumidores quieren. Los estudios han demostrado que los consumidores confían más en los contenidos que crean los demás consumidores y que los valoran como un elemento decisivo para tomar decisiones de compra. Por tanto, para crear una estrategia sólida de marketing de contenidos, no importa solo lo que se tiene que decir sino también lo que tienen que decir los otros. Las marcas tienen que permitir que los consumidores añadan sus propias visiones y potenciar los contenidos generados por los usuarios.

La promoción puede ayudar a que los consumidores encuentren los contenidos

Para triunfar en el marketing de contenidos, no solo hay que apostar por contenidos de calidad, sino que además hay que ser capaz de hacer que los propios lectores los encuentren. No sirve de nada estar creando un marketing de contenidos abrumador y de una calidad superior si después nadie lo está leyendo. Por ello, en el futuro inmediato resultará fundamental trabajar para posicionar el contenido, especialmente si se tiene en cuenta que el volumen de contenidos será cada vez mayor y resultará más complicado hacer que estos lleguen al consumidor.

El packaging tiene que dejar de ser la Cenicienta

POSTED ON diciembre 14th  - POSTED IN Sin categoría

¿Por qué muchas empresas y marcas se equivocan infravalorando el Packaging?

Las marcas tienen que prestar mucha más atención a cómo presentan sus productos

Hay muchas expresiones que intentan decir todo lo contrario o al menos empujarnos a no dejar que ciertos elementos tengan tanta importancia. Ahí está, por ejemplo, esa petición de que no juzguemos al libro por su portada (aunque es realmente imposible no hacerlo…). El cómo se nos presentan las cosas y el cómo nos entran por los ojos tienen un efecto directo en lo que pensamos de ellas y en cómo las percibimos. El libro es un gran ejemplo para comprenderlo ya que ¿quién no ha comprado un libro porque le llamó la atención en una mesa de novedades, porque le parecía bonito o porque, simplemente, tenía una portada que le atraía bastante?
Todo ello hace que descubrir que las empresas no dan tanta importancia al empaquetado como se podría pensar no deje de ser más que sorprendente. De hecho, desde fuera, parece un movimiento casi suicida.
Y es que no es solo que las marcas estén dando más importancia a otros elementos a la hora de hacer el lanzamiento de un producto, sino que además están fallando porque no están siendo plenamente conscientes de todo el poder que la presentación tiene. El packaging es un elemento clave en todos aquellos lanzamientos de los últimos meses que se han convertido en un éxito. La cuestión, que podría parecer una conclusión lógica, es, en realidad, una de las conclusiones de un estudio de Nielsen, que ha hecho una comparación entre 9.900 lanzamientos de producto en Europa y los resultados que esas novedades consiguieron en su contacto con el mercado.

¿Qué es lo que descubrieron en el estudio?
Según las conclusiones, entre aquellos productos que han logrado más éxito en los últimos dos años, el packaging era un factor decisivo, algo que estaba absolutamente detrás de todo ello. De todos esos lanzamientos, Nielsen solo considera que 11 han sido productos absolutamente rompedores. Son productos que consiguieron cifras millonarias (7,5 millones de euros en ventas en la Europa Occidental y 5 millones en la del Este en el primer año) y que además lograron mantener ese ratio. Sus ventas durante el segundo año en el mercado eran al menos iguales al 90% de esa cantidad.
Las decisiones se toman en el lineal
Para conectar con los consumidores, a esos productos no les quedó más remedio que presentarse de una forma atractiva. El 60% de las decisiones de compra en Europa se realizan en la estantería. Es decir, el consumidor decide que comprar cuando tiene delante la oferta de productos. Por ello, para llamar la atención en medio de toda esa oferta, no queda más remedio que tener una buena presentación, una que destaque por encima de las demás.

Por ejemplo, uno de los productos que se posicionaron en este listado de los 11 que más triunfaron en los últimos años, fue Whiskas, la marca de comida para gatos. Es un producto muy poco atractivo, de entrada, y muy poco glamuroso y, sin embargo, consiguieron llamar la atención de los consumidores y posicionarse por delante de sus competidore. ¿Cómo lo hicieron? Sus cifras millonarias vienen de un cambio de imagen realizado en el mercado británico. Allí, la firma modificó su packaging y lo cambió por colores mucho más vibrantes. Además, empezó a usar una tipografía más atractiva e hizo que el etiquetado y la información se presentase de forma más clara. El resultado fue claro: sus productos consiguieron mucha más atención que los de sus competidores.

El packaging tiene que dejar de ser la Cenicienta
“El packaging es la incógnita en el mundo del marketing. Recibe poca atención frente a otras decisiones de marketing y su impacto tiende a estar complemente infravalorado”, explica Ben Schubert, vicepresidente senior en Nielsen Innovation Practice, a Warc. Las marcas se obsesionan con la publicidad o con nuevas tendencias y herramientas de posicionamiento de marca, como puede ser el caso de las redes sociales, y restan importancia a lo que se consigue con la presentación del producto.
Pero las marcas tienen que corregir este fallo y tienen que modificar lo que están haciendo en relación con el packaging. El packaging tiene que dejar de ser la Cenicienta del marketing y tiene que empezar a ser tomado mucho más en serio y, sobre todo, a ser cuidado con más detalle. Las marcas tienen que prestar mucha más atención a cómo presentan sus productos, ya que esto está cada vez más claro que resulta crucial para comprender lo que lleva a un producto a triunfar.
Fuente: Puro Marketing.com

Las fotos de productos generadas por otros consumidores, clave en las decisiones de compra

POSTED ON diciembre 5th  - POSTED IN Sin categoría

En los últimos tiempos, los consumidores se han convertido en buscadores de información. Antes de comprar nada, quieren ver ese producto, comprenderlo y conocer lo que otros piensan del mismo, lo que ha hecho que se lancen a una carrera online de investigación. Los consumidores quieren saberlo todo y por ello consumen todos los datos que puedan lograr sobre esos productos en cuestión. Análisis, reseñas, puntuaciones y, sobre todo, contenidos audiovisuales son la llave que el consumidor busca para decidir si comprar o no algo. Y, en esa carrera por los datos, las imágenes del producto son unos de los más buscados, aunque no todas las imágenes se cotizan igual.

Los consumidores confían mucho más en aquellas imágenes de productos que han generado los propios consumidores.

Es decir, premian aquellas imágenes que son otros compradores como ellos quienes han publicado. Estas son las que logran mejores ratios de confianza y también las que generan mejores resultados en engagement, batiendo a aquellas generadas por la propia marca. Así lo acaba de demostrar un estudio, realizado por Olapic con una muestra de consumidores estadounidenses y europeos (entre ellos consumidores españoles). La diferencia entre un contenido y otro es bastante elevada: los consumidores confían – así lo asegura un 46% – en las imágenes que publican otros consumidores, frente al 27% que lo hace en las que publica la propia marca y el 5% que lo hace en los anuncios.

¿Qué es lo que lleva a los consumidores a confiar tanto en los otros consumidores?

Se podría llegar a la conclusión, a bote pronto, de que uno espera que lo que los demás publican esté mucho menos afectado por la intención de vender. Según las conclusiones del estudio, los consumidores sienten que ese contenido se acerca más a la verdad: un 76% señala que cree que es más honesto.

Y, por ello, este tipo de contenidos tiene un efecto directo sobre la compra y sobre cómo se percibe al producto. Un 70% de los compradores estadounidenses y un 53% de los compradores europeos aseguran que se sienten mucho más inclinados a comprar un producto tras ver una imagen u otro tipo de contenido generado por el consumidor en la red. Ver lo que otros publican – y que esto sea positivo – hace que se sientan mucho más inclinados a hacerse con ese producto.

De todo el contenido generado por usuarios, las fotos son las favoritas. Un 52% prefiere que los otros consumidores publiquen fotos, frente a un 27% que prefiere vídeos y un 12% que prefiere contenido escrito.

Cómo lograrlo

Las marcas tienen que generar y potenciar este tipo de contenidos. Las compañías tienen que producir su propio contenido visual relacionado con el producto y tienen que hacerlo de un modo verídico y realista (un 9% de los consumidores ha devuelto un producto tras recibirlo y descubrir que no era como en la foto) y tienen que lograr que los consumidores hablen de sus productos.

Para lograr este último punto, lo mejor es confiar en los resultados orgánicos y potenciar que esto ocurra de un modo natural. De hecho, los datos y el análisis de lo que están haciendo los propios consumidores demuestra que este es el mejor camino. Según las conclusiones del estudio, las campañas para potenciar que los consumidores suban imágenes de los productos, como por ejemplo el uso de un hashtag o el recurrir a un concurso, no acaba de funcionar. Solo un 14% de los consumidores responde a este tipo de incentivos.

Lo mejor es crear el entorno en el que el consumidor sienta la inclinación a compartir contenidos. Un 40% de los consumidores comparte imágenes para compartir la experiencia con sus amigos y un 34% lo hace cuando siente que le han dado un buen servicio o ha disfrutado el producto.
Fuente: Puro Marketing.com

Back to Top